Nota de prensa






descargar 21.71 Kb.
títuloNota de prensa
fecha de publicación29.09.2015
tamaño21.71 Kb.
tipoDocumentos
m.exam-10.com > medicina > Documentos

www.fbbva.es

DEPARTAMENTO DE COMUNICACIÓN
NOTA DE PRENSA








XIX Escuela Nicolás Cabrera sobre investigación y aplicaciones de las nanopartículas en biomedicina, con la colaboración de la Fundación BBVA
La nanomedicina, más cerca de la clínica


  • Veinte expertos en nanotecnología para la biomedicina, procedentes de una decena de países, se reúnen del 16 al 20 de julio en la Residencia de la Cristalera (Miraflores de la Sierra, Madrid)

  • En la Escuela se presentarán nanopartículas que ya se ensayan en la clínica. Otras, aún en el laboratorio, podrían ser útiles para mejorar el diagnóstico, como nanosensores, o en el tratamiento del cáncer y otras enfermedades.

  • Asisten a las sesiones 60 estudiantes de 16 países, tras un proceso de selección por la alta demanda de solicitudes


13 de julio de 2012.- La nanotecnología, que se basa en el control de la materia a escala de millonésimas de milímetro –nanómetro-, ofrece a la medicina aplicaciones potenciales propias de la ciencia ficción, y de las que se habla ya desde el inicio del área, a principios de siglo. Tras años de investigación, los primeros ejemplos de usos médicos de la nanotecnología, en concreto de las nanopartículas, empiezan a ensayarse en la clínica. Estos y otros resultados de investigación se presentarán durante la próxima semana en la XIX escuela de verano del Instituto de Física de los Materiales “Nicolás Cabrera” de la Universidad Autónoma de Madrid, que se celebra entre el 16 y el 20 de julio en la Residencia de la Cristalera (Miraflores de la Sierra, Madrid) con la colaboración de la Fundación BBVA.

“El papel que juega la nanotecnología en la biología y la medicina cada día es más importante”, explica Daniel Jaque, de la Universidad Autónoma de Madrid y director de esta Escuela Internacional de Verano sobre Nanopartículas Fluorescentes en Biomedicina. “Durante los últimos años las nanopartículas se han revelado como unas herramientas increíblemente poderosas para la detección, diagnosis y tratamiento de diferentes enfermedades”.

El curso reúne a los principales expertos internacionales, procedentes de una decena de países, en distintos tipos y aplicaciones de nanopartículas. Los 60 alumnos de 16 países –entre ellos India o Irán, además de Brasil, Estados Unidos y Europa-, han sido en su mayoría becados.

La versatilidad de las nanopartículas, del todo invisibles al ojo humano, reside en que sus propiedades y posibles aplicaciones varían enormemente no sólo en función de su composición química sino de su geometría, lo que influye, por ejemplo, en cómo reaccionan ante distintos tipos de luz-; de su cobertura; y de los compuestos que pueden transportar en su interior, como fármacos.

Así, las nanopartículas metálicas magnéticas, por ejemplo, pueden ser guiadas desde el exterior hasta la zona del organismo donde deben actuar, y también pueden ser calentadas y usadas para quemar tejidos específicos. También es posible recubrir las partículas de moléculas que les confieren especificidad -anticuerpos o azúcares-, y que hacen que las nanopartículas se adhieran al objetivo deseado, como un determinado tejido o un tumor.

Una vez en su destino las nanopartículas, convertidas en ‘balas mágicas’ que actúan sólo donde son necesarias y minimizan por tanto los efectos secundarios, liberan su carga farmácológica. Pero también pueden tener una función de detección: recubiertas con las moléculas adecuadas se convierten en nanosensores que cuando se enganchan con el compuesto que se busca emiten una señal.

En ensayo contra el cáncer de próstata

Una de las primeras nanopartículas en pasar a ensayos clínicos es BIND-014, desarrollada en el Laboratorio de Nanomedicina y Biomateriales del Harvard Medical School (Cambridge, EEUU), al que pertenece Nazila Kamali, ponente de esta Escuela.

Las nanopartículas BIND-014 están diseñadas para transportar el fármaco docetaxel, empleado contra cáncer de próstata, pulmón y mama entre otros, y liberarlo cuando llegan a su objetivo. Los resultados de los ensayos de toxicidad y eficacia en humanos –Fase 1-, iniciados en enero de 2011, se publicaron el pasado abril en la revista Science Traslational Medicine, y demuestran que efectivamente las BIND-014 se acumulan en los tumores y no en los tejidos sanos. Además, en varios pacientes el cáncer redujo su tamaño.

Para Kamali, BIND-014 es una muestra de que “las nanopartículas llevan a cabo diversas funciones de forma cada vez más sofisticada, hasta el punto de que ahora pensamos en ellas casi como nanorobots capaces de actuaciones selectivas en distintas áreas o tejidos del organismo”, afirma. Esta especificidad permite reducir los efectos secundarios y aumentar la eficacia del tratamiento, puesto que además es posible controlar el ritmo de liberación de los fármacos.

