Sebastián c. Hernández Suarez






descargar 109.91 Kb.
títuloSebastián c. Hernández Suarez
página2/4
fecha de publicación01.09.2015
tamaño109.91 Kb.
tipoDocumentos
m.exam-10.com > medicina > Documentos
1   2   3   4

Es un piercing oral, realizado en el frenillo del labio superior, se llaman smiley o sonrientes, porque justo se ven cuando sonríes, el resto del tiempo se ve poco. Este piercing tiene sus adeptos aunque son muchos los que opinan que puede resultar incomodo, puede llegar a erosionar las encías y rayar el esmalte dental.


Se oculta de forma fácil quizás por esto sea tan popular. Si los labios están cerrados no se percibe. Se realiza en el frenillo del labio superior colocando una pieza de metal en forma de aro o bolitas. ¿Cómo se realiza?, ¿duele mucho?, ¿que riesgos pueden surgir?

¿Cómo se hace el piercing?


El técnico le pide al cliente que se enjuague la boca con un líquido especial para eliminar gérmenes. El experto incorpora una aguja en la parte del frenillo en el labio superior. Luego pasa un hilo por el orificio que ha realizado,  fija una pieza de joyería o piercing que pasará por ese agujero y la deja sujeta.

No se recomienda nunca hacerse piercing o tatuajes uno mismo, siempre acude a profesionales a la hora de hacerte trabajos corporales como tatuajes o piercings, obtendrás un mejor trabajo y mayores garantías sanitarias.

¿Duele mucho?

Durante el proceso evidentemente hay algo de sangrado que normalmente cesa en poco tiempo. El experto con ayuda de una gasa estéril eliminará cualquier resto de sangre

Sobre el dolor, evidente que si duele ya que se está perforando la piel según el umbral del dolor  hay personas que notarán más o menos la sensación. Al ser una zona blanda la perforación es bastante rápida. Así que digamos que duele pero pasa rápido.

Si horas después del trabajo sigues teniendo molestias puedes tomarte un analgésico que ayudará a disminuir el dolor.

¿Qué materiales se recomiendan?

El tipo de piercing más comunes en este trabajo smiley suelen ser un arito de metal con dos bolitas en cada extremo, puede llevar perlitas también, pueden ser de oro o plata,  de cobre o de titanio, se recomienda escoger un materia que no produzca reacciones alérgicas.

.

*5 Peligros de los piercing

El peligro de hacerse un piercing

Una de cada tres personas que se los hacen termina con problemas de salud. Los riesgos de una moda que crece de manera indiscriminada. Mirá el video del hombre que desafía los números y tiene más de mil perforaciones. 

La moda crece y aumenta el riesgo debido a las infecciones que provoca. Los especialistas y dermatólogos afirman que son cada vez más los jóvenes que recurren a una cirugía luego de colocarse alguno de estos adornos. Y recomiendan vacunarse contra el tétanos. 

Los "piercings" en la lengua, la nariz, las orejas, y ahora hasta en los genitales no son simples perforaciones que se usan como adornos y pueden tener sus consecuencias serias para el organismo: uno de cada tres casos terminan mal, según advierten especialistas médicos de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP). 

"Si bien las perforaciones en el cuerpo se realizan desde hace muchos siglos, ahora son más frecuentes entre los adolescentes. Como médicos, no acordamos con la prohibición, pero nos preocupa. Es necesario que se sepa que pueden tienen riesgos", afirmó Patricia Goddard, secretaria del comité de adolescencia de la SAP. 

El problema es que después de que una aguja perfora y atraviesa la piel, pueden surgir infecciones localizadas en la zona. El piercing en el ombligo (como el que tiene la modelo Paris Hilton en la panza) es el que más se infecta, por el roce y los pliegues. Pero hay otros casos que pueden llevar a operaciones, y hacen que las orejas queden deformadas. Además, existe el riesgo del tétanos y por eso los médicos recomiendan vacunarse. 

Según explicó, Julio Busaniche, especialista en adolescentes del Hospital Italiano de Buenos Aires, y autor de varios trabajos sobre piercing, se pueden producir traumatismos en la lengua, las cejas, los labios, los genitales, porque son áreas expuestas al roce o se enganchan con la ropa. 
Incluso se han producido casos de fractura de dientes, y problemas en la cicatrización (más comunes en los piercings de las orejas). 
Las complicaciones pueden ser causadas por la falta de higiene de la zona a perforar, porque estaban contaminados la aguja u otros instrumentos, o por la falta de capacitación del profesional que realiza el piercing, entre otras razones. 
Por lo general, los adolescentes se los hacen sin permiso de los padres. "Esto no los favorece", señaló Viviana Medina, coordinadora del área clínica del servicio de adolescencia del Hospital Cosme Argerich de Capital. 

