Humanismo y renacimiento en europa






descargar 88.75 Kb.
títuloHumanismo y renacimiento en europa
página1/3
fecha de publicación11.09.2015
tamaño88.75 Kb.
tipoDocumentos
m.exam-10.com > Ley > Documentos
  1   2   3
HUMANISMO Y RENACIMIENTO EN EUROPA

Características del Renacimiento

  1. El culto a la Antigüedad Clásica, de la que se estimaban los valores literarios y los modelos de la vida. El mundo clásico descansaba sobre una concepción antropocéntrica y materialista de la vida, y su conocimiento supuso el descubrimiento del hombre, de sus instintos y su razón, y de la vida material de sus placeres y belleza.

  2. Frente a la actitud teocéntrica medieval, el renacentista se situaba en el centro del mundo.

  3. La inteligencia era una potencia a descubrir y conocer por sí misma.

  4. Se mostraba gran interés por lo que el hombre había realizado o podía realizar.

  5. Descubrimiento y valoración de la Naturaleza como modelo de belleza.

  6. Concepto de belleza basado en la armonía, el equilibrio, la concentración y la serenidad.

  7. El hombre empezó a desarrollar por igual sus facultades físicas (con el dominio de las armas) y espirituales (las letras).

  8. El canon que mide todos los escritos o poemas llamado métrica.

  9. Se separa lo natural de lo sobre natural, porque lo que es más importante es el hombre y su entorno se puede probar científicamente, mientras que lo no natural es una creencia (no se puede demostrar).

  10. El ideal en el que se busca lo inalcanzable, lo perfecto.

  11. La naturaleza ideal: La idea de una naturaleza más bella de lo que se puede imaginar.

  12. El amor al saber, ya que el hombre es el centro de sus preocupaciones, su sabiduría es su saber.

  13. La naturalidad

  14. El predominio de la razón sobre la fe.


Causas por las que aparece el Renacimiento

Los intelectuales del Renacimiento, que se habían formado en el estudio de la cultura grecolatina, recibieron el nombre de humanistas. El humanismo es la forma cultural que se centra en el estudio del hombre frente a la época medieval, cuyo centro era Dios.

Se llama humanismo al movimiento intelectual del Renacimiento, que revaloriza la dignidad del espíritu humano, enlazando la cultura de la época con la de la antigüedad clásica. El humanismo, es por tanto, el aspecto filosófico y literario del renacimiento. El humanista es el escritor, pensador, que no se limita al estudio de la teología, como en los siglos pasados, sino que da gran importancia al estudio de las Ciencias Humanas y en especial de las lenguas clásicas, latín y griego. Numerosas obras escritas en la antigüedad y prácticamente olvidadas desde nuevos puntos de vista. La lingüística progresó ampliamente, pero los humanistas no se limitaron a un aspecto técnico en sus estudios, sino que buscaron en los escritores de la antigüedad la confianza en la inteligencia del hombre y el amor a la naturaleza. Las ideas y los escritos de los humanistas tuvieron una gran difusión, gracias a un invento: la imprenta.

El humanismo tuvo su cuna en Italia, donde el recuerdo de la antigüedad romana era muy fuerte, y lo gótico había tenido muy poco vigor. A la influencia de lo latino viene a unirse la de la cultura griega desde que a finales del siglo XIV se van estableciendo en Italia pensadores Bizantinos, huidos de los turcos.

Se ha demostrado la importancias de Dante, Boccaccio y sobre todo de Petrarca, como precursores del Renacimiento literario y del nuevo espíritu humanista. Sobre esta base iniciadora actuará la realidad social de la época para permitir un mayor desarrollo del humanismo.

Las ideas de Aristóteles, tan estimadas por los escolásticos medievales, son arrinconadas frente a un Platón recién descubierto.

El humanismo se extiende a los demás países europeos y es precisamente fuera de Italia dónde surge la figura más impresionante de la cultura humanista, Erasmo de Rotterdam. Realizó una erudita edición del Nuevo Testamento, y se preocupó en otras obras, como el Enchiridión, de divulgar el pensamiento humanista cristiano.

Otros humanistas importantes fueron: el Papa Pío II, Santo Tomás Moro, Juan Luis Vives, Antonio de Nebrija, Guillermo Budé...

En Europa las condiciones de vida habían mejorado y había una expansión económica cuyos principales protagonistas eran los comerciantes, banqueros y artesanos, y las ciudades, el marco dónde se desarrollaba. Pero si existía una concentración del poder en manos de los monarcas. Las mejores comunicaciones y la invención de la imprenta hicieron posible una rápida expansión de la cultura renacentista.