Nanopartículas con azúcares contra la infección por VIH

Soledad Penadés, del centro CICbiomaGUNE, en San Sebastián, emplea una estrategia diferente para desarrollar nanopartículas con propiedades anticancerosas, para evitar la infección del VIH o como agentes de contraste en técnicas de imagen médica.

Química de formación y experta en carbohidratos –azúcares-, Penadés aprovecha la afinidad de las células por estos compuestos –“Son muy golosas”, dice-. Así, sus nanopartículas magnéticas están recubiertas de distintos tipos de azúcares según el órgano al que se dirigen –“las células de cada tejido tienen afinidad por un tipo de carbohidrato en concreto”, explica Penadés-, y eso permite usarlas, con el tratamiento químico adecuado, como agente de contraste en Resonancia Magnética Nuclear: “Los contrastes convencionales van a todo el cuerpo; estas nanopartículas, en cambio, se dirigen específicamente al órgano que se desea visualizar”.

La cubierta de azúcares de las nanoparticulas también puede simular la de un virus como el VIH, causante del sida. “El VIH infecta a células del sistema inmune humano porque está recubierto de carbohidratos muy parecidos a los nuestros”, explica Penadés. Si se logra que nanopartículas con azúcares como los del VIH lleguen a las células y ocupen las mismas puertas de entrada que usa el virus, éstas quedarán bloqueadas y se evitaría la infección. Efectivamente, en cultivos celulares ya se ha demostrado –en un trabajo en colaboración con el Centro Nacional de Microbiología- que algunas de estas nanopartículas pueden inhibir la infección por el VIH.

Penadés estudia una estrategia similar contra el melanoma. Las células cancerosas se extienden enganchándose al tejido que recubre el interior de todos los vasos sanguíneos –el endotelio- gracias a los carbohidratos de su membrana; suministrando nanopartículas recubiertas de estos mismos carbohidratos Penadés espera ocupar los puertos del endotelio a los que pueden engancharse las células de melanoma, impidiendo así su propagación. Un trabajo en colaboración con el Centro Nacional de Biotecnología (CNB-CSIC) ha logrado inhibir la metástasis de melanoma en pulmón en ratones hasta en un 70%, aunque “los resultados son muy preliminares (…) y lejanos de una aplicación clínica”, dice Penadés.
Terapia fototérmica

En la Escuela explicará también su trabajo con nanopartículas de oro para terapias foto-térmicas Min Gu, director del Centro de Microfotónica en la Swinburne University of Technology, en Australia. Su trabajo, en cultivos celulares –aún no en animales vivos- consiste en introducir las nanopartículas en las células cancerígenas, iluminarlas y calentarlas con láser, de forma que matan el tejido. El grupo de Min Gu desarrolla equipos endoscópicos para realizar este proceso de forma localizada en diferentes partes del cuerpo.

Kishan Dholaika, de la St. Andrews University (Reino Unido), explicará su técnica de foto-perforación –ruptura de las membranas celulares con láser- para meter fármacos o partículas luminiscentes en las células de forma muy selectiva y controlada. Su grupo también estudia –con muestras de diferentes tipos de cáncer- cómo la luz que emiten las propias células puede ser un indicativo de su estado de salud.
Nanosensores para detectar enfermedades precozmente

Las nanopartículas de oro que desarrolla el grupo de Luis Liz-Marzán, de la Universidad de Vigo, son biosensores muy sensibles, hasta el punto de que llegan a detectar la presencia de una única molécula. El grupo ha demostrado su utilidad en la detección de droga –cocaína- en concentraciones muy bajas; de diversos compuestos tóxicos, como las dioxinas; de bioindicadores de cáncer, e incluso de priones –las proteínas defectuosas que causan el ‘mal de las vacas locas’-. Esta alta sensibilidad abre la vía a la detección mucho más temprana de la enfermedad.

Uno de sus resultados más recientes, que ha ocupado la portada de la revista Nature Materials, consiste en la detección –en muestras de sangre- del biomarcador para cáncer de próstata PSA en concentraciones nueve veces inferiores de lo que detectan los test en el mercado.

Otros de los desarrollos de este grupo han dado lugar a patentes licenciadas a la industria, en sectores tan diversos como el marcaje magnético (para imagen médica) o la cosmética (se usan las partículas, en este caso de milésimas de milímetro, para obtener maquillaje de distintos colores).






Si desea más información, puede ponerse en contacto con el Departamento de Comunicación de la Fundación BBVA (91 374 52 10 y 94 487 46 27 ó comunicacion@fbbva.es) o consultar en la web www.fbbva.es

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Nota de prensa iconNota de prensa

Nota de prensa iconNota de prensa

Nota de prensa iconNota de prensa

Nota de prensa iconNota de prensa

Nota de prensa iconNota de prensa

Nota de prensa iconNota de Prensa 17/09/14

Nota de prensa iconNota de prensa

Nota de prensa iconNota de prensa

Nota de prensa iconNota de prensa

Nota de prensa iconNota de prensa






© 2015
contactos
m.exam-10.com