Libro III alquimia del espíritu humano una guía para la transición hacia la Nueva Era






descargar 1.25 Mb.
títuloLibro III alquimia del espíritu humano una guía para la transición hacia la Nueva Era
página3/28
fecha de publicación22.07.2015
tamaño1.25 Mb.
tipoDocumentos
m.exam-10.com > Historia > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   28
su fama. Les preguntarán cómo fue eso de participar en el experi­mento de la Tierra. Como bandas y recompensas masivas, sus co­lores contarán la historia del grupo de guerreros que hizo tanto por todos los demás. Las leyendas de su trabajo serán conocidas universalmente, y la palabra Tierra significará mucho más que simplemente un planeta. Será utilizada como sinónimo de comu­nicar la energía del «principio». ¿Es acaso extraño que en medio de su batalla acuda yo ante ustedes con amor y honor? ¿Es extra­ño que desee sentarme a sus pies y serles de servicio? ¿Es extraño que cada vez que les vea desee metafóricamente lavarles los pies? ¡Se encuentran ustedes justo en medio de un tremendo aconteci­miento!

La gran transición
Las páginas de las canalizaciones que siguen y las de las co­municaciones anteriores (Libro I de Kryon y Libro II de Kryon) les contarán claramente la historia de lo que ha transpirado en los pocos y últimos años en relación con la Tierra. Toda la razón de estar aquí se debe a su propio trabajo. Mi servicio se ofrece en respuesta al cambio producido en el planeta, un cambio que uste­des mismos han creado. Como persona individual, quizá se pre­gunte: «Yo no recuerdo haber hecho nada especial. ¿Qué hice?». Como planeta, sin embargo, los humanos elevaron gradualmente la vibración de la Tierra, para permitir un futuro que no fue pre­visto... ¡por nadie!

Ahora tienen que afrontar muchos cambios. Y mi trabajo aquí no sólo consiste en facilitar el magnetismo que les permita su propio crecimiento, sino el darles información amorosa acerca de lo que está ocurriendo. Todo lo que hago aquí se halla centra­do sobre un único propósito: ofrecerles paz en cuanto al cambio, ofrecerles información que tendrá tanto sentido para ustedes que su entidad será capaz por sí misma, y les permitirá tomar el po­der que les pertenece. Estos cambios pueden crear un gran temor en aquellos que se imaginan regularmente el drama en sus vidas para mantenerlas agitadas. Siempre habrá humanos que lo hacen así para sentirse cómodos. Lleve cuidado con los vaticinadores de la perdición, que difunden el temor con el único propósito de alcanzar control o fama. El profeta que le dice que el cielo se hunde recibirá mucha más atención que aquel otro que le dice que eso no es así. Esto responde a un viejo concepto de energía, que ya no es apropiado para ustedes. El nuevo sistema de energía en esta Nueva Era se basa en el amor. Piensen en ello. ¿No cree que ha llegado ya el momento de que su estilo de vida y sus pen­samientos más internos empiecen a corresponderse con los esti­los de los numerosos maestros que han caminado por este plane­ta y a los que ustedes respetan tanto? Aquellos de ustedes que tienen la espiritualidad en un concepto muy alto, tienen también un mensaje basado en el amor. Y alrededor de los mensajes de amor se produjeron milagros maravillosos y una actitud pacífica. Han separado a esas entidades de ustedes, y las han catalogado como especiales. Muchos de ustedes las han tomado como ejem­plos, y algunos incluso las adoran erróneamente..., confiando en que esta acción les permita acercarse más a Dios. Ahora les digo que el sistema de la Nueva Era es amor. Estará de acuerdo con sus cambios cuando se mueva en una dirección con esos atribu­tos, y cooperará con su vida a medida que la co-creen. Será exac­tamente lo opuesto si no hacen nada y no se mueven espiritual­mente. Aquí no hay implicado ningún castigo, sino sólo una falta de crecimiento y una vida más corta de sentirse incómodo y te­meroso.