El Renacimiento nación en Italia debido, sobre todo al gran desarrollo económico que tenían ciudades como Venecia y Florencia. En Italia no había penetrado con tanta fuerza el feudalismo y el recuerdo de su pasado clásico se mantenía aún vivo. Ciudades ricas y estados independientes protagonizaron el Renacimiento italiano.

El Arte en el Renacimiento

Renacentistas, Arte y arquitectura

Estilo artístico que se manifiesta en pintura, escultura y arquitectura en toda Europa aproximadamente desde 1400 hasta 1600. Los dos rasgos de este movimiento son la imitación de las formas clásicas, originariamente desarrolladas en la antigüedad griega y romana, la intensa preocupación por la vida profana y el humanismo.

Durante el renacimiento, los artistas no eran considerados más que meros artesanos, al igual que en la edad media, pero por vez primera fueron vistos como personalidades independientes, comparables a poetas y a escritores. En consecuencia, los pintores comenzaron a ser más exigentes con el tratamiento del paisaje, por lo que prestaron mayor atención a la manera de representar los elementos de este. Los artistas estudiaron el efecto de la luz natural y la mayoría de los elementos de la naturaleza. Desarrollaron la perspectiva aérea, según la cual los objetos perdían sus contornos. Los pintores del norte de Europa, especialmente los flamencos, eran más avanzados que los artistas italianos en la representación del paisaje y contribuyeron al desarrollo del arte en toda Europa al introducir el óleo como una nueva técnica pictórica.

Aunque el retrato se consolidó como género específico a mediados del siglo XV, los pintores renacentistas alcanzaron la cima con otro tipo de pintura, histórica o narrativa, en la que las figuras contextualizadas en un paisaje o en un marco de fondo, relatan pasajes de la mitología clásica o de la tradición judeo-cristiana. Dentro de un contexto, el pintor representaba hombres, mujeres y niños en diferentes poses, que además mostraban diversas reacciones emocionales y estados anímicos.

El renacimiento de las artes coincide con el desarrollo del humanismo. También fue un periodo de descubrimientos de nuevas tierras. Pintores, escultores y arquitectos sentían las mismas ansias de aventura y el deseo de ampliar sus conocimientos.

Escultura del quattrocento

Las primeras manifestaciones artísticas del renacimiento, en los comienzos del siglo XV, se dan en el campo de la escultura. Tres orfebres florentinos realizaron algunas innovaciones que supusieron una ruptura con las convenciones del estilo gótico. El primero fue Filippo Brunelleschi precursor de la perspectiva lineal. Convertido en arquitecto, fue el primer constructor del renacimiento. Diseñó la enorme cúpula octogonal de la catedral de Florencia, terminada en el año 1436. Dicha cúpula está considerada como una proeza tanto desde el punto de vista artístico como del de la ingeniería desde los tiempos de los romanos. Brunelleschi, que estudió en Roma, fue el responsable de este resurgir clásico en la arquitectura. Introdujo nuevas fórmulas de racionalización del espacio aplicadas tanto a las construcciones públicas como privadas que se convirtieron en únicas dentro del estilo renacentista.

Lorenzo Ghiberti es conocido por los relieves que realizó en bronce dorado para la puerta del baptisterio de San Giovanni, Florencia; ilustran temas del Antiguo Testamento y fueron muy elogiadas por Miguel Ángel, quien la denominó la puerta del Paraíso, nombre con el se conocen desde entonces.

Donato di Niccolð di Betto Bardi, más conocido como Donatello fue uno de los artistas más influyentes del renacimiento no sólo por la fuerza expresiva de sus figuras. Entre sus principales obras destacan el bronce del David (c. 1430-1435, Florencia, Museo del Bargello), que representa al héroe bíblico con la cabeza de Goliat a sus pies. La figura semidesnuda, concebida para ser rodeada por otras, fue la primera escultura exenta realizada desde la antigüedad. Otra gran obra maestra es la Cantoria o Galería de niños cantores (c. 1433-1439, Florencia, Museo dell´Opera del Duomo) realizada para la catedral de Florencia. Donatello, que trabajó en terracota y madera, hizo uso de la perspectiva de Brunelleschi

La pintura del quattrocento

El primer gran pintor del renacimiento italiano fue Masaccio creador de un nuevo concepto de naturalismo y expresividad en las figuras, así como de la perspectiva lineal y aérea.La obra de Masaccio tuvo una enorme repercusión en el curso del arte posterior. Los frescos (c. 1427) que representan episodios de la vida empleando la luz como concepto principal Los frescos de la capilla Brancacci sirvieron de inspiración a pintores posteriores, entre ellos el propio Miguel Ángel

