En Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a los 9 días del mes de septiembre de dos mil catorce, reunidos en Acuerdo los señores jueces de la Excma






descargar 52.2 Kb.
títuloEn Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a los 9 días del mes de septiembre de dos mil catorce, reunidos en Acuerdo los señores jueces de la Excma
fecha de publicación19.03.2017
tamaño52.2 Kb.
tipoDocumentos
m.exam-10.com > Derecho > Documentos
En Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a los 9 días del mes de septiembre de dos mil catorce, reunidos en Acuerdo los señores jueces de la Excma. Cámara Nacional de la Apelaciones en lo Civil, Sala "D", para conocer en los recursos interpuestos en los autos caratulados "V. J. C. C/INSTITUTO DUPUYTREN DE TRAUMATOLOGÍA Y ORTOPEDIA S.A Y OTROS S/DAÑOS Y PERJUICIOS", el Tribunal estableció la siguiente cuestión a resolver:
¿Es ajustada a derecho la sentencia apelada?
Practicado el sorteo resultó que la votación debía efectuarse en el siguiente orden: señoras jueces de Cámara doctoras Ana María Brilla de Serrat y Patricia Barbieri. El señor juez de Cámara doctor Víctor Fernando Liberman integra la Sala por Res. 1315/14 de esta Cámara.
A la cuestión propuesta la doctora Ana María Brilla de Serrat, dijo:
Contra la sentencia obrante a fs. 1743/1753, se alza la parte codemandada "Instituto Dupuytren de Traumatología y Ortopedia S.A", quien expresa agravios a fs. 1864/1867, la citada en garantía "QBE Argentina A.R.T S.A", que efectúa lo propio a fs. 1875/1876, y la parte actora quien interpone sus quejas a fs.1880/1885. Corridos los traslados de ley pertinentes, los mismos fueron contestados a fs. 1890/1891,1892/1893 y 1915/1917. Con el consentimiento del auto de fs. 1924 quedaron los presentes en estado de resolver.-
El decisorio de la anterior instancia : 1) Rechazó la demanda interpuesta contra Pedro H. Gauna, Daniel Domenikow, Gómez, Peirano y contra Raúl Armando Salerno, con costas por su orden; 2) Admitió la acción intentada contra Instituto Dupuytren de Traumatología y Ortopedia S.A y C.N.A.Omega A.R.T con costas a la demandas vencidas, y en consecuencia, los condenó a abonar en forma concurrente la suma de pesos treinta y cinco mil quinientos ($ 35.500) con más sus intereses , los que serán liquidados de acuerdo a lo estipulado en la resolución en crisis.- Por último difirió la regulación de los honorarios de los profesionales intervinientes para una vez practicada la liquidación definitiva.-
I.- Preliminarmente es dable destacar que los jueces no se encuentran obligados a seguir a las partes en todos los planteamientos, ni evaluar la totalidad de los elementos probatorios agregados al expediente sino que sólo deben hacer mérito de aquéllos que crean conducentes y de las articulaciones que juzguen valederas para la resolución de la litis. (C.S.J.N. Fallos 258: 304; 262:222; 272: 225; 278:271 y 291: 390 y otros más).-
II.- RESPONSABILIDAD:
a) La Codemandada Instituto Dupuytren de Traumatología y Ortopedia S.A vierte sus quejas a fs. 1864/1865 por encontrarse disconforme con la condena establecida en su contra.-
A los fines de justificar su pretensión, aduce que la Sra. Juez "a-quo" expresó claramente y en concordancia con el dictamen del Cuerpo Médico Forense que los daños sufridos por el Sr. V.no se deben a la prestación brindada por su mandante y sus médicos sino al accidente que sufriera y complicaciones posteriores derivados del mismo, rechazando la acción contra los facultativos y rubros indemnizatorios, pero determinó en forma arbitraria, y a pesar de la inexistencia de nexo causal, que condenaría a su parte y a CNA Omega ART, por el rubro daño moral, gastos médicos, gastos por futuros tratamientos psicológicos y daño material.-
Reitera que a pesar de manifestar en la sentencia de grado la inexistencia de nexo causal y de expresar que nada vale que se verifique la existencia de un daño y de un hecho antijurídico si no se da entre ambos una relación o nexo de causalidad y de agregar que para que se genere obligación de responder es indispensable que el daño haya sido causado por acción u omisión por su autor, la Sra.Juez condenó a su mandante.-
Agrega que de acuerdo a lo establecido en la pericia, el Cuerpo Médico Forense dictaminó que las lesiones sufridas por el actor tienen su causa en el accidente y a las complicaciones a los factores personales de base.-