Actualmente la sensación que está experimentando buena parte de la humanidad, puede resultar incómoda si uno se en­cuentra viéndolo en una mecedora que le resulta familiar y que de pronto está cambiando. La mecedora les ha servido bien du­rante eones. Cierto que está sucia y ya no es muy cómoda, pero les resulta familiar y, por lo tanto, confían en que siempre será lo mismo. Para algunos, esta mecedora de familiaridad contiene có­lera, victimización y una naturaleza quejumbrosa. ¿Por qué no? Si funcionó bien y siempre le ofreció el necesario apoyo de simpa­tía mientras traspasaba los problemas a los demás, ¿por qué cam­biar entonces? De repente, sin embargo, la mecánica de estas ac­ciones ya no ofrecerá los mismos resultados, y la reacción que tendrán los humanos ante esto será el temor. ¿Qué ocurriría si se despertara una mañana y se diera cuenta de que ninguno de sus instrumentos mecánicos funciona de la misma manera que el día anterior? El interruptor A producía la acción B. Enciende las lu­ces apretando un interruptor y obtiene agua abriendo el grifo. ¿Se imagina la desorientación que sentiría hasta que volviera a aprender a apretar los interruptores correctos? Ahora, coloque esto en algún lugar de su mente. Si ha sido siempre de una forma determinada, y la gente que le rodea ha reaccionado siempre de una forma determinada ante usted, eso es algo estable (aunque sea negativo). Si eso cambiara repentinamente y los humanos ya no reaccionaran de formas predecibles a sus viejos métodos, esa situación imaginaria supondría, como mínimo, un verdadero de­safío para su cordura.

Y, no obstante, eso es lo que está sucediendo ahora mismo en sus diversas culturas. Encontrará a su alrededor una sensación de terminación. Son muchos los que se encuentran ya celebran­do el cierre de una época y el inicio de otra nueva. Las viejas tribus del planeta son muy conscientes de lo que está sucedien­do, ya que sus calendarios lo predijeron. El cambio, sin embar­go, será diferente al esperado. Será la época de la graduación, en lugar de la terminación de la vida. Es la graduación de la Tierra y la entrada de la misma en nuevos ámbitos de la galaxia (que estaban anteriormente ocultos). Será la graduación del ser hu­mano que adquirirá una nueva conciencia, y encontrará nuevas formas de vida (anteriormente ocultas).

Aunque seguiré ofreciéndoles algunos de los cambios perso­nales detallados que cabe esperar, si desean una visión de dos mil años acerca de cómo se espera que sean, entonces lea la lista original de las nueve bienaventuranzas de Jesús. Eso constituye el proyecto para el humano de la Nueva Era. Extraño que lo hayan tenido en su regazo durante tanto tiem­po, ¿verdad?, podrían decirse. El mismo maestro del amor les trajo este nuevo paradigma en una forma que ustedes pudieran comprender y estudiar, mucho antes incluso de que la necesita­ran. Ahora lo pueden hacer.

Los mensajes que transmito en este libro le ofrecerán muchas cosas de naturaleza práctica que considerar en relación con su vida. Y ahora quisiera especificar algunos de los cambios que quizá pueda estar sintiendo como humano de la Nueva Era. Lo hago para ayudarle a sentirse identificado con la verdad de lo que estoy diciendo.

Cambios en la Tierra
Ningún humano da la bienvenida a la clase de cambio que pue­de producir un cataclismo planetario. Como ya he mencionado antes, el humano y la Tierra no sólo están relacionados, sino que son interactivos y considerados como una sola entidad. Cuando las entidades universales se refieren a la «Tierra», dan a entender en realidad la tierra física y la roca del planeta, los humanos que en ella viven, y las otras entidades que están presentes en apoyo del conjunto. Todo eso es visto como un solo sistema, y las medidas de la vibración del planeta las incluyen a todas. No se puede elevar la vibración de los humanos sin elevar también la vibración de la Tierra.

