Informes complementarios sobre activos intangibles 48






descargar 0.83 Mb.
títuloInformes complementarios sobre activos intangibles 48
página1/14
fecha de publicación09.09.2015
tamaño0.83 Mb.
tipoInforme
m.exam-10.com > Economía > Informe
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14


LA IMPORTANCIA DEL INTANGIBLE EN LA EMPRESA DE INTERNET: UNA PROPUESTA DE MEDICIÓN CONTABLE


Mª Carmen Lozano Gutiérrez


Federico Fuentes Martín
UNIVERSIDAD POLITÉCNICA DE CARTAGENA

Cartagena Febrero 2005

INDICE DEL DOCUMENTO DE TRABAJO:

Introducción 3
CAPÍTULO 1: La financiación de las empresas de Internet 6

1.- La financiación tradicional 6

1.1.- Factores que influyen en la obtención de financiación

para una empresa de Internet 6

1.2.- El Capital Riesgo como principal fuente de financiación externa 9

2.- Nuevas formas de financiación 15

3.- Un análisis difuso de evaluación de las posibilidades o limitaciones

de una empresa de Internet para obtener financiación 19

CAPÍTULO 2: Problemática de la contabilización de intangibles 30

1.- La información contable en la era del conocimiento 31

1.1.- Tratamiento contable de los intangibles en la IASC y su

comparación con la normativa contable española 31

1.2.- La creación de un informe complementario sobre activos

intangibles 37

1.3.- Ejemplos de empresas precursoras en la elaboración de

informes complementarios sobre activos intangibles 48
CAPÍTULO 3: Aportaciones de la teoría de los subconjuntos difusos

a la valoración de intangibles 59

1.-Justificación de la aplicación de teorías emergentes a la elaboración

de un plan de negocio 59

2.-Metodología de elaboración de un Plan de Negocio sobre intangibles 60

2.1.- Elaboración de un Balance previsional para Amazon.com 61

2.2.- Amazon.com cuenta de resultados años 1997-2001. Balances

de situación provisionales en distintos escenarios 64

2.3.- La identificación de intangibles en el valor de Amazon.com 67

2.4.- Elaboración del balance provisional “invisible” de Amazon.com 87
CONCLUSIONES Y CITAS BIBLIOGRÁFICAS 91

INTRODUCCIÓN
LA IMPORTANCIA DEL INTANGIBLE EN LA EMPRESA DE INTERNET: UNA PROPUESTA DE MEDICIÓN CONTABLE

Cada vez más las empresas consideran Internet como un medio adicional para expandir sus negocios, y ello implica que deberán adaptarse a los condicionamientos intrínsecos que la red implica. No servirán los métodos de gestión tradicionales y los clientes tampoco demandarán lo mismo ni tendrán que ser tratados de igual forma. Esto motiva que la planificación estratégica del comercio virtual sea vital y que la empresa tenga muy claro qué va a hacer en el ciberespacio para conseguir atraer, y lo que es más importante, retener y motivar a los consumidores potenciales para que finalmente realicen transacciones de forma online. Para éstas empresas resulta especialmente importante el emprender una serie de actuaciones encaminadas, entre otros aspectos, a mejorar continuamente y de forma simultánea la calidad, los tiempos de entrega y el servicio a los clientes si desean lograr y mantener posiciones competitivas duraderas, sobre todo si se tiene en cuenta la facilidad con la que un usuario de una página puede acceder a otra con un coste mínimo, tan sólo con un “clic” de ratón.

Tradicionalmente, para conocer el valor de una empresa hemos acudido a los balances y cuentas de resultados, herramientas contables que nos proporcionaban información sobre la situación y valor de los activos de la empresa, en concreto, de sus activos materiales y tangibles tales como los edificios, instalaciones, capital social, etc. En el caso de la empresa de Internet, su capacidad para diferenciarse de sus competidores no reside en dichos activos físicos puesto que apenas cuenta con fábricas, máquinas, terrenos y locales propios. El verdadero valor de estas empresas reside en la capacidad de innovación y adaptación a los cambios del entorno, las estrategias de marketing, los conocimientos técnicos y especializados de la plantilla y su experiencia, la propiedad intelectual, la fidelidad de sus clientes o las relaciones con el entorno. Todos estos valores los aglutinamos bajo la denominación de Activos Intangibles o Capital Intelectual.
Resulta complicado establecer una definición concreta sobre qué se entiende por Activos Intangibles o por Capital Intelectual pero, en líneas generales, podemos decir que son el conjunto de activos estratégicos de la organización, susceptibles de generar valor para las empresas y que no pueden, desde el punto de vista legal, ser recogidos en los estados contables por su carácter inmaterial. No todos los activos intangibles que una empresa posee, constituyen una fuente de ventajas competitivas sostenibles. Tan sólo lo son aquellos que contribuyen a la generación de valor económico en la organización.

Para las empresas de Internet resulta indispensable identificar sus activos intangibles relacionados con sus ventajas competitivas o factores de éxito, comprender la relación existente entre todos ellos, y, a partir de ese conocimiento, definir actividades que fomenten el desarrollo de otros intangibles generadores de valor para la empresa. Por ello, es necesario contar en la empresa con un modelo que nos presente todos estos activos ocultos dentro de la misma y que pueden influir de forma exitosa o negativa en el desarrollo de la organización, la obtención de financiación o su cotización en Bolsa. En el Capítulo 1 del presente documento de trabajo, ofrecemos una visión general de las vías tradicionales de financiación de la empresa de Internet y en qué medida influye la presencia de intangibles en la obtención de dicha financiación.

