Módulo 7 Conferencia No. 3 18 de mayo 2004 Manejo práctico de la patología en otorrinolaringología: II parte






descargar 50.16 Kb.
títuloMódulo 7 Conferencia No. 3 18 de mayo 2004 Manejo práctico de la patología en otorrinolaringología: II parte
fecha de publicación30.05.2015
tamaño50.16 Kb.
tipoDocumentos
m.exam-10.com > medicina > Documentos

Módulo 7

Conferencia No. 3


18 de mayo 2004

Manejo práctico de la patología en otorrinolaringología: II parte


NARIZ, SENOS PARANASALES, FARINGE, LARINGE
Dr. Julián Chaverri Polini

Dr. Eladio Valverde Villalobos

Servicio ORL y Cirugía de Cabeza y Cuello

Hospital México

A.Epistaxis



La hemorragia nasal o epistaxis es considerada la urgencia más frecuente en ORL. La mucosa nasal está vascularizada por ramas de la carótida externa y ramas de la carótida interna. El diagnóstico etiológico, determinante para prevenir las recidivas, se estudia una vez controlada la epistaxis.
El diagnóstico por lo general es evidente. Se debe valorar el volumen de sangre perdida, la cual puede ser leve como abundante. El sangrado puede ser de la parte anterior de la mucosa nasal o de la parte posterior. Se debe hacer diagnóstico diferencial con una hematemesis y una hemoptisis, las cuales son fáciles de diferenciar. En caso necesario se solicitan exámenes de sangre con el fin de evaluar la hemoglobina y el hematocrito. Existen cuadros severos de epistaxis en donde la pérdida es abundante en un lapso de tiempo muy corto (minutos) por lo que se debe evaluar permanentemente el pulso, la presión arterial y el hematocrito.
El tratamiento se basa en la hemostasia inmediata y en el tratamiento etiológico. El tratamiento más inocuo es la compresión digital, luego le sigue el taponamiento anterior el cual debe ser bilateral. Si la epistaxis persiste se debe realizar el taponamiento posterior, el cual por lo general se lleva a cabo en un quirófano. Si un paciente es llevado al quirófano, se debe intentar, con el fin de no realizarle el taponamiento antero posterior, detener el sangrado mediante la coagulación bipolar, la cauterización química o térmica, o utilizando cauterización con láser.
Otras medidas terapéuticas es la hemostasia regional, ligando la arteria maxilar interna, las esfenopalatinas, las etmoidales anteriores y posteriores, o la realización de una embolización posterior a una arteriografía, o la ligadura de la arteria carótida externa
La indicación terapéutica reposa sobre el diagnóstico etiológico.


  1. Epistaxis esencial: son las más frecuentes. Se observan en pacientes que se manipulan las fosas nasales, que realizan esfuerzos físicos, que están expuestos al sol, que presentan infecciones nasales frecuentes. Por lo general son epistaxis de poca cuantía.

  2. Hipertensión arterial: La epistaxis aparece cuando la presión arterial se eleva bruscamente. Su localización anatómica es por lo general posterior. El volumen de la epistaxis puede llegar a ser importante.

  3. Trastorno de la hemostasia: puede producir grandes hemorragias. Puede haber trastorno plaquetario (púrpura trombopénica o trombopática). Puede existir alteración de los factores de coagulación como en los hemofílicos. Otros trastornos pueden ser insuficiencia hepato celular o en la fibrogénesis.

  4. Etiología tóxica y medicamentosa: Los anticoagulantes y los derivados salicílicos así como el arsénico y el óxido de carbono son las sustancias que más provocan epistaxis.

  5. Etiología traumática: Trauma nasal con o sin fractura de los huesos propios de la nariz. Se puede observar: hematoma del tabique nasal, trauma nasal o facial con fractura, trauma quirúrgico.

  6. Etiología tumoral: Los tumores malignos de fosas nasales y de senos para nasales son causa frecuente de epistaxis unilateral. El tumor benigno, el angiofibroma, presente en el sexo masculino y en adolescentes, se manifiesta por epístaxis repetitivas unilaterales. No se le debe tomar biopsia ya que es muy sangrante.

