La sala civil permanente de la corte suprema de justicia de la república






descargar 37.01 Kb.
títuloLa sala civil permanente de la corte suprema de justicia de la república
fecha de publicación17.06.2015
tamaño37.01 Kb.
tipoDocumentos
m.exam-10.com > Ley > Documentos
CAS. Nº 4950-2012 LIMA.

Lima, veintidós de agosto de dos mil trece.

LA SALA CIVIL PERMANENTE DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA:

Vista la causa número cuatro mil novecientos cincuenta guión dos mil doce, en audiencia pública llevada a cabo en la fecha y producida la votación con arreglo a Ley, emite la siguiente sentencia:

I. ASUNTO:

Viene a conocimiento de esta Suprema Sala, el recurso de casación interpuesto por Yolanda Huamán Raymundo, en representación de su hijo Juan José Macavilca Huamán, mediante escrito de fecha trece de noviembre de dos mil doce obrante a fojas dos mil seiscientos cincuenta y seis, contra la resolución número cinco de fecha veintiuno de agosto de dos mil doce, que confirma la sentencia de primera instancia que declara responsable al adolescente Juan José Macavilca Huamán, como cómplice primario de infracción a la Ley Penal, contra la Libertad Sexual - Violación Sexual de menor seguida de muerte de iníciales M.E.A.B, con lo demás que contiene.

II. ANTECEDENTES:

1. Hechos Imputados:

Mediante denuncia fiscal, obrante a fojas seiscientos setenta y tres, se formaliza denuncia penal contra el adolescente Juan José Macavilca Huamán y otros, por infracción a la ley penal contra la Libertad - Violación contra la Libertad Sexual de menor con subsecuente muerte, en agravio de la menor de iníciales M.E.A.B; imputándosele que el día dieciséis de diciembre de dos mil diez a las veintitrés horas en circunstancias en que varias personas, entre ellos el adolescente Juan José Macavilca Huamán, se dirigían al inmueble ubicado en el distrito de Santa Anita, llegó Luis Miguel Córdova Callupe con otro sujetos, a bordo de un vehículo automotor menor e ingresó al inmueble seguido de sus demás acompañantes, incluida la adolescente de iniciales M.E.A.B., siendo que en el interior del inmueble dos de los adolescentes abusaron sexualmente de la menor agraviada dándole muerte. Posteriormente, con fecha diecisiete de diciembre de dos mil diez, fue hallado el cadáver de la menor agraviada en la vía pública (Avenida Nicolás Ayllon y Manuel Echevarría – San Luis). De las investigaciones, se tiene la declaración de Saúl Campos Ruiz, testigo presencial de los hechos, manifestando que:“Juanjo (Juan José Macavilca Huamán) tenía un cuchillo de cocina, con mango de madera y lo amenazó cuando trató de defender a la agraviada”. Asimismo del Certificado de Necropsia número 4268-201, se determinó que los agentes causantes de la muerte de la menor fueron hechos con arma blanca y objeto contundente duro. Es así que mediante resolución de seiscientos setenta y siete, se resuelve promover la acción contra el adolescente Juan José Macavilca Huamán y otros, por presunta infracción a la ley penal, contra la Libertad Sexual – Violación Sexual de Menor seguida de muerte, en agravio de la menor de iniciales M.E.A.B.

2. Calificación Jurídica:

Mediante dictamen fiscal de fojas dos mil ciento setenta, el representante del Ministerio Público opina que se encuentra acreditado fehaciente e indubitablemente la participación como cómplice primario del adolescente Juan José Macavilca Huamán en la comisión de la infracción a la Ley Penal de Delito contra la Libertad Sexual – Violación Sexual de menor con subsecuente muerte, en agravio de la menor de iniciales M.E.A.B. y en aplicación del artículo 173-A del Código Penal y de los artículos 229, 234, 235 y 236 del Código de los Niños y Adolescentes, solicita se aplique la medida socioeducativa de internamiento, por el termino de cinco años y el pago de una reparación civil de S/. 500.00 (quinientos con 00/100 Nuevos Soles) a favor de los deudos de la víctima.