La principal dificultad que aparece cuando se pretende acometer una valoración de activos intangibles estriba precisamente en el sentido de su “intangibilidad” que conlleva inevitablemente a una cierta subjetividad en su apreciación, por lo cuál existe la necesidad de buscar métodos fiables y válidos para “medir” tales intangibles generadores de valor competitivo y enlazarlos a los factores objetivos tangibles o materiales que posea la empresa y que perfectamente recogerá su contabilidad. Así en el Capítulo 2 analizaremos la problemática de la contabilización de intangibles y su posible solución a partir de la creación de informes complementarios sobre activos intangibles ante el vacío existente que sobre el tema en las directrices de la normativa internacional y la normativa contable española.

El Capítulo 3 del presente documento de trabajo se dedica a la concreción de una metodología capaz de tratar el problema de la cuantificación de intangibles desde una visión diferente a la que tradicionalmente han ofrecido los científicos basada en la formulación de teorías y razonamientos basados en el concepto de precisión y que, frecuentemente quedan plasmados para su cuantificación en los esquemas matemáticos clásicos proporcionados por la lógica booleana, impulsora del razonamiento basado en el sí y el no, la pertenencia y la no pertenencia, en definitiva el blanco y el negro.

Ahora bien, por una parte, no todo lo que tiene interés en la vida de las empresas, aún siendo identificado, puede ser cuantificado, y por otra parte la empresa se ve condicionada en su funcionamiento por fenómenos de difícil identificación que le afectan visiblemente. Tanto en uno como en el otro caso, se llega fácilmente a la conclusión de que es necesario contar con instrumentos matemáticos que permitan tener en cuenta de una manera más adecuada esa realidad. No se trata pues de adaptar la realidad a los modelos creados bajo un plan determinista y cerrado, sino por el contrario en buscar una metodología capaz de captar la realidad con toda su imprecisión, considerando el fenómeno tal cual se presenta en la vida real y realizar su tratamiento sin intentar deformarlo para hacerlo preciso y cierto. La complementariedad de éstas nuevas técnicas concebidas bajo los principios de lo que se ha dado en llamar como “Lógica Difusa” con los modelos ya establecidos, permitirá aumentar la coherencia entre la evolución de procesos reales y los esquemas elaborados para su tratamiento.

El presente documento de trabajo finaliza con el desarrollo de un estudio empírico realizado a partir de balances históricos de la empresa Amazon.com, por el que se han identificado activos intangibles generados de ventaja competitiva en ésta empresa, y se han sometido a una valoración comparativa con empresas de similar actividad y volumen de negocio parecido. Un tratamiento de los datos mediante las técnicas matemáticas proporcionadas por la Teoría de los Subconjuntos Difusos, nos ha permitido establecer un Balance de Situación Previsional en el que quede reflejado el Valor Invisible de ésta empresa. Parte de los datos manejados en el estudio ha sido simulada (lo que se hace constar al comienzo de cada tratamiento de datos), aunque nuestro objetivo es el de aplicar en un futuro cercano la metodología propuesta a datos generados a partir de encuestas reales.
CAPÍTULO 1
LA FINANCIACIÓN DE LAS EMPRESAS DE INTERNET
1.- La financiación tradicional:

1.1.- Factores que influyen en la obtención de financiación para una empresa de Internet