  7. Las enfermedades de los capilares: La enfermedad de Rendu Osler o angiomatosis hemorrágica familiar, es una entidad hereditaria de transmisión dominante autosómica. Presenta epistaxis repetitivas cada vez más severas. Al examen físico se observan las telangectasias.

  8. Enfermedades rinológicas: La coriza es la entidad más frecuente de epistaxis en los niños.

  9. Etiología endocrinas: el embarazo favorece las epistaxis.

  10. Rupturas espontáneas excepcionales o trauma de un aneurisma de la carótida interna.


B.Rinofaringitis infantil



Es la afección más frecuente en el niño de 6 meses a 7 u 8 años de edad. Consiste en una inflamación de la mucosa de las fosas nasales y de la rinofaringe ( cavum). Por lo tanto es de diagnóstico fácil y de una evolución muy favorable.
La incidencia de esta afección es debido a que las fosas nasales y la rinofaringe son el paso obligado del aire que se inspira y por consiguiente de los agentes infecciosos bacterianos y virales que circulan en él.
El niño está desprovisto de las defensas inmunitarias necesarias para neutralizar rápido a estos antígenos (los anticuerpos maternales lo protegen hasta los 4 a 6 meses de edad), por lo que cada contacto con un nuevo agente infeccioso va a implicar lesiones del epitelio de la mucosa de la rinofaringe constituyéndose una rinofaringitis.
En cada episodio, gracias al tejido linfoide del anillo linfático de Waldeyer (adenoides, amígdalas faríngeas, amígdalas palatinas y amígdala lingual), el organismo va a sintetizar los anticuerpos que le permitirán poco a poco neutralizar los diferentes agentes infecciosos. Esta maduración inmunitaria dura alrededor de 7 a 8 años, edad a la cual las rinofaringitis se tornan mucho menos frecuentes.
Por lo tanto, la rinofaringitis no complicada se torna como una etapa obligada antes de la adquisición del capital inmunitario indispensable y no se considera patológica a no ser que sea demasiado frecuente sus episodios o presente complicaciones.
La etiología de la rinofaringitis es producto de una gran cantidad de virus. Las bacterias más frecuentemente presentes son el estreptococo de tipo A, el neumococo, H. influenzae y el stafilococo.
La clínica consiste en una fiebre de aparición súbita y alta de 390 a 400 durante dos o tres días, irritabilidad, agitación, acompañada a veces de vómitos o diarrea, obstrucción nasal, rinorrea mucosa o muco purulenta, adenopatías cervicales. Al examen físico existe congestión faríngea, nasal y timpánica.
Entre las complicaciones tenemos a la otitis media aguda, cuadro convulsivo por la fiebre, laringitis aguda subglótica o traqueo bronquitis son frecuentes presenciarlas; sinusitis maxilar aguda, más raramente una etmoiditis o un flemón cervical.
El tratamiento es sintomático. Se dan antibióticos en caso de que exista una complicación de origen bacteriana. El verdadero problema terapéutico de las rinofaringitis es la prevención de las recidivas. No existe aún una vacuna eficaz contra los virus de la rinofaringitis.

C.Infecciones nasosinusales del infante



La sinusitis infantil es principalmente de origen etmoidal. El desarrollo de las cavidades nasosinusales no es homogéneo en el infante. Las celdillas etmoidales están presentes al nacimiento y se desarrollan hasta la edad de 12 a 13 años. Los senos maxilares son de tamaño reducido hasta los cuatro años. Los senos frontales y esfenoidales inician su aparición a los seis años.
La sinusitis etmoidal se observa a partir de los 6 meses de edad. Existe ataque al estado general, fiebre alta. Al examen, edema palpebral interno, exoftalmia. La bacteriología más frecuente es el Haemophilus influenzae y el Staphylococcus aureus . Se requiere de un TAC, para la confirmación diagnóstica. El tratamiento antimicrobiano debe manifestar una mejoría en las primeras 72 horas. Debe exisitir una vigilancia estricta del paciente con el fin de evaluar las eventuales complicaciones: absceso subperióstico, absceso orbitario, tromboflebitis intracraneana. La presencia de oftalmoplejia, midriasis o anestesia corneal, debe hacer sospechar un absceso subperióstico por lo que se impone una orbitotomía de urgencia, con un TAC de respaldo mostrando las lesiones. El tratamiento es inicialmente a base de antibióticos intrahospitalarios.
La sinusitis maxilar aguda tiene una clínica frustrada y o específica. Existe rinorrea, tos diurna y nocturna, fiebre, edema palpebral, dolor inconstante. El cuadro es secundario a una coriza que no resuelve en su forma habitual. Los gérmenes más frecuentes son el pneumococo, haemophilus, estreptococo, estafilococo. La evolución con el tratamiento pertinente por lo general es favorable.
La sinusitis maxilar crónica es poco común en el niño. Se piensa en ella ante episodios repetitivos de rinofaringitis, ante la persistencia de sintomatología un mes después de una sinusitis aguda. El examen aporta poco. Se debe realizar un TAC para ayudar con el diagnóstico. Los gérmenes más frecuentes son el Haemophilus influenzae y el neumococo. El tratamiento es basado en antibióticos tipo Augmentin por dos a tres semanas.