A veces, como no cuentan con dinero, se hacen las perforaciones entre amigos y las condiciones no son óptimas. En otras ocasiones, el piercing desencadena una infección, que debe ser tratada por un médico. 
Pero como los chicos no tuvieron el consentimiento de los padres para hacerse el piercing, ocultan la complicación y el cuadro se agrava. 

Los piercings, a diferencia de los tatuajes, pueden ser removidos. Pero no es seguro que la abertura se cerrará. Además, las complicaciones pueden generar marcas irreversibles en zonas del cuerpo que se deseaban realzar, según Busaniche. 

A fines de los años setenta, los piercings eran impulsados por el movimiento punk. Hoy, es frecuente entre algunas tribus urbanas, como los "floggers" y los "emos". 

Hasta el momento, no existe una legislación nacional que regule la práctica. Sí se han sancionado normas en las ciudades de Buenos Aires, La Plata, Mendoza, Concordia (Entre Ríos), entre otras. Pero los especialistas de la Sociedad Argentina de Pediatría coinciden en que pronto debería haber una ley para todo el país. 

El Senado de la Nación dio luz verde a un proyecto que obligará a las personas que realizan piercings y tatuajes a mostrar libreta sanitaria, y a exigir la vacuna contra la hepatitis B a los clientes. También deberán poseer certificados de cursos de capacitación. 

Si se sanciona, los locales de tatuajes y piercings también deberán usar materiales descartables o esterilizados, y registrar la firma de consentimiento de los que se hagan la práctica. En el caso de los menores, deberán ir acompañados por sus padres. 

El hombre que desafía los números: 

Jeremy, un estadounidense con pocas obligaciones, pensó en la idea de batir un récord y se hizo, en un día, 1197 piercing. Tiene, más o menos, 800 en la espalda, 300 en su brazo derecho, 50 en su pierna derecha y 20 en su brazo izquierdo. 

Tenía previsto hacerse 2.000 piercings, pero su cuerpo no estaba de acuerdo con la idea. Tuvo que parar antes porque por poco le da un patatús. 

http://www.24con.com/files/image/7/7159/48e60e84dc110.jpg

Ponerse piercing por el cuerpo es una moda que desde hace años muchas personas han seguido como medida estética. Por norma general todos los que decidimos ponernos un piercing en determinada parte del cuerpo lo hacemos porque nos gusta o nos sugiere algo, pero es importante que sepamos también las consecuencias que colocar esa pieza en ese lugar puede tener, y es que no siempre agujerearse una zona del cuerpo es la mejor idea.

El lóbulo de la oreja es una parte habitual en lo que a pendientes se refiere, pero lo que muchas personas no saben es que esta parte lo que desencadena en nosotros es una alergia a determinados metales, que se transmite a todo el cuerpo, además de ser una zona muy propensa a la proliferación de costras. Junto a esta existen otras zonas que se están poniendo mucho de moda en los últimos tiempos.

La ceja es otra parte donde está muy de moda ponerse pendiente, pero hay que tener en cuenta que es una zona en al que se acumula gran cantidad de sudor, por lo que es muy propensa a infectarse. Solo es recomendable colocarlo en un lateral, ya que en la zona central se concentran los nervios, vasos sanguíneos y el lacrimal. Además, no hay que olvidar que el piercing es un trozo de metal que pesa, y al colocarlo en esta zona el párpado se puede terminar cayendo, ya que sus músculos no tienen demasiada fuerza.

El pezón es otra de las partes que muchas personas eligen a la hora de ponerse un piercing, y es que se trata de una parte un tanto delicada que constantemente está rozando con al ropa, lo que facilita su infección y con ella la aparición de accesos y pus. Sin contar el riesgo de desgarro que tenemos en esta parte del cuerpo por causa de un enganchón. No hay que olvidar que las mujeres embarazadas no pueden tener el pezón agujereado. Algo similar ocurre con el ombligo, ya que está en constante roce y se encuentra en una zona delicada por ser un punto donde nos solemos recostar y doblar al sentarnos, pudiendo a desarrollar fuertes infecciones.

