BibliografíA






descargar 136.46 Kb.
títuloBibliografíA
página4/5
fecha de publicación10.07.2015
tamaño136.46 Kb.
tipoBibliografía
m.exam-10.com > medicina > Bibliografía
1   2   3   4   5

Exposición (efecto “contagio”)


  

La exposición a casos de suicidio cercanos (efecto “contagio” o Werther) o a determinado tipo de informaciones sobre el suicidio en los medios de comunicación, se ha asociado también a la conducta suicida. Un tipo particular son los suicidios en “racimo”, por comunidades, más frecuentes entre jóvenes.

  • Otros factores de riesgo

Historia de maltrato físico o abuso sexual


 

Los abusos sexuales y físicos, más concretamente los producidos durante la infancia, presentan una asociación consistente con la conducta suicida. Las comorbilidades son frecuentes en personas con abusos físicos o sexuales, lo que contribuye a aumentar el riesgo suicida

 

 La relación existente entre la violencia de género y el suicidio ha sido puesta de manifiesto en diferentes estudios. Así, la probabilidad de que una mujer maltratada padezca trastornos mentales (incluida la conducta suicida) es dos veces superior a la de mujeres que no han sufrido maltrato.

También se ha visto una asociación entre agresor y suicidio, ya que datos de 2010 nos muestran que, en España, el 21,9% de los agresores realizaron un intento de suicidio y el 16,4% lo consumaron tras agredir a su pareja con consecuencias mortales.

Orientación sexual


 

Aunque la evidencia es limitada, parece existir un mayor riesgo de suicidio en homosexuales, sobre todo en la adolescencia y en los adultos jóvenes, debido a que en ocasiones sufren discriminación, tensiones en sus relaciones interpersonales, ansiedad y falta de apoyo, lo que aumenta el riesgo suicida.

 

Por otra parte, los homosexuales presentan mayores tasas de trastornos por abuso de alcohol, depresión y desesperanza que la población general de iguales, siendo estos los verdaderos factores de riesgo de suicidio; si estos factores son controlados, la orientación sexual podría ser un factor de riesgo mucho más débil.

Acoso por parte de iguales (bullyng)


 En adolescentes, el acoso se ha asociado con altos niveles de estrés, así como con ideación y conducta suicidas

Fácil acceso a armas/medicamentos/tóxicos


Un fácil acceso a medios para llevar a cabo un suicidio aumenta el riesgo del mismo, al facilitar el paso del pensamiento a la acción suicida. Así, el método suicida en EE.UU. suele ser con armas de fuego, en China mediante plaguicidas y en el resto del mundo mediante ahorcamiento.
  • Factores precipitantes


 

Ciertos sucesos de la vida, como acontecimientos vitales estresantes, factores psicológicos individuales o el fácil acceso a medios o métodos de suicidio, pueden servir como factores facilitadores del suicidio.

 

Personas que sufren algún trastorno mental o que presentan algún factor de riesgo, pueden presentar una ideación o conducta suicidas después de un evento precipitante, como por ejemplo, la humillación (en adolescentes), tensiones en las relaciones interpersonales (tanto en adolescentes como en adultos) y el aislamiento social (generalmente en ancianos y adolescentes).


  • Factores protectores


Son aquellos que disminuyen la probabilidad de un suicidio en presencia de factores de riesgo. Su conocimiento es muy importante y se pueden dividir en:

Personales:

– Habilidad en la resolución de conflictos o problemas.

– Tener confianza en uno mismo

– Habilidad para las relaciones sociales e interpersonales

– Presentar flexibilidad cognitiva

– Tener hijos, más concretamente en las mujeres.
Sociales o medioambientales: 

– Apoyo familiar y social, no sólo la existencia del apoyo sino su fuerza y calidad

– Integración social

– Poseer creencias y prácticas religiosas, espiritualidad o valores positivos

– Adoptar valores culturales y tradicionales

– Tratamiento integral, permanente y a largo plazo en pacientes con trastornos mentales, con enfermedad física o con abuso de alcohol.