3. Resolución de Primera Instancia:

Culminado el trámite correspondiente, el Juez mediante resolución de fojas dos mil doscientos treinta y cuatro, de fecha seis de diciembre de dos mil once, falla declarando responsable al adolescente Juan José Macavilca Huamán como cómplice primario de infracción a la ley penal, contra la Libertad Sexual – Violación Sexual de menor seguida de muerte, en agravio de la menor de iniciales M.E.A.B., indicando que existen diversos elementos de prueba que demuestran fehacientemente su participación en la infracción a la Ley Penal, como son el reconocimiento y la sindicación efectuada por Saúl Campos Ruiz en sede policial y con la presencia de representante del Ministerio Público, quien indicó que en circunstancias en que iba ha ayudar a la occisa, Juan José Macavilca Huamán junto a otro infractor se fueron contra él, y el primero de los nombrados lo amenazó con un cuchillo con mango de madera a fin de que no intervenga, además de amenazarlo de muerte para que no contara lo sucedido; la declaración de Douglas Campos Pérez, tío del menor Saúl Campos Ruiz, quien en presencia del Fiscal Adjunto Provincial señaló que voluntariamente su sobrino le contó lo sucedido, reiterando la versión brindada en sede policial por Saúl Campos Ruiz, y, en especial, la referente a la participación del infractor Juan José Macavilca Huamán y otro. Asimismo el reconocimiento y sindicación efectuada por el menor Rudy Rubén Villanera Linares, quien en sede policial y judicial ha señalado que el infractor Macavilca Huamán y otros mantuvieron una conversación en la que reconocía su responsabilidad en el ataque que sufrió la agraviada; siendo que dicha sindicación adquiere relevancia si se tiene en cuenta que no existen motivos por parte del indicado testigo para incriminarlo.

4. Fundamentos de la Apelación:

Mediante escrito de fojas dos mil cuatrocientos, Yolanda Huamán Raymundo, madre del infractor Juan José Macavilca Huamán, interpone apelación contra la sentencia de primera instancia, fundamentando su recurso en que existe incongruencia entre la primera y segunda sentencia emitida por el juez, estando a que se señala domicilios distintos como el lugar donde ocurrieron los hechos, sin haber realizado el juzgado una diligencia de verificación respecto al inmueble ubicado en la Calle Las Grullas número mil ciento cincuenta y siete, Urbanización Santa Anita.

Agrega que se ha omitido considerar los peritajes de la prueba de ADN, que dan como resultado negativo para el caso de cotejo de espermatozoides del infractor Macavilca Huamán, así como la declaración del menor Rudy Rubén Villanera Linares, en la que determina que Juan José Macavilca Huamán y Luis Miguel Córdova Callupe, se encontraban a cuatro metros de distancia de los dos imputados como Saúl y Xavier cuando estos conversaban y sólo pudo percibir que murmuraban, mas no le consta que hayan comentado lo que se imputa.

5. Resolución de Segunda Instancia:

Elevados los autos en virtud del recurso de apelación interpuesto, la Sala Superior confirmó la resolución apelada mediante resolución de fojas dos mil quinientos cuarenta y seis, fundamentando su decisión en que la sentencia que determina la responsabilidad del infractor Macavilca Huamán ha cumplido con la fundamentación respectiva, teniéndose como elementos de prueba de corroboración:

1. La declaración testimonial de Saúl Campos Ruiz (fojas cincuenta y ocho) testigo presencial de los hechos, quien señaló que intentó obstruir las conductas de Luis Sonco Hinojosa y Xavier Macavilca Huamán, empero Juan Macavilca Huamán de manera conjunta con Luis Córdova Callupe, lo arremeten y amenazan con un arma punzocortante, por lo que decidió retirarse, siendo amenazado por Macavilca Huamán, quien le dijo “no vayas a decir nada porque ya sabes lo que te va a pasar”;

2. La declaración testimonial de Douglas Campos Pérez (fojas ciento setenta y nueve) quien señaló que su sobrino Saúl Campos Ruiz al ser detenido le detalló lo sucedido con relación a la agresión que sufrió la menor agraviada, precisando la conducta de Macavilca Huamán; 3. El Parte número 102-2011-DIRCIR-PNP-DIVNEC/ DINSP (fojas novecientos diecinueve); 4. El acta de registro domiciliario y hallazgo (fojas sesenta y dos) donde se describe el hallazgo de una sábana color azul de cuadros con manchas parduscas correspondientes a sangre, la que conforme se detalla en el examen pericial de biología forense (fojas cuatrocientos noventa y tres) arrojó restos de sangre compatible con el mismo tipo de sangre de la menor agraviada y el dictamen pericial de inspección de ingeniería forense (fojas cuatrocientos ochenta y dos) practicado a la muestra número dos hallada en el inmueble sito en Calle Las Grullas número mil ciento cincuenta y siete urbanización Santa Anita, cuya característica y diseño de impresión es idéntico al encontrado en la caja de cartón donde se encontró a la occisa. Asimismo se señala que los actos de investigación judicial complementarios hicieron posible determinar el lugar exacto donde se produjeron los hechos, resultando inconsistente e inverosímil lo vertido por el recurrente