Asegura que en atención a lo reseñado claro ésta que ninguna responsabilidad le cabe a su mandante y por ende la condena resulta a todas luces inexplicable y arbitraria.- En virtud de ello solicita se haga lugar a los agravios esgrimidos y en consecuencia se revoque el pronunciamiento recurrido, rechazándose totalmente la demanda interpuesta.-
b) En función de los términos expuestos y por razones de orden metodológico, considero que corresponde analizar en primer término las quejas del Instituto Médico demandado, ya que conforme se resuelvan las mismas habrá de accederse a las relativas a los resarcimientos apelados por todos los recurrentes.-
Por otra parte, el rechazo de la demanda respecto de los médicos codemandados decidida en el fallo de grado ha quedado firme por lo tanto en esta instancia no se analizará la responsabilidad de los mismos.-
Siendo así las cosas, no puedo dejar de advertir que el Instituto Dupuytren de Traumatológia y Ortopedia parece no haber entendido o leido de manera acabada los fundamentos por los cuales se lo condenó por ante la anterior instancia.-
Es que clara y acertadamente, la anterior magistrado consideró responsable al nosocomio demandado por no haber adoptado las condiciones de asepsia al ingreso del paciente al instituto y al quirófano. Dejó aclarado, a su vez, que de haberse actuado correctamente, podría haberse evitado los disvaliosos efectos padecidos por el accionante.- Notése que en un intento de encontrar un pronunciamiento favorable a sus pretensiones la codemandada ni siquiera nenciona la causa por la cual ha sido condenada: infección intrahospitalaria padecida por el Sr. J. C.V.-
Fijese que la "a-quo" también consideró que si bien los galenos pusieron al servicio del paciente sus conocimientos y los medios adecuados para conjugar la dolencia, como así también que han procedido con el rigor cientifico adecuado para el caso, lo cierto es que el paciente se infectó y esta situación provocó que debiera ser intervenido quirurgicamente en muchas oportunidades, extremo que causó un sufrimiento adicional, y que dicha circunstancia tiene autonomía propia para causar varios de los daños que se reclamó en el escrito inicial, además de haber prolongado innecesariamente la convalecencia, el dolor y las limitaciones extremas durante un lapso muy extenso (v.fs. 1747/1747 vta.).-
Habiendo dejado sentado ello, no puedo mas que proponer al acuerdo se rechacen las escuetas e infudadas quejas vertidas por la codemandada, y en consecuencia, se confirme el pronunciamiento recurrido en cuanto a este punto se refiere.-
III.-INCAPACIDAD SOBREVINIENTE, DAÑO ESTETICO Y DAÑO PSÍQUICO:
a)La parte actora expone sus agravios a fs.1880/1885 por encontrarse discreprante con el rechazo del presente ítem que contiene los rubros daño físico, estético y psíquico.-
En primer lugar destaca que más allá de los sujetos condenados, hay rubros reclamados que debieron haber sido incluidos en la sentencia en crisis, motivo por el cual procede a expresar sus quejas al respecto.-
Asegura que la falta de inicio de la recuperación en tiempo y forma, fue producto del contagio y ello derivó en un agravamiento de las secuelas que llevaron a que el porcentaje de incapacidad que excediera el 65 %.-
En cuanto al plano psicológico se refiere, dice que le agravia que en la sentencia de grado no se haya analizado que el daño psicológico le provocó una disminución de un 10 % de la T.O , pues no contempló el perjuicio de las dolencias psíquicas sufridas por su mandante producto del desconocimiento de su estado de salud con motivo de las infecciones que sufrió en el nosocomio.-
Agrega que el análisis que hace la "a-quo" de la procedencia de la indemnización por incapacidad sobreviniente, centró su rechazo en que no se habría acreditado nexo de causalidad entre los procesos infecciosos y la incapacidad en si misma, sin embargo, del informe de la Superintendencia de Riesgos de Trabajo y especialmente del informe pericial a fs. 1124, respuesta a la pregunta de fs.496,14 bis, surge que hay ciertos porcentajes, de los allí descriptos que se relacionan directamente con los procesos infecciosos.-
Reitera que del informe pericial se desprende que la necrosis de la cabeza femoral y las lesiones de partes blandas fueron motivo de las infecciones y no del accidente automovilístico.-
También se agravia el quejoso debido a que se haya rechazado la indemnización solicitada por el daño estético sufrido y que ni siquiera se haya considerado la obligación de efectuar una cirugía reparadora y reconstructiva o en su defecto, su valor, tal como fuera solicitado en el escrito introductorio.-