  • ¿Cómo se trata la depresión?

La depresión se trata con medicamentos, terapia de conversación (en la que la persona habla con un profesional capacitado acerca de sus pensamientos y sentimientos; llamada también "psicoterapia" o "consejería") o con una combinación de ambos métodos.

Este resumen se ocupa solamente de la investigación sobre los medicamentos utilizados para tratar la depresión llamados antidepresivos. Su médico puede enviarlo a consultar con un terapeuta de conversación (psicoterapeuta), además de recetarle medicamentos. Pregunte a su médico los beneficios y riesgos de agregar la psicoterapia a su tratamiento.

Nombre comercial

¿Existe genérico?

Nombre del medicamento

* Para tratar la depresión, su médico puede emplear un medicamento que no esté incluido en esta lista. Los medicamentos de la lista fueron los que se evaluaron en la revisión de la investigación en la que se basa este resumen.

** El nombre comercial Serzone® no está disponible en Estados Unidos. De este medicamento se tiene solamente la forma genérica.

Wellbutrin®; Wellbutrin SR®; Wellbutrin XL®

Sí, en algunas dosis

Bupropión

Celexa®



Citalopram

Pristiq®

No

Desvenlafaxina

Cymbalta®

No

Duloxetina

Lexapro®

No

Escitalopram

Prozac®; ProzacWeekly®



Fluoxetina

Luvox®



Fluvoxamina

Remeron®; RemeronSolTab®

Sí, en algunas dosis

Mirtazapina

Serzone®**



Nefazodona

Paxil®; Paxil CR®



Paroxetina

Zoloft®



Sertralina

Desyrel®



Trazodona

Effexor®; Effexor XR®

Sí, en algunas dosis

Venlafaxina


¿Qué dicen las investigaciones respecto a qué tanto ayudan estos medicamentos a las personas que padecen depresión?

Todos los medicamentos antidepresivos tienen casi la misma eficacia para aliviar los síntomas de la depresión y mejorar la calidad de vida de las personas que la padecen.

Todos los medicamentos antidepresivos funcionan casi igual de bien para evitar que los síntomas de la depresión regresen.

¿Pueden los antidepresivos aliviar otros problemas relacionados con la depresión?

Ansiedad. Las personas que padecían depresión observaron mejoría con su ansiedad. Todos los medicamentos estudiados mostraron casi el mismo grado de mejoría.

Dolor. Tanto la paroxetina (Paxil®) como la duloxetina (Cymbalta®) ayudaron casi igual a pacientes con depresión y con dolor crónico.

Insomnio (cuando uno no puede conciliar o mantener el sueño). La fluoxetina (Prozac®), la mirtazapina (Remeron®), la paroxetina (Paxil®) y la sertralina (Zoloft®) ayudaron casi igual a las personas con insomnio, pero no existe suficiente investigación para poder afirmarlo con certeza.

¿Cuáles son los efectos secundarios de los antidepresivos?

El número de personas que tienen algún efecto secundario por el uso de un antidepresivo es casi el mismo con todos los medicamentos de este tipo. Sin embargo, los efectos secundarios de cada medicamento pueden ser diferentes y algunos tienden a causar determinados efectos secundarios con mayor frecuencia que otros.

Según datos de la Food and DrugAdministration de Estados Unidos (Administración de Alimentos y Medicamentos; FDA, por su sigla en inglés), los efectos secundarios más frecuentes de los antidepresivos de que trata este resumen son:

Náusea y vómito

Aumento de peso

Diarrea

Sueño

Problemas sexuales

Otros efectos secundarios más graves, aunque mucho menos frecuentes, que señala la FDA en relación con los antidepresivos analizados en este resumen pueden ser: convulsiones, problemas del corazón, desequilibrio de la sal (sodio) en la sangre, daño al hígado, pensamientos suicidas o síndrome de serotonina (reacción que puede causar la muerte debido a que el cuerpo produce esta sustancia en exceso). El síndrome de serotonina puede causar temblores, diarrea, fiebre, convulsiones y entumecimiento o rigidez muscular.