En el pasado, he hablado del hecho de que tienen que conside­rar la Tierra como parte de su vida. Los antiguos lo sabían, y hon­raban mucho al planeta a cada oportunidad que se les presentaba. También llevaban mucho cuidado de crear equilibrio cuando utili­zaban los recursos, para devolverlos a cada oportunidad. En este momento no volveré a darles ese mensaje (puesto que ya lo tie­nen), pero les recordaré una vez más por qué el planeta tiene que cambiar físicamente.

La rejilla magnética es la ciencia que afecta a la dualidad de ustedes. Está construida para permitirles reconocer buena parte de su poder espiritual, y para ver buena parte de su «sí mismo real». Los nuevos ajustes de la rejilla son para su dualidad, pero son verdaderos atributos del planeta. Una vez más, les invito a darse cuenta de la lógica que hay tras la mecánica de esto. ¿Por qué sería necesario ajustar un atributo físico de la Tierra para cambiarles? La respuesta debería ser evidente: porque la Tierra es como su padre y su socio a la vez. Los dos, la Tierra y uste­des, son como viajeros simbióticos a través de la galaxia, y ne­cesitan contar con el respeto mutuo de una manera continuada.

El cambio de rejilla afectará a la Tierra. En el pasado ya he hablado del hecho de que la rejilla magnética de su planeta está siendo cambiada. También he hablado del hecho de que su sol es como el motor de la rejilla. Por el momento, este hecho no se está tomando muy en serio, pues se trata de una verdad de la que su ciencia terrestre todavía no se ha dado cuenta. Sólo más tar­de, cuando empiecen a dar y recibir mensajes intergalácticos, quedará claro el papel que juega su sol..., pues todas las comuni­caciones se harán a través de él, se darán a la rejilla y pasarán por las nuevas puertas creadas para tal propósito.

A medida que cambie la Tierra, también cambiarán ustedes. Los terremotos, la meteorología y la actividad volcánica pueden definir realmente sus estados de ánimo y cambiar sus personali­dades. «Desde luego, por temor a resultar muerto», podrán decir. La clase de cambio de personalidad de la que hablo, sin embargo, es que aun un terremoto ocurrido en la otra parte del planeta le puede hacer cambiar, se encuentre donde se encuentre. No pue­den explicar por qué, pero lo cierto es que se sienten incómodos. Esa sensación no proviene de una preocupación por su seguridad, sino que se trata más bien de una ansiedad relativa al propio pla­neta (porque empiezan a estar sintonizados con él). Algunos de ustedes están adquiriendo una consciencia planetaria por primera vez en su vida. Muchos de ustedes no han pensado nunca en estas cosas hasta hace aproximadamente un año, y ahora se sienten algo más que casualmente interesados por lo que está teniendo lu­gar dentro de la naturaleza. ¿Qué pueden hacer respecto de estos cambios? Permítanme explicarles una vez más que se trata de un período de transición que se asentará dentro del término de los próximos ocho años. Durante este tiempo puede que se sientan muy pacíficos en relación a ellos, aunque a algunos les pillen por sorpresa.
Asuman la responsabilidad por el acontecimiento que sea apropiado para el nuevo camino del planeta. Eso no significa que tengan que asumir la responsabilidad por la muerte, la des­trucción y la pena. Significa asumir el hecho de que forman us­tedes parte de un todo, y de que ese todo está experimentando crecimiento. En consecuencia, es apropiado y esperado, y no es el final. Los antiguos sabían muy bien cómo hacer esto. Des­pués de muchas grandes tormentas que asolaban la tierra y ter­minaban la vida, y que incluso dificultaban el encontrar alimen­to, celebraban el acontecimiento como un ciclo de crecimiento, dentro de una visión general de cómo funcionaban las cosas. ¡Que sabiduría se encerraba en esa actitud! Existe mucha ironía en el hecho de que se encuentren ahora cerca de descubrir la verdad a través de la ciencia, al mismo tiempo que eso les haya apartado de su conexión con la tierra. Ayude a quienes le rodean a comprender este concepto, para que no odien al planeta por las cosas que les ocurrirán durante el cambio.
No se sientan víctimas de nada de lo que les ocurra. ¿Pueden encontrarse en medio de acontecimientos terribles y de momen­tos de mucha pena, y darse cuenta al mismo tiempo de que esa visión general es precisamente aquella que ayudaron a planifi­car? Algunas de las parábolas de Kryon, incluidas más adelante en este mismo libro, tratan precisamente de esto. Tiene usted una alternativa cuando se encuentra ante las lecciones que debe aprender. Puede ser una víctima o un vencedor. Eso depende de usted. El humano de la Nueva Era comprende completamente la diferencia, y se siente en paz con ella. Dios (o el planeta) no se confabula contra los humanos para convertirlos en víctimas. En­tonces, podría preguntarse, ¿cómo pueden sentirse seguros?