D.Vegetaciones adenoideas



Las vegetaciones adenoideas o amígdalas faríngeas es un tejido linfoide ubicado en la pared postero superior de la rinofaringe. Su función es elaborar las defensas inmunitarias del organismo junto con las otras estructuras que conforman el anillo de Waldeyer. Conforme las amígdalas faríngeas van adquiriendo su inmunidad, van aumentando su volumen. Por lo tanto la hipertrofia adenoidea es una consecuencia normal de la maduración inmunológica, situación que puede perdurar hasta la edad de 8 a 10 años. En ciertas ocasiones y no se sabe por qué, la hipertrofia adenoidea se vuelve obstructiva lo que puede originar ciertas complicaciones.
La hipertrofia adenoidea puede obstruir el orificio de entrada de las trompas de Eustaquio y producir una obstrucción tubaria. Puede entorpecer el paso de aire a través de las fosas nasales por lo que el infante debe respirar por boca y roncar cuando duerme. Puede ocurrir un dismorfismo facial a consecuencia de la hipertrofia adenoidea por lo que estaríamos ante unas facies adenoideas. Al examen físico no se logran ver las vegetaciones adenoideas por lo que se debe recurrir a una endoscopía nasal o a una radiografía lateral de cráneo centrada en rinofaringe.
La adenoidectomía se indica cuando existe la hipertrofia adenoidea obstructiva. Se debe evaluar siempre la función auditiva antes de realizar el acto quirúrgico, con el fin de descartar una otitis serosa que a la postre va a requerir de tubos timpánicos bajo anestesia general.


E.Los cuerpos extraños de las vías aéreas



Toda sospecha de un cuerpo extraño traqueo bronquial requiere de un examen endoscópico urgente La inhalación de un cuerpo extraño es un accidente frecuente entre los 6 meses de edad y 5 años. Su pico máximo es a los dos años. El cuerpo extraño en nariz presenta un riesgo de inhalación secundario. La no extracción oportuna conlleva a complicaciones infecciosas. Su principal manifestación es la obstrucción unilateral y la rinorrea purulenta unilateral Los cuerpos extraños intrabronquiales son los más frecuentes. Los cuerpos extraños traqueales son de alto riesgo vital ya que se pueden enclavar en la subglotis ante un esfuerzo de expulsión. El cuerpo extraño laríngeo se ve poco, por su irregularidad permite una ventilación con disnea.

F.Coriza o Rinitis viral o Cuadro gripal



Se trata de una rinosinusitis aguda o sea de una inflamación de las mucosas de las fosas nasales y de los senos paranasales. Es una entidad viral: rinovirus, adenovirus, mixovirus. El periodo de incubación varía de 1 a 3 días.
El cuadro clínico consiste en una obstrucción nasal, rinorrea acuosa, estornudos, lagrimeo, cefalea, dolor facial, tos, discreto ataque al estado general. La enfermedad por lo general dura una semana. Puede tener complicaciones óticas, sinusales o laríngeas. El cuadro a veces puede perdurar por varias semanas. El tratamiento es sintomático.

