Implantación quirúrgica de una válvula cardiaca






descargar 225.69 Kb.
títuloImplantación quirúrgica de una válvula cardiaca
página1/5
fecha de publicación20.07.2015
tamaño225.69 Kb.
tipoDocumentos
m.exam-10.com > medicina > Documentos
  1   2   3   4   5

Implantación quirúrgica de una válvula cardiaca

Los cirujanos realizan intervenciones a corazón abierto para abrir las arterias obstruidas y reparar las lesiones físicas del corazón originadas por algún proceso lesivo, como un infarto. Este tipo de cirugía también se puede utilizar para corregir cardiopatías congénitas, incluyendo la reposición de válvulas cardiacas defectuosas.

David Leah/Science Source/Photo Researchers, Inc.1
Insuficiencia cardiaca

Insuficiencia cardiaca, trastorno en el que el corazón no es capaz de mantener un bombeo de sangre adecuado en relación al retorno venoso y a las necesidades de los tejidos en cada momento. Se produce como consecuencia de un fallo en la función ventricular del corazón y por la puesta en marcha de mecanismos neurohormonales compensatorios que en un principio intentan preservar la función ventricular, pero a la larga son los responsables de dicho deterioro.

Esta enfermedad es la más frecuente dentro del campo de la cardiología, teniendo más preponderancia conforme aumenta la edad. En realidad se trata de un síndrome en el que se altera la función ventricular por diversas enfermedades cardiológicas o no cardiológicas. La cardiopatía isquémica y la hipertensión arterial son las dos enfermedades que con mayor frecuencia acaban desencadenando una insuficiencia cardiaca.

Se puede clasificar la insuficiencia cardiaca en aguda, cuando los síntomas aparecen de una forma brusca por un fallo del corazón en el seno, por ejemplo, de un infarto de miocardio y en crónica, cuando el deterioro de la función ventricular se va desarrollando poco a poco. También es posible clasificar la insuficiencia cardiaca como derecha o izquierda, según cuál sea el ventrículo que inicialmente se ve afectado.

Al hacer un estudio clínico de un enfermo con insuficiencia cardiaca hay que valorar en primer lugar si el fallo de la función ventricular ocurre durante la sístole cardiaca, por alteración de la función contráctil del músculo cardiaco, o durante la diástole, por una dificultad del ventrículo para llenarse adecuadamente.

La disnea o sensación subjetiva de falta de aire por el paciente es el síntoma principal de esta enfermedad. Al principio esta dificultad para respirar sólo se observa en relación a grandes esfuerzos, pero en fases posteriores va desarrollándose con la realización de pequeñas actividades cotidianas o incluso en reposo. Otros síntomas característicos son la ortopnea, que es una disnea que aparece cuando el paciente se tumba; la disnea paroxística nocturna, que es una forma de ortopnea que aparece por la noche; y la tos, de carácter irritativo.

La adecuada valoración de estos enfermos requiere la realización de un análisis de sangre, un electrocardiograma, una radiografía de tórax y un ecocardiograma como pr

Desfibrilación

Desfibrilación, uso de un estímulo eléctrico para restablecer el ritmo cardiaco normal en caso de un latido caótico. La fibrilación puede ocurrir en muchas clases de enfermedades cardiacas; el músculo cardiaco se contrae de manera irregular y el corazón deja de trabajar como una bomba eficaz. Para detener la fibrilación y restaurar el latido normal se aplican dos placas a la pared del pecho y se descargan uno o más shocks eléctricos.

A los pacientes con arritmia se les puede implantar en la cavidad torácica un desfibrilador, que, en caso de arritmia, emite impulsos eléctricos. Éstos son transmitidos por hilos conductores que pasan por las venas a la parte derecha del corazón.2
Diabetes mellitus

1. INTRODUCCIÓN  Diabetes mellitus, enfermedad producida por una alteración del metabolismo de los carbohidratos en la que aparece una cantidad excesiva de azúcar en la sangre y en la orina. Afecta de un 1 a un 2% de la población, aunque en el 50% de los casos no se llega al diagnóstico. Es una enfermedad multiorgánica ya que puede lesionar los ojos, riñones, el corazón y las extremidades. También puede producir alteraciones en el embarazo. El tratamiento adecuado permite disminuir el número de complicaciones. Se distinguen dos formas de diabetes mellitus. La tipo I, o diabetes mellitus insulino-dependiente (DMID), denominada también diabetes juvenil, afecta a niños y adolescentes, y se cree producida por un mecanismo autoinmune. Constituye de un 10 a un 15% de los casos y es de evolución rápida. La tipo II, o diabetes mellitus no-insulino-dependiente (DMNID), o diabetes del adulto, suele aparecer en personas mayores de 40 años y es de evolución lenta. Muchas veces no produce síntomas y el diagnóstico se realiza por la elevación de los niveles de glucosa en un análisis de sangre u orina.


