Informe anual del Alto Comisionado de las Naciones Unidas






descargar 174.82 Kb.
títuloInforme anual del Alto Comisionado de las Naciones Unidas
página1/5
fecha de publicación28.03.2017
tamaño174.82 Kb.
tipoInforme
m.exam-10.com > Ley > Informe
  1   2   3   4   5






Naciones Unidas

A/HRC/29/23



Asamblea General

Distr. general

4 de mayo de 2015

Español

Original: inglés
Consejo de Derechos Humanos

29º período de sesiones

Temas 2 y 8 de la agenda

Informe anual del Alto Comisionado de las Naciones Unidas
para los Derechos Humanos e informes de la Oficina del
Alto Comisionado y del Secretario General


Seguimiento y aplicación de la Declaración y
el Programa de Acción de Viena


Discriminación y violencia contra las personas por
motivos de orientación sexual e identidad de género


Informe de la Oficina del Alto Comisionado de las
Naciones Unidas para los Derechos Humanos


Resumen

Este informe se presenta al Consejo de Derechos Humanos atendiendo a su resolución 27/32, en la que el Consejo solicitó al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos que actualizara el informe de la Oficina del Alto Comisionado sobre la violencia y la discriminación contra las personas por motivos de orientación sexual e identidad de género (A/HRC/19/41).





Índice

Párrafos Página

I. Introducción 1–2 3

II. Novedades recientes 3–8 3

III. Normas y obligaciones internacionales aplicables 9–19 5

A. Proteger a las personas contra la violencia 11–12 5

B. Prevenir la tortura y los malos tratos 13–14 6

C. Despenalizar la homosexualidad y derogar otras leyes utilizadas para
castigar a las personas por su orientación sexual e identidad de género 15 6

D. Proteger a las personas contra la discriminación por motivos de
orientación sexual e identidad de género 16–17 6

E. Proteger los derechos a la libertad de expresión, de asociación y
de reunión y a participar en la dirección de los asuntos públicos 18–19 7

IV. Violencia homofóbica y transfóbica 20–40 8

A. Contexto 20–25 8

B. Asesinatos 26–30 9

C. Otros actos violentos, incluida la violencia sexual 31–33 10

D. Tortura y malos tratos 34–38 11

E. Progresos realizados desde 2011 39–40 12

V. Discriminación 41–75 13

A. Leyes discriminatorias 43–49 13

B. Prácticas discriminatorias 50–70 15

C. Progresos realizados desde 2011 71–75 20

VI. Conclusiones y recomendaciones 76–81 21

A. Estados 78–79 22

B. Instituciones nacionales de derechos humanos 80 24

C. Consejo de Derechos Humanos 81 24

I. Introducción

1. En 2011, de conformidad con la resolución 17/19 del Consejo de Derechos Humanos, la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos presentó al Consejo un informe en el que describía un cuadro de discriminación y violencia contra personas de todas las regiones por su orientación sexual y su identidad de género1. Casi tres años después, en su resolución 27/32, el Consejo solicitó al Alto Comisionado que actualizara dicho informe con el fin de dar a conocer las buenas prácticas y las formas de superar la violencia y la discriminación, en aplicación de las leyes y normas internacionales vigentes en materia de derechos humanos.

2. El presente informe se basa en las conclusiones recientes de órganos de derechos humanos de las Naciones Unidas, organizaciones regionales y organizaciones no gubernamentales (ONG), y en la información presentada por los gobiernos, en particular en las 28 respuestas a una nota verbal que se envió a los Estados miembros el 29 de diciembre de 20142.

II. Novedades recientes

3. En los últimos años, gobiernos de todas las regiones han emprendido una variedad de iniciativas encaminadas a reducir los niveles de violencia y discriminación por motivos de orientación sexual y de identidad de género. Por ejemplo, desde 2011, 14 Estados han aprobado o endurecido sus leyes contra la discriminación y los delitos motivados por prejuicios, ampliando la protección relacionada con la orientación sexual y/o la identidad de género y, en dos casos, introduciendo también protecciones legales para las personas intersexuales. Tres Estados han abolido las sanciones penales por homosexualidad; 12 han introducido el matrimonio o las uniones civiles de parejas del mismo sexo a escala nacional; y 10 han efectuado reformas que, en diversos grados, facilitan a las personas transgénero la obtención del reconocimiento legal de su identidad de género.