III. RECURSO DE CASACIÓN:

La Suprema Sala mediante la resolución de fecha once de marzo de dos mil trece ha declarado procedente el recurso de casación interpuesto por Yolanda Huamán Raymundo, en representación de su hijo Juan José Macavilca Huamán, por las causales de: 1) infracción normativa del artículo 139, inciso 5º, de la Constitución Política del Estado y de los artículos 50, inciso 6º, y 122, inciso 4º, Código Procesal Civil; 2) infracción normativa del artículo 139, incisos 3º y 14º, de la Constitución Política del Estado; y, 3) infracción del literal d) del numeral 24 del articulo 2 de la Constitución Política del Estado y del artículo VII del Título Preliminar del Código Penal; al haber sido expuestas las referidas infracciones con claridad y precisión señalándose además la incidencia de ellas en la decisión impugnada.

IV. CUESTION JURÍDICA A DEBATIR:

En el presente caso, la cuestión jurídica en debate radica en lo siguiente:

1. Si la sentencia de la Sala Superior se encuentra indebidamente motivada.

2. Si se ha generado indefensión al menor sentenciado.

3. Si hay una deficiente valoración probatoria.

V. FUNDAMENTOS DE ESTA SUPREMA SALA:

Primero:

Que, se le imputa al menor Juan José Macavilca Huamán haber participado como cómplice primario en el ilícito de violación sexual de menor, en contra de quien en vida fue la menor de iniciales M.E.A.B. de dieciséis años de edad, habiéndole ocasionado la muerte; ilícito penal que se encuentra tipificado en el artículo 173-A del Código Penal.

Segundo:

Que, en estricto, se indica que el día diecisiete de diciembre de dos mil diez, a las cuatro con veinte minutos (aproximadamente) se comunicó a la policía el hallazgo de un cadáver de sexo femenino, en el interior de una caja de cartón, abandonada a inmediaciones de la avenida Nicolás Ayllón y Manuel Echevaría (frente al camal de Yerbateros), siendo que el cadáver presentaba una herida punzocortante en la región occipital y contusiones abiertas. Las investigaciones determinaron que Juan José Macavilca Huamán en compañía de otros menores y algunos adultos se dirigieron en compañía de la menor M.E.A.B. a un inmueble ubicado en el distrito de Santa Anita, y habiendo ingresado dos sujetos agredieron físicamente a la menor, abusaron de ella y le dieron muerte, siendo la participación de Juan José Macavilca Huamán la de impedir que la menor sea auxiliada por Saúl Campos Ruiz, a quien amenazó con un cuchillo de cocina cuando éste intentaba ayudar a la víctima. Por consiguiente, se indica, que su grado de participación fue el de cómplice primario.

Tercero:

Que, la Sala de Apelaciones ha confirmado la sentencia impuesta que declara responsable al adolescente Juan José Macavilca Huamán como cómplice primario de infracción a la ley penal, contra la libertad sexual –Violación sexual de menor seguida de muerte- en agravio de la menor de iníciales M.E.A.B., aplicándole la medida socio educativa de internamiento en Establecimiento para tratamiento por un período de seis años, y fijando la reparación civil en S/. 5,000.00 (cinco mil con 00/100 Nuevos Soles).

Cuarto:

Que, se ha interpuesto recurso de casación por supuestas infracciones a la motivación, al debido proceso y derecho de defensa, así como por vulneración de la presunción de inocencia y proscripción de la responsabilidad objetiva.