Dice que su abstención le resulta agraviante, pues es obligación del magistrado resolver sobre todos y cada uno de los rubros, montos y conceptos que se han reclamado.-
Alega, asimismo, que el daño estético fue analizado como parte de la incapacidad sobreviniente, cuando en realidad es un rubro que por su entidad, al menos en estas actuaciones, merece ser analizado de forma autónoma.-
En virtud de todo lo señalado solicita se revoque el rechazo del rubro indicado y se considere procedente el rubro daño estético en forma independiente.-
b) Resulta necesario destacar que como he resuelto reiteradamente, la estimación del daño por incapacidad sobreviniente no sólo abarca las limitaciones en el ámbito laboral específico, sino en cuanto pueda afectar la capacidad laborativa genérica y el desarrollo normal de la vida de relación.-
En efecto, la noción de "lo patrimonial" en el derecho de daños es más amplia que la de patrimonio en estricto sentido técnico, pues debe abarcar, más allá de los bienes exteriores pertenecientes a la persona, las potencialidades humanas que instrumentalmente posean naturaleza económica, que, aunque desprovistas de valor económico en sí, lo adquieren indirectamente al ser aplicadas al logro de finalidades productivas.Así la integridad de la persona presenta un valor económico instrumental como capital destinado a ser fuente be neficios económicos y de toda índole, cuya afectación cercena posibilidades de desenvolvimiento futuro, con lo cual se tiene que el daño en esta esfera resulta ser susceptible de apreciación pecuniaria, como lo exige el artículo 1068 del Código Civil, y, por ende, indemnizable. Como afirma Mosset Iturraspe, "en el examen complejo de su multiforme actividad, al margen de la laboral, toda persona desarrolla en su casa o fuera de ella, tareas vinculadas con sus facultades culturales, artísticas, deportivas, comunitarias, sociales, religiosas, sexuales, etc., y los deterioros o menoscabos en tales quehaceres pueden acarrear consecuencias de carácter patrimonial" ("Responsabilidad por daños", t.II-B, p. 194).-
Finalmente, debe recordarse en este punto, lo expuesto reiteradamente por la jurisprudencia en cuanto a que la indemnización por incapacidad no puede fijarse meramente en función de rígidos porcentajes extraídos sobre la base de cálculos actuariales, sino que deben ponderarse en concreto las limitaciones que el damnificado padece en su desempeño laboral y social, teniendo en cuenta circunstancias particulares como su edad, sexo, condiciones socio-económicas, actividad laboral anterior, incidencia real de las lesiones en su actividad actual, etc. Por ello es que el porcentual determinado pericialmente cobra un valor meramente indiciario y no matemáticamente determinante del monto a reconocer.-
c) Desde este punto de vista habrán de analizarse las probanzas producidas en relación a la cuestión.-
A modo de resumen resulta necesario recordar que el día 10 de noviembre de 1998, el accionante fue trasladado e internado en el Sanatorio Dupuytren por derivación Hospital de Olavarría. El día anterior, o sea 9 de noviembre de dicho año, el actor había sufrido un accidente de transito en ejercicio de su función laboral.-
Al momento de su ingreso al Sanatorio codemandado, el Sr. J. C. V.presentaba lesiones cortantes y hematomas en diversas partes del cuerpo, fracturas en el platillo tibial y en la rótula, en la cabeza del peroné y del fémur del miembro inferior izquierdo.-
El paciente tenía 54 años de edad a la fecha del accidente, antecedentes de diabetes (DBI 1), medicado con Diabinese 1 x día HTA, hipertensión arterial, diagnosticado dos años antes del infortunio laboral y medicado con Adalat retard 1 x día, fumador (tabaco 30 cigarrillos por día).-, obesidad y sindrome varicoso.-
El día 13 de noviembre de dicho año, el paciente fue intervenido quirurgicamente a efectos de reducirle la fractura, colocándosele clavos a esos efectos.- Se le efectuaron cultivos y el 23 de noviembre se le diagnostico Fs105 H Clínico Protocolo 66147 Stafilococo Aureus Meticilino Sensible (SAMS), el cual según el cuerpo medico forense es un germen habitualmente encontrado en la piel. El CMF afirmó que dicha cepa no es eminentemente hospitalaria.-
El cuerpo colegiado adujo ,asimismo, que las lesiones que padecía el actor al ingreso al nosocomio pudieron ser diferentes puertas de entrada de gérmenes, ,que la patología que padece el actor (Diabetes) favorece las infecciones y que no se encontró en la literatura un centro de asistencia médica que posea un 0% de infección pos-quirúrgico.-