2. CAUSAS Y EVOLUCIÓN  
Más que una entidad única, la diabetes es un grupo de procesos con causas múltiples. El páncreas humano segrega una hormona denominada insulina que facilita la entrada de la glucosa a las células de todos los tejidos del organismo, como fuente de energía. En un diabético, hay un déficit en la cantidad de insulina que produce el páncreas, o una alteración de los receptores de insulina de las células, dificultando el paso de glucosa. De este modo aumenta la concentración de glucosa en la sangre y ésta se excreta en la orina. En los diabéticos tipo I, hay disminución o una ausencia de la producción de insulina por el páncreas. En los diabéticos tipo II, la producción de insulina es normal o incluso alta, pero las células del organismo son resistentes a la acción de la insulina; hacen falta concentraciones superiores para conseguir el mismo efecto. La obesidad puede ser uno de los factores de la resistencia a la insulina: en los obesos, disminuye la sensibilidad de las células a la acción de la insulina. La diabetes tipo I tiene muy mal pronóstico si no se prescribe el tratamiento adecuado. El paciente padece sed acusada, pérdida de peso, y fatiga. Debido al fallo de la fuente principal de energía que es la glucosa, el organismo empieza a utilizar las reservas de grasa. Esto produce un aumento de los llamados cuerpos cetónicos en la sangre, cuyo pH se torna ácido interfiriendo con la respiración. La muerte por coma diabético era la evolución habitual de la enfermedad antes del descubrimiento del tratamiento sustitutivo con insulina en la década de 1920. En las dos formas de diabetes, la presencia de niveles de azúcar elevados en la sangre durante muchos años es responsable de lesiones en el riñón, alteraciones de la vista producidas por la ruptura de pequeños vasos en el interior de los ojos, alteraciones circulatorias en las extremidades que pueden producir pérdida de sensibilidad y, en ocasiones, necrosis (que puede precisar amputación de la extremidad), y alteraciones sensitivas por lesiones del sistema nervioso. Los diabéticos tienen mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiacas y accidentes vasculares cerebrales. Las pacientes diabéticas embarazadas con mal control de su enfermedad tienen mayor riesgo de abortos y anomalías congénitas en el feto. La esperanza de vida de los diabéticos mal tratados es un tercio más corta que la población general. El diagnóstico de la diabetes tipo II en ausencia de síntomas suele realizarse mediante un análisis rutinario de sangre, que detecta los niveles elevados de glucosa. Cuando las cifras de glucosa en un análisis realizado en ayunas sobrepasan ciertos límites, se establece el diagnóstico. En situaciones intermedias, es preciso realizar un test de tolerancia oral a la glucosa, en el que se ve la capacidad del organismo de metabolizar una cantidad determinada de azúcar.

3. TRATAMIENTO  
Con el tratamiento adecuado la mayoría de los diabéticos alcanzan niveles de glucosa en un rango próximo a la normalidad. Esto les permite llevar una vida normal y previene las consecuencias a largo plazo de la enfermedad. Los diabéticos tipo I o los tipo II con escasa o nula producción de insulina, reciben tratamiento con insulina y modificaciones dietéticas. El paciente debe ingerir alimentos en pequeñas dosis a lo largo de todo el día para no sobrepasar la capacidad de metabolización de la insulina. Son preferibles los polisacáridos a los azúcares sencillos, debido a que los primeros deben ser divididos a azúcares más sencillos en el estómago, y por tanto el ascenso en el nivel de azúcar en la sangre se produce de manera más progresiva. La mayoría de los pacientes diabéticos tipo II tienen cierto sobrepeso; la base del tratamiento es la dieta, el ejercicio y la pérdida de peso (que disminuye la resistencia de los tejidos a la acción de la insulina). Si, a pesar de todo, persiste un nivel elevado de glucosa en la sangre, se puede añadir al tratamiento insulina. Los pacientes que no requieren insulina, o los que tienen problemas con las inyecciones de insulina, pueden utilizar medicamentos por vía oral para controlar su diabetes. En la actualidad, hay bombas de infusión de insulina que se introducen en el organismo y liberan la hormona a un ritmo predeterminado. Esto permite realizar un control más exhaustivo de los niveles de glucosa en la sangre; sin embargo, hay complicaciones asociadas a este tratamiento, como son la cetoacidosis y las infecciones en relación con la bomba de infusión.