Quinto:

Que, la primera infracción normativa alegada atañe a la debida motivación. Aquí la recurrente manifiesta que habría: (i) incongruencia entre la acusación fiscal y la sentencia de la Sala Superior, pues mientras la primera indica que los hechos habrían incurrido al interior del domicilio del menor Luis Miguel Córdova Callupe (calle Capitán de Corbeta Elías Aguirre, Manzana M, lote 14, Cooperativa de Vivienda Miguel Grau), el fallo judicial establece que los hechos se produjeron en el domicilio del menor Luis Manuel Sonco Hinojosa (calle Las Grullas número mil ciento cincuenta y siete, Urbanización Santa Anita); (ii) falta de análisis probatorio con respecto a la declaración de Saúl Campos Ruiz; (iii) falta de análisis con respecto a la homologación de la prueba de ADN; (iv) otorgar calidad probatoria a la declaración de Douglas Campos Pérez; (v) valoración de pericia en el domicilio del menor Manuel Sonco Hinojosa; (vi) haber otorgado la calidad de cómplice primario a Juan José Macavilca Huamán cuando los supuestos autores (Xavier Macavilca Huamán y Saúl Campos Ruiz) han sido absueltos por la Segunda Sala Penal para procesos con reos en cárcel, expediente número 1263-2011.

Sexto:

Que, algunos de los supuestos señalados por la recurrente atañen propiamente al material probatorio, que viene fijado por las instancias de mérito y que, en tal virtud, no es propio de análisis en sede casatoria. Sin embargo, la subsunción realizada sí es posible analizar en casación y tal labor es la que se efectuará aquí.

Sétimo:

Que, en esa perspectiva se tiene que se arguye que la denuncia fiscal habría indicado que los hechos ocurrieron en lugar distinto donde finalmente la Sala señaló que habían sucedido. En efecto, se puede apreciar de la instrucción que se alude que los eventos acontecieron en calle Capitán de Corbeta Elías Aguirre, Manzana M, lote 14, Cooperativa de Vivienda Miguel Grau; sin embargo, esa no es la única exposición realizada; así a fojas dos mil ciento setenta se advierte el Dictamen Acusatorio mediante el cual la representante del Ministerio Público expresamente menciona que: “De la apreciación de los medios probatorios acopiados a la secuela de la investigación preliminar y la judicial se establece que (....) llevaron a la occisa a la casa ubicada en la Calle Las Grullas No. 1157, Urb. Santa Anita, donde fue abusada sexualmente la adolescente y luego asesinada con su participación (se refiere a la de Juan José Macavilca Huamán)”. Hay, en consecuencia, una absoluta correspondencia entre el Dictamen Acusatorio y la sentencia expedida, que es la congruencia que debe existir, tanto (i) porque el artículo 72 del Código de Procedimientos Penales señala que la instrucción tiene por objeto recabar las pruebas de la realización del delito y de las circunstancias de su perpetración, lo que supone que en el curso de la investigación judicial se pueden realizar las precisiones necesarias, como en efecto se hicieron; y, (ii) porque el artículo 285-A del Código de Procedimientos Penales dispone que: “(L)a sentencia condenatoria no podrá sobrepasar el hecho y las circunstancias fi jadas en la acusación y materia del auto de enjuiciamiento”, de lo que se colige con claridad que la relación lógico-jurídica que debe existir es entre la acusación y la sentencia, que es lo que ha sucedido aquí.

Octavo:

Que, en relación al supuesto déficit de análisis probatorio con respecto a diversas actuaciones probatorias, se tiene que, conforme al Acuerdo Plenario número 02-2005/CJ-116 no hay razón alguna para dejar de valorar la declaración de los acusados11. Estando a ello se observa que la imputación realizada por Saúl Campos Ruiz se adecúa a los parámetros del Acuerdo, pues, en principio, ésta se brindó en presencia del representante del Ministerio Público y la Defensora Pública del Ministerio de Justicia (fojas cincuenta ay ocho a sesenta y tres); luego, desde el lado subjetivo, no se advierte que hubiera algún desencuentro con el sentenciado que pudiera hacer colegir que exista animadversión entre ellos y, por último, desde el lado objetivo, tenemos una declaración que es corroborada con las referencias realizadas por otras personas a lo que debe agregarse que estamos ante un relato circunstanciado de lo sucedido, en el que se detalla el lugar donde se encontraron los que participaron en el evento, cómo estaba vestida la menor, quiénes estaban presentes, la descripción del inmueble adonde arribaron, las circunstancias de la violación y la participación del menor sentenciado, siendo además que es una declaración de primera mano y que coincide con otras declaraciones en cuanto al grado de amistad de los sujetos que estuvieron presentes el día de los hechos (por ejemplo, las expresiones de Xavier Macavilca Huamán de fojas cincuenta y dos). Noveno: Que, con respecto a las declaraciones testimoniales2, este Tribunal estima que son las primeras que se brindan las que dan mayor detalle de los hechos, dado que son más espontáneas, más aún cuando ellas se realizan en presencia del representante del Ministerio Público. Estando a ello, se observa que la declaración de Douglas Campos Pérez (fojas ciento setenta y nueve a ciento ochenta), prestada con la participación del representante del Ministerio Público, es un indicio que la sentencia de la Sala Superior coloca y une en el contexto de otros datos que vinculan a Juan José Macavilca Huamán con los hechos que se le imputan. Tal acto, como se observa, no es uno realizado por persona que tenga animadversión con el menor sentenciado, y resulta verosímil dada su correspondencia con las expresiones de Saúl Campos Ruiz y la manifestación de Rudy Rubén Villanueva Linares3, quien expresó que el día del velorio de la víctima escuchó decir que “Juanjo” fue uno de los autores del crimen y que luego de matar a la menor la llevaron a un moto taxi a Yerbateros, dato relevante porque concuerda (en la parte del encuentro) con lo expuesto por el propio Juan José Macavilca Huamán, quien señaló que el día del velorio de Mishel, “Palicho”, “Saúl”, “Rudy”, y “Luis Manuel” se encontraron afuera del Colegio Arguedas (fojas doscientos veintiocho). En esas circunstancias, debe señalarse que si bien las declaraciones de referencia no son evidencia alguna de la comisión del ilícito, sí constituyen indicio relevante en el conjunto de medios probatorios existentes. Décimo: Que, a todo lo expuesto debe agregarse que en el Acta de Registro Domiciliario y Hallazgo realizado en la calle Las Grullas número mil ciento cincuenta y siete, Urbanización Santa Anita (fojas doscientos sesenta y dos a doscientos sesenta y cinco) se encontraron fi bras de color marrón, un pedazo de papel color celeste, una sábana a cuadros con manchas parduscas y pulseras de metal. Este dato debe corroborarse con el Informe de fojas cuatrocientos noventa y cinco que indica que los restos de sangre encontrados en las muestras antes señaladas corresponden al grupo sanguíneo “O”, el mismo tipo de sangre de la occisa Mishel y con el Acta de Reconocimiento de Prendas de la madre de la menor victimada que corre a fojas cuatrocientos sesenta.

Undécimo:

Que, en lo relacionado a la exclusión del sentenciado con la homologación de la prueba de ADN, debe indicarse que tal acto es irrelevante, pues la imputación que se le hace no es haber introducido su pene a la vagina de la menor, sino haber obstaculizado la defensa que se realizaba de la víctima para que se cometiera el abuso sexual y la muerte de la agredida.

Duodécimo:

Que, de otro lado, se alega que Juan José Macavilca Huamán no podría ser cómplice primario porque los supuestos autores (Xavier Macavilca Huamán y Saúl Campos Ruiz) han sido absueltos por la Segunda Sala Penal para procesos con reos en cárcel, expediente número 1263-2011. Tal afirmación es errada; en efecto, si bien la referida Sala Penal exculpó a los referidos procesados del delito que se les imputaba, la Sala Penal Transitoria de la Corte Suprema ha declarado haber nulidad en la sentencia (expediente número 396-2013) señalando de manera expresa lo siguiente que: “no (se) valoró a plenitud las declaraciones de Saúl Campos Ruiz (...) quien afirmó que los procesados Xavier Franco Macavilca Huamán alias ‘Palicho’, Juan José Macavilca Huamán alias ‘Juanjo’ (...) ultrajaron sexualmente a la menor; de Douglas Campos Pérez (...) quien señaló que su sobrino, al ser detenido, en horas de la noche y en privado, le contó lo sucedido con relación a la muerte de la menor, narrando los hechos conforme lo indicó Saúl Campos (...)”.

