Competencia Federal por violación a la Ley 24051 “ Ley de Residuos Peligrosos”






descargar 353.26 Kb.
títuloCompetencia Federal por violación a la Ley 24051 “ Ley de Residuos Peligrosos”
página5/12
fecha de publicación11.08.2015
tamaño353.26 Kb.
tipoCompetencia
m.exam-10.com > Ley > Competencia
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12

Cancha Larga
Este paraje es riquísimo. Esta intensamente habitado por familias campesinas. Cuenta con una rica biodiversidad, todavía recuperable aunque no se encuentra intacto. Recorriendo la zona nos imaginamos la preexistencia de un pequeño paraíso, en riesgo de desaparición como consecuencia de los efectos devastadores de la gran arrocera de la zona, que aplica un modelo productivista contaminante, tal cual se ha instalado en otras provincias. De la mano del glifosato, hacen estragos cuando fumigan con avionetas, causando profundos desastres sociales y ambientales.


En Cancha Larga funciona el matadero de los Foschatti, a pocas distancias de la arrocera. Sobre la antigua Ruta 11 está la E.G.B. 17 José B. Zubiaur, que es un establecimiento escolar tradicional de la zona, donde se educaron y se formaron los lugareños. También está la U.E.P. 68 E.F.A de Cancha Larga, que es una escuela de formación agrícola, en donde se capacitan a los jóvenes para que participen del desarrollo productivo local. Toda una contradicción con la cercanía de la arrocera, que afecta a las familias rurales y a las actividades que sus miembros desarrollan en la región, de modo que es probable que presenciemos mayor expulsión campesina en los próximos tiempos, que es lo mismo que decir más despoblación rural y más hacinamiento en los asentamientos urbanos.

Los miembros de la familia Gutiérrez fueron los primeros panaderos de la zona. Don José Luis, de 63 años, es un hombre muy hospitalario y conversador; cuenta con una gran memoria. Continúa viviendo en la casa paterna, ubicada en la vera de la Ruta 1, a 2,5 kilómetros del casco urbano de La Leonesa. El establecimiento donde funcionaba la histórica panadería fue transformado en un depósito de implementos agrícolas y de otros enseres que ya no utiliza. Vive con su esposa, una hija y su nieto de 4 años. Conserva toda su fisonomía de casa de campo; cuenta con un terreno es de casi 3 hectáreas. Tuvo que dejar de cultivar su propia quinta; se le secaban las lechugas y las restantes verduras y hortalizas. También se secan los paraísos y los limoneros. Es que cruzando la Ruta 1 comienza la arrocera, de manera que cuando fumigan el glifosato y los restante agrotóxicos que utilizan “llueven” sobre su casa; no pueden salir al patio por el feo olor que impregna el ambiente y la picazón en piel y vía respiratoria que les provoca. Tienen que cerrar todas las puertas y ventanas de la vivienda. Don José Luis nos mostró envases de agrotóxicos que utilizan en la arrocera; usan herbicidas Roundup Full II, Naturl Oleo y Ferrero Metsulfurol en polvo soluble, de la familia del endulsolfán, que tiene una alta dosis de fosforados, que son directamente cancerigenos.


Hugo Segatta es miembro de una tradicional familia de la zona, que se dedicaba a la agricultura y a la ganadería. Su padre es el tornero de la región. Llegaron y se instalaron hace varios años. La casa se ubica a 500 metros de uno de los linderos de la arrocera. Hugo pretendió dedicarse a la apicultura; sin embargo, debió archivar los “cajones” porque los agrotóxicos que utilizan en la arrocera han terminado por devastar la flora, de modo que las abejas no cuentan con el alimento necesario para permanecer en la zona. Hugo ya había advertido que la producción era muy baja; menos de 30 kilos por cajón, lo cual hacía prácticamente inviable el emprendimiento ante de que resolviera dejar la actividad por la contaminación ambiental.
Arroyo El Caracol



Este arroyo cruza el paraje Cancha Larga, de oeste a este. Tiene un largo recorrido. Esta corriente de agua es muy apreciada, no solamente por los pequeños productores minifundistas, sino por las familias, especialmente por los niños, quiénes históricamente han gozado de las aguas de este arroyo.