Tal como lo reseñó la anterior magistrado, los facultativos consideraron que la herida quirúrgica fue una complicación derivada del tipo de lesión sufrida y de las heridas de la piel y no causa de las infecciones padecidas.-
Afirmaron que luego del accidente se le diagnosticó necrosis aséptica con colapso de la cabeza femoral, siendo ésta una secuela que se observa en las fracturas de estas carácteristicas y se debe al compromiso de la irrigación de la cabeza femoral debido al factor traumático inicial y que no se interpreta como producto del tratamiento efectuado el cual fue reducción y osteosíntesis , siendo el correcto para este tipo de lesiones en un paciente de 54 años a la fecha del accidente.Agregaron que requirió un reemplazo total de cadera (v.fs. 1118).-
Sostuvieron que las secuelas sufridas por el actor son debido a las lesiones padecidas en el accidente y sus complicaciones posteriores. Agregaron que no se desprenden de las constancias irregularidades de remarcar que se aparten ostensiblemente de la practica médica habitual, pese a ello, las complicaciones como ser la infección pueden ser predecibles , pero no siempre evitables, máxime en un paciente con factores de riesgo de importancia (Diabetes y Obesidad). Aclararon que necrosis avascular de la cadera es una complicación que puede presentarse pese a una correcta práctica y técnica quirúrgica (v.fs. 1119).-
Agregaron que el tratamiento efectuado al actor se encuentra dentro de la práctica médica habitual, y aceptados. Utilizando los métodos y medios acordes, tanto en la atención quirurgica como en el tratamiento y seguimiento de las complicaciones que presentó.-
Destacaron que el primer cultivo realizado, desarrollo Stafilicoco Meticilino sensible, esta bacteria muy posiblemente tenga un origen endógeno, con posterioridad se aislaron Stafilococo Meticilino Resistente y Pseudomona Aeuroginosa, existiendo la posibilidad de que su origen sea nosocomial.-
Para finalizar concluyeron que las lesiones y la incapacidad padecida son consecuencia del accidente vial.-
En la ampliación de fs. 1568/1579, el CMF volvió a afirmar que el foco de la primera bacteria tiene posiblemente origen endogeno, no así los dos últimos germenes (Stafilococo Meticilino Resistente y Pseudmona Aeuroginosa).-
Siendo así las cosas, no puedo más que coincidir con el minucioso y acertado análisis efectuado por la anterior magistrado.-
Ello debido a que en la especie no ha quedado acreditado que la incapacidad que sufre el accionante tenga relación causal directa con las infecciones denunciadas.-
Comparto, asimismo, el criterio utilizado por la "a-quo" para descartar la procedencia de suma alguna en concepto de daño estético, ya que como lo dijo la magistrado de grado el actor obtuvo su jubilación por invalidez, no pudiendo en consecuencia, efectuar actividades remuneradas y verse comprometida sus aptitudes laborales.-
Las cicatrices, por otro lado, fueron valoradas por la Sra.Juez de primera instancia al momento de cuantificar el daño extrapatrimonial.- No hay que perder de vista que la lesión estética no configura un daño autónomo. Puede significar un daño patrimonial en cuanto repercuta en la aptitud para generar ingresos y en el desarrollo de la vida de relación del damnificado -en cuyo caso se la indemniza como incapacidad sobreviniente-, o bien un daño extrapatrimonial, configurado por el sufrimiento que genera en el sujeto el padecimiento de la alteración estética -daño moral-, tal como se da en el supuesto de autos.-
Misma solución habré de proponer respecto de la incapacidad psíquica detectada en el actor, ya que en ningún momento se especificó si el detrimento se debe al accidente padecido por el accionante o por las intervenciones quirúrgicas que debió hacer frente en el nosocomio co-demandado.-
En virtud de las consideraciones efectuadas anteriormente, propongo al acuerdo rechazar las quejas vertidas en cuanto a este ítem se refiere.-
IV.- DAÑO MORAL:
La Codemandada Institututo Dupuytren de Traumatología y Ortopedia S.A, la citada en garantía "QBE ARGENTINA S.A" y la parte actora se quejan del monto reconocido bajo el presente rubro. Por razones obvias, mientras que las dos primeras sostienen que la cantidad reconocida resulta elevada, el accionante alega que la suma reconocida resulta infima si se tiene en cuenta los padecimientos sufridos por la parte actora, la duración de los mismos y el tiempo transcurrido.-