Décimo Tercero:

Que, asimismo, se alega como segunda infracción normativa que se habría generado indefensión cuando se incorporó como nuevo elemento de la calificación final un lugar diferente al de la denuncia fiscal. Tal afirmación es errada; en efecto, desde un primer momento, las investigaciones policiales y judiciales verificaron si el suceso había ocurrido en la calle Las Grullas número mil ciento cincuenta y siete, Urbanización Santa Anita, y allí están para demostrarlo el Acta de Registro Domiciliario y Hallazgo de fojas sesenta y dos, el examen de biología forense de fojas cuatrocientos noventa y tres, el Dictamen Pericial de Ingeniería Forense de fojas cuatrocientos ochenta y dos, todos ellos practicados sobre muestras extraídas de la calle Las Grullas y que fueron puestos a conocimiento del menor sentenciado para que elaborara la defensa que le pudiera corresponder. En tal sentido, nada hay de clandestino en el material probatorio recogido; de todos ellos ha sido informada la defensa del menor sentenciado y de todos ellos pudo haber hecho objeción si lo consideraba impertinente.

Décimo Cuarto:

Que, en cuanto a la tercera infracción normativa, se tiene que ella de manera específica alude al material probatorio existente. Sobre aquello se ha expuesto lo pertinente en los considerandos precedentes de la presente sentencia, debiéndose agregar que no es en sede casatoria donde se evalúa el material probatorio y que, en todo caso, no se advierte que haya défi cit probatorio; por el contrario, la sentencia recurrida ha tenido en cuenta la declaración de Saúl Campos Ruiz, las referencias reiterativas de Rudy Rubén Villanera Linares, las expresiones de Douglas Campos Pérez, los objetos encontrados en la casa de la Calle las Grullas, el Informe Multidisciplinario de fojas setecientos cincuenta y cuatro a setecientos cincuenta y siete que indica que el menor oculta algo y que se muestra poco sincero y convincente en su relato. En ese sentido: (i) hay descripción precisa del inmueble donde ocurrieron los hechos; (ii) si bien Saúl Campos Ruiz ha modificado su versión, su primera manifestación fue tomada con la presencia del representante del Ministerio Público y la Defensora Pública del Ministerio de Justicia y es corroborada con otras declaraciones, por lo tanto tiene valor probatorio; (iii) no hay impedimento de aceptar testigos de referencia, máxime cuando, como en el caso de Rudy Rubén Villanera Linares, es reiterante en su declaración; y, como se ha señalado, (iv) el Informe Pericial de Necropsia Médica que da cuenta que la vagina de la víctima presentaba desgarro antiguo y carecía de contenido vaginal y la prueba pericial de homologación de ADN que excluyó al sentenciado haber tenido acceso carnal con la víctima, son irrelevantes dada la imputación de cómplice primario que se efectúa al menor sentenciado. En ese contexto, la sentencia se ha dictado con la debida valoración probatoria y lejos de cualquier responsabilidad objetiva.

Décimo Quinto:

Que, en el contexto antes indicado, no se observa: 1) infracción normativa del artículo 139, inciso 5º, de la Constitución Política del Estado y de los artículos 50, inciso 6º, y 122, inciso 4º, Código Procesal Civil; 2) infracción normativa del artículo 139, incisos 3º y 14º, de la Constitución Política del Estado; y, 3) infracción del literal d) del numeral 24 del artículo 2 de la Constitución Política del Estado (principio de legalidad) y del artículo VII del Título Preliminar del Código Penal (proscripción de la responsabilidad objetiva).

VI. DECISIÓN:

Por estas consideraciones y conforme a lo establecido en el artículo 397 del Código Procesal Civil: Declararon INFUNDADO el recurso de casación interpuesto por Yolanda Huamán Raymundo, en representación de su hijo Juan José Macavilca Huamán, mediante escrito de fecha trece de noviembre de dos mil doce, obrante a fojas dos mil seiscientos cincuenta y seis; en consecuencia NO CASARON la sentencia de vista de fecha veintiuno de agosto de dos mil doce, obrante a fojas dos mil quinientos cuarenta y seis; DISPUSIERON la publicación de la presente resolución en el Diario Oficial El Peruano conforme a ley; en los seguidos por el Ministerio Público contra Luis Miguel Córdova Callupe y otros, sobre infracción a la Ley Penal, contra la Libertad demás que contiene; y los devolvieron; interviniendo como ponente el señor Juez Supremo Calderón Puertas.- SS. ALMENARA BRYSON, HUAMANÍ LLAMAS, ESTRELLA CAMA, RODRÍGUEZ CHÁVEZ, CALDERÓN PUERTAS.