G.Rinitis crónica inflamatoria



Este término engloba a la rinitis alérgica, rinitis vasomotora ( no alérgica) rinitis hipertrófica, entre otras.
Clínicamente tienen en común una obstrucción nasal que cuando es severa produce anosmia, una rinorrea acuosa ocasionalmente reemplazada por una rinorrea mucosa, crisis de estornudos frecuentes El aspecto de la mucosa nasal no es concluyente para determinar el tipo de rinitis ante la cual estamos.
La rinitis alérgica presenta una atopia la cual produce anormalmente IgE específicos contra los alergenos naturales del entorno. Presenta una hiper reactividad nasal y un entorno alérgico: polen, polvo, ácaros. Es importante considerar los antecedentes familiares y personales.
La rinitis vasomotora se presenta ante una atmósfera con polvo, en presencia de variaciones meteorológicas, ante cambios bruscos de temperatura, ante un esfuerzo (el deporte), ante un factor psíquico.
El tratamiento son antihistamínicos tipo Allegra, Clarityne, Zyrtec, Flurinol, Aerius, Lestacan, la dosis es una por día. Los corticoesteroides para pulverizaciones nasales como Nasonex, Uniclar, Nasacort, Flixonase entre otros..

H.Sinusitis



En las sinusitis agudas el síntoma principal es el dolor. El Haemophilus influenzae y el estreptococo representan el 60% de las etiologías. Su tratamiento es por lo general local y general. Aunque raras, las complicaciones endocraneanas y orbitarias deben ser buscadas.
En las sinusitis crónicas se debe de buscar la presencia de un pólipo. Las sinusitis crónicas purulentas sin poliposis nasal representan la mejor indicación de un tratamiento quirúrgico. En presencia de pólipos, el tratamiento es ante todo médico mediante corticoterapia. La enfermedad de Widal es la asociación de poliposis nasosinusal, intolerancia a la aspirina y asma.
Las sinusitis agudas aparecen secundarias a una rinitis viral aguda (sinusitis rinógena) o son de origen dentario. Las sinusitis crónicas aparecen ante tratamientos inadecuados de una sinusitis aguda rinógena o dentaria. También por un obstáculo a la ventilación y al drenaje sinusal (tumor, pólipo, anomalía anatómica, alergia o rinitis vasomotora); por patología de la mucosa naso sinusal o por un cuerpo extraño intrasinusal.
Se presentan sinusitis anteriores (maxilar, frontal, etmodal anterior) y posteriores (etmoidal posterior, esfenoidal). El tratamiento debe establecer un drenaje sinusal eficaz y un control del proceso infeccioso.
El diagnóstico de una sinusitis aguda del adulto está marcado por el dolor agudo a predominio matutino a nivel de los senos paranasales. La sensación de pesantez de la cara está casi siempre presente. Puede haber cacosmia, anosmia, obstrucción nasal. La rinoscopía anterior manifiesta una rinorrea mucopurulenta a nivel del meato medio. La lesión unilateral de un seno maxilar y una rinorrea fétida hacen evocar un origen dentario, sobretodo si el examen de la fosa nasal correspondiente es normal. Las radiografías de senos paranasales convencionales (mento naso placa (Waters), fronto naso placa (Caldwell), lateral de cráneo y base de cráneo (Hirtz)) no son indispensables, por lo general son normales. El tratamiento es con antibióticos por lo general cefalosporinas de primera y segunda generación o con amoxicilina y ácido clavulánico (Augmentin) por dos a tres semanas. Se pueden agregar antiinflamtorios esteroidales o no esteroidales, vasoconstrictores.
El diagnóstico de una sinusitis crónica se caracteriza por un dolor sordo; occipital en las sinusitis crónicas posteriores. Puede haber cacosmia, anosmia u obstrucción nasal. La sintomatología de este cuadro es frustrada. Puede aparecer una rinorrea posterior faríngea. Al examen físico se observa rinorrea purulenta anterior o posterior y se debe buscar un obstáculo mecánico, sobretodo a nivel del meato medio. La existencia de cualquier pólipo es básico para sustentar el diagnóstico. La tomografía axial computarizada (TAC) en cortes axiales y coronales ha suplantado a las radiografías standards. Debe ser solicitado con fines diagnósticos y terapéuticos. El tratamiento es llevado a cabo por el especialista, inicialmente es médico el cual se puede tornar quirúrgico con el tiempo. Todo paciente con lesión unilatral debe descartársele una lesión maligna.