En lo que concierne al rubro daño moral, cabe recordar que debe entenderse por daño moral, toda modificación disvaliosa del espíritu en el desenvolvimiento de la capacidad de entender, querer o sentir y que se traduce en un modo de estar de la persona diferente de aquel al que se hallaba antes del hecho, como consecuencia de este y anímicamente perjudicial.(Pizarro, Ramón Daniel, "Reflexiones en torno al daño moral y su reparación", JA semanario del 17-9-1985).-
Este instituto se aplica cuando se lesionan los sentimientos o afecciones legítimas de una persona que se traducen en un concreto perjuicio ocasionado por un evento dañoso. O dicho en otros términos, cuando se perturba de una manera u otra la tranquilidad y el ritmo normal de vida del damnificado, sea en el ámbito privado, o en el desempeño de sus actividades comerciales. Con atinado criterio, se ha expresado que el daño patrimonial afecta lo que el sujeto tiene, en cambio el daño moral lesiona lo que el sujeto "es" (Matilde Zavala de González, "Resarcimiento de Daños", Presupuestos y Funciones del Derecho de Daños, t. 4, pág. 103, 1143 y "El concepto de daño moral", JA del 6-2-85).-
Reiteradamente ha sostenido nuestro Máximo Tribunal que, en lo concerniente a la fijación del daño moral debe tenerse en cuenta el carácter resarcitorio de este rubro, la índole del hecho generador de responsabilidad y la entidad de los sufrimientos espirituales causados y por otra parte, que el reconocimiento de dicha reparación no tiene necesariamente que guardar relación con el daño material, pues no se trata de un daño accesorio a éste (conf. C.S.J.N., 06/10/2009, A. 989. ; "Arisnabarreta, Rubén J. c/ E. N. (Min. de Educación y Justicia de la Nación) s/ juicios de conocimiento" ; Ídem., 07/11/2006, B. 606. "Bianchi, Isabel del Carmen Pereyra de c/ Buenos Aires, Provincia de y Camino del Atlántico S.A. y/o quien pueda resultar dueño y/o guardián de los animales causantes del accidente s/ daños y perjuicios", Fallos 329:4944; Id., 24/08/2006, F. 286, "Ferrari de Grand, Teresa Hortensia Mercedes y otros c/ Entre Ríos, Provincia de y otros s/ daños y perjuicios" , Fallos 329: 3403; Id., 06/03/2007, M.802."Mosca, Hugo Arnaldo c/ Buenos Aires, Provincia de (Policía Bonaerense) y otros s/ daños y perjuicios"(ref:MJJ9805 ), Fallos 330: 563, entre muchos otros).-
Debe reconocerse la extrema dificultad que presenta al juzgador su estimación, pues tratándose de vivencias personales, no puede precisar cuánto sufrió el damnificado a raíz del suceso, pudiendo sólo evaluar la magnitud del dolor que puede provocar el hecho en el común de las personas, valorándolo a la luz de las circunstancias particulares acreditadas en la causa.-
En consecuencia de todo ello, atento la repercusión que en los sentimientos del actor debió generar el haber sido intervenido quirúrgicamente en reiteradas oportunidades, tiempo de internación, múltiples cicatrices que resultan de las fotografías de fs. 1.108/1.111 y el teniendo especial consideración en el tiempo transcurrido desde el inicio de las presentes actuaciones, considero que la suma otorgada ($20.000) resulta reducida, por lo que propongo al acuerdo su elevación a la cantidad de pesos sesenta mil ($60.000).-
V.-GASTOS MEDICOS:
La Sra. Juez "a-quo" otorgó bajo el presente acápite la cantidad de pesos ocho mil ($8.000).-
La parte citada en garantía se alza a fs.1876 por encontrarse disconforme con la procedencia y el monto estipulado por la anterior sentenciante.-
Se ha sostenido reiteradamente que en materia de atención médica y gastos de medicamentos, el aspecto probatorio debe ser valorado con criterio amplio, sin que sea necesaria la prueba acabada de todos los gastos realizados, toda vez que la asistencia médica, sanatorial y de farmacia provoca desembolsos de dinero que no siempre resultan fáciles de acreditar o no son reconocidos por la obra social y, además, porque lo apremiante en tales circunstancias para la víctima o sus familiares no reside en colectar pruebas para un futuro juicio sino en la atención del paciente.-
Lo propio acontece aún en el caso de que el damnificado haya sido atendido en hospitales públicos o que cuente con cobertura social, toda vez que siempre existen erogaciones que no son completamente.-