La cuestión y la comunicación con el Espíritu no es: «¿Cómo puedo sentirme seguro?», sino «¿Cómo pueden estar seguros mis hijos?». La energía creativa de la que disponen ahora debería de­cir: «Yo co-creo en nombre del Espíritu la capacidad para estar en el mismo centro de mi contrato». No existe lugar más dulce para usted que ese. Recuerden que deseamos que se quede y rea­lice el trabajo, como hacen muchos de ustedes. Eso significa que para usted es mucho mejor quedarse aquí y continuar su trabajo de iluminación espiritual, antes que ser terminados, regresar y emplear otros 20 años para crecer de nuevo. ¿Tiene esto sentido para usted? Aunque no puede saber el futuro, puede co-crear la capacidad para estar en el lugar adecuado y en el momento co­rrecto (aun cuando no sepa dónde pueda estar ese lugar correc­to). Quizá esto le resulte extraño. Es como hacer planes para em­prender un viaje sin conocer el destino. A pesar de todo, es así. Este aparente rompecabezas tiene que ver con la nueva energía y con el vivir en el «ahora», antes que con la forma en que solía ser, en la que su felicidad dependía de una visión lineal de su vida, y del concepto de que debería estar preparándose siempre para lo que creyera que le esperaba por delante. En otras pala­bras, el lugar dulce es también el lugar seguro para usted. El he­cho de seguir el contrato lo sitúa en perfecta alineación.

Queridos míos, lo más exquisito que pueden hacer por el pla­neta es reconfortar a otros durante el período de cambio de la Tierra. La herida del corazón es la que más duele de todas, y el temor es el enemigo de la Nueva Era. Cuando se dé cuenta del potencial de paz que existe en la turbulencia, y cuando pueda practicarlo usted mismo, entonces se sentirá animado a ofrecerlo libremente a los demás. Cuando las cosas se pongan duras, habrá muchos en los que nunca habría pensado que estarán en su casa, que llegarán allí con rostros angustiados por el temor. Ellos que­rrán conocer el secreto de su paz. Le pedirán respuestas a pre­guntas que usted tendrá la sensación de no saber. Comparta con ellos el mensaje de amor por el planeta. Comparta con ellos lo que sepa sobre estos tiempos, y el honor que el Espíritu tiene ahora por ellos. Ofrézcales la esperanza del futuro que el Kryon le ofrece ahora a usted. No puede hacer nada más singular y más grande que esto. Cuando lo hagan, muchos de ustedes se encon­trarán en el centro mismo de su contrato, y se darán cuenta por primera vez de que su camino es compartir el amor. Así de sen­cillo, y así de potente.

Cambio humano general
Permítanme hablarles de algunos de los cambios para aque­llos que no son trabajadores de la luz, y que nunca se encontra­rán leyendo esta comunicación. Los acontecimientos que les ocurrirán a estas personas queridas, y que son exactamente tan importantes para el planeta como lo es usted, son los siguientes.