AEROPUERTO RODRIGUEZ BALLON

16 SEP 2014 › 18 OCT 2014

Código de Reserva: HDCSVI

Número de eTicket: 5305472474739

16 setiembre 19:20 20:50

18 octubre21:20 22:50

31856088

1 El Acuerdo señala que pueden ser tenidas en cuenta cuando: “(a) Desde la perspectiva subjetiva, ha de analizarse la personalidad del coimputado, en especial sus relaciones con el afectado por su testimonio. También es del caso examinar las posibles motivaciones de su delación, que éstas no sean turbias o espurias: venganza, odio, revanchismo, deseo de obtener beneficios de cualquier tipo. incluso judiciales, que por su entidad están en condiciones de restarle fuerte dosis de credibilidad. Asimismo, se tendrá del cuidado de advertir si la finalidad de la declaración no sea, a su vez, exculpatoria de la propia responsabilidad. (b) Desde la perspectiva objetiva, se requiere que el relato incriminador esté mínimamente corroborado por otras acreditaciones indiciarias en contra del sindicado que incorporen algún hecho, dato o circunstancia externa, aún de carácter periférico, que consolide su contenido incriminador. (c) Asimismo, debe observarse la coherencia y solidez del relato del coimputado; y, de ser el caso, aunque sin el carácter de una regla que no admita matizaciones, la persistencia de sus afirmaciones en el curso del proceso. El cambio de versión del coimputado no necesariamente la inhabilita para su apreciación judicial, y en la medida en que el conjunto de las declaraciones del mismo coimputado se hayan sometido a debate y análisis, el juzgador puede optar por la que considere adecuada”.

2 El Acuerdo Plenario antes señalado que la valoración de los testigos debe contener: “a) Ausencia de incredibilidad subjetiva. Es decir, que no existan relaciones entre agraviado e imputado basadas en el odio, resentimientos, enemistad u otras que puedan incidir en la parcialidad de la deposición, que por ende le nieguen aptitud para generar certeza. b) Verosimilitud, que no sólo incide en la coherencia y solidez de la propia declaración, sino que debe estar rodeada de ciertas corroboraciones periféricas, de carácter objetivo que le doten de aptitud probatoria. c) Persistencia en la incriminación, con las matizaciones que se señalan en el literal c) del párrafo anterior”


3 El dato de este menor no sólo es concordante con la declaración del sentenciado de haberse encontrado con algunos de sus amigos en el velorio de la víctima, sino además es reiterativo, pues se enuncia a fojas doscientos dieciséis a doscientos veintidós, doscientos ochenta y siete, doscientos ochenta y nueve, doscientos noventa y uno y dos mil ciento veintisiete a dos mil ciento treinta y siete. En esta última declaración reconoció a cada uno de los denunciados, en presencia del Ministerio Público y el abogado de los dos presuntos infractores



Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

La sala civil permanente de la corte suprema de justicia de la república iconRepública de Colombia Corte Suprema de Justicia Sala de Casación...

La sala civil permanente de la corte suprema de justicia de la república iconCorte suprema de justicia sala de casación civil

La sala civil permanente de la corte suprema de justicia de la república iconCorte suprema de justicia sala de casacion civil magistrada Ponente

La sala civil permanente de la corte suprema de justicia de la república iconSala primera de la corte suprema de justicia

La sala civil permanente de la corte suprema de justicia de la república iconCorte suprema de justicia sala de casación penal

La sala civil permanente de la corte suprema de justicia de la república iconRepública de Colombia Corte Suprema de Justicia

La sala civil permanente de la corte suprema de justicia de la república iconCorte suprema de justicia sala de casación penal magistrado ponente

La sala civil permanente de la corte suprema de justicia de la república iconRepública de Colombia Casación Fallo sistema acusatorio N° 31. 531 A corte Suprema de Justicia

La sala civil permanente de la corte suprema de justicia de la república iconEn Mendoza, a seis de noviembre del año dos mil trece, reunida la...

La sala civil permanente de la corte suprema de justicia de la república iconSala constitucional de la corte suprema de justicia. San José, a...






© 2015
contactos
m.exam-10.com