1.2.-El Capital Riesgo como fuente principal de financiación externa

2.- Nuevas formas de financiación:
1.- LA FINANCIACIÓN TRADICIONAL
1.1.- FACTORES QUE INFLUYEN EN LA OBTENCIÓN DE FINANCIACIÓN PARA UNA EMPRESA DE INTERNET
Una de las características de las empresas de Internet y, en general, de todas aquellas de alto crecimiento vinculadas a mercados emergentes, es su considerable necesidad de recursos financieros y el elevado riesgo al que se encuentran expuestos sus proyectos.
Debido al riesgo y a la incertidumbre en la evolución de la economía electrónica, pocos bancos están dispuestos a prestar dinero a éstas empresas, lo que las convierte en candidatas apropiadas a recibir fondos de empresas de capital riesgo que “en teoría” sí están en disposición de asumir ese riesgo.
En el párrafo anterior hemos resaltado el hecho de que teóricamente el capital riesgo sea la fuente de financiación más corriente en éste sector empresarial, aunque lo cierto es que por tratarse de empresas que generalmente son nuevas o cuentan con pocos años de existencia, unido al hecho de que los intangibles constituyen la principal fuente de valor (con lo que se produce una evidente insuficiencia de la información contable al no reflejar ésta el verdadero valor de la empresa), es por lo que solicitar financiación resulta en algunos casos una tarea complicada para sus gestores, que se ven obligados a justificar el éxito futuro de sus proyectos basándose por lo general en expectativas, y por otra parte, deben conseguir que sus argumentos sean tan sólidos como para eliminar el temor inevitable de los financiadores, y convencerlos de que no existe sombra de peligro de una gestión desleal con los intereses de los accionistas.
Las empresas de capital riesgo están en disposición de asumir el riesgo inherente a la incertidumbre en la que se mueve éste sector, tomando una participación activa en las empresas que financia, y de éste modo vigilar el uso que el empresario da a los fondos puestos a su disposición, así como estipular las fórmulas de distribución de los derechos del empresario y la empresa de capital riesgo sobre el cash flow de la compañía, los votos en la junta de accionistas, el nombramiento de los miembros del consejo de administración y el destino de los activos de la compañía en caso de liquidación. Pese a que la empresa de capital riesgo mantiene una participación activa en la empresa financiada, los riesgos asumidos todavía son muchos, y permanecen vigentes cuando la empresa sale a Bolsa, y dado que el inversor individual no tiene la posibilidad de negociar con el empresario cláusulas específicas de cobertura, sus preocupaciones se dirigen a obtener información suficiente sobre la empresa y liquidez en el mercado para deshacer sus posiciones en caso de que su comportamiento no sea acorde con sus expectativas.
Por lo general, los acreedores prefieren aportar fondos en las empresas que disponen de una alta proporción de activos tangibles al incurrir de ésta manera, en un menor coste de evaluación y control de éstas inversiones. La práctica inexistencia de activos tangibles en las empresas de Internet, dificulta considerablemente la función de control desarrollada por los acreedores, que se han de limitar a obtener como garantía de su inversión una apreciación (con una inevitable carga de subjetividad) del valor de algunos activos intangibles que por otra parte resultan fundamentales en la creación de ventajas competitivas. El problema surge en el caso de aparición de una crisis financiera, en la que difícilmente, la empresa podría obtener suficiente liquidez para afrontar sus compromisos financieros mediante la venta de sus recursos intangibles. En definitiva, desde la óptica del control ejercido por los acreedores, podríamos decir que existe una relación negativa entre la capacidad de endeudamiento de la empresa de Internet y la presencia de intangibles. Aunque desde el punto de vista de la reputación de la empresa en el mercado, de acuerdo con la opinión de Menéndez Alonso, E. [2001]i, la presencia de activos intangibles vinculados a la reputación de la empresa (marcas, imagen corporativa, acuerdos contractuales, ...) suficientemente demostrada mediante adecuados métodos de evaluación, es una garantía adicional para los acreedores, y por tanto debería actuar en la dirección de incremento de la capacidad de endeudamiento. Aunque, claro está que no es lo mismo un activo intangible como la patente ó la marca comercial, que goza de una amplia protección legal y en un momento dado puede ser transferible a otra empresa (por lo que su valoración resulta relativamente fácil) que un activo intangible como la satisfacción o lealtad de la clientela, la calidad del servicio o las habilidades acumuladas de los trabajadores, con menor protección legal y de más dificultosa valoración. Razón por la cuál, podríamos decir que existen diferentes niveles en las garantías ofrecidas a los acreedores según la naturaleza del tipo de recurso intangible de que se trate.
El tamaño de la empresa es otro factor importante a la hora de evaluar las posibilidades de obtención de financiación para una empresa de Internet. Por lo general, las grandes empresas gozan de más posibilidades de obtención de financiación externa, mientras que para las pequeñas empresas, para las que la probabilidad de quiebra o fracaso empresarial es más alta, les resulta más difícil conseguir financiación. Las empresas de Internet por lo general son muy jóvenes y han nacido con pocos trabajadores; las ya consolidadas y con un tamaño (en cuanto a número de empleados) relativamente grande, están empezando a reducir plantilla, como es el caso de Altavista que en los últimos años ha reducido su plantilla en más de un 25%.
Mientras duró el boom de internet, nada parecía poder desinflar la burbuja. Pocas compañías de internet y punto com eran rentables, pero a los inversionistas parecía no importarles. Tomaban en cuenta el número de clientes o de suscriptores como base para valorar las acciones de internet. De lo que se trataba era de conseguir capital, no de obtener ganancias. Los precios de las acciones afectan al desempeño de las compañías (Soros, G. [2002]ii) ya que actúa como determinante del costo del capital por el que una compañía adquiera o sea adquirida por otras y, por tanto, podemos afirmar que los precios de las acciones influyen sobre la capacidad de endeudamiento de una empresa y sus posibilidades para atraer financiación. En otras palabras, cuando los mercados financieros creen que una compañía está bien, sus “elementos fundamentales” mejoran y le resulta más fácil conseguir financiación externa; cuando los mercados cambian de opinión, el destino mismo de las compañías cambia también. Alan Greenspan (Presidente de la Reserva Federal Americana) afirma que “invertir en acciones de Internet es como jugar a la loteríaiii, ya que si empresas con un endeudamiento astronómico, con una historia inexistente y proyección de pérdidas en los próximos 3-5 años son capaces de duplicar consistentemente su valor en bolsa, nos podríamos preguntar ¿qué está valorando el mercado? Basta con que se lancen rumores en la red para que los pequeños inversores se animen a comprar, sin analizar ni resultados ni endeudamiento ni estructura de capital ni costes, sólo expectativas. Expectativas basadas en la no existencia de métodos de valoración para este tipo de empresas. Unos cimientos basados en las expectativas no son en principio buenos candidatos para conseguir una financiación más fácil.
El Ministerio de Economía, consciente de la progresiva llegada de empresas de negocios de alto riesgo a la bolsa, ha puesto en marcha una reforma de la ley que regula la salida a bolsa de las empresas en pérdidas para hacerla más acorde con los tiempos que corren. Por ello el Ministerio quiere, por un lado, flexibilizar las exigencias a las empresas en pérdidas para salir al parqué, y por otro, mejorar la protección de los pequeños inversores. Por ello, la nueva normativa exigirá a estas empresas el respaldo del informe de un asesor independiente, que será corresponsable jurídico de la evolución de la compañía. Asimismo, se buscará más implicación del consejo de administración en las responsabilidades futuras de la compañía, y se evitará que la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores) tenga que responder ante la evolución negativa no prevista de estas compañías. Otras fuentes apuntan a que el Gobierno podría facilitar la creación de un mercado bursátil secundario especializado en valores de alto riesgo, al estilo del Neuer Markt de Francfort o del paneuropeo Easdaq, para captar a empresas de nuevas tecnologías.