Pudimos apreciar como los niños y adolescentes disfrutaban del arroyo. Nadaban felices en un día caluroso, quizás ignorando los riesgos de la posible contaminación del arroyo por la utilización de agrotóxicos en la arrocera. Es que El Caracol integra la cuenca hídrica de la región. Cuando la arrocera carga agua, al inicio de la campaña, se abren las compuertas de ingreso y se cierran las de descarga. De esta manera se modifica la dirección de la corriente de agua, invirtiéndose el recorrido, de modo que el nivel sube de este a oeste. Por lo tanto, las personas que consumen agua o se bañan en este riacho, también ingieren o absorben los agrotóxicos de la arrocera porque seguramente toda la cuenca hídrica está contaminada.
Se apaga todo
Teófilo Sánchez tiene 48 años. Vive en el paraje desde que tenía 17. Su mujer acarrea una grave enfermedad. Tiene 5 hijos y nietos. Vive rodeado de muchas limitaciones económicas. Su casa no cuenta con energía eléctrica. Con sus hermanos se dedica a fabricar ladrillos, además de hacer changa en las chacras de la zona. Su casa está ubicada aproximadamente a 1.100 metros de uno de los linderos de la arrocera. Cuando fumigan, refiere que es absolutamente imposible respirar. Cuenta que sus vecinos siempre cultivaron poroto, zapallo, maíz, batata y otros productos. Pero que ahora “se apaga todo”, que es su manera de comentar los posibles efectos destructivos de los agrotóxicos utilizados en la arrocera.
Riacho Tatané y La Laguna El Palmar



Este valioso riacho forma parte de una cuenca de agua que fue muy rica en biodiversidad, naturalmente muy bien organizada, que desde General San Martín decanta agua hasta el enorme espejo que es la laguna El Palmar, que forma parte de un área protegida por ser sitio Ramsar, que es un acuerdo internacional que tiene como finalidad la protección de los humedales, que son ecosistemas vitales en los procesos hidrológicos y ecológicos, indispensable para el mantenimiento y conservación de la biodiversidad, vigente en nuestro país a través de la sanción de la Ley 23.919/92, que lamentablemente ha sido violado de manera sistemática.

A simple vista, este riacho está contaminado; evidencia síntomas y signos muy claros de contaminación. Es que cruza la arrocera, de punta a punta, y es una de las vías de descarga del agua con agroquímicos que se utiliza en el proceso de cultivo del arroz, que termina por ser depositada en la laguna El Palmar. Este curso está absolutamente invalidado como consecuencia de la utilización de la arrocera. Los valetones están organizados de manera tal que orientan las descargas hacia el Tatané, que –en la práctica- terminó por ser un curso de descarga de agua industrial.
Parajes Yataí, Pindó, El 35 y San Fernando
En Yataí viven 300 familias. Todo los emprendimientos son familiares y de autosustento. Con un poco de asistencia de políticas públicas, estas pequeñas unidades productivas alcanzarían su punto de equilibrio para generar rentabilidad; sin embargo, es muy poca o casi nula la asistencia estatal.

En el Paraje Pindó viven y trabajan 50 familias, también dedicadas a la cementera baja y a la cría, en pequeño número, de vacunos y animales menores. Combinan actividades como la fabricación de ladrillos y el cultivo compartido (partistas) con medianos productores agropecuarios.

En los Parajes El 35 y San Fernando los pequeños productores, además de dedicarse a la cementera baja y a la cría de animales, fabricaban dulce de maní con caña, lo que actualmente resulta imposible producto de la fumigación aérea en la arrocera.

En muchos casos las avionetas directamente pasan a baja altura sobre las propias casas donde viven estas familias rurales; suponen que el piloto cierra los grifos, pero no están seguros. Lo más probable es que estos campesinos y minifundistas estén enfermando, imperceptible y silenciosamente.
Las lluvias tóxicas y las enfermedades
Así las cosas en este Chaco, tal cual lo venimos relatando durante los últimos años. Mientras los dueños de las arroceras y de las restantes chacras transgénicas se nutren y benefician de las fumigaciones aéreas que se llevan adelante sin ningún tipo de control por parte del Estado, ahora se auspicia ampliar la cuenca arrocera a 15 mil hectáreas, sin reglas mínimas en materia de promoción y preservación del medio ambiente, sin controles, de manera que los productivistas hacen y harán lo que quieren, frente a un Estado absolutamente permisivo. Es más que seguro que continúen las lluvias de agrotóxicos y comiencen a manifestarse definidamente las enfermedades asociadas a la actividad, al igual que los restantes daños sociales y ambientales. A pesar de la importancia y de la transcendencia del tema, no merece la atención de los sectores políticos, económicos y sociales de nuestra provincia, que se inclinan –casi planificadamente- por debatir lo intranscendente y coyuntural. Ni hablar de la dirigencia, que se mira al ombligo que no tiene.

RESISTENCIA, Viernes 28 de noviembre de 2008.-


A fs. 121 / 123 Centro de Estudios Sociales “Nelson Mandela” wwwcentromandela.com.ar – Av. Alberdi 338 Resistencia Chaco – Coordinador Dr. Rolando Nuñez.

Trabajo de investigación aportado.