I.La obstrucción nasal



El interrogatorio es fundamental para su orientación etiológica. El examen físico ubica el sitio del obstáculo.
La obstrucción nasal puede ser por una lesión en el ámbito de la narina: colapso de las alas nasales; una luxación anterior del tabique nasal; una estenosis cicatricial de la fosa nasal. Por una lesión en el ámbito nasal: tabique desviado; un hematoma del tabique; un tumor benigno como un pólipo nasal; un tumor maligno. Por una causa retronasal: fibroma nasofaríngeo; hipertrofia adenoidea; ausencia de la coana por imperforación coanal; pólipo coanal (de Killiam); cáncer de la rinofaringe.

J.Amigdalitis



La amigdalitis aguda puede presentarse como una amigdalitis eritemato pultácea la cual tiene al streptococo como bacteria predominante y sensible a la penicilina; como una amigdalitis pseudomembranosa, la cual hace sospechar una difteria; como una amigdalitis ulcero necrótica, evocando una hematopatía; y como una amigdalitis vesiculosa de origen viral.
Se trata por lo general de una amigdalitis eritemato pultácea o de una faringo amigdalitis, la cual ha perdido su gravedad a causa de los antibióticos. Siempre debe ser tratada con el fin de prevenir complicaciones renales y cardiovasculares.
El síntoma principal es el dolor faríngeo asociado a una otalgia, a un aliento fétido, una coriza, una traqueo bronquitis, un síndrome infeccioso general con fiebre y astenia. Al examen físico observamos una orofaringe que permite describir una de las cuatro formas clínicas mencionadas. Los síntomas por lo general son bilaterales.
La forma eritematosa o eritemato pultácea, que es la más típica de las amigdalitis, tiene como agente bacteriano al estreptococo beta hemolítico del grupo A en el 25 al 40% de las amigdalitis en los niños (raro en niños menores de 4 años) y del 10 al 25 % en los adultos. Las de origen viral representan como el 80% de los casos. Aquí las amígdalas están aumentadas de volumen y rojas, pilares anteriores rojos y la presencia de motas blancas cremosas define el carácter pultáceo.
La forma pseudomembranosa o falsas membranas blancas que cubren las amígdalas, las cuales se desprenden fácilmente. La causa más frecuente es la mononucleosis infecciosa producida por el virus del Epstein Barr. El 80% en pacientes entre los 18 y 25 años. La otra causa, menos común hoy en día es la difteria.
La otra presentación es la amígdala ulcerada uni o bilateral, únicas o múltiples. Se impone siempre un hemograma completo. Se debe de descartar una leucemia o la amigdalitis de Vincent (espiroqueta) o una sífilis primaria.
La forma vesiculosa las cuales están presentes en las amígdalas y zonas vecinas. Se rompen fácilmente dejando pequeñas úlceras. Producidas por virus coxsackies A (Enterovirus), la herpangina
Una amigdalitis que evoluciona mal puede dar un absceso peri amigdalino: colección purulenta ubicada en el espacio entre la pared de la amígdala y el plano muscular faríngeo. Cuadro que se manifiesta por dolor muy intenso, trismo progresivo y dificultad o imposibilidad para deglutir. Su presencia implica una hospitalización.

El tratamiento de la amigdalitis aguda es antibióticos cuando lo amerita: penicilina o un macrólido en caso de alergia. Además se prescriben antiinflamatorios no esteroidales.
La amigdalitis crónica se define como cuadros de amigdalitis aguda a repetición (dos por año o más). También se define por la presencia de caseum en las criptas de la amígdala, el cual produce halitosis. El tratamiento médico es penicilina benzatínica L. A. 1200000 u. cada 22 días # 6 – 8. En la presencia de caseum se recomienda gárgaras. Y si hay fracaso con dicho tratamiento médico y persisten las infecciones a repetición o el caseum, el siguiente paso es la amigdalectomía.

K.Faringitis crónica



Desde el punto de vista anatomo patológico, se puede clasificar a la faringitis crónica en:

  • faringitis atrófica caracterizada por una mucosa seca, despulida de color rosada o roja;

  • faringitis hipertrófica, cuadro inverso al precedente: mucosa roja, espesa, húmeda y brillante. Con reacción linfoide de la pared posterior de la faringe.

