Libro III alquimia del espíritu humano una guía para la transición hacia la Nueva Era






descargar 1.25 Mb.
títuloLibro III alquimia del espíritu humano una guía para la transición hacia la Nueva Era
página5/28
fecha de publicación22.07.2015
tamaño1.25 Mb.
tipoDocumentos
m.exam-10.com > Historia > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   28


The Kryon Writings


1155 Comino del Mar – # 422

Del Mar, California 92014

Querido Kryon:

Siento un gran amor y euforia al intentar expresarle la deuda que tengo contraída con usted; leer uno de sus libros, escuchar a Kryon en mi mente o, simplemente, caminar por un campo cubierto de hierba en un cálido día de verano, contesta más preguntas de las que yo misma hubiera sido capaz de plantear.

Se necesita tiempo para eliminar el pensamiento ne­gativo habitual, las rabietas temperamentales, las inseguridades, temores y horribles estados de ánimo, pero hay momentos en los que la exposición a una parte más del gran rompecabezas nos dice que avanzamos en la dirección correcta. Algo potente se está desplegando aquí; no es lo suficiente, ni se pro­duce con la rapidez suficiente como para apaciguar mi horrendo apetito, pero me parece que soy yo la única culpable de los períodos de estancamiento que se producen. Es como si se me desafiara a encon­trar la llave para superar un obstáculo tras otro, an­tes de poder continuar dando el paso siguiente. Si pudiera manifestar con éxito un deseo, sería el poder ser más espiritualmente iluminada en esta vida, como para poder motivar y/o ayudar a cualquiera y a to­dos aquellos que desean dominar el arte de la vida tanto como yo misma.

Con amor y aprecio.
Cecelia M. Villarreal

Raymond, Washington


El canal 12:12
Canalización del 12 de diciembre de 1994

Del Mar, California

Grupo de Luz especial de Kryon


Esta canalización en directo ha sido editada con palabras y pensamientos adicionales, para permitir una mayor clarificación y una mejor comprensión de la palabra escrita.
Saludos, queridos míos, pues soy Kryon del servicio magné­tico. Nos tomaremos unos pocos momentos para ajustar esta sala al nivel de energía que deseamos impartirles esta noche y, al hacerlo así, deseamos realizar unos pocos comentarios acerca de quiénes están aquí. Para las personas que llegan en este momento, pueden llenar los huecos que hay entre los lugares donde se sientan y donde están de pie. Esta noche es el Espíritu el que llega a lavarles los pies. Pues tal es el amor que sentimos por ustedes. Muchos de los que están aquí esta noche han llegado con plena iluminación, conocen bien su camino y están preparados para el cambio, y comprenden quiénes son con todo su esplendor y magnificencia. Para aquellos de ustedes que se encuentren en este estado, les decimos: «Estad preparados», pues todo lo que deseen será suyo. Os llenaremos hasta que no podáis contener más y os enviaremos lejos con alegría, y con una copa que permanecerá a rebosar durante años. Tal es el poder de vuestra propia intencionalidad.

Esta noche son muchos de ustedes los que están aquí con toda propiedad para celebrar un gran acontecimiento, y han acudido aquí precisamente para saber más acerca del mismo. Todo lo que tienen que hacer es dar la palabra, dar el pensamiento, para verse llenados como los otros. Pues su magnífica voluntad les asombra, y les conmocionará y sorprenderá cuando la afronten, pues no tie­nen ni idea de quiénes son. Y también a ustedes los llenaremos. Y sentirán los brazos amorosos del Espíritu que los envuelve, a me­dida que nos adelantamos junto con aquellos que se nos están uniendo ahora a nosotros. Pueden verse cambiados esta misma noche, pues la Tierra lo permitirá, ya que así se lo han ganado.

Deseamos hablarles en este momento del gran linaje de los tiempos que se ha producido para crear el acontecimiento que es­tán celebrando ahora, mientras se encuentran sentados ante el Es­píritu. Deseamos hablarles brevemente de cómo empezó, e inclu­so mientras les hablamos esta noche hay algunos que sienten mucho más respeto del que puede transmitirse con palabras. Pues muchos de ustedes están recibiendo energías de los que nosotros llamamos el tercer lenguaje, transmitido a través de los facilitado­res que se sientan junto a ustedes, y que permanecen invisibles en este momento. Recuerden que sabemos quiénes son. Quizá les parezca una coincidencia el hecho de que estén todos aquí, un ac­cidente que les ha traído a todos a este lugar. Les decimos que eso no es así, pues todos ustedes tenían una cita. Aprovéchenla. Sien­tan todo lo que puedan.