Debido a los cambios de la Tierra, muchas de esas personas experimentarán temor y buscarán respuestas. Encontrarán bue­nas respuestas en lugares donde se enseña acerca del Espíritu en muchas formas. Algunos de ellos encontrarán la fe a través de una búsqueda espiritual que tendrá muchas variedades. La bús­queda de Dios es una respuesta válida y verdadera al temor que experimenten en esta nueva energía, ya que promueve el amor y la mayor cercanía a la Tierra. Procuren honrar esto en todas sus formas. Quizá le asombre ver cuántos humanos se adelantan e inician esa búsqueda en este momento de cambio. El temor les induce a hacerlo así.

Es importante que se dé cuenta de una verdad universal bási­ca relativa a otros que no creen como usted. ¡No los juzgue! No les desee ningún mal en su mente, simplemente porque su cami­no no se corresponde con el suyo. ¿Recuerda otros tiempos en los que pudo haber creído algo diferente a lo que cree ahora? Si en aquellos momentos eso sirvió a su vibración, quiere decir que se encontró en el lugar correcto. Haber avanzado prematura­mente pudo haber estropeado la sabiduría de la que ahora dis­fruta en su camino actual. Así pues, cada humano es responsa­ble de su propio lugar y tiempo. Se le advierte, sin embargo, de responder a aquellos que acudan a usted. No salga y trate de reclutar a otros para que crean lo mismo que usted. Intente ver a todos los demás dentro del contexto de lo que es apropiado para lo que ellos son, incluso en el caso de aquellos que lo ridiculi­zan y le hacen daño, pues ellos son precisamente los que tienen un contrato kármico con usted. Si ha solicitado el implante (se hablará de ello más adelante), entonces es menos probable que aparezcan en su vida, pues el propio cambio efectuado habrá desmontado la necesidad de la interacción kármica.

Los humanos que rechacen el cambio espiritual serán más coléricos que antes. Es triste decirlo, pero los problemas que tie­nen actualmente con la delincuencia en su cultura pueden llegar a empeorar antes de que las cosas vuelvan a la normalidad. Eso es un resultado directo del conflicto que experimentan esos hu­manos, al sentir que están siendo víctimas de los cambios plane­tarios (que no pueden identificar como cambios planetarios), sin ninguna esperanza para el futuro. Para ellos, la reacción será ex­perimentar más temor y cólera. La otra cosa triste que tendrá lu­gar (pero que finalmente atemorizará a muchos de ellos hasta el punto de hacerlos cambiar) es que su media de vida se verá acortada espectacularmente (debido a que se mantienen en las viejas formas, mientras que la rejilla cambia hacia las nuevas).

Aquellos que prefieran no cambiar en la Nueva Era, y que va­yan en la dirección opuesta al índice vibratorio del planeta, libera­rán en sí mismos y por medio de su propia biología las semillas de la enfermedad. Ya no serán capaces de sentirse cómodos o bioló­gicamente equilibrados en la nueva energía. Eso es lo que acorda­ron hacer, y lo que se les preparó en las mismas sesiones de plani­ficación a las que usted asistió con ellos antes de nacer. Pero no se equivoque. ¡Esto no es ningún castigo! Esto es una respuesta pla­nificada a una decisión libre de la voluntad humana, que ha sido contratada por ellos con antelación. ¿Se imagina los cambios que se pueden producir en esto cuando se den cuenta espectacular­mente de que están muriendo demasiado pronto como grupo? Le acusarán de siniestras acciones encubiertas que afectan a los de su clase. Se sentirán paranoides, y muchos creerán que ustedes los están matando con alguna clase de nueva e invisible tecnolo­gía psíquica. Puesto que los afectados no habrán asumido la res­ponsabilidad por sus propias vidas, sus temores no harán sino au­mentar, y dirigirán entonces su cólera hacia ustedes, al tiempo que perecen lentamente.