  • faringitis roja eritematosa es la forma más sencilla y menos específica, la faringe es normal excepto por su color rojo.

  • faringitis congestiva, mucosa igualmente roja, espesa y con ciertas secreciones.

  • faringitis hipersecretante y catarral , es la forma más frecuente en el infante. La abundancia de secreciones transparentes es lo característico.

  • faringitis mucopurulenta congestiva e hipertrófica, presenta secreciones purulentas y una hipertrofia muy marcada de las estructuras linfoides.


Cuadro más presente en hombres que en mujeres con dos picos de edades importantes los 33 años y entre los 50 a 60 años. Con antecedentes de estar expuestos a ambientes contaminantes, tabaquistas y alcoholistas positivos, uso excesivo de la voz, trastornos digestivos, alérgicos, metabólicos.
El síntoma principal es un estorbo o molestia y no un dolor franco a nivel faríngeo. Da la sensación de un cuerpo extraño o una sensación de quemadura. Puede haber sequedad faríngea o por el contrario hipersecreción y tos nocturna. El cuadro se torna crónico. Las complicaciones son raras.

Al examen físico observaremos uno de los cuadros descritos en la anatomía patológica. Podemos observar rinorrea posterior lo cual orienta a una etiología nasal; lesión en hipofaringe puede ser ocasionada por un problema digestivo. Se debe realizar un examen ORL completo incluyendo una minuciosa palpación cervical.
La etiología de la faringitis crónica puede ser de la esfera ORL, por ejemplo la faringitis por problemas respiratorios, por problemas alérgicos, por problemas de amigdalitis crónica, por trastornos buco dentarios, por medicamentos. Puede ser regional como por ejemplo reflujo gastro esofágico, divertículo faringo esofágico O puede ser una causa general como problemas metabólicos o inmunológicos.
Dignóstico diferencial con tumores, faringoqueratosis, faringitis por TB, por sífilis, faringitis herpetica, por micosis, SIDA.
El tratamiento se basa en las reglas de higiene y dietéticas. Controlar la causa de fondo. Se prescriben antiinflamatorios no esteroidales, antihistamínicos, descongestionantes.


L.Laringitis aguda en el niño



La laringe en el niño presenta sus particularidades en lo referente a sus dimensiones y por ende se obstruye más fácilmente que la del adulto.
La laringitis subglótica es la causa más frecuente de disnea en el infante. El cuadro clínico consiste en una fiebre moderada de 380 a 38.50; en algunas horas se instaura la disnea asociado a tos ronca y cambios de la voz. Su inicio por lo general es nocturno, secundario a una rinofaringitis. Por historia clínica se descarta un cuerpo extraño, ingestión de cáusticos o un traumatismo laríngeo. Se debe descartar también, una difteria laríngea. El tratamiento es dar esteroides sistémicos, humidificación, calmar al niño, no acostarlo, si en 30 minutos no hay mejoría, repetir el esteroide. La intubación puede llegar a ser necesaria en casos graves. La traqueostomía es excepcional.
La epiglotitis o laringitis supraglótica, es más rara pero más grave. El agente causal es el Haemophilus influenzae provocando un micro absceso en la epiglotis. La clínica se puede resumir en la siguiente triada: disfagia intensa, disnea laríngea severa de aparición súbita y fiebre elevada. Niño postrado, no está ronco, tos clara, se mantiene sentado y no acostado. Es una verdadera urgencia terapéutica. El tratamiento es hospitalizar al niño, intubarlo y en ese momento se confirma el diagnóstico. Se dan antibióticos, cefalosporinas de tercera generación.
La laringo traqueo bronquitis bacteriana El agente causal más frecuente es el Staphilococus aureus. Es una lesión laríngea asociada al árbol traqueo bronquial. La clínica es fiebre, escalofríos, astenia, diseña laríngea al inicio, luego es inspiratoria y espiratoria. Los esteroides no ayudan a resolver el cuadro. Por lo general se intuban.
El estridor laríngeo (falso croup). Es una laringitis de inicio súbito con tos ronca nocturna y con accesos de sofocación impresionantes de corta duración. Se trata de un espasmo que cierra la laringe. Entre los accesos no hay disnea ni tiraje. Este cuadro puede ser el inicio de un sarampión.