LAS PALMAS Y LA LEONESA
AGUAS CONTAMINADAS
Lo que casi no se discute con seriedad, porque los sectores involucrados se hacen los distraídos, especialmente desde la función pública, es el hecho trascendente de que el agua es un factor esencial y determinante para la promoción y preservación de la salud, como también para la prevención de las enfermedades. En los mejores países y provincias se predica incansablemente sobre la necesidad estratégica de contar con agua segura y suficiente, que es la forma en que se caracteriza al agua para el consumo humano.

El Chaco tiene una distorsionante historia. Aproximadamente el 25% de la población accede y consume agua segura y suficiente, aunque vale destacar que una porción importante de ese universo no tiene provisión continua, lo cual invalida buena parte de los beneficios que supone el consumo de agua potable. Muchas son las razones que generaron el actual cuadro, pero la llave maestra ha sido la permanente improvisación y la falta de planificación e inversiones en infraestructura social y sanitaria. Casi el 100% del Chaco seco carece de agua potable; si a esto sumamos que más que 50% del territorio se encuentra bajo los efectos del arsenicismo crónico endémico, componemos un escenario sumamente grave, que como remate final agrega las nefastas consecuencias que derivan de las fumigaciones aéreas masivamente desarrolladas y sin control del Estado en todo el territorio agrícola en el que se expande la agricultura transgénica.

Este es el cuadro de situación que rodea a las poblaciones urbanas y rurales del Chaco, que es lo mismo que decir que nuestra provincia presenta, por tal razón, uno de los mayores índices de morbilidad del país, que se fue enraizando como consecuencia de la falta de agua segura y suficiente y los efectos demoledores de la desigualdad alimentaria, que ha hecho que grandes sectores sociales deban sobrevivir consumiendo a razón de una monodieta hidrocarbonada, que aleja a la población de las proteínas, del calcio, del hierro y de los restantes nutrientes que hacen al normal crecimiento y desarrollo neurológico y orgánico.

Infantilización y feminización de la pobreza
La Argentina ha pasado por procesos de empobrecimientos y de recuperaciones socio-económicas de los más variados, casi siempre sin justicia ni equidad social. Pero la estructura de la pobreza chaqueña tiene características muy particulares; y esto se advierte en situaciones definidas y muy específicas, que se han consolidado durante las últimas décadas. En tal sentido, conviene resaltar que ya no podemos discutir que el Chaco ha acumulado un proceso muy crudo de “infantilización y feminización de la pobreza”; en palabras más sencillas, diremos que existen más niños pobres que adultos en tal situación y más mujeres pobres que varones, lo que ha generado un perfil social ya degradado y aún más degradante hacia el futuro.

Es así que en los sectores más excluidos encontramos el fenómeno muy repetido de los efectos de la pobreza, que se evidencia de manera muy nítida a través de los “petizos y gordos de la pobreza”. Los chaqueños fuimos perdiendo talla y engordando sin consumir nutrientes, fundamentalmente por el hecho de ingerir hidratos de carbono dado que las proteínas, el hierro y el calcio están incorporados a productos alimenticios inaccesibles a las clases populares por los altos precios. Finalmente, por resiliencia, los excluidos alimentarios adaptaron sus paladares a una monodieta hidrocarbonada, lo que inevitablemente genera enfermedades específicas que el paciente acarrea de por vida. Son devastadores los efectos de todos estos fenómenos en la salud orgánica y neurológica de la población porque el alimento con nutrientes es la base de la salud, que a su vez es el correlato de la vida. Dicho de otro modo, en el Chaco se apuesta poco a la vida porque no se promociona ni se preserva la salud a través de la alimentación adecuada y del consumo de agua segura y suficiente.

Se vende desde el carbón hasta la desnutrición
Es necesario que cambiemos algunos de los paradigmas instalados en el Chaco, para desde allí producir algunos cambios y transformaciones indispensables y estratégicas. Si analizamos los discursos de los funcionarios públicos, de los dirigentes, de algunos industriales, agricultores transgénicos y productores forestales, vemos que tienen una mirada común, muchas veces de manera abierta y en otras ocasiones menos desembozadas. Casi todos ellos especulan que desde el carbón hasta la desnutrición puede tener precio y que, por lo tanto, pueden ser comercializados como productos que generan ganancias económicas y/o políticas.

En este esquema, el agua es un factor estratégico de dominación. En el Chaco, en la práctica hace al ejercicio de poder. En El Impenetrable, como también en otras regiones, los dueños de las mejores aguas son los intendentes, que como señores feudales distribuyen aplicando las reglas del más acérrimo clientelismo político, con pautas de premios y castigos. Mientras tanto, la dirigencia política discute debatiendo tal o cual obra pública o el otorgamiento de subsidios o recurriendo a las promesas hechas en campañas electorales o dejando de lado lo prometido, aunque en cualquier caso no han resuelto por décadas el problema clave que ha significado el agua en nuestra provincia, aún cuando se reconoce que el 42% de nuestros límites geográficos están conformados por ríos caudalosos o muy caudalosos.