La nariz es otra parte muy solicitada. Normalmente se suele colocar en el cartílago, lo que puede tener graves consecuencias para esta parte del cuerpo, ya que puede causar muchos daños además de infecciones. El labio es otra parte que actualmente mucha gente demanda, y es una da las zonas más complejas, no solo por el riesgo de infección que hay, sino por el peligro para los dientes y la boca en general, ya que con el paso del tiempo y el roce del pendiente podemos estropear mucho los dientes y debilitarlos.

Existen otras muchas zonas donde colocarse un piercing, pero estas son las más notorias. Por ello es necesario que antes de decantarnos por un lugar concreto sepamos valorar los pros y contras que colocar un piercing en ese lugar puede tener.

Enfermedades de los piercing:

Sin las precauciones necesarias pueden producirse infecciones, alergias y otros daños. Es importante analizar las futuras complicaciones de acuerdo al área que se decide perforar, elegir a una persona idónea para la colocación del piercing y seguir una serie de cuidados durante la cicatrización para evitar problemas.

La costumbre de perforarse la piel para insertar en ella adornos, es tan antigua como el hombre. Egipcios, griegos y romanos practicaban este arte corporal, y los mayas, por ejemplo, se anillaban la lengua y los genitales como parte de sus ritos religiosos. Desde hace más de dos décadas esta práctica se instaló en los países occidentales, primero lo impulsó el movimiento punk a finales de los '70, y en la actualidad se calcula que casi el 8 por ciento de la población mayor de 14 años (sin contar los pendientes en el lóbulo de la oreja) lleva un "piercing" corporal. Y si bien perforarse ciertas zonas del cuerpo con aros y barras de metal es para muchos una moda, se trata también de una práctica que implica algunos riesgos.

Los piercing pueden ser faciales (orejas, cejas, nariz), orales (lengua y labios), corporales (ombligo, pezones) y genitales. La Academia Americana de Dermatología, se opone a todo tipo de perforación con la única excepción del lóbulo de la oreja.

Por otra parte, no cualquier persona puede hacerse un piercing; por ejemplo, en personas con problemas inmunológicos, con anomalías cardíacas congénitas, alérgicas o con tendencia a desarrollar cicatrices "queloides" (abultadas) no se recomienda ninguna perforación.


Qué hay que tener en cuenta

Los riesgos del piercing son, principalmente, las infecciones en el área de perforación, el sangrado excesivo, las reacciones alérgicas a algunos tipos de joyas, el daño a nervios del área perforada que pueden provocar pérdida de sensibilidad en el zona, las cicatrices gruesas, y los problemas bucales en casos de piercings en la lengua y los labios. Un estudio científico norteamericano determinó que el 17 por ciento de las personas que se colocaron un piercing sufrieron algún tipo de complicación.

Para disminuir estos riesgos se deben tener en cuenta cuatro aspectos fundamentales: el profesional a cargo de la práctica, el local que se elige para la colocación, la joya o adorno que se utiliza, y los cuidados posteriores para evitar complicaciones.

El profesional debe ser una persona idónea, capacitada en la técnica y con los conocimientos necesarios del proceso de curación. El local, por su parte, debe ser luminoso, higiénico y utilizar material esterilizable. Es importante que el perforador use guantes (que deben ser descartables, de un único uso para cada aplicación), agujas descartables y que cuente con el equipamiento necesario para esterilizar el instrumental. El local no debe utilizar pistolas perforadoras porque NO pueden ser esterilizadas. Esto es fundamental para evitar la posibilidad de contagio de infecciones serias como hepatitis B, hepatitis C o HIV, que pueden ser transmitidas al organismo si el material o el instrumental no está esterilizado. Desafortunadamente no existen en nuestro país autoridades que regulen y controlen la colocación de piercing.

Con respecto al elemento que se coloca, las joyas o adornos pueden ser de acero quirúrgico, de oro, niobio o titanio. El acero quirúrgico contiene níquel que es causante de alergias de contacto; en algunos países del mundo existen normativas que limitan la cantidad de níquel que puede tener un piercing, y que debe ser inferior al 0,05 por ciento. En general este tipo de normativa no se cumple, inclusive hay piercings que se realizan con acero que contiene hasta 10 o 15 por ciento de níquel por lo que se desaconseja el uso de joyas de acero quirúrgico para la perforación. El oro utilizado en piercing, por su parte, debe contener al menos 18 kilates, lo que equivale a un 75 por ciento de oro. También pueden utilizarse joyas o adornos de titanio o nibio.


