2. Pantocrator San Clemente de Tahull (S. XII)






descargar 170.48 Kb.
título2. Pantocrator San Clemente de Tahull (S. XII)
página1/4
fecha de publicación29.06.2015
tamaño170.48 Kb.
tipoDocumentos
m.exam-10.com > Historia > Documentos
  1   2   3   4
OBRAS COMENTADAS
1.- Monasterio de Sant Pere de Roda (S.XI)

2.- Pantocrator San Clemente de Tahull (S.XII)

2.- Catedral de Jaca (S.XI)

3.- Portada de la Iglesia de Saint-Pierre de Moissac. (S.XI)

4.-Abadia de Cluny (S.XI-XII)

5.- Crucifijo de D. Fernando y Dña Sancha (S.XI)

6.- Duda de Santo Tomás (S.XII)

7.- Monasterio de Ripoll. Portada Occidental (S.XII)

8.- Catedral de Santiago de Compostela (S.XII)

9.- Pórtico de la Gloria. Maestro Mateo (S.XII)

10.- Portal del maestro Aviá (S.XII)

Monasterio de Sant Pere de Roda.

Girona. Primer Cuarto del S. XI.
  http://www.lasalle.es/santanderapuntes/arte/romanico/arquitectura/plantas/san_pedro_de_roda.jpg http://3.bp.blogspot.com/_hbngwof9sbo/tpzgsbftgvi/aaaaaaaaaky/20marpc1mes/s1600/san%2bpedro%2bde%2broda.jpg roda000 http://wa4.www.artehistoria.jcyl.es/obrmaestras/jpg/bam09480.jpg
 

La progresiva renovación de los modelos constructivos superados los primeros siglos de la Edad Media, permite que se vaya perfilando un estilo artístico nuevo que irá fraguando a lo largo de los siglos XI-XII.

Aunque sus primeros pasos son balbucientes, y a pesar de las novedades, aún no se ha dado la uniformidad artística que permitirá definir el Románico como un “estilo internacional”.

Estamos por tanto en los albores de ese nuevo estilo, en un periodo que conocemos como Primer Románico, y cuyas soluciones técnicas gravitan a medio camino entre las formas del Prerrománico y la renovación románica.
El periodo se suele relacionar con la actividad constructiva desarrollada por los canteros lombardos (los Magistri comancini), cuya forma de trabajo en cuadrillas itinerantes, permite que su labor pronto traspase las fronteras del norte de Italia y se extienda por toda Europa.

A ello contribuye también la época de paz relativa que disfruta el continente desde finales del S. X hasta la primera mitad del S. XI, fechas en que las que se inscribe este Primer Románico
Algunas características generales permiten identificar este momento:

  • el trabajo a sillarejo como forma de aparejo

  • el pequeño tamaño de las iglesias, de una o tres naves y uno o tres ábsides semicirculares en la cabecera

  • cubiertas con bóvedas de cascarón en los ábsides y bóvedas de arista o techumbres de madera en las naves

  • pequeñas columnas o columnas y pilares alternados, como sistema de soportes

  • gran robustez en los muros, sin apenas ventanas abiertas y en donde claramente se impone la máxima románica de que “El muro prevalece sobre el vano”.

  • la profusión de recursos ornamentales derivados de la propia animación del muro, como frisos de baquetones

  • frisos de esquinillas

  • arquillos ciegos

  • pilastras o bandas lombardas.


En Cataluña el desarrollo de este primer románico cuenta con factores favorables que explican su aparición con una cierta anticipación respecto al resto de la Península: los condados catalanes, ajenos a la invasión musulmana por hallarse dentro del ámbito político del Imperio carolingio.

La influencia importantísima de Cluny, sobre todo a través del Monasterio de San Miguel de Cuixá, y la presencia de canteros lombardos en los condados procedentes de Italia.

En la concreción de todos estos hechos tendrá también una importancia decisiva la personalidad del Obispo y abad, Oliba (970-1046), uno de los grandes nobles de aquel momento y que a su protagonismo político une un impulso constructor en su sede, realmente encomiable.

