Dirigida por armando suárez






descargar 2.76 Mb.
títuloDirigida por armando suárez
página6/90
fecha de publicación12.07.2015
tamaño2.76 Mb.
tipoDocumentos
m.exam-10.com > Biología > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   90

de forma que la mayor agresión no pudiera hallar stimulos apropiados, la

misma exigencia del instinto agresivo obligaría a us miembros a cambiarlo

o de otro modo, la agresión reventaría aun sin stirnulo alguno. Así, la

conclusión a que llega Lorenz, de que mueve al ombre una fuerza innata de

destrucción, es prácticamente la misma de ud. Pe

ro éste ve opuesta al impulso destructor la fuerza igualmente

36 INSTINTIVISMO, CONDUCTISMO PSICOANÁLISIS poderosa de Eros (la vida, la sexualidad), mientras que para Lorenz. el amor mismo lo produce un

instinto agresivo.

Tanto Freud como Lorenz convienen en que si la agresin no se manifiesta

por la acción es perudicial para la salud. Freud había postulado en el

primer período de su obra que la represión de la sexualidad podía conducir

a enfermedades mentales; posteriormente aplicó el mismo principio al

nstinto de muerte y enseó que la represión de la agres

ión dirigida hacia fuera es insana. Lorenz declara que "el hombre civilizado

actual padece de una descarga insuficiente de su impulso agresivo". Ambos

legan por diferentes caminos al cuadro de un hombre en que continuamente se

está produciendo la energía agresiva y destructiva que a la larga es muy

difícil, y aun imposible, de domeñar. Lo que

en los animales se llama maldad se convierte en verdadero mal en

el hombre,

aunque según Lorenz su origen no sea malo.

"Prueba" por analogía. Estas semejanzas entre la teoría de Freud y la de

Lorenz en relación con la agresión no deben sin embargo hacernos olvidar su

principal diferencia. Freud estudiaba e! hombre; observaba agudamente su

comportamiento manifiesto y las diversas manifestaciones de su inconsciente.

Su teoría del instinto de muerte podría ser

errónea o insuficiente, o apoyarse en escasas pruebas, pero se debe al proceso

de observar constantemente al hombre. Lorenz, por otra parte, es un observador

de los animales (y sobre todo de los animales inferiores), sin duda muy

competente en su campo. Pero su conocimiento del hombre no va más allá del de

una persona común y corriente, y no l

o ha perfeccionado mediante la observación sistemática ni el conocimiento

suficiente de la literatura.8 Supone ingenuamente que las observaciones

sobre sí mismo y sus relaciones son aplicables a todas as personas. Su

método principal sin embargo no es la observación de sí mismo sino las

analogías sacadas del comportamiento de ciertos animal

es con el de hombre. Hablando científicamente, esas analogías no prueban nada;

son sugestivas y agradables para el que quiere a los animaes. Van de la mano

con un alto grado de antropomorfización que encanta a Loren. Precisamente por

procurar a una persona la agradable ilusión de que "comprende" "lo que

sienten" los animales se han hecho muy p

opulares, (NO nos gustaría acaso tener el anillo de Salomn?

Lorenz basa sus teorías de ;a índole hidráulica de a agresión en experimentos reaizados con animales, principalmente peces y aves en condiciones de cautividad. Lo que se trata de saber es esto: ese

impulso agresivo

8. Lorenz, por ;o menos cuando escribía Sobre la agresión, no parece hber

tenido un coiiocin'"nío direco de la obra de rud. No tiene una sola mencin

directa de sus escrios, y las referencias que hace son relativas a lo que

algún am;go psicoanalista le dijo acerca de la posura de Freud; es una

lástima que no siempre aí justa o no hayan sido e

nendidas exactamente.

LOS INSTINTIVISTAS 37

g ace matar si no es redirigido -y que Lorenz ha observado en ciertos neces y aves- ¿opera también en

el hombre?

Dado que no hay prueba directa en favor de esta hipótesis en relación con

el hombre y los primates no humanos, Lorenz_presenta cierto número de

argumentos en apoyo de su tesis Su modo principal de abordar el roblema es

li(analQgííi' ecube semejanzas entre el comportamiento humano el de los

animales que él ha estudiado y saca la conclusión

de uembos tipos de comportamiento tienen la misma causa.Muchos psicóloos han

criticado este método; ya en 1948, el eminente colega de Lorenz, N Tinbergen

comprendía los peligros inherentes al procedmiento de servirse de las pruebas

fisiológicas de los niveles evolucionarlos y de organzación neural inferiores

y de las formas de comportamiento

más simples a manera de analogías para sustentar teorías fisiológicas de

mecanismos comportamentales en niveles más elevados y complejos". (N.

Tinbergen, 1948. Subrayado mío.)