En relación a ello, también se expidió nuestro Máximo Tribunal, "Atento a la necesidad de salvaguardar el principio de la reparación integral del daño causado, debe integrar el resarcimiento, aunque no hayan sido materia de prueba, los gastos médicos y de farmacia que guarden razonable proporción con la naturaleza de las lesiones sufrida por el actor "(C. S. J. N. Fallos 288:139).-
En consecuencia, siempre que se haya probado la existencia del daño, tal como acontece en la especie, donde se demostraron las lesiones y la necesidad de la asistencia médica, aún cuando no se haya probado específicamente el desembolso efectuado para cada uno de los gastos realizados, tiene el deber el magistrado de fijar el importe de los perjuicios reclamados efectuando razonablemente la determinación de los montos sobre la base de un juicio moderado y sensato (art.165 del Código Procesal).-
Sin perjuicio de ello, la presunción es susceptible de rebatirse por prueba en contrario, la que deberá producir quien alega la improcedencia del reclamo (si el recurrente es el demandado) o pretende una suma superior a la fijada por el sentenciante en uso de las facultades que le otorga el artículo 165 del Código Procesal, cuando se trata del accionante.-
En virtud de las consideraciones precedentes, considero adecuado el importe fijado en la instancia de grado, por lo que propicio desestimar los agravios introducidos en este sentido (artículo 165 del C.P.C.C.N).-
VI.- TRATAMIENTO PSICOLOGICO:
Incluyen las quejas de la codemandada Instituto Dupuytren, QBE Argentina ART S.A y del accionante el monto por el cual prosperó el presente ítem ($4.500).-
La citada en garantía cita jurisprudencia para avalar su disconformidad con la concesión del presente rubro, cuando en realidad los argumentos vertidos en aquella otorga plena validez a la procedencia del presente rubro.- Sin perjuicio de lo cual también se agravia respecto del monto concedido por considerarlo elevado.-
La parte actora, por su lado, se queja de la que según su entender resulta ser una exigua suma.- Establece que si se considera que en el año hay 52 semanas, y se descuentan las posibles inasistencia por periodo de vacaciones u otras circunstancias, estamos a que se ha considerado un valor inferior a los $100 por sesión, lo que resulta extremadamente inferior al costo actual de una sesión de psicoterapia que no es inferior a los $150-$180, motivo por el cual solicita se eleve el monto de condena en cuanto a este punto se trata.-
Tal como lo reseñó la Sra.Juez de grado, la perito psicóloga no discriminó en que medida la minusvalía detectada en este ámbito correspondía al accidente que sufrió el accionante y en que grado a la infección intrahospitalaria y consecuentes intervenciones quirúrgicas que vivió el actor, motivo por el cual corresponde reconocer solamente y en un grado de estimación las consecuencias que derivaron de las últimas situaciones padecidas y no del infortunio vial.-
Sin perjuicio de ello, entiendo que la suma concedida resulta insuficiente a los fines indemnizatorios del presente reclamo, motivo por el cual propongo al acuerdo elevar a la cantidad de pesos diez mil ($10.000) el monto conferido bajo el presente rubro.-
VII.- DAÑO MATERIAL:
Resulta apropiada la distinción efectuada por la Juez titular a cargo del juzgado del fuero N° 15 en torno al presente reclamo, ya que la parte actora incluyó conceptos circunscriptos dentro de otros ítems requeridos.-
Comparto por ello que solamente deberá tenerse en cuenta a los fines indemnizatorios los gastos de traslado en que incurrió la parte actora al trasladarse desde la localidad de Olavarría hasta la Capital Federal para realizarse las curaciones del caso.-
Habiendo dicho ello, entiendo que la suma concedida ($3.000) resulta apropiada a las circunstancias del caso, por lo que propicio que la misma sea confirmada (conf. art.165 CPCCN).-
VIII.- INTERESES:
Si bien la codemandada Instituto Dupuytren de Traumatologia y Ortopedia S.A dice agraviarse de los intereses aplicados y fecha estipulada en que se devengan, níngun fundamento más que ello aportó a su injustificada e incompleta critica a la sentencia apelada.-
Resulta necesario recordar que la formulación de simples apreciaciones personales sin dar bases jurídicas a un distinto punto de vista, omitiendo concretar punto por punto los errores u omisiones en los que habría incurrido el "a-quo" respecto de la apreciación y valoración de los elementos de convicción a los que arriba en la aplicación del derecho, no constituye fundamento suficiente para la expresión de agravios.