Todo ello se concreta principalmente en la construcción de edificios tan importantes como el Monasterio de San Miguel de Cuixá (hoy dentro de la frontera francesa), el Monasterio San Pere de Roda, la iglesia de San Vicente de Cardona, y el Monasterio de Ripoll, aunque éste muy desvirtuado en la actualidad por culpa de los sucesivos destrozos y las restauraciones desafortunadas.
El edificio de San Pere de Roda (consagrada en 1022) constituye uno de los ejemplos más extraños y singulares del Primer Románico en Cataluña.

El impulsor de la obra en este caso es el abad Pedro, personalidad tan extraña como el mismo monasterio.
La  iglesia resulta realmente curiosa: Presenta tres naves abovedadas en cañón, y una cabecera peculiar, formada por un ábside semicircular y otros dos flanqueándolo; una girola de perfil casi parabólico, sin absidiolos radiales (cuya función litúrgica sería tal vez de carácter procesional, aunque sigue sorprendiendo su existencia), y un pequeño crucero, que ocupa la anchura de la cabecera, cubierto con bóveda de medio cañón.
El sistema de soportes no es menos singular: Las naves laterales se  separan de la central por medio de arcos de medio punto y pilares cuadrados. El pilar no obstante se ve complementado por columnas yuxtapuestas que reciben el peso de los arcos formeros y de los fajones. Estos últimos, al ser más alta la nave central, requieren un sistema de dobles columnas superpuestas, siendo la superior más estrecha que las inferiores. Por último, las columnas apoyan a media altura en grandes basamentos que ensanchan el pilar en su parte inferior. Todo lo cual acentúa la monumentalidad del conjunto, y crea también una cierta sensación de desconcierto por lo insólito, al asemejarse a construcciones clásicas helenísticas o romanas cuya referencia sigue siendo un misterio. Es muy posible que la cercanía de las ruinas griegas de Ampurias o de otros restos, ejercieran su influencia.
Igualmente singular es el arco triunfal de acceso al presbiterio y los fajones del crucero, todos ellos de herradura.
Los capiteles que coronan las columnas se consideran de tradición mozárabe, de perfecta talla, como los cimacios, y con elementos tanto de tradición califal (motivos seudocúficos) como de talla vegetal.
Debajo de la cabecera hay una cripta cubierta por una bóveda anular (en realidad es una bóveda de cañón montada sobre paredes circulares concéntricas). Un laberinto de pasillos y pasadizos salían desde la cabecera hacia distintas estancias y dependencias monásticas, dándole un tono cuando menos curioso al conjunto del cenobio.
Al exterior destaca la presencia de dos grandes torres. La anexa a la iglesia es coetánea a ésta en sus dos primeros pisos. La segunda cuya base es del S. X, se terminó más tarde y tuvo un carácter meramente defensivo.

Pantocrátor.

Ábside central. Iglesia de Sant Climent de Taüll. Lleida. (S.XII)

 

pantocrator00 pantocrator0
La pintura románica tiene como objetivo principal ilustrar a los creyentes sobre el contenido de las sagradas escrituras, convirtiéndose la imagen en vehículo de comunicación intelectual.
Por ello la pintura cuenta con dos características que son consustanciales a su estilo

  1. Carácter simbólico

Responde a su contenido religioso, que persigue una representación antinaturalista de la realidad

  1. Sentido narrativo

Procede de su propia intencionalidad divulgativa y busca en la narración representada de los hechos, la explicación sencilla de la palabra sagrada.
En base a estos principios básicos se desprenden las demás características que definen la pintura románica:

  • perfilado de las figuras por medio de trazos muy gruesos

  • la simplicidad en los detalles

  • la esquematización de las formas o la utilización de una serie de convencionalismos que permiten una lectura clara de las imágenes, como la superposición de registros, los pies en forma de "V" o la perspectiva de líneas divergentes.