El 16 de agosto del año 1987 sobre su Tierra, fue un momento fenomenal. Pues, tal y como hemos canalizado en el pasado, ese fue el momento en el que se midió la Tierra; y ante la sorpresa y la alegría de aquellos que se encuentran a mi lado del velo, descu­brimos que su planeta había alcanzado un nivel de energía mucho más elevado del esperado. Eso fue el principio, queridos míos, de lo que celebran ahora en el 12:12. Pues sin ese momento y sin esa medición, no habría sucedido nada de lo que está sucediendo aho­ra. Pues, por diseño y por plan, se estableció que la medición se efectuaría precisamente en ese momento. La Tierra había cambia­do espectacularmente en los últimos cincuenta años, y como bien saben muchos de los que están sentados ahora en las sillas delante del Espíritu, y de los que están leyendo ahora estas cosas, ese fue un momento de gran celebración. Fue el momento en que el Kryon fue convocado. El momento en que se convocó a los guías maestros, como bien sabían todas las entidades del Universo, des­de la gran fuente central hacia fuera. Pues eso cambió lo que su­cedería en el futuro de todos nosotros, y habló universalmente. Quizá no se dieron cuenta de cómo la Tierra podía cambiar el Universo, pero así lo ha hecho, queridos míos, tal como les fue canalizado en el pasado. Y al llegar nosotros para facilitar los cambios que han hecho ustedes por sí mismos, descubrimos que estaban realmente preparados. Las cosas se movían incluso con mayor rapidez de lo que habíamos imaginado, y ahora estamos aquí para facilitarlo.

Luego, el 11 de enero de 1992 sucedió la cosa más asombrosa en la historia de la humanidad. No hay nada capaz de disminuir la importancia de lo que ustedes llaman el 11:11. Y en este momen­to es mi deseo comunicarles más acerca de lo que ocurrió, de modo que tengan un mayor aprecio de ese día cuando se encuen­tren sentados delante del Espíritu. Mi socio se enorgullece ante el pensamiento de la alegría que siente el Espíritu al honrarles a us­tedes esta noche. Pues en esa fecha que ustedes llaman el 11:11, toda la humanidad recibió un código. Y el código fue transmitido a cada ser humano del planeta, y decía: «Vamos a cambiar las cosas y a abrir una puerta, y a permitirles cruzarla, como humanos». Ahora, queridos míos, esto puede parecerles mucha retórica o fantasía, pero deseamos decirles lo que sucedió aquel día. Pues el código que les fue transmitido era magnético, y esa es la razón, queridos míos, por la que el maestro magnético les está hablando en este momento. Pues eso se hizo a través de las rejillas magnéti­cas y fue transmitido a cada humano existente en el planeta, inclui­dos aquellos que todavía no se han formado. Ahora, quizá digan: «Yo, en aquel momento, estaba aquí y no sentí nada», Y nosotros decimos que es así: imagínense situados ante un pasillo muy largo que es su vida. Allá al fondo, en la oscuridad, a muchos años de lejanía de donde se encuentran ahora, se abre silenciosamente una puerta..., ¡pero qué puerta! No sintieron nada ni escucharon nada, pero su impronta biológica y su impronta magnética sabían que la puerta se había abierto, pues eso representaba una gran capacita­ción de su espíritu. Una capacitación de su humanidad que ahora puede cruzarla hasta un lugar que hasta ese momento les estaba vedado.

Es la Nueva Era, y la puerta de la capacitación les fue ofreci­da para que finalmente crecieran y alcanzaran el estatus que he­mos llamado la ascensión. Eso fue en el día 11:11. Ahora, quizá pregunten: «¿Cómo se hizo eso, Kryon?». Y ahora les diremos por primera vez que cada uno de ustedes tiene un sistema de có­digo magnético que envuelve su código biológico. Estas fibras magnéticas, si así quieren llamarlas, se corresponden y transmiten mensajes codificados a las fibras biológicas de su cuerpo. Y hablamos ahora de su genoma humano, de su ADN. Y por cada una de sus fibras biológicas existen dos magnéticas bipolares (lo que totaliza 12). Esta es su impronta. Eso determina su dualidad. Es muy difícil que ninguno de sus científicos lo comprenda así, pero en el futuro les ofreceremos claves que demostrarán que existe. Así fue como se hizo, pues el cambio de la rejilla magné­tica altera su consciencia y su capacitación. Y esta rejilla magnéti­ca «habla» a esos mensajes codificados de la impronta magnética, que luego hablan a su vez a su biología y permiten que se pro­duzcan los cambios. Quizá se maravillen ante esto, pero permí­tanme exponerles más cosas.

