Stratford on Avon, Reino Unido, 1564-id., 1616 Dramaturgo y poeta inglés. Tercero de los ocho hijos de John Shakespeare, un acaudalado comerciante y político






descargar 136.71 Kb.
títuloStratford on Avon, Reino Unido, 1564-id., 1616 Dramaturgo y poeta inglés. Tercero de los ocho hijos de John Shakespeare, un acaudalado comerciante y político
página3/3
fecha de publicación06.09.2015
tamaño136.71 Kb.
tipoDocumentos
m.exam-10.com > Derecho > Documentos
1   2   3

embellecen con máximo artificio.
Si hablan del año joven o maduro,

primavera es la sombra de tu gracia

y lo es de tu esplendor el tiempo fértil;

en todo lo feliz te descubrimos.
Contribuyes a toda la hermosura,

mas nada se parece a tu constancia.


LV
Ni el mármol, ni los áureos monumentos,

durarán con la fuerza de esta rima,

y en ella tu esplendor tendrá más brillo

que en la losa que mancha el tiempo impuro.

Cuando tumbe la guerra las estatuas

y el desorden los muros desarraigue,

ni la espada de Marte ni su incendio

destruirán tu memoria siempre viva.
Irás contra la muerte y el olvido.

Acogerá tu elogio la mirada

de la posteridad que, consumiéndolo,

hasta el juicio final fatigue al mundo.
Así, hasta el día en que también te juzguen,

aquí estarás y en los amantes ojos.


LXI
Si nada es nuevo, si lo que es ya ha sido,

¡cómo se engaña nuestra inteligencia

cuando, empeñada en busca de invenciones,

de un niño ya nacido lleva el peso!

¡Ay, si mirando atrás quinientos años

pudiera presentarme la memoria

tu imagen en un libro muy remoto,

ya que el alma empezó a expresarse en letras!
¡Si pudiera saber lo que inspiraron

tus maravillas al antiguo mundo,

y ver si es nuestra o suya la ventaja

o si los ciclos son iguales todos!
Seguro estoy que los pasados genios

exaltaron objetos menos dignos.

LX
Como en la playa al pedregal las olas,

nuestros minutos a su fin se apuran,

cada uno desplaza al que ha pasado

y avanzan todos en labor seguida.

El nacimiento, por un mar de luces,

va hacia la madurez y su corona;

combaten con su brillo eclipses pérfidos

y el Tiempo sus regalos aniquila.
El Tiempo orada el juvenil adorno,

surca de paralelas la hermosura,

se nutre de supremas maravillas

y nada existe que su hoz no abata.
A pesar de su mano cruel, mi verso

dirá tu elogio en tiempos que esperamos.

LXI
¿En verdad quieres que tu imagen abra

mis párpados al tedio de la noche,

mientras las sombras que se te parecen

de mí se burlan y a mi sueño quiebran?

¿Mandas así fuera de ti tu espíritu,

lejos, para que aceche mis acciones

y mis horas espíe de flaqueza,

que son blanco y dominio de tus celos?
No; tu amor, aunque grande, no lo es tanto:

es el mío el que me abre los dos ojos,

mi propio amor quien mi descanso vence

y en centinela para ti se cambia:
pues por ti velo mientras te desvelas,

muy distante de mi, muy cerca de otros.


LXII
El pecado de amarme se apodera

de mis ojos, de mi alma y de mí todo;

y para este pecado no hay remedio

pues en mi corazón echó raíces.

Pienso que es el más bello mi semblante,

mi forma, entre las puras, la ideal;

y mi valor tan alto conceptúo

que para mí domina a todo mérito.
Pero cuando el espejo me presenta,

tal cual soy, agrietado por los años,

en sentido contrario mi amor leo

que amarse siendo así sería inicuo.
Es a ti, otro yo mismo, a quien elogio,

pintando mi vejez con tu hermosura.


LXV
Si la muerte domina al poderío

de bronce, roca, tierra y mar sin límites,

¿cómo le haría frente la hermosura

cuando es más débil que una flor su fuerza?

Con su hálito de miel, ¿podrá el verano

resistir el asedio de los días,

cuando peñascos y aceradas puertas

no son invulnerables para el Tiempo?
¡Atroz meditación! ¿Dónde ocultarte,

joyel que para su arca el Tiempo quiere?

¿Qué mano detendrá sus pies sutiles?

Y ¿quién prohibirá que te despojen?
Ninguno a menos que un prodigio guarde

el brillo de mi amor en negra tinta.


LXXI
Cuando haya muerto, llórame tan sólo

mientras escuches la campana triste,

anunciadora al mundo de mi fuga

del mundo vil hacia el gusano infame.

Y no evoques, si lees esta rima,

la mano que la escribe, pues te quiero

tanto que hasta tu olvido prefiriera

a saber que te amarga mi memoria.
Pero si acaso miras estos versos

cuando del barro nada me separe,

ni siquiera mi pobre nombre digas

y que tu amor conmigo se marchite,
para que el sabio en tu llorar no indague

y se burle de ti por el ausente.


XCI
Unos se vanaglorian de la estirpe,

del saber, el vigor o la fortuna;

otros, de la elegancia extravagante,

o de halcones, lebreles y caballos;

cada carácter un placer comporta

cuya alegría a las demás excede;

pero estas distinciones no me alcanzan

pues tengo algo mejor que las incluye.
En altura, tu amor vence al linaje;

en soberbia al atuendo; al oro en fausto;

en júbilo al de halcones y corceles.