4. En decenas de países, la policía, los jueces, los guardias de los centros penitenciarios, el personal médico y los profesores reciben formación sobre la sensibilidad a las cuestiones de género y la sexualidad; se han iniciado programas contra el acoso escolar y se han construido centros de acogida para jóvenes lesbianas, gais, bisexuales y transgénero (LGBT) sin hogar. Programas populares de televisión han integrado a personajes LGBT de forma positiva, y varias personas famosas han contribuido a sensibilizar sobre esta cuestión al "salir del armario" como personas LGBT o defendiendo a los miembros de esta comunidad. En todas las regiones, los defensores de los derechos humanos de las personas LGBT e intersexuales3 tienen ahora más visibilidad y más posibilidades de hacer oír su voz; en varios casos han impugnado con éxito en los tribunales los intentos de las autoridades de restringir sus actividades legítimas.

5. Sin embargo, estos avances positivos se ven eclipsados por las violaciones continuas, graves y muy extendidas de los derechos humanos que se cometen, demasiado a menudo con impunidad, por motivos de orientación sexual e identidad de género. Desde 2011 ha habido cientos de víctimas mortales y miles de heridos en ataques brutales y violentos, algunos de los cuales se describen a continuación. Otras vulneraciones documentadas son la tortura, la detención arbitraria, la negación de los derechos de reunión y de expresión, y la discriminación en la atención sanitaria, la educación, el empleo y la vivienda. Estos y otros abusos justifican una respuesta concertada de los gobiernos, los parlamentos, las organizaciones regionales, las instituciones nacionales de derechos humanos y la sociedad civil, así como de los órganos de las Naciones Unidas, incluido el Consejo de Derechos Humanos.

6. Los órganos de tratados de derechos humanos y los procedimientos especiales de las Naciones Unidas han expresado en repetidas ocasiones su preocupación por el alcance y la gravedad de la violencia y la discriminación contra las personas LGBT e intersexuales. En los últimos años, la Oficina del Alto Comisionado (ACNUDH) ha publicado una serie de orientaciones y materiales de información pública (como hojas informativas, folletos y vídeos cortos) y ha alentado a los Estados a que participen en un diálogo constructivo sobre las formas de proteger mejor los derechos de las personas LGBT e intersexuales. En julio de 2013, la Alta Comisionada lanzó la campaña "Libres e Iguales" (www.unfe.org) de las Naciones Unidas, una iniciativa de educación global para combatir la homofobia y la transfobia que hasta la fecha ha llegado a más de mil millones de personas en todo el mundo a través de eventos, los medios de comunicación tradicionales y los medios sociales.

7. Los derechos de las personas LGBT también se han abordado en el contexto más amplio del sistema de las Naciones Unidas. En su mensaje a la Conferencia de Oslo sobre Derechos Humanos, Orientación Sexual e Identidad de Género, el Secretario General describió la lucha contra la homofobia y la transfobia como "uno de los grandes retos olvidados de nuestro tiempo en materia de derechos humanos" y se comprometió a trabajar para poner fin a la penalización de este colectivo y a tomar medidas para combatir la violencia y los prejuicios. Los organismos de las Naciones Unidas están integrando cada vez más las cuestiones relativas a la orientación sexual y la identidad de género en su labor programática, en particular en las áreas del desarrollo, la educación, los derechos laborales, los derechos del niño, la igualdad de género, la protección de los refugiados, el VIH y la salud pública4.

8. Los derechos humanos, la orientación sexual y la identidad de género también han sido abordados por organizaciones regionales de África, América y Europa. En 2014, la Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos aprobó una resolución en la que condenaba la violencia y otras violaciones de los derechos humanos motivadas por la orientación sexual y la identidad de género reales o supuestas; la Organización de los Estados Americanos aprobó su séptima resolución sobre los derechos humanos, la orientación sexual y la identidad de género, tras haber aprobado en 2013 la Convención contra toda Forma de Discriminación e Intolerancia, en la que se tratan estas cuestiones; la Comisión Interamericana de Derechos Humanos estableció el mandato del Relator sobre los derechos de las personas LGBT e intersexuales, después de haber creado una unidad especial en 2011; la Unión Europea aprobó directrices para promover y proteger los derechos humanos de las personas LGBT e intersexuales, y tanto el Parlamento Europeo como la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa han aprobado resoluciones sobre este tema; y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y la Corte Interamericana de Derechos Humanos han dictado varias sentencias en las que se afirma que la ley ampara los derechos de las personas LGBT a la igualdad de trato y la protección.