¿Sabían que sus cuerpos fueron diseñados para durar eterna­mente? ¿Sabían que se rejuvenecen a sí mismos de una manera regular? ¿Sabían que la mayoría de sus células y de sus órganos están diseñados para ser infinitos, para durar eones de tiempo..., y que se regeneran a sí mismos una y otra y otra vez? Disponen de pruebas de estas cosas. Entonces, queridos míos, ¿cómo es que envejecen, que incrementan su edad y mueren? «¿Qué está ocurriendo aquí?», podrían preguntarse. Es la impronta magnéti­ca que le está hablando al ADN, que está generando sustancias químicas que han denominado la hormona de la muerte. Ese vie­jo código de energía se interpone en el camino del proceso de re­generación, y coopera con la ligera ausencia de energía cósmica que permite su envejecimiento. Es apropiado, y lo es por diseño, y es tal y como ustedes mismos lo planificaron. Eso facilita el plan de la encarnación y del karma, pues les mantiene a ustedes envejeciendo, hace que mueran y que regresen encarnación tras encarnación, para facilitar así el aumento de la vibración del pla­neta. Eso es lo que está siendo invalidado lentamente, y forma parte de la puerta que se abrió el 12:12.

Ahora, quizá digan: «¿Cómo es que no hemos visto nada de esto hasta ahora en nuestra ciencia?». He aquí otra revelación para algunos de ustedes: quizá hayan pensando en el pasado que el magnetismo causa daño a sus células, como sucede con la ra­diación. Pues no es así, pues el magnetismo da a sus células con­juntos de instrucciones para actuar de modo diferente y para hacer cosas diferentes. Como muestra de que esto es así, le pedimos a su ciencia que exponga en el futuro a las células a pequeños campos magnéticos de todo tipo. Utilicen para ello diferentes clases de células humanas y observen los resultados. Les garanti­zamos que verán cómo estas células segregan sustancias quími­cas que no han detectado antes en estas circunstancias. Algunas crecerán incluso rápidamente. Las células no se verán dañadas, pero cuando sean expuestas al magnetismo actuarán de un modo diferente. Ahora ya conocen para qué servía el Templo del Rejuvenecimiento, situado en el lugar que ustedes llamaron Atlántida. Pues se trataba de una maquinaria magnética, y el objetivo hu­mano veía alterada su impronta magnética. Las instrucciones magnéticas evitaban a la hormona de la muerte y permitían que el humano disfrutara de tres años más de juventud, hasta que vol­vía a situarse en su diseño original en esta energía cósmica inferior. Esa es la razón por la que la élite del lugar que ustedes llama­ron Atlántida vivía un prolongado período de tiempo, mientras que los esclavos no. Pues la tecnología no era compartida, tal como se ha canalizado previamente. Ese es, queridos míos, el pro­ceso que creó el código que les fue transmitido el 11:11.

Ahora, una persona querida le ha traído esta noticia en el pasa­do, y nos encontramos hablando ahora del ángel Solara. Les ani­mamos ahora a revisar esta información, pues no hay en ella nada que sea viejo. El acontecimiento más asombroso que haya tenido lugar fue el 11:11, puesto que se trató realmente de la capacita­ción del género humano y de la humanidad. Los mensajes trans­mitidos en las canalizaciones de Solara deberían ser observados y recordados cada año, pues se trata de un mensaje de esplendor y nunca quedará anticuado. Hacerlo así es sabio, ya que esta canali­zación fue enviada de modo que pudieran ver estas instrucciones para toda su vida. ¡Revísenlas con frecuencia! Les animamos a hacerlo así. Un acontecimiento de esa clase debería ser celebrado hasta el final de su época. Deberían tratar del mismo modo todos los mensajes canalizados que reciban y que tengan que ver con este Nueva Era. Los humanos tienen la tendencia a dejar de lado las cosas viejas y mirar sólo lo nuevo. Y nosotros les decimos ahora que hay muchas cosas que se les han dado, y que deberían ser colocadas en una estantería destacada y contempladas con fre­cuencia. Estas cosas ocupan un alto lugar de honor y deben ser celebradas, pues en ellas hay verdad y nunca quedarán anticuadas por completo.