Les digo estas cosas para que puedan comprender que la Tie­rra no se va a convertir en una especie de cielo instantáneo (como perciben que es el cielo). Aquí hay mucho trabajo para ustedes. Esa es la razón por la que se presentaron para estar aquí. Algunos humanos fluirán con la nueva energía, y otros no lo harán así. Sin embargo, ustedes ya lo sabían antes de llegar aquí. Este es el pla­neta de la libre elección, y continúa siéndolo. No obstante, el cambio principal para el presente es que una cantidad suficiente de la población de la Tierra ha evolucionado en su consciencia, hasta alcanzar un nivel que ha cambiado la vibración de todo el planeta (tal y como es medida durante su Convergencia Armóni­ca). Este cambio es mucho más profundo que lo que está teniendo lugar en su propia cultura, que no representa siquiera a la mitad de los humanos que existen en el planeta. Este cambio de cons­ciencia les ha ganado a los humanos una Nueva Era, así como la autocapacidad de la que ahora disponen. Esa es la razón por la que me comunico con todos ustedes, y también la razón de mi prolon­gada estancia aquí.

Como prueba de lo que les estoy diciendo, observe que, dentro de su cultura, empiezan a ver mucho más interés por los temas de la Nueva Era. Los medios de comunicación, impulsados sólo por la economía, han elegido destacar los atributos de esta Nueva Era. Eso significa, claro está, que hay muchos de ustedes que observan estas transmisiones, y permiten elevar las cifras económicas para que éstas se mantengan. Ahora es habitual que se encuentren con temas sobre ángeles y guías, con discusiones sobre entidades ga­lácticas de visita, y con milagros. No habrían encontrado ustedes estas cosas en la corriente principal de programas de entreteni­miento, ni tendrían lugares de discusión seria de no haber sido por un cambio de consciencia masivo. Piensen en ello. Eso es algo que ha tenido lugar sólo a partir de mi llegada. ¿Se correlaciona esto con alguna clase de «horario» del que haya hablado antes el Kryon?

Cambios en usted
Les hablo ahora a los trabajadores de la luz. Es imperativo que comprendan algunos de los mecanismos de lo que les está suce­diendo, para que de ese modo no tengan temor. Para ustedes, va a haber una nueva forma de sentirse «normal». También va a haber nuevos sentimientos en cuanto su biología, algo a lo que tendrán que acostumbrarse. El plan es que ustedes se sientan cómodos con las nuevas formas de ser.
Importante: Lo que sigue es genérico para todos los trabaja­dores de la luz, al margen de cualquier acción de implante. Quienes hayan comprendido los primeros mensajes de Kryon acerca de la aceptación del proceso de liberación del karma (im­plante), y lo hayan hecho así, procederán muy rápidamente a ir más allá de algunas de las cuestiones que siguen. Quienes no so­licitaron el don del implante son trabajadores de la luz que ten­drán que seguir un ciclo de aprendizaje más prolongado, hasta que hayan aclarado sus atributos kármicos a la vieja usanza. Pero todos ustedes deberían estudiar el siguiente mensaje.

Todos ustedes son conscientes ahora de la nueva energía. Esa toma de consciencia se produce en esa parte de su ser que deno­minan mental. También es la parte que los maestros llaman el chakra corona. También está representada por el desarrollo de lo que han llamado el «tercer ojo». Sea cual fuere su visión de esto, representa una vibración tremendamente aumentada dentro de su cabeza (es ahí donde lo percibirá). Al comunicarse con sus guías, al co-crear, y al mantener una relación mucho más fuerte con su sí mismo superior (Dios mismo), tendrán lugar algunas cosas interesantes.
Meditación: Lo primero que sucederá será una desconexión con los viejos métodos. A aquellos de ustedes que mediten les resultará de pronto difícil hacerlo. ¿No es extraño que la medita­ción sea la primera víctima de un aumento de la consciencia? He aquí la mecánica de lo que le está sucediendo, para que pueda comprender el porqué. La meditación es el tiempo que se pasa escuchando al Universo, o al Espíritu. Se han acostumbrado a estar sentados serenamente, mientras obtienen una mayor com­prensión de sí mismos y de la Tierra (que algunos llaman Natu­raleza). Ese ha sido el viejo método de comunicación entre el Dios que hay en cada uno de ustedes y su sí mismo biológico humano, y ha funcionado bien.

