Cursos y Eventos






descargar 0.55 Mb.
títuloCursos y Eventos
página3/17
fecha de publicación23.06.2015
tamaño0.55 Mb.
tipoCursos
m.exam-10.com > medicina > Cursos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   17

Preparación del terreno: Será necesario una buena labor de subsolador, para facilitar la posterior exploración y fácil desarrollo de un potente sistema radicular, así como pases cruzados de cultivador y fresadora que favorezcan la uniformidad de distribución de enmiendas y abonados de fondo y la consecución de una estructura mullida, a la hora de trazar los surcos, en cuyo fondo se desarrollará el material vegetal, pero se recomienda que este no sobrepase los 50 cm. de profundidad. En este caso el fondo del surco respecto al nivel del suelo estará a 10-15 cm. En la profundidad influye el tipo de órgano a plantar, garra o plántula, la diferencia va ser aproximadamente de 5 cm., siendo el rizoma de la garra no superior a esa altura, y que deberá dirigirse erguido para mantener su tropismo.  Al no tener que blanquear, se puede prescindir de utilizar caballones.

Trasplante: El trasplante depende del tipo de material vegetal a implantar, garra o plántula.

  • Plántula: se obtienen a partir de semillas hibridas no OGM. El momento del trasplante la plántula presentará un plumerillo de unos 10 - 12 cm. de longitud que por su  base mostrará un segundo plumero más o menos crecido.

En la plantación con planta en cepellón puede obtenerse producción de turiones a los dos años, después de haber realizado la plantación en el suelo definitivo de cultivo; pero en climatologías cálidas, al año de haber realizado la plantación ya se puede obtener cosecha.

  • Garra: las garras son obtenidas en los semilleros, se recomienda que las garras pesen unos 60 g, siendo conveniente desechar aquellas cuyo peso es inferior a los 20 g.

Al año de realizar la plantación con garra en climas cálidos se obtiene la primera recolección; siendo recomendada esta forma de plantación para cultivo forzado en invernadero.

Siembra directa: Se depositan dos líneas de semillas separadas entre sí unos 25 cm, dejando a cada lado de las líneas de siembra un metro aproximadamente, por tanto el gasto en semilla será de unos 3 kg semillas/ha.


Densidad de plantación: La densidad de plantación en el cultivo del espárrago verde oscila entre 25.000 y 30.000 plantas /ha. Pero si el cultivo se lleva a cabo en invernadero una densidad de plantación adecuada sería de 33.000 plantas/ha para un  marco de 1 x 0.33 m. Con 25.000 plantas/ha se recomiendan marcos de plantación de 1.25-1.50 x 0.30 m

Siega: Una vez que finaliza el periodo de aprovisionamiento y restitución de las sustancias se reserva extraída de la planta durante la recolección, el conjunto de la parte aérea comienza a secarse. La siega debe realizarse próxima a la base del tallo, se recomienda realizarla de forma mecanizada, aunque también se realiza manual. En el mercado existen unas sierras de disco que son accionadas por un motor que pueden ser empleadas para este efecto, con el inconveniente que deja toda la materia vegetal segada y hay que retirarla. También se puede emplear la traílla, la cual siega la planta entera y además saca los restos. Pero en este caso el terreno debe estar muy nivelado y la planta muy seca.

Fertilizacion.

Abonado: Se ha demostrado que el espárrago es un cultivo con moderados requerimientos nutritivos, por tanto los aportes a realizar no serán elevados y si se tendrá cuidado en realizarlos en los momentos oportunos, coincidiendo con las épocas de mayor demanda de la planta.