1.2.- EL CAPITAL RIESGO COMO FUENTE PRINCIPAL DE FINANCIACIÓN EXTERNA
Las empresas de Internet de nueva creación se enfrentan a distintas dificultades específicas de la obtención de fondos, entre otras las siguientes:
1.- Los riesgos asociados en general a las nuevas tecnologías innovadoras

2.- La limitada oferta de capital social

3.- La falta de activos tangibles que sirvan de garantía secundaria del préstamo
Una característica general de éstas empresas es que durante el proceso de creación y lanzamiento suelen realizar gastos cuando aún no hay ingresos, por lo que una sólida situación del capital social es decisiva para cubrir el vacío hasta que puedan obtenerse ingresos. El escaso volumen de activos tangibles en la empresa de Internet, constituye el principal problema que ésta se encuentra para obtener financiación procedente de bancos comerciales, ya que éstos no aceptan activos intangibles como garantía secundaria, es por ello que con frecuencia el capital-riesgo es la mejor solución para la financiación de estas empresas.
La utilización de financiación de “entresuelo”en la que se combina la financiación mediante préstamo con el derecho a suscribir el capital social de la empresa cuando cotiza en Bolsa, puede ser adecuado para cubrir una necesidad que no satisfaga únicamente ni la financiación mediante capital social ni la financiación mediante endeudamiento. La financiación de entresuelo resulta más cara para la empresa innovadora, ya que los suministradores del préstamo a la empresa corren un riesgo más elevado debido a su inferior posición frente a otros prestamistas si quiebra la empresa.

En la fase inicial, la financiación de siembra y arranque constituye la fuente más importante para el desarrollo de empresas innovadoras y se hace en forma de participación inactiva en el capital social con condiciones fijas y derechos de inversor muy limitados, o de financiación mediante endeudamiento subordinada que sirve de capital social en caso de incumplimiento. Los inversores informales de capital riesgo (business angels) han contribuido a la oferta total de financiación de la fase inicial.
En la fase de expansión, cuando la empresa ya genera ingresos estables, pueden resultar adecuados conjuntos de financiación a medida que abarquen productos mixtos de endeudamiento y capital social. Las entidades que ofrecen dichos productos son bancos comerciales y fondos de capital riesgo, que apoyan a sus clientes hasta que su participación en la empresa se vende a terceros, o salen cuando la empresa empieza a cotizar en Bolsa.
Desde la fase inicial a la fase de expansión, nos encontramos con diferentes perfiles de inversor, que podríamos diferenciarlos así:

* Angel Investor: generalmente son los primeros que creen en una idea, padres o amigos, pero también pueden ser pequeños fondos de inversión. La inversión de los angels es pequeña, y suele ser la de más riesgo, ya que por lo general invierten en una idea, más como un acto de fe que como un estudio detallado del proyecto. El aporte del angel se conoce como seed capital o capital semilla pues es el que permite que la idea germine.

* Venture Capitalist: es un inversionista de tipo institucional, por lo general un fondo de inversión que conoce bien el negocio en el que espera invertir, en este caso la empresa de Internet. Hay fondos de diferentes tamaños, algunos apuntan a cierto tipo de empresas, otros se especializan en inversiones que no sobrepasan determinada cifra de capital, algunos funcionan con dinero propio (generalmente son filiales de grandes empresas) y otros como operadores de otros inversores. El monto de su inversión es mucha más alta que la de los angels, pero es menos incierta, ya que la empresa deberá estar funcionando o a punto de hacerlo y el análisis del proyecto y el modelo de negocio es realmente riguroso.