Otro pintor del quattrocento es Piero della Francesca quien escribió tratados sobre la perspectiva y las matemáticas El estilo de Piero se puede apreciar en el ciclo de frescos que pinta en torno al año 1453 para el coro de San Francesco en Arezzo,La leyenda de la cruz. Su estilo mesurado y geométrico se hace eco de la monumentalidad del arte de Masaccio, pero, a diferencia de éste, es más abstracto y distante. Al final de su carrera, comenzó a alternar el temple con el óleo.

Artistas del cinquecento

Este periodo, que comprende el siglo XVI, se inició con Leonardo da Vinci cuando regresó de Milán a Florencia en el año 1500. Allí, encontró al joven Miguel Ángel que realizaría la famosa escultura del David (1501-1504). David como representación del poder y de la fuerza lo tiene todo, pero Miguel Ángel lo eligió precisamente para mostrar su autocontrol en el momento antes del encuentro con Goliath, como Leonardo hizo con las figuras de los apóstoles en La última cena (1495-1497). Durante el cinquecento, los artistas intentaron reducir sus temas a la más pura esencia; las características secundarias, los detalles o las anécdotas captaban la atención del espectador para conducirle a la esencia real del tema.

El epicentro artístico durante este periodo fue Roma, que contrató a los artistas y arquitectos más importantes para sus ambiciosos proyectos. Donato Bramante fue el arquitecto más relevante de este periodo, como pintor siguiendo las pautas de Piero della Francesca. Después de una larga estancia en Milán, durante la cual coincidió con Leonardo, Bramante se estableció en Roma.

Rafael, nacido en la región italiana de Umbría, se encuentra entre los pintores asentados en Roma. Discípulo de Perugino, Rafael estudió en Florencia al mismo tiempo que estaban allí Leonardo y Miguel Ángel, dando forma al lenguaje artístico del cinquecento. Rafael se trasladó a Roma en el año 1508 y allí se quedó hasta su muerte en el año 1520. Se convirtió en el pintor más célebre y abrió un próspero estudio en el que trabajaban muchos ayudantes. Rafael realizó nuevos trabajos como la decoración al fresco de las estancias vaticanas, una serie que decora las cuatro estancias del palacio Vaticano. La más importante es la estancia de la Signatura

Después de haberse establecido en Venecia Giovanni Bellini, Giorgione inauguró su escuela de pintura. Su estilo se caracteriza por suaves contornos, colores fuertes (a menudo enigmáticos) y también por temas personalizados. Su obra más famosa, La tempestad (c. 1505, Academia, Florencia) representa un paisaje idílico de fondo tormentoso en el que se puede contemplar a un hombre joven que guarda a una mujer acunando a su niño.

Tiziano, alumno de Bellini y un incipiente seguidor de Giorgione, fue el pintor más dotado del cinquecento en Venecia, así como el rival de Rafael y de Miguel Ángel. Entre sus obras más admiradas se encuentra El amor divino y el amor profano.

En su larga trayectoria artística, Tiziano produjo obras importantes para su mecenas, el emperador Carlos V, quien le concedió el título de pintor. Entre los encargos del emperador se encuentran algunos retratos, incluido Carlos V y la batalla de Mülhberg. Su retrato ecuestre se convirtió en el prototipo de retratos de altos dignatarios durante las dos siguientes centurias. Tiziano continuó pintando incluso a edad avanzada y su característica pincelada fluida y libre, su paleta viva y sus figuras monumentales, así como los paisajes idealizados.

Correggio fue otro destacado pintor de gran fuerza del cinquecento. Pasó la mayor parte de su vida trabajando en Parma, donde se instaló en 1518. Hizo numerosos ciclos de frescos para la catedral de Parma y para la iglesia de San Juan Evangelista. Tomando como punto de referencia a Miguel Ángel, Rafael y Tiziano, el arte del Correggio delata su familiaridad con el estilo monumental que venía realizándose en Roma y en Venecia. La influencia de Leonardo puede apreciarse, pero Correggio supo crear su propio estilo. Su pintura se caracteriza por una gran habilidad en los escorzos; su rechazo al equilibrio clásico anticiparía el estilo manierista, definido por colores sensuales y plateados y por una tendencia a retratar estados de éxtasis espirituales y físicos.