M.Manejo de la disfonía



Las características de la voz están determinadas por una frecuencia fundamental de la vibración de las cuerdas vocales la cual es propia para cada individuo. El timbre de la voz está ligado a las diferentes cajas de resonancia de las vías aéreas situadas por encima del plano glótico (senos paranasales, cavidad oral, fosas nasales, faringe).


  • Toda disfonía más allá de tres semanas requiere de un examen ORL de las cuerdas vocales.

  • Toda disfonía en un terreno de tabaquismo y alcoholismo debe orientarse hacia un cáncer.

  • Toda lesión orgánica de las cuerdas vocales con diagnóstico histológico dudoso, requiere de una laringoscopía directa bajo anestesia general para la toma de una biopsia.


El interrogatorio de una disfonía es básico. Precisar las características de la disfonía, cómo apareció, permanente o intermitente, si apareció posterior a un esfuerzo vocal, desde cuándo existe y evolución de la misma. Los síntomas que la acompañan: otalgia, disfagia, disnea. Precisar el terreno del paciente: fumador, bebedor, cantante, educador. Antecedentes de sífilis, tuberculosis, anestesia reciente con intubación (descartar luxación aritenoidea), antecedentes quirúrgicos cervicales o torácicos ( nervio recurrente seccionado). Reflujo gastro esofágico, sinusitis crónica.
Se realiza un examen ORL y una laringoscopía indirecta con espejo laríngeo para evaluar la movilidad de las cuerdas vocales y analizar el estado de las mismas. Si es necesario se realiza una endoscopía laríngea.
El diagnóstico etiológico puede ser por

  • un trastorno de la motilidad de la cuerda vocal: parálisis recurrencial uni o bi lateral, anquilosis crico aritenoidea, disfonía espasmódica.

  • lesión morfológica de la cuerda vocal: inflamatorias como las laringitis agudas, las laringitis crónicas, las laringitis pseudo mixomatosas. Tumorales benignos y malignos. Infecciosas como la sífilis la tuberculosis, papilomatosis laríngea. Anomalías congénitas Lesiones orgánicas secundarias a un trastorno funcional de la voz como el pólipo, nódulo (nódulos de kissing).

  • Ausencia de anormalidad morfológica. Se trata de una disfonía funcional


El tratamiento va acorde a la etiología.

N.Bibliografía





    • Chabolle, F. y Garabedian E. N., (1994) Decision en O.R.L. Paris. Editions Vigot.




    • Legent, F. Narcy, P. Beauvillain, C. y Bordure, P. (2003) ORL Pathologie cervico-faciale. Paris. 6 edition Masson.




    • Perrin, Ph., Mayot, D., Béné, M.C., (1990) Pharyngites chroniques et amygdalites. Editions Techniques Encycl. Med. Chir. Paris France. Oto – rhino – laryngologie 20530 A10.




  • Tran Ba Huy, P. (1996) O.R.L. Paris Editions Ellipses


O.Preguntas





  1. Cuál es el tumor que ocasiona más epistaxis

    1. pólipo de Killiam

    2. cáncer de rinofaringe

    3. pólipos nasales

    4. angio fibroma nasofaríngeo

    5. papiloma invertido




  1. Una rinorrea unilateral purulenta en un infante nos hace pensar en

    1. hipertrofia de vegetaciones adenoideas

    2. rinitis vasomotora

    3. poliposis nasal

    4. fibroma nasofaríngeo

    5. cuerpo extraño




  1. La causa más frecuente de una amigdalitis pseudomembranosa es:

    1. la producida por el estreptococo

    2. la mononucleosis infecciosa

    3. la difteria

    4. la amigdalitis viral

    5. la herpangina




  1. Los medicamentos más útiles para tratar una faringitis crónica son

    1. antibióticos y descongestionantes

    2. antibióticos y antihistamínicos

    3. antibióticos y antiinflamatorios

    4. antiinflamatorios y antihistamínicos

    5. solo antibióticos




  1. Cuál de las siguientes oraciones NO es cierta en lo que concierne a la rinofaringitis infantil

    1. es la afección más frecuente en el niño de 6 meses a 7 u 8 años

    2. el infante hace rinofaringitis frecuentes a pesar de tener las defensas inmunitarias necesarias

    3. el infante está desprovisto de las defensas inmunitarias necesarias

    4. es una inflamación de la mucosa de la fosa nasal y de la rinofaringe

    5. la evolución de la enfermedad por lo general es favorable.