* Private Equity: Aunque todavía son una especie rara en el ámbito de Internet, estos agentes se dedican a invertir en la compra de empresas o partes de empresas, que no cotizan en bolsa. Usualmente ingresan en una compañía, la capitalizan, la ayudan a crecer rápidamente y mejoran sus utilidades, con lo cual al momento de vender obtienen grandes ganancias.
Las conclusiones a las que se han llegado en diversos estudios como el ofrecido por Shepherd et. al. [2000]iv cuyos datos nos sirven de orientación, nos indican que la tasa de supervivencia de las empresas que reciben capital riesgo oscila entre el 65-85%, mientras que alrededor del 90% de las empresas de nueva creación que no reciben capital riesgo fracasan en un intervalo de tres años. Sólo entorno al 1-2% de las empresas que solicitan capital riesgo lo consiguen. Un análisis sobre las razones por las que resulta tan bajo éste porcentaje de empresas de Internet financiadas por capital riesgo, puede resultar útil tanto para los equipos directivos de las empresas que solicitan la financiación (ya que les puede orientar a diseñar un plan de negocios apoyándose en los criterios más valorados a fin de maximizar la probabilidad de recibir financiación), como a los propios operadores de capital riesgo para los que la obtención de una mayor información de éstas empresas puede resultar trascendental en su toma de decisiones.
Para el problema de financiación de las empresas innovadoras, se está intentando buscar medidas de apoyo público a la financiación en las fases iniciales, aunque debido a las limitaciones presupuestarias y a los límites de las ayudas estatales, los planes se orientan cada vez más a distribuir los riesgos en cooperación con el sector privado, y en el caso de las empresas de Internet, muchas de ellas, se han financiado en la Bolsa, que es un mercado masivo, en el que la mayoría de los inversores no son especialistas en inversiones de alto riesgo.

La crisis que atravesaron las puntocom durante los años 1999-2001, terminó con la avalancha de inversores que estaban dispuestos a apostar por ellas. Según datos de la Asociación Europea de Capital Riesgo (EVCA), las desinversiones consideradas como pérdida total del capital riesgo en España en el 2001 sumaron 14,4 millones de euros, de los que algo más de 11 millones de euros, se correspondían a quebrantos asociados a telecomunicaciones, empresas "punto.com" y otros sectores tecnológicos. Tras dos años (2002-2003) en los que se produjeron numerosas desinversiones rápidas en las empresas más inmaduras, en su mayor parte relacionadas con la nueva economía, de nuevo estas categorías pasaron a registrar mayores períodos de permanencia. En consecuencia, se comprueba la correlación existente entre el grado de desarrollo de la empresa participada y el tiempo medio de mantenimiento de las participaciones.

El volumen desinvertido en el 1er semestre de 2004v, a precio de coste, ascendió a 180,5 millones de euros; esto supuso la realización de 127 operaciones de desinversión, 25 menos de las registradas en el mismo periodo de 2003. Según la información obtenida a partir de los Informes “Barómetro del Capital Riesgo en España” e “Indicadores de confianza del Capital Riesgo en España” elaboradosvi por la consultora Deloitte en colaboración con el profesor de la Universidad Complutense D. José Martí Pellón, “el moderado optimismo que ha marcado el número de oportunidades de inversión en los últimos tiempos se ha transformado en un optimismo, así el 63% de los directivos de las entidades de capital riesgo consideran que las oportunidades para invertir aumentarán a corto plazo y en éstas inversiones las empresas de nueva creación con proyectos innovadores cobrarán una especial significancia ”. Estas expectativas por lo menos resultan esperanzadoras para el sector de empresas de Internet que ha sufrido una dura transición de una época en la que se conseguía fácilmente financiación, a una época en la que la crisis del sector desató el temor de los inversionistas . De ésta experiencia "Los inversores han aprendido de la crisis y se han vuelto mucho más cautos a la hora de evaluar e invertir en una empresa de estas características", asegura José María López de Letona [2004]vii, presidente de Excel Partners. Una de las razones de esta cautela se debe a que los inversores son conscientes -sobre todo los que invierten exclusivamente en nueva economía- de que la caída de las puntocom puede arrastarles. Basta con echar un vistazo a Estados Unidos: las acciones de la incubadora CMGI -con participaciones en empresas como AltaVista- cotizaban hace un año a 130 dólares, mientras que ahora se mueven en la banda de los siete dólares. Se trata de un caso similar al de Internet Capital Group, que ha visto bajar en un año su propia cotización un 95% hasta los seis dólares.

La crisis ha racionalizado los precios y ha modificado los criterios de valoración. Las páginas vistas o el número de usuarios ya no son considerados importantes. "Se ha vuelto a fórmulas más clásicas, valorando criterios de generación de caja y consecución de beneficios", afirma Christian Fernández, responsable de Barcelona Emprendedores [2001]viii.

El capital riesgo está dedicando más tiempo a su cartera que a invertir debido a la preocupación ante la caída de valor de sus inversiones y a la dificultad para salir de ellas por su menor liquidez", reconoce Nicolás Merigó, responsable de Capital Riesgo Internetix, la sociedad de inversión del BSCH para la nueva economía. Este parón no sólo ha frenado la aparición de nuevas empresas, sino que condiciona el futuro de muchas de las existentes. El anuncio del ministro de Economía, Pedro Solbes, en la presentación de los Presupuestos Generales de 2005, de que el Gobierno iba a apostar por la mejora de la financiación empresarial a través del capital riesgo ha centrado la atención en la actividad de este sector. Sin embargo, en España, la inversión por parte de operadores profesionales en sociedades no cotizadas se sitúa todavía en niveles inferiores a la media europea.