Teniéndote, todo el orgullo es mío.
Mi única miseria es que pudieras

quitarme todo y en miseria hundirme.

XCIV
Tu capricho y tu edad, según se mire,

provocan tus defectos o tu encanto;

y te aman por tu encanto o tus defectos,

pues tus defectos en encanto mudas.

Lo mismo que a la joya más humilde

valor se da en los dedos de una reina,

se truecan tus errores en verdades

y por cosa legítima se tienen.
¡Cómo engañara el lobo a los corderos,

si en cordero pudiera transformarse!

Y ¡a cuánto admirador extraviarías,

si usaras plenamente tu prestigio!
Mas no lo hagas, pues te quiero tanto

que si es mío tu amor, mía es tu fama.

CVI
Cuando en las crónicas de tiempos idos

veo que a los hermosos se describe

y a la Belleza embellecer la rima

que elogia a damas y señores muertos,

observo que al pintar de sus dechados

la mano, el labio, el pie, la frente, el ojo,

trataba de expresar la pluma arcaica

una belleza como la que tienes.
Así, sus alabanzas son presagios

de nuestro tiempo, que te prefiguran,

y pues no hacían más que adivinarte,

no podían cantarte cual mereces.
En cuanto a aquellos que te contemplamos

con absorta mirada, estamos mudos.


CXXIII
Tiempo, no has de jactarte de mis cambios:

alzas con nuevo brío tus pirámides

y no son para mí nuevas ni extrañas

sino aspectos de formas anteriores.

Por ser corta la vida, nos sorprende

lo antiguo que reiteras y que impones,

cual si fuera lo nuevo que deseamos

y si no conociéramos su historia.
Os desafío a ti y a tus anales;

no me asombran pasado ni presente,

pues tus anales y lo visto engañan

al transformarse mientras te apresuras.
Por mí, te juro que he de ser constante

a pesar de tu hoz y de ti mismo.

CXLVI
Pobre alma, centro de culpable limo

a la que burla, indócil, quien la ciñe,

¿por qué adentro sufrir afán y hambre

si pintas lo exterior de alegre lujo?

Si el contrato es tan breve, ¿por qué gastas

ornando tu morada pasajera?

¿Tendrá por fin tu cuerpo sustentar

al gusano que herede tu derroche?
Vive, alma, a expensas de tu servidor;

que aumenten sus fatigas tu tesoro;

y cambia horas de espuma por divinas.

Sé rica adentro, en vez de serlo afuera.
Devora tú a la Muerte y no la nutras,

pues si ella muere, no podrás morir.
1   2   3

similar:

Stratford on Avon, Reino Unido, 1564-id., 1616 Dramaturgo y poeta inglés. Tercero de los ocho hijos de John Shakespeare, un acaudalado comerciante y político iconParte Dos: El Reino Unido Ideal

Stratford on Avon, Reino Unido, 1564-id., 1616 Dramaturgo y poeta inglés. Tercero de los ocho hijos de John Shakespeare, un acaudalado comerciante y político iconLondres (reino unido) y mclean (Virginia, ee. Uu.) – 05 de septiembre de 2011

Stratford on Avon, Reino Unido, 1564-id., 1616 Dramaturgo y poeta inglés. Tercero de los ocho hijos de John Shakespeare, un acaudalado comerciante y político iconOriginarios del reino unido y jamaica son principalmente jóvenes...

Stratford on Avon, Reino Unido, 1564-id., 1616 Dramaturgo y poeta inglés. Tercero de los ocho hijos de John Shakespeare, un acaudalado comerciante y político iconPido cien veces el valor de todo el reino unido por crimenes de lessa...

Stratford on Avon, Reino Unido, 1564-id., 1616 Dramaturgo y poeta inglés. Tercero de los ocho hijos de John Shakespeare, un acaudalado comerciante y político iconAvon anuncia el lanzamiento de Avon Voices

Stratford on Avon, Reino Unido, 1564-id., 1616 Dramaturgo y poeta inglés. Tercero de los ocho hijos de John Shakespeare, un acaudalado comerciante y político iconJesús Nuestro Señor Dice, “No podéis conciliar el Reino de Dios con...

Stratford on Avon, Reino Unido, 1564-id., 1616 Dramaturgo y poeta inglés. Tercero de los ocho hijos de John Shakespeare, un acaudalado comerciante y político iconUn paseo por el arte español del siglo XX en el museo reina sofíA
«título-proclama» político que ponía de relieve, desde un punto de vista socialista, el drama y el dolor de un pueblo inmerso en...

Stratford on Avon, Reino Unido, 1564-id., 1616 Dramaturgo y poeta inglés. Tercero de los ocho hijos de John Shakespeare, un acaudalado comerciante y político iconDora a los ocho años y su hermano Otto a los nueve

Stratford on Avon, Reino Unido, 1564-id., 1616 Dramaturgo y poeta inglés. Tercero de los ocho hijos de John Shakespeare, un acaudalado comerciante y político icon1. a que reino actual pertenecen los Hongos

Stratford on Avon, Reino Unido, 1564-id., 1616 Dramaturgo y poeta inglés. Tercero de los ocho hijos de John Shakespeare, un acaudalado comerciante y político iconLos ocho objetivos del milenio






© 2015
contactos
m.exam-10.com