Consejos para el cuidado del piercing luego de su colocación

Una vez colocado el piercing, es necesario seguir una serie de cuidados especiales para evitar complicaciones futuras. Hay que tener en cuenta que las infecciones causadas por bacterias que penetran en el sitio perforado, pueden aparecer incluso luego de que haya cicatrizado la zona. Es importante estar alerta a los signos de infección como enrojecimiento, hinchazón, supuración, olor desagradable, sarpullido en el área perforada o alrededor de la zona y fiebre. Si se presentan estos síntomas hay que consultar con urgencia al médico.


Para evitar complicaciones


  • Evitar el jugueteo o manoseo de la joya.

  • Lavarse las manos con agua y jabón antes de tocar o limpiar la zona perforada.

  • Lavar la zona perforada con un jabón antiséptico preferentemente líquido y remover la piel costrosa del área o la joya con agua tibia. Secar la zona con una toalla de papel (evitar las toallas de tela). Esto hay que realizarlo dos veces por día hasta que cicatrice el área perforada. No es recomendable el lavado excesivo ya que la zona puede irritarse.

  • Evitar baños de inmersión y piletas hasta la cicatrización del área perforada.

  • En caso de piercing orales, es necesaria la utilización de un enjuague bucal luego de cada comida, y visitar al dentista con frecuencia ya que pueden aparecer lesiones en dientes y encías. También se recomienda lavarse muy bien los dientes y evitar tomar alcohol, fumar y mascar chicle.

  • Si se colocan piercings en el ombligo, hay que evitar usar ropa muy ajustada hasta que cicatrice la zona.

  • Enjuagar el área perforada luego de realizar ejercicios ya que el sudor puede irritar la perforación.

  • Si se realizan piercings orales o genitales evitar el sexo oral hasta la cicatrización de la zona.

  • Evitar cremas y maquillajes en la zona perforada.

  • No tomar aspirinas ni ningún otro medicamento que contenga aspirina durante la semana anterior a la realización del piercing porque pueden aumentar el sangrado.

  • Llevar una dieta sana y completa para acelerar la cicatrización y evitar infecciones.


¿Cuáles son las contraindicaciones del piercing?

No se aconseja perforar el cuerpo en:

  • Mujeres embarazadas.

  • Diabéticos.

  • Personas con infecciones de la piel como herpes, verrugas, o infección bacteriana.

  • Personas con determinadas enfermedades de la piel como psoriais o vitiligo.

  • Personas con tendencia a cicatrices queloides (grandes cicatrices con aspecto abultado).

  • Alérgicos al material de la joya o adorno que se coloca.

  • Personas que reciben/recibieron en forma reciente el medicamento isotretinoína para el tratamiento del acné.

  • Personas con enfermedades cardíacas congénitas.

  • Personas con enfermedades que puedan alterar la cicatrización.

  • Personas que toman anticoagulantes.
1   2   3   4

similar:

Sebastián c. Hernández Suarez icon2012 Héctor Hernández Guillén Atteneri Suárez Santana Guayarmina...

Sebastián c. Hernández Suarez iconBitacora elizabeth suarez

Sebastián c. Hernández Suarez iconDirigida por armando suárez

Sebastián c. Hernández Suarez iconInstitucion educativa sebastian sanchez

Sebastián c. Hernández Suarez iconDavid Taborda, Gisell Gutierrez, carlos sierra & karen Suarez

Sebastián c. Hernández Suarez iconDavid Taborda, Gisell Gutierrez, carlos sierra & karen Suarez

Sebastián c. Hernández Suarez iconSebastian felipe rojas marulanda g12NL32

Sebastián c. Hernández Suarez iconConjuntivitis dra. Marta Suárez-Leoz – Oftalmología Hospital La Milagrosa, Madrid

Sebastián c. Hernández Suarez iconDirección de la Emisora: Av. Pino Suárez No. 1202 Nte. Col. Centro, C. P. 64000

Sebastián c. Hernández Suarez iconEscuela Superior de Ingenieros Industriales de San Sebastián






© 2015
contactos
m.exam-10.com