  • la simetría compositiva

  • la rigidez

  • hieratismo expresivo

  • frontalidad de las imágenes

  • intensidad del color, cuya luminosidad es reflejo de una espiritualidad simbólica

  • rígida jerarquización espacial

  • reiteración temática en la que son recurrentes los temas del Pantocrátor o la Virgen, y narraciones del Antiguo y el Nuevo testamento.


Todos los rasgos generales de la plástica románica se manifiestan aquí, San Climent de Taüll  con el objetivo principal de plasmar una imagen de la divinidad igualmente propia de la época, autoritaria y severa en su actitud.
Desde el punto de vista iconográfico Cristo aparece como Juez, enmarcado en una mandorla donde se inscriben las letras alfa y omega, símbolos del principio y fin de todas las cosas. Situado en lo alto del ábside, preside un entorno que reproduce la imagen de la Jerusalén Celeste, que vendría a representar a la Iglesia triunfante.

La actitud del Pantocrátor es la habitual, bendiciendo con una mano y portando en la otra el libro sagrado con las palabras de Juan: "Ego sum lux mundi" ("yo soy la luz del mundo").
Alrededor de Cristo aparecen los cuatro Tetramorfos (el León de San Marcos; el Hombre de San Mateo; el Toro de San Lucas y el Águila de San Juan), cuyos símbolos son sostenidos por ángeles. Completan el espacio un serafín y un querubín. Ya en la parte inferior se representan enmarcados por una arquería la Virgen y cinco apóstoles. Todo lo cual deja patente la jerarquización temática que preside la composición de este ábside, así como una composición simétrica y ordenada,
Desde el punto de vista estético se trata de impactar al espectador sobre la fuerza y el poder de la divinidad. La obra por ello es un perfecto ejemplo de expresionismo pictórico medieval. En este sentido destaca en primer lugar el tratamiento cromático, dominado en el entorno de Cristo por un azul pleno y luminoso que rompe además la unida cromática (predominantemente cálida) del entorno.
Aunque son los rasgos del rostro y el tratamiento de los pliegues los que rubrican la fuerza y el vigor expresivo de este tremebundo Pantocrátor, en un perfecto ejercicio además de esquematización visual para que su impacto expresivo sea más directo sobre quien lo contempla.

Así, los ojos son dos severos círculos negros; la nariz, dos líneas paralelas que dividen el rostro y se prolongan en unas cejas altas y abiertas que agrandan el gesto de la cara; la barba y el pelo, un alarde de simetría compositiva y de esquematismo lineal; y los pliegues del vestido, una suerte de trazos paralelos que marcan el ritmo de líneas gruesas y contrastadas.

Todo ello reduce la imagen a una estructura geométrica de la figura, con lo que se consigue una abstracción de la realidad, representación perfecta de una divinidad sobrenatural que "no es de este mundo". Otros convencionalismos propios del estilo contribuyen asimismo a la concepción abstracta de esta figura antinatural, así los pies en "V"; la composición simétrica y la utilización de colores planos.

Pero es además una divinidad que ha de infundir temor, temor de Dios, y es la profunda expresión del rostro y el vigor de sus trazos, los que transmiten esta sensación. Además, el canon mayor en la figura le otorga un evidente carácter monumental. También contribuye a ello el efecto de las rodillas, grandes y simétricas, o el gesto de la mano derecha, que no solo traspasa la mandorla, sino que destaca también por contraste cromático.

Este sentido icónico, impregnado de fuerte hieratismo, encuentra al parecer referencias de influencia bizantina, que también alcanzan a otras representaciones románicas del entorno catalán.
Catedral de Jaca (1077-1094)
http://www.artecreha.com/historia_arte/images/stories/jacaweb.jpg

La arquitectura románica podemos considerarla el primer gran estilo internacional que se difunde ampliamente en el occidente europeo desde la caída del Imperio romano.

A ello contribuye sin duda el poder que impone la Iglesia sobre toda la cristiandad y que lógicamente logra un efecto de potente homogeneidad artística y cultural en toda Europa.