Otro florentino, Rosso Fiorentino, trabajó de manera semejante pero, a diferencia de Pontormo, realizó numerosos viajes y finalizó su carrera en Francia bajo el mecenazgo de Francisco I. Rosso, contribuyó en gran medida a la difusión del manierismo florentino.

Benvenuto Cellini fue uno de los máximos escultores y orfebres de finales del renacimiento. Su azarosa vida se detalla en su autobiografía, escrita entre 1538 y 1562. Como Rosso Fiorentino viajó a Francia para trabajar en el château de Fontainebleau. La obra más famosa de Cellini es la escultura en bronce que representa a Perseo y Medusa.

Otro gran pintor del manierismo en Venecia, Tintoretto, combinó la riqueza cromática de la paleta de Tiziano, con la enérgica línea de Miguel Ángel. Desarrolló un enorme virtuosismo en la pintura al óleo y trabajó con rapidez en la ejecución de sus numerosos encargos. Tintoretto quedó fascinado por los efectos ópticos, dramáticos, por composiciones de inusuales efectos de luz, tal y como demuestra en sus 56 pinturas de gran formato (1564-1587) realizadas para la Escuela de San Rocco en Venecia.

El renacimiento en España

En España, los pintores renacentistas nunca llegaron a alcanzar el nivel artístico de Italia y los países del norte de Europa, aunque su arte estaba muy ligado a ambas tradiciones. Tiziano fue el pintor de la corte española, a pesar de que no siempre permaneció en el país. En arquitectura, no se construirían edificios en estilo renacentista hasta finales del siglo XVI.

Dentro de esta manifestación artística existen dos tendencias: el plateresco término acuñado en el siglo XVII por Ortiz de Zúñiga que abarca los tres primeros tercios del siglo XVI, y el purismo, más sobrio y centrado en el último tercio del siglo. Desde el punto de vista de las construcciones destacan los paramentos almohadillados, el uso de dos balaustradas con capiteles compuestos, bóvedas, bien de crucería, bien de medio cañón con casetones, y el arco de medio punto.

En cuanto a la escultura, las características generales son el predominio de lo religioso con el consiguiente rechazo de temas profanos. En el siglo XVI destacan en España algunos artistas italianos y algunos escultores españoles como Vasco de Zarza o Bartolomé Ordóñez, introductor del canon idealista de belleza.

La pintura también es religiosa en su mayoría. En el siglo XVI presenta una fuerte influencia del realismo y de la minuciosidad flamenca, manifestada por el gusto hacia lo concreto y hacia temas naturalistas. Fernando Yánez de la Almedina es uno de los mejores representantes de la escuela valenciana, que introduce el rafaelismo en la pintura,

Nuevos descubrimientos:

Se descubrieron nuevos principios teóricos como:

  • El principio de que todo en el universo es armónico y responde a unas reglas científicas.

  • El hombre es la regla y medida de todas las cosas, el centro máximo de atención y el símbolo de la belleza.

Bajo estas cosas el artista buscará en sus obras la armonía, el equilibrio, la proporción y la belleza. Con el descubrimientos de la perspectiva geométrica y lineal se dará paso a las aportaciones técnicas más importantes del Renacimiento. Esta filosofía está motivada por el reencuentro con la antigüedad clásica.

 Los Reyes Católicos:

A comienzos del siglo XV los que conocemos como España no existía, existían cuatro estados independientes que se repartían el territorio español:

  1   2   3

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Humanismo y renacimiento en europa iconEl renacimiento en el norte de Europa

Humanismo y renacimiento en europa iconVolumen II: El Renacimiento de la Tierra

Humanismo y renacimiento en europa iconArquitectura del renacimiento

Humanismo y renacimiento en europa iconCaracterísticas del Renacimiento

Humanismo y renacimiento en europa iconRevista breathe para el Trabajo de Respiración y el Renacimiento

Humanismo y renacimiento en europa iconNacimiento y renacimiento el significado de la iniciación en la cultura humana

Humanismo y renacimiento en europa iconIntroducción. Focos geográficos del Arte en el Renacimiento. Cronología. El

Humanismo y renacimiento en europa iconProbablemente se denomina Gótico porque los humanistas del Renacimiento...

Humanismo y renacimiento en europa iconUna apuesta por el humanismo frente al fanatismo
«Deja en paz al prójimo». Tolerar es eso, no otra cosa. Es, de alguna manera, desentenderse, para bien, del prójimo y fundar modos...

Humanismo y renacimiento en europa iconQuinceañeras europa






© 2015
contactos
m.exam-10.com