Extracciones anuales de 1 ha  de  espárragos verdes (kg/ha)

Rendimiento en turiones (t/ha)

N

P2O5

K2O

CaO

MgO

6.47

154.4

43.1

192.8

122.4

12.8

4.53

102.9

49.8

122.8

86.2

8

2.25

72

36

90

-

-

   

NITRÓGENO: influye tanto en los procesos de desarrollo como en los de producción, aunque dosis excesivas provocan una disminución del rendimiento, pues se reduce el número y calibre de los turiones. Se recomienda las aportaciones nitrogenadas cuando el cultivo se encuentra en estado avanzado del desarrollo de los plumeros. La fertilización nitrogenada reduce los ataques de Rhizoctonia violacea al promover el desarrollo del micelio en detrimento de la formación del esclerocio, impidiendo se esta forma su propagación.
FÓSFORO: estudios han demostrado que el fósforo disminuye la fibrosidad de los turiones, mejorando su calidad. Asimismo el desarrollo de raíces secundarias se ve influenciado por su presencia o ausencia.
POTASIO: se trata del elemento más extraído por parte de la planta, y cuya deficiencia se manifiesta por una disminución en la calidad de los turiones.
CALCIO: las aportaciones de calcio resultan importantes para este cultivo, debido a la relación Ca/P, que debería estar en la proporción 3/1.
MAGNESIO: los rendimientos del cultivo dependen de la relación K/Mg.
BORO: se trata del oligoelemento más importante, pues su carencia puede dar lugar a clorosis en los cladodios, con posterior desecación y caída. Se recomienda el aporte de estiércol como abonado de fondo para cubrir las necesidades de boro durante la primera etapa del cultivo. No debe descuidarse el control de boro, pues puede ser bloqueado por un periodo de sequía. Se podrá aplicar de 20-40 kg de borax/ha cada tres años.
Debido a la influencia de los micro elementos (magnesio y boro) en la conducta del cultivo del espárrago, es necesario conocer el contenido de estos y de otros en la planta como se muestra en la siguiente tabla:

Contenido en microelementos en el espárrago verde (ppm)

Parte vegetativa

Hierro

Cobre

Magnesio

Boro

Zinc

Molibdeno

Turión

70

23

37

20

82

1.2

Tallo

36

14

21

750

23

1.5

Cladodios

119

13

74




26

6.2

Entre las materias primas para la fertilización organica tenemos al composta aerobica (15-20ton/ha), lombricomposta solida (10 ton/ha) o liquida (150-200 lt/ha), algas marinas (5-6 lt/ha) y harinas de rocas fosfóricas ( 15-20 ton/ha). Algunos productores de Sonora, señalan que no es aconsejada la aplicación de guano de murciélago y de aves.

Riego. A lo largo del cultivo del espárrago verde, existen tres momentos importantes en cuanto al riego: el primero tiene lugar en la plantación, este es único y solo tiene lugar el primer año de cultivo; los otros dos corresponden por un lado a la recolección y por otro al desarrollo anual de la parte aérea, siendo anuales y variables según el estado del cultivo.  
El objetivo del riego de plantación será mantener la humedad del sistema radicular, y por tanto de formación de la garra. Un exceso de agua induce clorosis en las plantas jóvenes, dando lugar a amarillamientos en la punta de los plumeros; si por el contrario hay un  déficit hídrico los plumeros se desarrollan mal y la planta queda achaparrada.
El riego de recolección debe mantener la humedad  en la zona próxima y donde vayan a emerger los turiones. Se deberá tener en cuenta que una alteración en el meristemo terminal del turión provoca un crecimiento irregular con deformaciones y pérdida del tropismo aéreo.

Al inicio de este periodo se regará hasta la capacidad de campo aportando aproximadamente 200-300 m3/ha y durante el periodo de recolección se aplicará 30-40 m3/ha semanalmente, dependiendo del suelo, la modalidad de cultivo, la climatología, etc.

