Nota de prensa






descargar 33.11 Kb.
títuloNota de prensa
fecha de publicación18.07.2015
tamaño33.11 Kb.
tipoDocumentos
m.exam-10.com > medicina > Documentos

DEPARTAMENTO DE COMUNICACIÓN
NOTA DE PRENSA


www.fbbva.es


La Fundación BBVA resume el conocimiento científico más riguroso y actualizado sobre enfermedades alérgicas en una obra elaborada por 64 especialistas




  • Este proyecto de la Fundación BBVA es el tercer título de su serie editorial dedicada a la salud y en esta ocasión ha contado con la colaboración de la Fundación de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (Seaic)




  • Los alergólogos insisten en que el acceso de los pacientes a información sobre su patología redunda en su salud, favorece el auto cuidado y ayuda a la sostenibilidad del sistema sanitario porque reduce las consultas y las visitas a Urgencias




  • Todos los contenidos del Libro de las Enfermedades Alérgicas de la Fundación BBVA estarán accesibles en un microsite alojado en la web de la institución –www.fbbva.es-



Madrid, 30 de abril de 2012.- Conocer qué son y cómo se producen las enfermedades alérgicas es el primer paso para detectarlas y acudir a un especialista que haga el diagnóstico y prescriba el tratamiento adecuado. La Fundación BBVA ha reunido a 64 alergólogos de toda España que han recogido, en 52 capítulos, lo esencial del conocimiento científico más actual sobre estas patologías.
Todos los contenidos del Libro de las Enfermedades Alérgicas de la Fundación BBVA estarán accesibles de forma universal y gratuita en la web de la institución -www.fbbva.es-, en la que se incluye la obra en formato ePub compatible con lectores de libros electrónicos y smart phones.
Este proyecto de la Fundación BBVA es el tercero de su serie editorial dedicada a la salud y en esta ocasión ha contado con la colaboración de la Fundación de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (Seaic).
La alergia es una respuesta exagerada del sistema inmunitario del paciente que identifica como nocivas determinadas sustancias inocuas habitualmente toleradas por la mayoría de las personas. No se nace alérgico, sino que se tiene una predisposición genética y en función de los factores ambientales la persona se hace alérgica a determinada sustancia que se conoce como alérgeno. Los alérgenos pueden ser inhalados, alimentarios, fármacos, de contacto, ocupacionales/laborales, o venenos de insectos.
“El acceso a la información médica redunda positivamente en la calidad de vida del paciente alérgico y reduce el impacto que provoca la enfermedad. Nuestro objetivo con esta obra es dar a conocer a la población el origen de las enfermedades alérgicas, sus manifestaciones, los métodos actuales de diagnóstico, la prevención y el tratamiento, para mejorar la calidad de vida de los pacientes alérgicos”, explica José Manuel Zubeldia, uno de los coordinadores del trabajo y jefe del Servicio de Alergología del Hospital Gregorio Marañón, de Madrid.
El presidente de la Seaic y de su fundación, José María Olaguibel, ha insistido en que “un pilar básico del tratamiento de las enfermedades alérgicas es la educación del paciente en el conocimiento de su patología y en el auto cuidado. Si queremos mantener la sostenibilidad de nuestro sistema de salud es importante la educación en materias preventivas y de buenos hábitos de vida, especialmente en este tipo de patologías en las que los factores medioambientales son esenciales”.
Carlos Senent aconseja a los médicos que atienden a pacientes alérgicos que les recomienden esta obra como ayuda complementaria para aclarar dudas.