El agua, o mejor dicho la falta de agua, que atrapa a más de 70% de la población chaqueña es la prueba de carga que demuestra que la dirigencia política y los funcionarios que manejaron los asuntos de interés general han fracasado por su propia mediocridad, por falta de ideas o simplemente por indiferencia o indolencia ante un problema tan agudo que generó y generará enfermedades evitables y muertes prematuras o evitables.

Las Palmas, La Leonesa y la laguna “El Moncholo”



Aproximadamente el 60% de las poblaciones de Las Palmas y La Leonesa están conectadas a la red de agua. Sin embargo, amplias zonas urbanas y suburbanas no cuentan con el servicio domiciliario. Las familias que habitan en las áreas urbanas que no cuentan en la red de agua, como también los núcleos que viven en áreas suburbanas o directamente en la zona rural, obtienen agua a través de perforaciones, pozos de aguas, lagunas o riachos. No aplican métodos de potabilización, aunque fuere el más precario. Consumen agua cruda o virgen, con todo lo que esto puede implicar; en el mejor de los casos, aunque son pocas las familias que lo hacen, hierve el agua. Las costumbres y los parámetros culturales mantienen inalterado los usos.


El agua que consume la población de estas localidades es proporcionada por Sameep. Las principales fuentes finales de agua son el Río Paraguay y las lluvias que nutren la rica red de ríos, riachos y lagunas de la región. El agua que se capta del Río Paraguay ingresa el territorio chaqueño a través de un canal artificial que desemboca en cercanías del viejo puerto de Las Palmas. Es trasladada por cañerías y canales, y se la bombea hasta el espejo de agua que actúa como reservorio, que no es otro que la laguna “El Moncholo”, ubicada en el propio casco urbano de Las Palmas, lindante con la gran arrocera de propiedad de sociedades comerciales cuyo representante visible es Eduardo José Meichtry, con una extensión actual aproximada de 3.000 hectáreas de cultivos.

El espejo de agua que supone la laguna “El Moncholo” está sometido a variabilidades de niveles por consumo, evaporación y filtración, que se repone a través de las cañerías que proporciona agua a la arrocera de Meichtry, que cuenta con moto-bombeadores de propiedad del Estado provincial, que anteriormente integraba el sistema de bombeo del área metropolitano, ahora funcionando en tierras privadas.

Desde “El Moncholo” se transporta la masa de agua a la planta potabilizadora de Sameep. Esta fuente de agua no cuenta con un programa de limpieza o de mantenimiento; a lo largo y ancho de su extensa superficie, de aproximadamente 10 hectáreas, encontramos camalotes, algas, caracoles y algunos pocos peces.

El procedimiento que se aplica en la planta potabilizadora es el usual o estándar, considerado desde el ingreso del agua virgen hasta la entrega a domicilio. Los productos químicos que se utilizan también son los usuales para la actividad. El método de desinfección se lleva adelante por medio de cloración, utilizándose hipoclorito de sodio.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12

similar:

Competencia Federal por violación a la Ley 24051 “ Ley de Residuos Peligrosos” icon"Por el cual se reglamenta la Ley 142 de 1994, la Ley 632 de 2000...

Competencia Federal por violación a la Ley 24051 “ Ley de Residuos Peligrosos” icon"Por el cual se reglamenta la Ley 142 de 1994, la Ley 632 de 2000...

Competencia Federal por violación a la Ley 24051 “ Ley de Residuos Peligrosos” iconReglamento para la ejecución de la Ley 20/1986, básica de residuos tóxicos y peligrosos

Competencia Federal por violación a la Ley 24051 “ Ley de Residuos Peligrosos” iconReglamento para la ejecución de la Ley 20/1986, básica de residuos tóxicos y peligrosos

Competencia Federal por violación a la Ley 24051 “ Ley de Residuos Peligrosos” iconLey n° 214 Se regula la generación, manipulación, almacenamiento,...

Competencia Federal por violación a la Ley 24051 “ Ley de Residuos Peligrosos” iconEn cumplimiento a la Ley Federal de protección de datos personales...

Competencia Federal por violación a la Ley 24051 “ Ley de Residuos Peligrosos” iconPor la cual se modifica la Ley 300 de 1996 -ley General de Turismo,...

Competencia Federal por violación a la Ley 24051 “ Ley de Residuos Peligrosos” iconPor el cual se reglamenta parcialmente el Título I de la Ley 9 de...

Competencia Federal por violación a la Ley 24051 “ Ley de Residuos Peligrosos” iconLey de transparencia y acceso a la información pública del distrito federal

Competencia Federal por violación a la Ley 24051 “ Ley de Residuos Peligrosos” iconLey Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de los Particulares






© 2015
contactos
m.exam-10.com