En general esos riegos serán ligeros, procurando que el suelo no quede encharcado.
El riego de desarrollo de la parte aérea influye tanto en los nutrientes como en el agua para el buen desarrollo de la parte aérea. Durante este periodo si no se dispone de riego por goteo, es preferible regar por gravedad, que no por aspersión; pues por este último sistema de riego se corre el riesgo de desarrollar enfermedades fúngicas que afectan a la parte aérea, especialmente roya. Se aplicarán aproximadamente 1-2 riegos semanales, oscilando las necesidades hídricas durante este periodo entre 900-1000 m3/ha. El último riego se dará en septiembre, para evitar que haya brotaciones tardías, que gastarán yemas de la próxima recolección y consumirán reservas de las raíces y estos nuevos brotes no tendrán tiempo de restituir estas reservas consumidas antes de que finalice su ciclo.
Si se dispone de riego localizado, se regará por este sistema durante todo el ciclo de cultivo, tanto en el período de recolección como en el de desarrollo vegetativo. Conviene instalar dos líneas porta goteros, una por cada lado de cada hilera de plantas, se trata del mejor sistema de riego. 

Si no se dispone de este sistema, durante el tiempo de recolección se debe de regar por aspersión; si es con micro aspersores es mejor. En cambio, durante el período de desarrollo vegetativo se debe de regar por el sistema tradicional de gravedad. 

Majeno de las enfermedades.



La roya (Puccinia asparagi DC) Es la enfermedad con mayor presencia en las explotaciones dedicadas al cultivo del espárrago, propagándose rápidamente si no se trata adecuadamente. La infección puede comenzar durante la evolución de la primavera. En plantaciones de primer año aparecen en la parte aérea unas manchas elípticas de color verde amarillento y consistencia débil y pegajosa, son los picnidios. En plantaciones adultas no aparece esta fase del hongo y directamente surgen al comienzo del otoño unos abultamientos en los tallos, y que a los 15-20 días se abren apareciendo unas pústulas pardo rojizas, son los uredosoros, rellenos de numerosas esporas que constituyen el mecanismo de dispersión del hongo. Cuando las plantas sufren ataques muy fuertes, la parte aérea se seca en pocos días.

Los daños en el cultivo están relacionados con la limitación del desarrollo de los órganos vegetativos de las plantas, los cuales en esta fase de cultivo se ocupan de sintetizar elementos de reserva para acumularlos en el sistema subterráneo de la planta, rizoma y raíces principales, y que constituirán la base de la producción del año siguiente.

Control Resulta prácticamente imposible erradicar la enfermedad una vez presente en el cultivo, por tanto hay que procurar mantenerla en unos niveles poblacionales lo más reducidos posibles.

Se recomienda orientar las líneas de plantación de acuerdo con la dirección de los vientos dominantes de la zona, para que la parte aérea mantenga la menor humedad posible.

Aumentar los marcos de plantación para propiciar la aireación y circulación del viento.

Quemar los restos de la parte aérea y evitar enterrarla para no incorporar al suelo nuevos focos de infección.

En el caso de esparragales muy frondosos habrá que extremar los cuidados, al menos, hasta principios de otoño.

Utilizar sistema de riego localizado y no por inundación que puedan hacer del agua el vector de la dispersión de la enfermedad.

Emplear variedades resistentes.

    
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   17

similar:

Cursos y Eventos icon¿Has participado en otros cursos o eventos de formación o actualización...

Cursos y Eventos iconCursos asistencia a numerosos congresos, cursos y conferencias dictados...

Cursos y Eventos iconCalendario y lugar de los eventos

Cursos y Eventos iconCalendario y lugar de los eventos

Cursos y Eventos iconCursos "Cursos de Arquitectura" Taller de

Cursos y Eventos iconCursos de verano cursos monograficos

Cursos y Eventos iconDecreto Nº 64/004 Código Nacional sobre Enfermedades y Eventos Sanitarios...

Cursos y Eventos iconE. G. de White, Eventos de los Últimos Días, pág. 15 15 mr 228, Carta...

Cursos y Eventos iconCursos cursos varios

Cursos y Eventos iconCada día es más frecuente entre los estudiantes de nuestros centros...






© 2015
contactos
m.exam-10.com