3
Electrocardiografía

Electrocardiografía, procedimiento diagnóstico con el que se obtiene un registro de la actividad eléctrica del corazón. Los primeros estudios sobre la corriente eléctrica que se origina en el corazón datan de finales del siglo XIX, y se basaban en la utilización de un electrómetro capilar. Pero no fue hasta principios del siglo XX cuando el médico holandés Willem Einthoven desarrolló el galvanómetro de cuerda o alambre, impulsando, de esta manera, el desarrollo de la electrocardiografía. El electrocardiógrafo consta de un galvanómetro, un sistema de amplificación y otro de registro.

Las contracciones rítmicas del corazón están controladas por una serie ordenada de descargas eléctricas que se originan en el nodo sinusal de la aurícula derecha y se propagan a los ventrículos a través del nodo aurículoventricular y del haz de His (un haz de fibras neuromusculares). Mediante electrodos aplicados en varias regiones del cuerpo se puede obtener, tras amplificarlas, un registro de estas descargas eléctricas (transmitidas por los tejidos corporales desde el corazón hasta la piel). Este registro se llama electrocardiograma (ECG). La aguja del galvanómetro sólo se desplaza hacia arriba o hacia abajo. Cuando la corriente eléctrica que está registrando un electrodo va en la dirección del mismo, lo que se registra en el electrocardiograma es una onda positiva, es decir un desplazamiento de la aguja del galvanómetro hacia arriba; por el contrario, si lo que está registrando el electrodo es una corriente eléctrica que se aleja de él, lo que se obtendrá en el registro es una onda negativa, por el trazado que origina la aguja del galvanómetro al desplazarse hacia abajo.

Las principales partes de un ECG son: la onda P, una onda más o menos sinusoidal que refleja la descarga eléctrica que se origina y propaga por las aurículas; el complejo QRS, que muestra el paso de la onda eléctrica a los ventrículos y la activación de éstos; y la onda T, señal de la repolarización de los ventrículos. El electrocardiograma es extremadamente útil para el diagnóstico y control de las arritmias cardiacas, de la angina de pecho y del infarto agudo de miocardio.4


Electrocardiograma

Un electrocardiograma (ECG) registra la actividad eléctrica del corazón. Un impulso eléctrico, generado en el nódulo sinoauricular, precede a cada contracción del músculo cardiaco; las ondas dibujadas en un ECG trazan el recorrido de estos impulsos tal y como se propagan en el corazón. Las irregularidades del ECG reflejan trastornos en el músculo, en el aporte sanguíneo o en el control nervioso del corazón.

Hank Morgan/Science Source/Photo Researchers, Inc.5
Embolismo

Embolismo, obstrucción de un vaso sanguíneo por un émbolo o cuerpo extraño transportado por el aparato circulatorio. El émbolo puede ser un coágulo sanguíneo, una burbuja de aire, una gota de grasa, un cúmulo de bacterias, células tumorales, un fragmento de cuerpo extraño (un trozo de una bala), o una parte de un parásito. Cuando la obstrucción del flujo sanguíneo se produce en una zona sin aporte colateral de sangre las células tisulares mueren, y se origina un infarto. Si el infarto afecta al cerebro, se puede producir una parálisis, y si afecta al corazón, un infarto de miocardio.

Trombosis es distinto de embolia. En aquella se forma un trombo (coágulo o cúmulo de células sanguíneas) en el interior del vaso sanguíneo afectado. Si un fragmento del trombo se suelta y es transportado por el torrente sanguíneo hasta crear una obstrucción, se producirá una embolia. La trombosis se puede prevenir de forma parcial con el uso de fármacos antiagregantes, como la aspirina, o anticoagulantes, como la heparina o los dicumarínicos. Los anticoagulantes también sirven como tratamiento de las trombosis ya instituidas, pues evitan el crecimiento del coágulo y la formación de émbolos.6
Endocardio

Endocardio, membrana delgada que recubre todo el interior de las cavidades del corazón, incluidas las válvulas y su musculatura.