De repente, les estamos diciendo que el velo ha sido levanta­do ligeramente, y que la rejilla está ayudando a facilitar ese cam­bio. A medida que se levanta el velo, cambiarán sus métodos de comunicación y, en consecuencia, también cambiará su medita­ción. He aquí un ejemplo: cuando su tecnología avanzó hasta el punto de no hacer necesario el escribir largas cartas y tener que entregarlas físicamente a otros para conseguir la comunicación regular, dejaron de escribir largas cartas. En lugar de eso, utiliza­ron la nueva tecnología para hablar de forma verbal, de modo in­mediato e instantáneo con los demás, incluso a largas distancias, y ellos también pudieron responder de forma instantánea. Eso tuvo el efecto de acelerar las cosas en sus vidas cotidianas. Ya no era necesario esperar para entregar a mano las comunicaciones escritas, sólo para recibir respuestas ordinarias.

Algo muy similar ha sucedido a nivel espiritual. Las largas cartas que antes solían escribir son muy parecidas a la medita­ción a la que se han acostumbrado. Ahora disponen de la capaci­dad para tener una comunicación instantánea con el Dios que cada uno de ustedes lleva en sí mismo, y las respuestas llegan con rapidez. Algunos de ustedes (ya sea por costumbre o por un sentimiento de culpabilidad) tienen la sensación de que no está honrando de algún modo la parte de Dios que hay en cada uno de ustedes, a menos que se sienten y mediten de todos modos. Deben acostumbrarse al nuevo método. Eso significará para mu­chos no meditar nunca más de la antigua forma.

Las meditaciones de energía de la Nueva Era se convertirán en sesiones de acción, en las que el propósito principal consiste en impli­car a otros con usted para que den dirección de amor para el pla­neta. Esperamos con impaciencia a aquellos de ustedes que com­prendan esto y empiecen el protocolo para estas sesiones. Algunos de ustedes ya lo están haciendo así porque perciben que es lo más natural. Si encajan en esta descripción, son honrados por haber visto el cambio y moverse con él.

Así pues, si es usted uno de esos trabajadores de la luz que tienen la sensación de que sus meditaciones están «alcanzando el techo» (en palabras de mi socio), les ruego que se detengan por un momento a considerar el porqué. No hay nada erróneo en ello. Ahora disponen de nueva tecnología espiritual que les per­mite conseguir lo que necesitan en una fracción del tiempo. Dis­ponen de un nuevo don, y lo han aceptado..., pero el don sigue sin ser abierto. Si cree que no está «sintiendo» la misma respues­ta del Espíritu a la que estaba acostumbrado cuando meditaba, ¡tiene razón! Acostúmbrese a la sensación de hallarse al mando, de tener el control. Acostúmbrese al nuevo paradigma de norma­lidad como guerrero de la luz, que se capacita a cada paso que da. Su sabiduría es ahora instantánea. Esto es muy parecido a la sensación de canalización para mi socio. El amor y la sabiduría del Espíritu suceden a medida que usted las necesita, y el amor siempre está ahí, vertiéndose en sus días y en sus noches, a tra­vés de la rendija abierta en el velo. Ya no son necesarias más se­siones en las que usted crea una diminuta corriente de amor que se esfuerza por cruzar y le hace sentirse de una forma determina­da durante aproximadamente una hora. Ahora dispone de todo el manto del Espíritu, se lo puede poner, y le invitamos a que lo haga. Eso hace que las largas cartas de meditación sean inefi­cientes e innecesarias para usted, personalmente.