Otros contextos históricos, como cierta estabilidad política a partir del año 1000, su consiguiente renacer económico, así como otros fenómenos colaterales, como la difusión de los caminos de peregrinación, contribuyen también a esta unidad artística.
La arquitectura románica, es la arquitectura de los monasterios, las iglesias y las primeras catedrales urbanas. Se trata por tanto de un modelo constructivo que busca prioritariamente rendir culto a Dios y reconstruir en un espacio cerrado la magia celestial y mística de un lugar sagrado, la casa de Dios, la Jerusalén Celeste. Por todo ello y porque también es una muestra del poder de la Iglesia como institución.
Se construye en piedra, en sillares bien pulidos y escuadrados; en medidas de amplias dimensiones, pero que nunca pierden de vista la medida de sus módulos de proporcionalidad; y sin temor a levantar grandes bóvedas de piedra.
En general, las iglesias románicas:

Dibujan plantas basilicales con los ejes longitudinales muy marcados, de una o tres naves y cabeceras de ábsides semicirculares, que progresivamente irán introduciendo la girola en sus cabeceras, sobre todo en las iglesias en las proximidades de los caminos de peregrinación.
Utilizan bóvedas, que habitualmente son bóvedas de cañón que se refuerzan con arcos fajones en cada uno de sus tramos. Sus soportes directos son pilares de sección cruciforme, si bien el verdadero soporte del peso de las bóvedas en las construcciones románicas lo ejercen los muros, muy gruesos y profundos y verdaderos apoyos tectónicos de toda la estructura. Por ello mismo estos muros se debilitan lo menos posible en su solidez, de ahí la estrechez de los ventanales que también suele caracterizar este estilo.

El conjunto es un espacio interior muy armonioso, normalmente decorado con grandes conjuntos murales, cuyos vivos colores, en medio de las luces tenues que entran por las ventanas y los tintineos indirectos de las antorchas que iluminarían el interior, creaban el ambiente de espiritualidad mística que reclamaba el templo.
El exterior por su parte suele ser sobrio y sencillo, sin más ornamento que el que le otorga la desnudez de los elementos arquitectónicos; algunos recursos decorativos singulares (modillones de rollo, decoración de tacos o bolas, baquetones, arquillos ciegos, etc); las torres elevadas, y el impacto indudable de su monumentalidad.
En España el desarrollo de la arquitectura románica es brillante, con numerosos ejemplos de una enorme importancia, de lo cual lógicamente tiene mucha culpa el protagonismo alcanzado en esos años por el Camino de Santiago.

  1   2   3   4

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

2. Pantocrator San Clemente de Tahull (S. XII) icon2. Pantocrator San Clemente de Tahull (S. XII)

2. Pantocrator San Clemente de Tahull (S. XII) iconInstitución educativa “san clemente”

2. Pantocrator San Clemente de Tahull (S. XII) iconDirección Jacarandas No. 15, Col. San Clemente, Del. Alvaro Obregón, C. P. 01740, México, D. F

2. Pantocrator San Clemente de Tahull (S. XII) iconCaja de Previsión Social de Comunicaciones -caprecom-, la E. S. E....

2. Pantocrator San Clemente de Tahull (S. XII) iconLección XII

2. Pantocrator San Clemente de Tahull (S. XII) iconPrograma XII congreso nacional de verano

2. Pantocrator San Clemente de Tahull (S. XII) iconPrograma XII congreso nacional de verano

2. Pantocrator San Clemente de Tahull (S. XII) iconDirección ugl XII- salta. Sect. Compras 2° Piso

2. Pantocrator San Clemente de Tahull (S. XII) iconXii taller teórico práctico básico sobre trastornos respiratorios del sueñO

2. Pantocrator San Clemente de Tahull (S. XII) iconSensibilizacion y prevencion de las enfermedades de transmision sexual...






© 2015
contactos
m.exam-10.com