  1. Las vegetaciones adenoideas o amígdalas faríngeas

    1. es un tejido linfoide ubicado en la orofaringe

    2. no forman parte del anillo de Waldeyer

    3. hipertrofiadas implican una situación patológica

    4. hipertrofiadas implican tratamiento quirúrgico

    5. su hipertrofia puede producir obstrucción tubaria y otitis serosa




  1. La rinitis crónica inflamatoria presenta como síntomas más frecuentes

    1. epistaxis, obstrucción nasal

    2. obstrucción nasal unilateral y rinorrea purulenta

    3. obstrucción nasal bilateral

    4. estornudos y epistaxis

    5. rinorrea hialina, estornudos, obstrucción nasal




  1. Indique lo que NO es cierto en lo que concierne a la sinusitis crónica

    1. el dolor es sordo asociado a cacosmia, anosmia y obstrucción nasal

    2. por lo general están asociadas a la presencia de un pólipo

    3. el cuadro inicial es un dolor agudo y es el síntoma principal

    4. el tratamiento quirúrgico implica una tomografía axial computarizada (TAC) previa.

    5. el tratamiento y evolución debe estar indicado por el especialista en ORL




  1. El cuadro de laringitis más severo y urgente de tratar en el niño es

    1. la epiglotitis

    2. la laringitis subglótica

    3. la laringo traqueo bronquitis

    4. el estridor laríngeo

    5. la laringitis crónica




  1. Una disfonía en un adulto asociada a tabaquismo y alcoholismo hace pensar en

    1. una laringitis aguda al tabaco y alcohol

    2. una laringitis crónica

    3. un cáncer laríngeo

    4. un nódulo laríngeo

    5. un pólipo laríngeo

P.Respuestas


1.=d.; 2.=e.; 3.= b.; 4.=d.; 5.=b.; 6.= e.; 7.=e.; 8.=c.; 9.=a .;10.=c .;




Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Módulo 7 Conferencia No. 3 18 de mayo 2004 Manejo práctico de la patología en otorrinolaringología: II parte iconMódulo 7 Conferencia No. 3 18 de mayo 2004 Manejo práctico de la...

Módulo 7 Conferencia No. 3 18 de mayo 2004 Manejo práctico de la patología en otorrinolaringología: II parte iconManejo práctico de la patología en otorrinolaringología: I parte

Módulo 7 Conferencia No. 3 18 de mayo 2004 Manejo práctico de la patología en otorrinolaringología: II parte icon62 Congreso Nacional de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Patología Cérvico-Facial

Módulo 7 Conferencia No. 3 18 de mayo 2004 Manejo práctico de la patología en otorrinolaringología: II parte iconNueva dirección a partir de Mayo 2004

Módulo 7 Conferencia No. 3 18 de mayo 2004 Manejo práctico de la patología en otorrinolaringología: II parte iconPráctico Nº2 Módulo Microorganismos emergentes y reemergentes 2016

Módulo 7 Conferencia No. 3 18 de mayo 2004 Manejo práctico de la patología en otorrinolaringología: II parte iconGema martínez fernández-montes curso de experto grupo luria mayo 2004

Módulo 7 Conferencia No. 3 18 de mayo 2004 Manejo práctico de la patología en otorrinolaringología: II parte iconTaller ‘Manejo práctico de las comorbilidades asociadas a la psoriasis’

Módulo 7 Conferencia No. 3 18 de mayo 2004 Manejo práctico de la patología en otorrinolaringología: II parte iconTaller teórico-práctico “Manejo del sondaje vesical intermitente”

Módulo 7 Conferencia No. 3 18 de mayo 2004 Manejo práctico de la patología en otorrinolaringología: II parte iconModulo I. Primera parte

Módulo 7 Conferencia No. 3 18 de mayo 2004 Manejo práctico de la patología en otorrinolaringología: II parte icon27 de mayo, 2009 II parte






© 2015
contactos
m.exam-10.com