III. Normas y obligaciones internacionales aplicables

9. La aplicación del derecho internacional de los derechos humanos se rige por los principios fundamentales de la universalidad, la igualdad y la no discriminación. Todos los seres humanos, independientemente de su orientación sexual e identidad de género, tienen derecho a disfrutar de la protección del derecho internacional de los derechos humanos con respecto al derecho a la vida, la seguridad de la propia persona y la privacidad, el derecho a no ser sometidos a tortura y malos tratos, a discriminación y a arresto y detención arbitrarios, y el derecho a la libertad de expresión, de asociación y de reunión pacífica, así como a todos los demás derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales.

10. Los Estados tienen obligaciones bien establecidas de respetar, proteger y hacer efectivos los derechos humanos de todas las personas que se encuentren bajo su jurisdicción, incluidas las personas LGBT e intersexuales. Estas obligaciones abarcan el hecho de abstenerse de interferir en el disfrute de los derechos, de prevenir los abusos por parte de terceros y de combatir de forma proactiva los obstáculos al disfrute de los derechos humanos, en particular, en el presente contexto, las actitudes y las prácticas discriminatorias. A continuación se describen algunas obligaciones específicas a este respecto, partiendo del análisis realizado en el informe anterior (A/HRC/19/41) y del trabajo llevado a cabo por los mecanismos de derechos humanos de las Naciones Unidas.

A. Proteger a las personas contra la violencia

11. Los Estados tienen la obligación de actuar con la debida diligencia para prevenir, investigar, sancionar y reparar la privación de la vida y otros actos de violencia. Los mecanismos de las Naciones Unidas han instado a los Estados a cumplir esta obligación mediante la adopción de medidas legislativas y de otro tipo para prohibir, investigar y perseguir todos los actos de violencia e incitación a la violencia motivados por prejuicios y dirigidos contra las personas LGBT e intersexuales, así como para proporcionar una reparación a las víctimas y protección contra las represalias5. Estos mecanismos han exhortado a las autoridades de los Estados a condenar públicamente esos actos y a registrar estadísticas de esos delitos y del resultado de las investigaciones, las actuaciones judiciales y las medidas de reparación6. La aplicación de la pena de muerte como consecuencia de la orientación sexual y la identidad de género constituye un incumplimiento de las obligaciones fundamentales de los Estados de proteger los derechos a la vida, la intimidad, la igualdad ante la ley y la no discriminación7.

12. Los Estados también tienen la obligación de no expulsar a los refugiados a lugares donde su vida o libertad correrían peligro por razón de su orientación sexual e identidad de género real o percibida8.

B. Prevenir la tortura y los malos tratos

13. Los Estados tienen la obligación de proteger a todas las personas, incluidas las personas LGBT e intersexuales, contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes cuando se encuentren bajo custodia y en entornos médicos y de otra índole. Esta obligación incluye prohibir, prevenir e investigar la tortura y los malos tratos en todos los contextos en que haya control estatal, entre otras cosas velando por que tales actos sean constitutivos de delito en la legislación penal interna, y proporcionar una reparación cuando se produzcan9. El Estado incurre en responsabilidad si sus funcionarios públicos, incluidos los de prisiones y los agentes de policía, directamente cometen o alientan estos actos, instigan o incitan a cometerlos, o consienten, son cómplices o participan en ellos de algún otro modo, así como si los funcionarios no previenen, investigan, persiguen y castigan estos actos cometidos por actores públicos o privados10.

14. Las prácticas médicas condenadas por los mecanismos de las Naciones Unidas en este contexto incluyen la denominada terapia de "conversión", los exámenes genitales y anales forzados, la esterilización forzada o no voluntaria, así como los procedimientos quirúrgicos y tratamientos innecesarios desde el punto de vista médico practicados en niños intersexuales11.