CAPITULO III

  • Impacto social:

Siendo el suicidio una problemática que vincula compromete a varias especialidades de las ciencias sociales como lo son, sociología, antropología, anisáis y ramas de la salud mental como lo son la psicología y la psicopedagogía esta temática tiene una serie de daños colaterales y repercusión a nivel de nuestro de entorno. Muestra de ello son que el aumentar el índice de suicido afecta el medio ya que se vuelve improductivo y deficiente debido a las brechas que el individuo deja, económicamente hablando. Sin contar la afectación emocional que este deja en sus distintos ambientes.
La Asociación Psiquiátrica Americana (APA) en su clasificación de enfermedades mentales DSM-IV-R considera que para realizar el diagnóstico de un Trastorno Depresivo Mayor se requieren cinco o más de los siguientes síntomas, los que deben estar presentes por al menos dos semanas de duración y que ello representa un cambio en el funcionamiento habitual del sujeto:

  • Ánimo deprimido la mayor parte del día durante todos los días.

  • Marcada reducción del placer o el interés en todas o la mayoría de las actividades diarias.

  • Disminución de peso sin someterse a dieta o ganancia de peso (del orden de un 5%).

  • Insomnio o hipersomnia diarios.

  • Agitación psíquica y motora o retardo psicomotor.

  • Fatiga o pérdida de energía diariamente.

  • Sentimientos de culpa inapropiados, que pueden conducir a delirios de culpa.

  • Disminución de la capacidad para pensar o concentrarse e indecisión la mayor parte del día.

  • Pensamientos recurrentes de muerte o de suicidio.

Estos síntomas no deben ser ocasionados por una enfermedad física o por abuso de sustancias.

Es de suma importancia el reconocimiento de la depresión en el adolescente, pues son más proclives a realizar intentos de suicidio que los adultos en condiciones similares.

Algunas particularidades de los cuadros depresivos en los adolescentes son los siguientes:

  • Se manifiestan con más frecuencia irritable que tristes.

  • Las fluctuaciones del afecto y la labilidad son más frecuentes que en el adulto, quien tiene mayor uniformidad en sus expresiones anímicas.

  • Los adolescentes tienen la tendencia a presentar más frecuentemente exceso de sueño o hipersomnia que insomnio.

  • Tienen mayores posibilidades de manifestar quejas físicas al sentirse deprimidos.

  • Muestran episodios de violencia y conductas disociales como manifestación de dicho trastorno anímico con más frecuencia que en el adulto.

  • Pueden asumir conductas de riesgo como abuso de alcohol y drogas, conducir vehículos a altas velocidades, sobrios o en estado de embriaguez.



  • Conclusiones

Al realizar esta monografía trato de visibilizar el estudio a profundidad de esta problemática para un mejor entendimiento y por ende un mejor protocolo de procedimientos en la intervención de individuos con esta patología,concientizar la magnitud del daño que ocasiona y conlleva en los jóvenes lidiar a largo plazo y sus consecuencias. Y fomentar el interés de las autoridades en esta rama

  • Recomendaciones
1   2   3   4   5

similar:

BibliografíA icon3. Bibliografía citada en estos apuntes y bibliografía adicional

BibliografíA iconLa bibliografía se encuentra al final, para hacer una monografía...

BibliografíA icon7. Bibliografía Bibliografía citada

BibliografíA icon7. bibliografíA

BibliografíA iconBibliografía

BibliografíA iconBibliografía 41,42

BibliografíA iconBibliografía. 28

BibliografíA iconBibliografía Pg. 69

BibliografíA iconBibliografía

BibliografíA iconBibliografíA 30






© 2015
contactos
m.exam-10.com