El director de la Fundación BBVA, Rafael Pardo, han insistido en que esta colaboración es fruto de un objetivo estratégico y común de ambas instituciones, como es la difusión de información rigurosa que ayude a mejorar la salud de la población. En esta línea se inscribe la iniciativa de la Fundación BBVA, que con esta obra continúa su serie editorial que comenzó con El Libro de la salud, en colaboración con el Hospital Clinic de Barcelona, y siguió con el Libro de la salud cardiovascular, junto al Hospital Clínico San Carlos, de Madrid.
Prevalencia y nuevas alergias
Se estima que las enfermedades alérgicas se han duplicado en los últimos 15 años. Uno de cada cuatro españoles padece alguna y factores relacionados con la industrialización y el cambio climático están incrementando su prevalencia hasta el punto de convertir las enfermedades alérgicas en una epidemia del siglo XXI en los países desarrollados. A la mayor incidencia, se suma un incremento en la complejidad de los procesos, al observarse cada vez más la coexistencia de alergias alimentaria y respiratoria en un mismo paciente.
Los autores señalan que el estilo de vida propio de los países desarrollados ha traído consigo un aumento en la concentración de alérgenos en el interior de los domicilios: ácaros del polvo (por las mejoras en el aislamiento y el ahorro de energía en las casas), hongos ambientales (sistemas de aire acondicionado) y mascotas. Además, se ha observado un incremento de contaminantes como el ozono, partículas diésel y humo de tabaco. A esto se unen los cambios en la alimentación de la mujer embarazada y del recién nacido, tales como disminución de la lactancia materna y la introducción precoz de alimentos sólidos; se ha disminuido el consumo de antioxidantes y se ha modificado la ingesta de ácidos grasos.
Ignacio Jaúregui señala algunos ejemplos de las nuevas tipologías o variantes de las enfermedades alérgicas: “El descubrimiento y caracterización reciente de distintos “panalergenos” (proteínas alergénicas  ubicuas, como las llamadas profilinas, las proteínas de defensa vegetal, las vicilinas o la tropomiosina de los mariscos), ha permitido describir nuevos síndromes como el síndrome látex-frutas (alergia a las proteínas de la goma y a una serie de vegetales que comparten ciertos enzimas con aquella), los síndromes polen-frutas (alergia a frutas, frutos secos y otros vegetales asociada a polinosis por abedul, malezas compuestas u otros pólenes), el síndrome ácaros-mariscos (alergia a crustáceos y moluscos asociada a alergia respiratoria por ácaros), o el síndrome ave-huevo (alergia al huevo y carnes de aves de comienzo en el adulto asociada a alergia respiratoria a plumas)”.
En cambio, añade que no hay pruebas sólidas de que tras síndromes como el denominado de hipersensibilidad química múltiple o el del edificio enfermo exista un problema inmunitario.
A pesar del alto impacto de las enfermedades alérgicas, muchos pacientes ni siquiera llegan a la consulta de los especialistas debido, en ocasiones, a una mala información: “Frecuentemente los pacientes acceden a información genérica, muy poco selectiva e imprecisa, por lo que terminan tratando su enfermedad con medicación sintomática y no acuden al alergólogo”.
España, a diferencia de otros países, cuenta con la especialidad de Alergología e Inmunología, que, como señala Olaguibel, garantiza que el paciente pueda ser valorado y atendido independientemente de su edad o de las manifestaciones concretas de su patología.
Los autores aportan su criterio científico para advertir, por ejemplo, contra pruebas diagnósticas de valor incierto o no comprobado, sobre todo frente a la alergia alimentaria. Además incluyen un capítulo sobre la evidencia científica de la medicina complementaria y alternativa a tenor de los últimos estudios internacionales sobre la materia. En este sentido, se recogen por ejemplo resultados que indican que algunos productos de la medicina tradicional china demostraron ser beneficiosos en asma crónica de leve a moderada, pero que no hay evidencia de la utilidad de la acupuntura en rinitis y asma o que no existe evidencia suficiente para evaluar de forma fiable el posible papel de la homeopatía en el asma.
En todo caso, los autores añaden que puesto que la mayoría de los tratamientos alternativos y complementarios no están regulados, es difícil saber lo que se podría encontrar y ofrecen estos consejos cuando se estime el uso de tratamientos alternativos:
1.- El paciente debe hablar con su médico habitual acerca de cualquier fórmula de plantas que esté considerando con fines terapéuticos antes de probarla.

2.- Cuando el paciente note efectos secundarios tales como náuseas, vómitos, palpitaciones, ansiedad, insomnio, diarrea o lesiones en la piel, dejará de tomar el producto a base de plantas y notificará dicha eventualidad a su médico.

3.- Hay que evitar el empleo de preparaciones hechas con más de una planta.

4.- Hay que tener cuidado con las ofertas comerciales de las fórmulas a base de plantas. Se puede buscar información basada en fuentes científicas fiables.