Aunque el panorama no parece muy alentador, están surgiendo iniciativas como Netjuice , una empresa que nació hace tres años como una empresa de consultoría y desarrollos en Internet de la mano de los hermanos Jorge Juan y Silvia García, pero el crecimiento de la red de redes les abrió los ojos sobre las grandes oportunidades de negocio que ésta ofrecía. Los hermanos García embarcaron en el nuevo proyecto a profesionales de las nuevas tecnologías, a los que se unió el ex director general del Grupo Inditex (Zara), Carlos Dexeus, que ocupa el cargo de presidente. El nuevo equipo gestor ha convertido a Netjuice en una empresa que financia y da soporte tecnológico, estratégico y operativo a proyectos en Internet, tanto los propuestos externamente por emprendedores o universitarios, como los que la propia compañía diseña y desarrolla. La vocación de la empresa es ir incorporando de aquí a finales del próximo año nuevos proyectos e iniciativas, que se irán integrando en una federación de empresas de Internet, y que colgarán todas ellas del holding Netjuice.

En principio puede parecer que la iniciativa de Netjuice se correspondería con un capital riesgo 'sui generis' ya que se parece al capital riesgo pero no lo es. La diferencia está en que la empresa invierte en proyectos y se involucra en ellos, aportando todo su conocimiento y a gente especializada en dar soporte tecnológico. Además, todos los empleados se vuelcan en los proyectos: les va en ello parte del sueldo, ya que todos tienen acciones de la compañía, "la mejor forma de cautivar y fidelizar a la gente para que crea en los proyectos". Los fondos de capital riesgo, al contrario que las incubadoras como Netjuice, no buscan la integración de las empresas participadas. Apuestan por el equipo gestor, no por la idea. Por lo tanto, en la mayoría de los casos evitan participar en la gestión. Suelen entrar más tarde; generalmente en la primera y segunda ronda de inversión.

Al calor del desarrollo de Internet en España, y a imagen y semejanza de lo que ocurrió en Estados Unidos hace dos años, han nacido una serie de fondos de capital riesgo para invertir en proyectos de Internet en el mercado hispanohablante. Ericsson España ha creado uno con un capital de 500 millones de pesetas. También Argentaria (6.000 millones), BSCH (10.000 millones), Retevisión y Amena (10.000 millones), entre otros, han creado sus respectivos fondos, en lo que parece una tendencia, aún tímida, pero que ganará peso en el mercado español a medida que Internet se convierta en un fenómeno de masas. Existen otras compañías cuyo objetivo es poner en contacto a emprendedores e inversores, uniendo mercados fragmentados de capital. Es decir, ponen en contacto a personas u organizaciones interesadas en invertir en start-ups de tecnología o Internet y emprendedores con proyectos que ellos seleccionan previamente, ofreciendo cierto aval o preselección a los inversores.

Para finalizar ésta visión de la financiación tradicional de la empresa de Internet creemos interesante mostrar un esquema indicativo de las formas de financiación usualmente usadas según el volumen de ésta, elaborado por Alberto de las Fuentes [2000]x

LAS FASES DE FINANCIACIÓN DE UNA EMPRESA DE INTERNET



El fundador, la familia y los amigos: Con este dinero se pone en marcha el proyecto. A menudo sólo sirve para crear una empresa amateur, sin estructura definida. Conviene no endeudarse y buscar financiación externa.






2.- NUEVAS FORMAS DE FINANCIACIÓN:
Debido a las dificultades a las que se enfrenta la empresa de Internet para obtener financiación externa, provocadas por el temor de los inversores ante la caída generalizada de las empresas punto-com y la desaceleración de la economía, es por lo que se están buscando nuevos esquemas de financiación alternativos.
Desde sus inicios, una de las formas tradicionalmente utilizadas para la consecución de ingresos en el ámbito electrónico era y es la publicidad on-line. Las empresas pagan una determinada cuantía a cambio de que los portales y páginas web exhiban publicidad de ellas en la web. De esta forma, las páginas obtienen la financiación necesaria para poder mantener el ejercicio de su actividad diaria, ofreciendo todo tipo de información on-line al usuario (cultura, ocio, economía, sociedad, etc). Con la máxima de obtener recursos suficientes para mantener las páginas en funcionamiento y actualización constantes, la publicidad on-line acabó convirtiéndose en uno de los segmentos más dinámicos y productivos en el entorno de Internet. La principal novedad en el mundo de la publicidad que está haciendo furor actualmente en la web y está contribuyendo notablemente a la recuperación del sector son los anuncios sectorizados y personalizados incluidos en los resultados de las búsquedas, seleccionando a los anunciantes según los términos de la búsqueda. Es la tecnología que actualmente están empleando Google o Yahoo! entre otros.