El endocardio es similar al endotelio de los vasos sanguíneos, y cumple igual función: aislar la sangre de los tejidos cardiacos (miocardio) para evitar la formación de coágulos y trombos. Esta función esencial para la vida radica en una estructura de superficie especial (epitelio de revestimiento de tipo endotelial) que evita la adherencia de plaquetas y otras células sanguíneas (células del sistema inmunológico) y la formación y adherencia de factores de coagulación (especialmente fibrinógeno).

El endocardio y todas las estructuras relacionadas (válvulas, cuerdas) pueden afectarse por inflamaciones infecciosas o reumáticas. Las endocarditis infecciosas pueden ser agudas o subagudas. Las endocarditis reumáticas se producen por un mecanismo inmune: el paciente padece una infección de amígdalas o faringe por estreptococos, y los anticuerpos desarrollados frente a estas bacterias son capaces también de atacar al endocardio (especialmente a las válvulas) por similitud bioquímica (este fenómeno sólo se produce en individuos de determinadas familias, por lo que la enfermedad presenta un condicionamiento genético).7
Endocarditis

Endocarditis, infección e inflamación de la membrana que recubre las cavidades y válvulas del corazón. Puede ser aguda, si aparece de forma brusca y puede causar la muerte en pocos días, o subaguda, si se desarrolla lentamente y causa la muerte tras varios meses. La mayoría de las agudas están causadas por la bacteria Staphylococcus aureus, mientras que la mayoría de las subagudas están causadas por estreptococos. Ambos tipos también pueden deberse a micosis.

Las endocarditis bacterianas subagudas producen fiebre, toxemia, y lesiones de las válvulas cardíacas; los fragmentos que se separan en estas lesiones valvulares pueden producir embolias. Las infecciones del endocardio y de las válvulas pueden, a menudo, ser ocasionadas a partir de infecciones anteriores de los dientes, las anginas o los senos paranasales. La enfermedad se caracteriza por el crecimiento bacteriano o fúngico sobre el endocardio y/o sobre el tejido valvular cardiaco. Presenta su máxima incidencia de los 30 a los 50 años. El tratamiento prolongado con antibióticos a dosis elevadas cura la infección endocárdica, pero los daños causados en el tejido valvular no pueden ser reparados (y si afectan a la función cardiaca han de ser tratados mediante cirugía). El uso frecuente de penicilina y otros antibióticos durante las manipulaciones dentales y durante las infecciones bacterianas del tracto respiratorio (amigdalitis, sinusitis) ha disminuído la incidencia de endocarditis. Hoy en día, en el mundo desarrollado, la mayor parte de las endocarditis que se diagnostican se producen en drogodependientes por vía intravenosa, tras punciones con material contaminado y en condiciones sépticas.8


Staphylococcus aureus

La bacteria Staphylococcus aureus es un patógeno común en el ser humano que se localiza principalmente en las mucosas y la piel. Puede originar abscesos y forúnculos en la piel además de provocar osteomielitis, endocarditis y otro gran número de infecciones.

Lester V. Bergman/Corbis9
Estrés
  1   2   3   4   5

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Implantación quirúrgica de una válvula cardiaca iconLas intervenciones confirman que la implantación de prótesis valvular...

Implantación quirúrgica de una válvula cardiaca iconEl objetivo es garantizar la equidad y calidad del acceso a la prevención...

Implantación quirúrgica de una válvula cardiaca iconDiseño y fabricación de una herramienta calibradora de la válvula...

Implantación quirúrgica de una válvula cardiaca iconLa cesárea es una intervención quirúrgica mayor mediante la cual...

Implantación quirúrgica de una válvula cardiaca iconRepercusiones de la implantación de una guía de actuación clínica...

Implantación quirúrgica de una válvula cardiaca iconSe estima que una de cada 10 personas en España es sometida a una...

Implantación quirúrgica de una válvula cardiaca iconAunque el manejo de la infección ha sido parte integral de la práctica...

Implantación quirúrgica de una válvula cardiaca iconTerapia de resincronización cardiaca en la insuficiencia cardiaca...

Implantación quirúrgica de una válvula cardiaca iconEl examen macroscópico y el tallado de una pieza quirúrgica con cáncer se basa en

Implantación quirúrgica de una válvula cardiaca iconImpacto de la implantación de una guía de actuación clínica de bronquiolitis...






© 2015
contactos
m.exam-10.com