C. Despenalizar la homosexualidad y derogar otras leyes utilizadas
para castigar a las personas por su orientación sexual
e identidad de género


15. Los Estados tienen la obligación de proteger los derechos a la intimidad, la libertad y la seguridad de la persona, incluido el derecho a no ser sometido a arresto y detención arbitrarios. Los mecanismos de las Naciones Unidas han instado a los Estados a cumplir estas obligaciones derogando las leyes utilizadas para castigar a las personas por su orientación sexual y su identidad de género, entre ellas las leyes que penalizan la homosexualidad y el travestismo, y han rechazado los intentos de justificar esas leyes por motivos de protección de la salud o la moral públicas12. Los Estados deben abstenerse de arrestar o detener a personas por motivos discriminatorios, tales como la orientación sexual y la identidad de género13.

D. Proteger a las personas contra la discriminación por motivos
de orientación sexual e identidad de género


16. La protección de los derechos a la igualdad ante la ley, la igualdad de protección de la ley y la no discriminación es una obligación fundamental de los Estados en virtud del derecho internacional, por la que los Estados deben prohibir y prevenir la discriminación en los ámbitos público y privado, así como disminuir las condiciones y actitudes que provocan o perpetúan esa discriminación14. Con este fin, los Estados deben promulgar una legislación amplia contra la discriminación, que incluya la orientación sexual y la identidad de género entre los motivos prohibidos15. Los Estados deben revisar y derogar las leyes discriminatorias y combatir la discriminación contra las personas LGBT e intersexuales, en particular en el disfrute de los derechos a la salud, la educación, el trabajo, el agua, una vivienda adecuada y la seguridad social16.

17. Los Estados también tienen la obligación de hacer frente a la discriminación contra los niños y jóvenes que se identifican o son percibidos como personas LGBT o intersexuales. Estos actos incluyen el acoso, la intimidación en las escuelas, la falta de acceso a información sanitaria y a servicios de salud, y los tratamientos médicos coercitivos17. Los mecanismos de las Naciones Unidas han instado a los Estados a reconocer legalmente el sexo preferido de las personas transgénero, sin requisitos abusivos, como la esterilización, los tratamientos médicos forzados o el divorcio18. Estos mecanismos han exhortado a los Estados a desarrollar campañas de educación y a formar a los funcionarios públicos para combatir la estigmatización y las actitudes discriminatorias, proporcionar a las víctimas de la discriminación vías de recurso eficaces y adecuadas, y exigir responsabilidades administrativas, civiles o penales a los autores, según proceda19. Los Estados también deben proporcionar un reconocimiento legal y protección a las parejas del mismo sexo20, y proteger los derechos de sus hijos, sin discriminación21.
  1   2   3   4   5

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Informe anual del Alto Comisionado de las Naciones Unidas iconInforme de la conferencia de las naciones unidas

Informe anual del Alto Comisionado de las Naciones Unidas iconEl plan estratégico del Fondo de Población de las Naciones Unidas...

Informe anual del Alto Comisionado de las Naciones Unidas iconInforme sobre la aplicación de las decisiones y recomendaciones de...

Informe anual del Alto Comisionado de las Naciones Unidas iconInforme sobre la aplicación de las decisiones y recomendaciones de...

Informe anual del Alto Comisionado de las Naciones Unidas iconInforme de Costa Rica sobre Derechos Humanos de las Personas Lesbianas,...

Informe anual del Alto Comisionado de las Naciones Unidas iconRespuestas del estado colombiano a las opiniones y preguntas de los...

Informe anual del Alto Comisionado de las Naciones Unidas iconObservaciones del defensor del pueblo sobre el quinto informe periódico...

Informe anual del Alto Comisionado de las Naciones Unidas iconInforme sobre Chile -violación a los ddhh de Personas Transexuales...
«límites a la soberanía», vale decir, a la potestad del Estado. De allí se deriva su obligatorio respeto, garantía y promoción, por...

Informe anual del Alto Comisionado de las Naciones Unidas iconLas Naciones Unidas, desde su creación, se han implicado activamente...

Informe anual del Alto Comisionado de las Naciones Unidas iconReglas mínimas para el tratamiento de los reclusos, adoptadas por...






© 2015
contactos
m.exam-10.com