En ese sentido, debo adelantar que los agravios esbozados por co-demandada no constituyen una crítica concreta y razonada del fallo de primera instancia.-
En efecto, la queja esgrimida por la co-accionada no constituye una expresión de agravios en los términos de los artículos 265 y 266 del CPCC, resultando solamente un mero desacuerdo con lo decidido por el Sr. Magistrado de grado.-
Reiteradamente la jurisprudencia ha sostenido que los recursos de apelación deben contener la impugnación concreta del pensamiento del juez, el examen crítico de sus proposiciones y las razones expresas y fundadas - no el simple desacuerdo subjetivo o la diversidad de opinión -, por las que el recurrente considera errónea la decisión, equivocados sus fundamentos, o inaplicables las disposiciones jurídicas mencionadas por el sentenciante.
Para que existe expresión de agravios no bastan manifestaciones imprecisas, genéricas, razonamientos totalizadores, remisiones, ni, por supuesto, planteamiento de cuestiones ajenas. Se exige legalmente que se indiquen, se patenticen, analicen parte por parte las consideraciones de la sentencia apelada. Por cierto, ello no
significa ingresar en un ámbito de pétrea conceptualización, ni de rigidez insalvable. En el fecundo cauce de la razonabilidad y sin caer en un desvanecedor ritualismo de exigencias, deben indicarse los equívocos que se estimen configurados según el análisis - que debe hacerse - de la sentencia apelada.(CNCiv., Sala H, "Unger, Graciela Patricia c/ Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires s/ daños y perjuicios" -R. 440.642 - J. 1 - 30/06/06).
Se ha decidido jurisprudencialmente que deben precisarse parte por parte los errores, las omisiones y demás deficiencias que se la atribuyan al fallo, especificando con toda exactitud los fundamentos de las objeciones, no reuniendo las afirmaciones genéricas y las impugnaciones de orden general los requisitos mínimos indispensables para mantener la apelación (La Ley, tomo 134, página 1045; La Ley, tomo 137, página 456; El Derecho, tomo 30, página 119; Jurisprudencia Argentina, tomo 1970-V, página 489). También se ha juzgado que la simple disconformidad o disenso con lo expuesto por el a quo sin fundamentar la oposición o sin dar las bases jurídicas, no importa "crítica concreta y razonada" (conf. La Ley, tomo 134, página 1086).
La Jurisprudencia ha resuelto que "únicamente es fundado un recurso, cuando en razón de su contenido sustancial resulta apropiado para la obtención de una resolución que reforme, modifique, amplíe o anule el procedimiento impugnado. Caso contrario, debe declararse desierto el recurso (CNCivil, Sala B, 15-2-84, L.L.,1984-D686,,37.773-S).-
En consecuencia de lo decretado "ut supra", y no constituyendo una expresión de agravios en los términos de los artículos 265 y 266 del CPCC la presentación aludida , resultando solamente un mero desacuerdo con lo decidido por el Sra.Magistrada de la anterior instancia, propongo se desestime tal planteo declarando desierto el recurso.-
IX.- COSTAS:
La última queja del instituto codemandado se centra en la imposición de costas a su parte conjuntamente con la ART, cuando en realidad, sostiene, la demanda prosperó por menos de una tercera parte del reclamo.-
Aduce que si se confirma tal distribución no se estaría respetando el principio de la derrota.-
Como se ha resuelto reiteradamente, las costas son erogaci ones que necesariamente deben hacer los sujetos del proceso, para obtener la actuación de la ley mediante la resolución judicial que pretenden (Podetti, Tratado de los Actos Procesales, pag.111), siendo principio general en la materia que el objetivamente derrotado debe resarcir íntegramente las mismas al vencedor (conf. Morello, Código Procesal Comentado y Anotado, Tomo II, pag.363, ed Abeledo Perrot).
En el caso de marras, si bien no fue acogida favorablemente la totalidad de la demanda instaurada, lo cierto es que la demanda prosperó, aunque parcialmente.
Por ello debe imponerse la totalidad de las costas al codemandado y su citada en garantía, pues el principio objetivo de la derrota consagrado por el art.68 del ritual debe ser aplicado sea cual fuere la medida en que prospera la demanda, cargando en consecuencia el accionado con la totalidad de las costas del juicio, dado que éste, al negar su responsabilidad, ha dado lugar a la prosecución del proceso, y la condena en costas debe formar parte de la indemnización integral que adeuda a la actora.
Por todo lo expuesto, voto para que:
1) Se haga lugar parcialmente a las quejas vertidas por la parte actora, y en consecuencia, se modifique parcialmente la sentencia apelada, elevando a la cantidad de pesos sesenta mil ($60.000) la indemnización conferida bajo el ítem "Daño Moral" y a la suma de pesos diez mil ($10.000) el monto concedido para solver el "Tratamiento Psicológico" reconocido.-
2) Se confirme la sentencia de grado en todo lo demás que decide y fuera motivo de apelación y agravio.