Ahora bien, ¿les estoy diciendo a los trabajadores de la luz de un planeta que ya no mediten más? Algunos lo pensarán así. Les ruego que comprendan que todos estos cambios suceden gradual­mente. Algunos de ustedes todavía están meditando y obtienen la clase de resultados que esperan. Continúen haciéndolo así. Este mensaje está dirigido a aquellos que tienen la sensación de que sus meditaciones son defectuosas, y ya he explicado las razones del por qué. Si esto le viene bien, empiece por aceptar su poder y comprenda que lo que antes se tardaba períodos de tiempo en conseguir, ya no se necesita. Esto se corresponde con el cambio universal, a medida que se mueve lentamente hacia la alineación con el «ahora» que ya he explicado muchas veces. Cambie sus an­tiguas meditaciones solitarias a meditaciones de grupo (de dos o más), y asigne un propósito de energía a cada sesión (de modo que estén coordinando su intención vibratoria). Esto es lo mejor que pueden hacer por sí mismos y por el planeta. Si están dispues­tos a pasar tanto tiempo ante el Espíritu, procuren que cuente tam­bién para el planeta. Ahora ya no lo necesita hacer personalmente de la misma forma que antes.
Equilibrio biológico. He aquí otro sentimiento que quizá esté experimentando. Existe actualmente una falta de consistencia vi­bratoria entre lo que han denominado su vibración mental y el resto de su biología. El mensaje que yo y otros les ofrecemos es un mensaje espiritual. Aunque yo abarco el planeta físico, ustedes perciben su crecimiento de una forma mental y espiritual. Lentamente, se convierte en una persona tolerante y pacífica, con una sabia visión general de quienes le rodean. Hay para us­ted procesos casi exclusivamente mentales, aunque la verdad es que se trata de atributos astrales. Usted, sin embargo, «siente» en su cabeza, y su actitud es vista como un producto de su con­junto mental.

Lo que sucede a continuación les parecerá familiar a algunos de ustedes. El Espíritu sabe que el resto de su biología necesita «ponerse al día» respecto de su nuevo conjunto mental (chakra de la corona). Para hacerlo así, resulta que en el nivel biológico se está generando mucho trabajo para usted. Este proceso se re­monta en realidad al período 11:11, cuando fueron informados del código que se transmitió a toda la humanidad (se hablará de ello más adelante). A su biología se le dio permiso para cambiar con su crecimiento astral en ese momento, y para ese propósito se les dieron los mecanismos a la parte magnética de su ADN.

Los resultados de esta no-sincronización es que muchos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   28

similar:

Libro III alquimia del espíritu humano una guía para la transición hacia la Nueva Era iconAl llegar a la luna, el ser humano cambió radicalmente su visión...

Libro III alquimia del espíritu humano una guía para la transición hacia la Nueva Era iconPor el cual se reglamenta parcialmente el Título I de la Ley 9 de...

Libro III alquimia del espíritu humano una guía para la transición hacia la Nueva Era iconCosmologíA PLEYADIANA UNA NUEVA cosmología para la era de la luz barbara hand clow

Libro III alquimia del espíritu humano una guía para la transición hacia la Nueva Era iconResumen la Luffa Cylindrica (L.) Roem, estropajo, puede considerarse...

Libro III alquimia del espíritu humano una guía para la transición hacia la Nueva Era iconGUÍa para el manejo de la hemorragia del III trimestre

Libro III alquimia del espíritu humano una guía para la transición hacia la Nueva Era iconReiki, una puerta hacia una nueva dimensión de salud, de conocimiento y sabiduría

Libro III alquimia del espíritu humano una guía para la transición hacia la Nueva Era iconEl alba de una nueva era: Esclavitud Total

Libro III alquimia del espíritu humano una guía para la transición hacia la Nueva Era iconEl alba de una nueva era: Esclavitud Total

Libro III alquimia del espíritu humano una guía para la transición hacia la Nueva Era iconEl Libro de Urantia ofrece una nueva visión del universo que satisface...

Libro III alquimia del espíritu humano una guía para la transición hacia la Nueva Era iconMemorias evolucionan cada vez más hacia una mayor capacidad de grabación,...
«realidad virtual» no era generalmente grabada tal cual en una memoria informática. Frecuentemente había sido calculada en tiempo...






© 2015
contactos
m.exam-10.com