El 23 de abril de 1994 se inició el cambio que hoy han com­pletado. Pues, queridos míos, necesitan comprender que, a medi­da que ha crecido su planeta, ha habido quienes han conservado la energía y la vibración del planeta, para que pudiera sobrevivir en equilibrio con el sistema de rejilla. El sistema de rejilla es parcialmente un motor del sol. Cuando comprendan los colores y la magnificencia de lo que llaman el viento solar, y su reacción para el sistema de rejilla, sabrán más sobre ese motor. Y las enti­dades que mantienen el equilibrio dentro de ese motor, han esta­do aquí desde el principio. Pues deberían saber que nunca ha ha­bido tantos seres humanos sobre su planeta. A medida que creció la suma de la energía humana, las otras entidades se redujeron gradualmente. Pero aquellas que tenían el mayor poder permane­cieron siempre, pues se las necesitaba para contener y crear un equilibrio de energía sobre la Tierra que los humanos nunca ha­brían podido alcanzar con la vieja energía. No obstante, este am­biente de contención empezó a desaparecer en esa fecha de abril de 1994.

Y dejaron el planeta con una gran celebración, pues sabían que eso era el principio de algo extraordinario: una capacitación del planeta Tierra y el principio de lo que llamaremos su planeta in­dependiente. Utilizaremos bastante la palabra capacitación, puesto que no hay otra mejor. Libera de los grilletes de una impronta que ha sido suya durante eones, y permite que los seres humanos reci­ban dones maravillosos. Así, en esa fecha, se produjo el inicio del traspaso de la antorcha. Muchos de ustedes lo sienten y lo cele­bran, pues fue pronosticado. Ese fue el proceso que se inició gra­cias a la Convergencia Armónica. Y ahora era posible gracias a la transmisión del código 11:11. Primero fue la medición, luego la codificación y en último término la acción; y las tres juntas cam­biarán el planeta para siempre.

En su año de 1994 han ocurrido todas estas cosas a un ritmo acelerado. Fíjense en la distancia entre el primer acontecimiento en 1987, y el segundo en 1992. Luego fíjense en la distancia entre 1992 y el tercer acontecimiento, en 1994, y finalmente se produce el 12:12. Pueden comprender que las matemáticas de lo que está ocurriendo no son lineales, pues las cosas están sucediendo a un ritmo acelerado y continuarán sucediendo de ese mismo modo. Pues el paso de la antorcha en abril de este año fue el inicio de lo que ahora conocen como el 12:12. A aquellos de ustedes que se encuentran ahora en esta sala y que desean saber qué es verdade­ramente el 12:12, les decimos: este es su día de la independencia. Pues es el momento en el que se marcharán las últimas de las enti­dades equilibradoras que han estado aquí, desde que se creó el sistema de rejilla de la Tierra. Y, queridos míos, hubo 144.000 de las más poderosas entidades que se marchan ahora y que les dicen adiós. Se marchan con gran honor y celebración, y también con cierta tristeza, pues han interactuado con ustedes y saben quiénes son. Pero, al marcharse, eligen que ustedes continúen. Ahora de­jan el desafío sobre su tejado, pues habrá 144.000 de ustedes que tomarán su energía. En este día y en todo el planeta, ese es el nú­mero de humanos que elegirán el camino de la ascensión. Pues la postura de la ascensión es la energía necesaria para mantener con­trolado el equilibrio, y tenerlo allí donde pertenece en todo el pla­neta. Eso permite que continúe la capacitación.

Así pues, el 12:12 es la culminación del traspaso de la antor­cha. Aunque el 11:11 fue quizá el acontecimiento más asombroso que se produjo en la humanidad, el 12:12 también es honrado, pues se trata realmente de honrar a las entidades que contuvieron la energía durante eones de tiempo. El 12:12 consumó la nueva energía; la Nueva Era ha llegado verdaderamente; es una era de iluminación y capacitación para todos y cada uno de los humanos que se encuentran sentados en esta sala y que leen estas palabras.

Quizá se digan ahora: «No he visto que se hayan producido grandes cambios en el planeta. Llevo aquí desde hace mucho tiem­po y no me parece que las cosas hayan cambiado mucho». Les animamos, queridos míos, a buscar una visión general, como hace el Espíritu, y a ver unas diferencias que pueden ser muy sutiles, pero que gritarían que se han producido efectivamente cambios en la consciencia, incluso dentro de los últimos diez años.

Hay quienes han canalizado durante muchos años y dicen que esto debería ser el final. Les faltan seis años para llegar al final del milenio. Ahora, en una zona importante de su planeta, las are­nas iban a volverse rojas de sangre. Y si en estos momentos acuden a ese mismo lugar, encontrarán dos países que no se están volviendo rojos de sangre, sino que comparten su información sobre el agua, planifican juntos la construcción de presas, abren embajadas el uno en el otro. ¿Se han dado cuenta de eso? Cierto que ha sido lento, pero ¿se han dado cuenta?