El programa que Google ha lanzado para webmasters que quieran incluir publicidad en sus websites. Este programa consiste en introducir publicidad en formato texto (es decir, alejado del tradicional banner) que lleve al lector del contenido de la página a anunciantes que tengan algún tipo de relación con lo que se está viendo en la página. De esta forma, y presentando al lector anuncios sobre temas relacionados con lo que está leyendo y que -al menos se le supone- le interesa, se logra captar más su atención, lo que redunda en un aumento de las posibilidades de hacer click sobre el enlace e ir a la web del anunciante. Pero la publicidad basada en internet ha vivido también sus turbulencias. Una vez que se constató que un gran número de usuarios no significaba un gran número de clicks en los 'banners', el negocio entró en crisis. Este año se ha vendido mucha menos publicidad en la red, los precios han caído y muchos negocios, que basaban su financiación en las inserciones de los anunciantes, han tenido que cerrar las puertas.
Desde que a principios del año 2001 los mercados tecnológicos atravesaron una importante crisis que tuvo considerables consecuencias en todo el ámbito que rodea las Nuevas Tecnologías y, por lo tanto, la Nueva Economía, fue entonces cuando se planteó como solución y como nueva posible fuente de ingresos, una iniciativa novedosa: el pago por contenidos. Las empresas aprobaban nuevas estrategias y políticas de actuación centradas en la oferta de información y contenidos, pero no de forma gratuita como hasta ahora, sino a cambio de una contrapartida económica. El pago por contenidos, al que se están lanzando muchos medios de Internet como fórmula para contrarrestar la sequía publicitaria, se encuentra con férreos opositores y ardientes defensores. Así, en opinión de Manuel Castells, catedrático de Sociología de la Universidad de Berkeley (California) y profesor de la Universitat Oberta de Catalunyaxi, el pago por contenidos no parece ser una buena solución para que los medios rentabilicen sus inversiones en Internet. Castells ha afirmado: "El intento de hacer pagar por cosas que hasta ahora se han ofrecido gratis en Internet no tiene sentido: es algo desesperado. Más bien al contrario, Internet está permitiendo que cosas por las que había que pagar, ahora se puedan conseguir gratis". Evidentemente, habría que distinguir entre que la información sea única, exclusiva y de considerable importancia en el desarrollo de una actividad o acción empresarial y en el resto de casos, es decir, cuando se produzca una navegación diaria de un usuario cotidiano. En éste sentido, entendemos más justificado el pago de contenidos de que resulten necesarios a profesionales vinculados a Internet o al e-business, siempre que ésta información genere un valor añadido a sus estudios o empresas. En España, el primer ejemplo de cobro por contenidos generales surgió en octubre de 2001 cuando el diario El Mundo empezó a cobrar por suscribirse a su edición de la tarde, difundida en formato PDF.

De momento, la mayor parte de las empresas online de contenidos están optando por modelos mixtos, creando contenidos adicionales 'premium' por los cuales cobran a una parte de sus usuarios, y mantienen los contenidos gratuitos, para no perder la de por sí ya mermada fuente de ingresos publicitarios. Comenzar a cobrar a los usuarios por determinados servicios supone correr el riesgo de perder a una parte de ellos, y también, si la estrategia de servicios de pago no está enfocada hacia el segmento más rentable de audiencia o se trata de un segmento de baja fidelidad, es muy probable que éstos terminaran por abandonar el sitio a corto o medio plazo en cuanto pudieran encontrar lo mismo o algo semejante de forma gratuita.

Los negocios en Internet hoy son básicamente tres: el comercio electrónico, la publicidad y el comercio de bases de datos personales. Es obvio que cualquiera de los tres para ser lucrativo debe reunir una gran cantidad de internautas. Hasta hace poco los sitios que recibían un gran número de visitas periódicas eran los que ofrecían los mejores servicios, buscadores, servicios de chat, hospedaje gratuito de páginas y Web e-mail. Desde hace aproximadamente un año ha surgido una nueva idea; ¿Por qué no concentrar todos estos servicios y reunir a todos los usuarios en un macro-sitio de servicios? De esta forma han nacido un nuevo concepto de sitio: el portal de Internet, una página que pretende ser la entrada a la Red de todo internauta. Para conseguir esta concentración se ha desatado una fiebre de compras y absorciones, iniciada en EE.UU., donde empresas de servicios han sido absorbidas por buscadores y estos a su vez por empresas de telecomunicaciones. En España no nos hemos librado y además de la llegada de los americanos (Yahoo, Excite, MSN) han nacido los portales españoles. Los principales son Telépolis (del Grupo Anaya), Ciudad Futura y Olé.

El principal objetivo de la concentración es que cuanto mayor sea el número de usuarios, mayores serán los ingresos por publicidad. De esta forma con costes menores se podrá alcanzar un mayor éxito en los objetivos, mayor definición del target, personalización de mensajes, intercambiar servicios por publicidad y mayor interactividad, todo ello de una forma no agresiva y con un seguimiento de los resultados on-line, lo que no es capaz de ofrecer ningún otro tipo de publicidad hoy en día.

Últimamente están proliferando ideas realmente interesantes para la financiación de pequeñas empresas en la red, la última idea de Amazon va precisamente en esta dirección: se llama Amazon Honor System. Básicamente la idea es que quien posee un sitio, y no sabe cómo recolectar un poco de dinero, puede (después del registro en la correspondiente página de Amazon) descargar un botón grafico para insertarlo en su sitio. Los visitantes que encuentren que el sitio es de su gusto, si están en vena de generosidad, podrán hacer click sobre el botón y tendrán la posibilidad de ofrecer al webmaster una suma cualquiera de dinero, utilizando los servidores seguros de Amazon. Amazon recoge todo el dinero y, después de haber retenido el 15% de lo donado y 15 centavos por cada operación, los devuelve al webmaster del sitio. En suma, se pone a disposición de los sitios un método para recoger donaciones voluntarias, usando la estructura de Amazon. Esta puede ser una buena idea, especialmente para los sitios pequeños y medianos que pueden encontrar una forma de financiación sin deber emplear excesivos recursos para conseguirla.