3) Se impongan las costas de alzada a la parte demandada y citada en garantía por haber resultado sustancialmente vencidas (conf. art. 68 CPCCN).-
4) Los honorarios de alzada de los profesionales intervinientes serán regulados una vez que lo hayan sido los de primera instancia, diferidos a fs.1753, decisión que se encuentra consentida.
5) Se deja constancia que la publicación de la presente sentencia se encuentra sometida lo dispuesto por el artículo 164 párrafo segundo del ritual y articulo 64 del Reglamento para la Justicia Nacional.-
Los señores jueces de Cámara doctores Patricia Barbieri y Víctor Fernando Liberman, por análogas razones a las aducidas por la señora juez de Cámara doctora Ana María Brilla de Serrat, votaron en el mismo sentido a la cuestión propuesta.
Con lo que terminó el acto.
ANA MARIA BRILLA DE SERRAT.
PATRICIA BARBIERI.
VICTOR F. LIBERMAN.
Este Acuerdo obra en las páginas n° n° del Libro de Acuerdos de la Sala "D", de la Excma. Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil.Buenos Aires, 9 de septiembre de 2014.
Por lo que resulta de la votación que instruye el Acuerdo que antecede, SE RESUELVE: 1) Hacer lugar parcialmente a las quejas vertidas por la parte actora, y en consecuencia, modificar parcialmente la sentencia apelada, elevando a la cantidad de pesos sesenta mil ($60.000) la indemnización conferida bajo el ítem "Daño Moral" y a la suma de pesos diez mil ($10.000) el monto concedido para solver el "Tratamiento Psicológico" reconocido; 2) confirmar la sentencia de grado en todo lo demás que decide y fuera motivo de apelación y agravio; 3) imponer las costas de alzada a la parte demandada y citada en garantía por haber resultado sustancialmente vencidas; 4) Los honorarios de alzada de los profesionales intervinientes serán regulados una vez que lo hayan sido los de primera instancia, diferidos a fs.1753, decisión que se encuentra consentida.
Se deja constancia que la publicación de la presente sentencia se encuentra sometida a lo dispuesto por el art. 164, 2° párrafo del Código Procesal y art. 64 del Reglamento para la Justicia Nacional. Notifíquese por Secretaría y devuélvase. El señor juez de Cámara doctor Víctor Fernando Liberman integra la Sala por Res. 1315/14 de esta Cámara.
Ana María Brilla de Serrat

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

En Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a los 9 días del mes de septiembre de dos mil catorce, reunidos en Acuerdo los señores jueces de la Excma iconBuenos Aires, Capital de la República Argentina, a los 30 días del...

En Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a los 9 días del mes de septiembre de dos mil catorce, reunidos en Acuerdo los señores jueces de la Excma iconBuenos Aires, Capital de la República Argentina, a los 11 días del...

En Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a los 9 días del mes de septiembre de dos mil catorce, reunidos en Acuerdo los señores jueces de la Excma iconEn la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Capital de la República Argentina,...

En Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a los 9 días del mes de septiembre de dos mil catorce, reunidos en Acuerdo los señores jueces de la Excma iconBuenos Aires, capital de la República Argentina, a los 27 días del...

En Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a los 9 días del mes de septiembre de dos mil catorce, reunidos en Acuerdo los señores jueces de la Excma iconEn la ciudad de San Justo, Provincia de Buenos Aires, a los 31 días...

En Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a los 9 días del mes de septiembre de dos mil catorce, reunidos en Acuerdo los señores jueces de la Excma iconEn la ciudad de Azul, a los 18 días del mes de Febrero del año Dos...

En Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a los 9 días del mes de septiembre de dos mil catorce, reunidos en Acuerdo los señores jueces de la Excma iconEn Buenos Aires, a los 25 días del mes de julio del año dos mil ocho,...

En Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a los 9 días del mes de septiembre de dos mil catorce, reunidos en Acuerdo los señores jueces de la Excma iconEn la ciudad de Morón, Provincia de Buenos Aires, a los nueve días...

En Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a los 9 días del mes de septiembre de dos mil catorce, reunidos en Acuerdo los señores jueces de la Excma iconEn la ciudad de San Isidro, provincia de Buenos Aires, a los cinco...

En Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a los 9 días del mes de septiembre de dos mil catorce, reunidos en Acuerdo los señores jueces de la Excma iconEn la ciudad de La Plata, a tres días del mes de noviembre del año...






© 2015
contactos
m.exam-10.com