Hay en este planeta cuatro países cuyos gobernantes ocupan puestos de importancia destacados, y que apenas hace unos pocos años se encontraban en oscuras mazmorras, dentro de sus propios países, esclavizados por sus propios gobiernos. ¿Qué ocurrió para que pudieran volver al poder? ¿Qué les dice esto sobre la cons­ciencia y la tolerancia de esta época? ¿Se habían dado cuenta?

La Nueva Era en la nueva energía crea tolerancia, y quienes negocian lo hacen con tolerancia y con una profunda seriedad. Aunque es posible que no sean lo que ustedes llamarían ilumi­nados, siguen siendo un producto de la nueva energía y también la perciben. Al mirar a su alrededor, en el planeta, ¿son cons­cientes de que han pasado, en apenas unos pocos años, de la amenaza de la aniquilación global a una situación en la que cada conflagración que está teniendo lugar y que ven a su alrededor es ahora una guerra tribal. Las tribus estarán en guerra durante algún tiempo, pero en la nueva energía sus batallas sólo produci­rán penalidades, y no victorias, y en ese proceso se golpearán los unos a los otros y terminarán por cansarse.

Queridos míos, ahora tenemos una parábola para ustedes. Es el momento del que más disfruta mi socio, pues de ese modo ve y percibe lo que está teniendo lugar. Pero antes de hacerlo así, tomémonos un momento para decirles a quienes están ahora en esta sala, que han acudido con la expectativa de encontrarse con algo especial, que pueden tenerlo ahora si así lo eligen, pues se encuentran en medio del Espíritu que les habla. Pues el Espíritu nunca cambia y la verdad permanece clara. Y les ofrecemos con toda delicadeza aquello que han venido a recibir. Muchos de los que han acudido con esas expectativas, saben de qué estamos ha­blando. Así pues, aquellos de ustedes que tienen el don de la visión pueden mirar hacia adelante y ver las auras de aquellos que se sientan delante de ustedes..., y también de mi socio; de ese modo, hay verificación de lo que decimos. Las palabras «Yo soy» serán significativas para ustedes, pues representan la esencia del Espíritu que ustedes y yo compartimos. Y es el amor que se derrama del Espíritu, y del mismo lugar de donde proceden estas palabras, y del gran sol central, el que se derrama ahora so­bre ustedes con honor, por haber hecho estas cosas como huma­nos. Y para todos aquellos que lo deseen, derramaremos sobre ellos tanto de este poder como deseen recibir esta misma noche.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   28

similar:

Libro III alquimia del espíritu humano una guía para la transición hacia la Nueva Era iconAl llegar a la luna, el ser humano cambió radicalmente su visión...

Libro III alquimia del espíritu humano una guía para la transición hacia la Nueva Era iconPor el cual se reglamenta parcialmente el Título I de la Ley 9 de...

Libro III alquimia del espíritu humano una guía para la transición hacia la Nueva Era iconCosmologíA PLEYADIANA UNA NUEVA cosmología para la era de la luz barbara hand clow

Libro III alquimia del espíritu humano una guía para la transición hacia la Nueva Era iconResumen la Luffa Cylindrica (L.) Roem, estropajo, puede considerarse...

Libro III alquimia del espíritu humano una guía para la transición hacia la Nueva Era iconGUÍa para el manejo de la hemorragia del III trimestre

Libro III alquimia del espíritu humano una guía para la transición hacia la Nueva Era iconReiki, una puerta hacia una nueva dimensión de salud, de conocimiento y sabiduría

Libro III alquimia del espíritu humano una guía para la transición hacia la Nueva Era iconEl alba de una nueva era: Esclavitud Total

Libro III alquimia del espíritu humano una guía para la transición hacia la Nueva Era iconEl alba de una nueva era: Esclavitud Total

Libro III alquimia del espíritu humano una guía para la transición hacia la Nueva Era iconEl Libro de Urantia ofrece una nueva visión del universo que satisface...

Libro III alquimia del espíritu humano una guía para la transición hacia la Nueva Era iconMemorias evolucionan cada vez más hacia una mayor capacidad de grabación,...
«realidad virtual» no era generalmente grabada tal cual en una memoria informática. Frecuentemente había sido calculada en tiempo...






© 2015
contactos
m.exam-10.com