5.- Hay que seleccionar cuidadosamente las marcas y comprar sólo las que ofrecen nombres comunes y científicos de la planta, el nombre y dirección del fabricante, el número de lote, la fecha de vencimiento, las pautas de dosificación y los efectos secundarios potenciales.
Efectos de la falta de información
Una de las consecuencias de la desinformación suele ser el abandono terapéutico y Zubeldia pone un ejemplo: “A pesar de la eficacia demostrada de la inmunoterapia (vacunas antialérgicas), en España, la mitad de los alérgicos no siguen el tratamiento correctamente o lo abandona prematuramente”.

Senent añade que, en contra de la impresión de que las alergias no tienen cura, “en alergia respiratoria a pólenes, ácaros, hongos y epitelios, las vacunas han demostrado que pueden modificar el curso natural de la enfermedad, pudiendo en muchos casos llegar a la curación de la enfermedad”.
Los especialistas lamentan que la alergia siga siendo, a pesar de su gran prevalencia, una enorme desconocida. “La causa es que en la enfermedad alérgica el sistema afectado es el inmunitario, que a su vez es un gran desconocido y no posee una localización en un único órgano. Su ubicuidad da lugar a que se puedan producir síntomas en cualquier órgano, aunque predominen los cutáneos, respiratorios y digestivos, debido a que éstas son las zonas de mayor contacto con el ambiente externo”.
El hecho de que se trate de patologías crónicas y que, en algunos casos, no haya una cura definitiva, contribuyen a que no se les preste, a juicio de Zubeldia, una atención acorde a su impacto. Pero el especialista asegura que con una debida información, la situación podría cambiar: “Las vacunas pueden combatir y prevenir ciertas enfermedades alérgicas con capacidad para mejorar síntomas y modificar la evolución de la enfermedad, deteniendo su progresión y previniendo el desarrollo de nuevas sensibilizaciones. Hay estudios que demuestran que los pacientes que reciben la adecuada información mejoran su calidad de vida, disminuyen sus visitas imprevistas a Urgencias y reducen sus ingresos hospitalarios”.
Además, la investigación aporta avances prometedores. “Los más significativos se han producido con la introducción de técnicas de diagnóstico molecular y la incorporación de nuevos fármacos más potentes y con menos efectos secundarios, así como agentes biológicos”.
Respuestas a las preguntas más frecuentes
El objetivo del Libro de las Enfermedades Alérgicas de la Fundación BBVA es precisamente ofrecer una información científicamente rigurosa, accesible y comprensible. Los contenidos se formulan con preguntas/respuestas que los autores han seleccionado basándose, según su experiencia clínica, en las dudas de pacientes y familiares. Además se han reflejado las últimas novedades en cuanto a investigación y tratamientos.
La obra se ha estructurado en diez apartados:
Aspectos generales
¿Cómo se producen las enfermedades alérgicas?

Los responsables de la rinoconjuntivitis y el asma alérgicas

Alergia respiratoria

Alergia cutánea

Alergia a los alimentos

Alergia a los medicamentos

Otras enfermedades alérgicas

¿Cómo se estudian las enfermedades alérgicas?

El tratamiento de las enfermedades alérgicas


La serie editorial de difusión del conocimiento en el ámbito de la salud, es una línea de trabajo clave en el conjunto de las actividades de la Fundación BBVA referidas a Biomedicina y complementa otras centradas en el apoyo a la investigación, la formación avanzada y el reconocimiento de aportaciones fundamentales dentro de una categoría de los Premios Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento.


Si desea más información, puede ponerse en contacto con el Departamento de Comunicación de la Fundación BBVA (91 374 52 10 y 91 537 37 69 ó comunicacion@fbbva.es) o consultar en la web www.fbbva.es

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Nota de prensa iconNota de prensa

Nota de prensa iconNota de prensa

Nota de prensa iconNota de prensa

Nota de prensa iconNota de prensa

Nota de prensa iconNota de prensa

Nota de prensa iconNota de prensa

Nota de prensa iconNota de Prensa 17/09/14

Nota de prensa iconNota de prensa

Nota de prensa iconNota de prensa

Nota de prensa iconNota de prensa






© 2015
contactos
m.exam-10.com