3.- UN ANÁLISIS DIFUSO DE EVALUACIÓN DE LAS POSIBILIDADES O LIMITACIONES DE UNA EMPRESA DE INTERNET PARA OBTENER FINANCIACIÓN.
Tras un análisis de las principales dificultades que atraviesan las empresas de Internet para la obtención de financiación, hemos detectado la presencia de 5 variables que de forma reiterada han sido determinantes para los financiadores en su análisis de riesgos y por tanto en su toma de decisiones sobre concesión de financiación a estas empresas. Las variables seleccionadas, han sido explicadas en apartados anteriores, y de forma resumida las presentamos a continuación:

1.- Variable A1 : antigüedad de la empresa: las empresas nuevas o cuentan con pocos años de existencia encuentran más dificultades en la obtención de financiación ya que se ven obligadas a justificar el éxito futuro de sus proyectos basándose por lo general en expectativas con argumentos suficientemente sólidos como para eliminar el temor inevitable de los financiadores

2.- Variable A2: presencia de intangibles no transferibles: no es lo mismo un activo intangible como la patente ó la marca comercial, que goza de una amplia protección legal y en un momento dado puede ser transferible a otra empresa (por lo que su valoración resulta relativamente fácil) que un activo intangible como la satisfacción o lealtad de la clientela, la calidad del servicio o las habilidades acumuladas de los trabajadores, con menor protección legal y de más dificultosa valoración.

3.- Variable A3: tamaño de la empresa: por lo general, las grandes empresas gozan de más posibilidades de obtención de financiación externa

4.- Variable A4: comportamiento del mercado: los precios de las acciones influyen sobre la capacidad de endeudamiento de una empresa y sus posibilidades para atraer financiación

5.- Variable A5: otras (posicionamiento en buscadores, tráfico....),: consideración de variables relacionadas con el tráfico de usuarios.
En el presente estudio empírico, mostramos una metodología para la determinación de un orden de importancia de tales variables que nos permita llegar a un mejor conocimiento de las posibilidades y limitaciones que cada empresa sometida a análisis presenta desde el punto de vista de su atractivo de cara a los financiadores de sus proyectos. En ésta fase experimental los datos manejados han sido simulados aunque una vez probada la validez del modelo de ordenación se procederá a su aplicación real.

Una vez identificadas las variables de influencia en la obtención de financiación para la empresa de Internet, se analizará la presencia de cada una de ellas en la empresa y su importancia relativa procediendo a la comparación entre distintas empresas del mismo sector al que pertenece la empresa evaluada en base a la distancia relativa entre la presencia de cada variable y el perfil ideal del sector conformado por el análisis de riesgos de los financiadores. Una vez realizada esta especificación básica, se establece un coeficiente de ponderación según la importancia de cada variable en la financiación ofrecida.

Para cada una de las variables se establece una graduación desde 0 hasta 1 a medida que aumente su importancia y presencia en la empresa. Esto permite establecer una puntuación, ponderando los valores obtenidos para cada una de las variables por los pesos que previamente se han determinado lo que permitirá una comparación interempresas. Dado que el perfil ideal corresponde a la unidad, la empresa que estará ofreciendo mejores condiciones para la obtención de financiación será aquella que más se le acerque. Dado que nos encontramos ante un problema multicriterio con datos ciertos o inciertos, éste es susceptible de ser tratado a través de la teoría de subconjuntos difusos.

La descripción de la metodología difusa que emplearemos para el análisis por comparables, estará basada en la existencia de las 5 variables relacionadas en el apartado anterior, y que representaremos por : , sobre las que se realizará una encuesta acerca del grado de presencia de éstas en la empresa, para lo cuál quedarán expresadas las respuestas en décimas entre 0 y 1 (de no cumplimiento a cumplimiento total). Un agregado de las respuestas obtenidas vendrá dado por un subconjunto difuso de E, por ejemplo:



1

2

3

4

5

0.8

0.2

0.4

1

0.5

Imaginemos ahora que un perfil ideal de obtención de financiación para una empresa tipo del mismo sector al que pertenece la empresa valorada, forma también un subconjunto difuso, al que llamaremos :



1

2

3

4

5

0.9

0.9

0..9

1

1
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Informes complementarios sobre activos intangibles 48 iconNormas internacionales sobre activos intangibles nic 38

Informes complementarios sobre activos intangibles 48 iconContabilizacion de activos intangibles (nic – 38) definicion

Informes complementarios sobre activos intangibles 48 iconPor medio del cual se dictan disposiciones reglamentarias en materia...

Informes complementarios sobre activos intangibles 48 iconActivos fijos y activos diferidos código: con-pro-003

Informes complementarios sobre activos intangibles 48 iconInformes y consultas sobre contratación pública

Informes complementarios sobre activos intangibles 48 iconExamenes complementarios 8

Informes complementarios sobre activos intangibles 48 iconExamenes complementarios 12

Informes complementarios sobre activos intangibles 48 iconExamenes complementarios 8

Informes complementarios sobre activos intangibles 48 iconInstrucciones para solicitar informes de la confederación hidrográfica...

Informes complementarios sobre activos intangibles 48 iconExamenes complementarios del embarazo






© 2015
contactos
m.exam-10.com