Unos cuantos ejemplos ilustrarán la "prueba por analogía" de Lorenz.9

Hablando de los cíclidos y del pez madreperla del Brasil comunica Lorenz

la observación de que si cada pez puede desahogar su sana cólera con otro

del mismo sexo, no ataca a su propia compaera ("agresión redirigida").10

Y comenta después:

Cosa semejante puede observarse entre los humanos. En el buen tiempo pasado

del Imperio austraco, en que todavía había criadas, vi en casa de una tía

mía que haba enviudado el siguiente comportamiento, regular y predecible:

nunca le duraba una criada más de 8 a 10 meses. Cuando llegaba una nueva,

por lo general mi tía estaba encantada, conta

ba a quien quería oírla las excelencias de la "perla" que había encontrado

al fin. Ai mes, su entusiasmo haba decrecido y descubría en la pobre

muchacha imperfecciones mínimas; posteriormente se transformaban éstas en

grandes defectos, que hacia el final del período mencionado eran ya

odiosos; y finalmente, con toda regularidad, acababa por

despedirla con un gran escándalo y sin previo aviso. Después de

lo cual

estaba la anciana lista para encontrar un ángel de bondad en la nueva

criada que se presentase.

No tengo la menor intención de burlarme de mi anciana tía, que ya murió

hace mucho y era por lo demás una excelente persona. He tenido ocasin de

observar exactamente el mismo comportamiento en hombrs muy serios y

perfectamente capaces de dominarse, y claro está que en mí también,

forzosamente, en cautividad. La llamada enfermedad polar, col

era de las expediciones o locura del desierto, suele apoderarse de preferencia

9. La tendencia a etablecer analogías totalmente ilegítimas entre los

fenómeos biológicos y los sociales había sido ya patentizada por Lorenz

en 1940 con un esdichado ajtículo (K. Lorenz, 1940) en que sostenía que

las leyes del Estado deben remplazar a los principios de la selección

natural cuando éstos no atienden debidaente a las necesi

dades biológicas de la raza.

10. Término de N. Tinbergen.

38 INSTINTIVISMO, CONDUCTISMO Y PSICOANÁLISIS

de grupos pequeños de hombres que se hallan aisados y dependen enteramente unos de otros, sin posibilidad de reñir con personas extrañas a su pequeño círculo de amigos, como por ejemplo entre prisioneros de guerra Por lo dicho se comprenderá que la acumulación de

la agresión reprimida resulta tanto más peligrosa cuanto más íntimamente s

e conocen, entienden y aprecian los miembros del grupo unos a otros. Puedo

por experiencia afirmar que, en tal situación, todos los estímulos desencadenadores de la agresión y del comportamiento combativo intraespecífico sufren una fuerte depresión de sus valores liminales.

Subjetivamente se expresa esto por el hecho de que cualquier movimien

to expresivo del mejor amigo, corno carraspear o sonarse la nariz, provoca reacciones que serían comprensibles si un animalón tabernario le hubiera propinado una bofetada descomunal al ofendido. (K.

Lorenz, 1966.)

No parece ocumrsele a Lorenz que las experiencias personales con su tía,

sus compañeros prisioneros de guerra o consigo mismo no significan necesariamente que esas reacciones sean universales. Tampoco parece darse

cuenta de una interpretación psicológica más compleja que podría darse del

comportamiento de su tía, en lugar de aquella hidrál

ica en virtud de la cual su potencial agresivo aumentaba cada ocho o diez

meses hasta tal grado que necesariamente tenia que dar un estallido.

Desde un punto de vista psicoanalítico supondríamos que su tía era una

mujer muy narcísista y aprovechada; exigía que la criada le fuera totalmente "abnegada", que no tuviera intereses propios y aceptara encantada el papel de creatura feliz de servirla. Entonces aborda a cada

nueva sirvienta con la fantasía de que ésta realizará sus espera

nzas. Después de una breve "luna de miel" en que la fantasía de la tía es

todavía suficientemente efectiva para no dejarle ver el hecho de que esta

criada no es "una perla" -y tal vez contribuyendo el que la criada al
principio haga todo cuanto pueda por gustar a su nueva patrona-, la tía abre

los ojos y comprende que la sirvienta no está di

spuesta a vivir el papel que ella le ha asignado. Este proceso de comprensión

dura, naturalmente, cierto tiempo, hasta que se hace definitivo. En este

momento, la tía siente gran decepción y coraje, como toda persona narcisista y

aprovechada cuando se ve frustrada. No comprendiendo que ia causa de su rabia

está en sus imposibls exigencias, rac

ionaliza sus

decepciones

acusando a la
criada. Como no puede renunciar a sus deseos, despide a a muchacha y espera que la nueva sea la buena. El mismo mecanismo se repite hasta su muerte o hasta que ya nadie va a servirla. Este fenómeno no se advierte de ninguna manera solamente en las relaciones entre patronos y empleados. A menudo es idéntica

la historia de los conflictos matrimoniales; pero como es
más fácil despedir a una criada que divorciarse, la consecuencia suele ser un batallar d toda la vida en que cada miembro de la pareja trata de castgar al otro por agravios que no dejan de acumularse. El probema que nos encontramos aquí es fl ue un carácter específicament e humano, que

es ei

narcisista

aprovechado

LOS

INSTINTIVI

STAS

39

o explotador (abusivo) y no se trata de una energa instintiva acumulada. ~"ÉÍÍ un capítulo sobre "Pauías de comportamiento análogas a la

moral" declaa Lorenz lo siguiente: "No obstante, el que ahonda efectivamente en

1 que

estamos

tratando

no tiene

más

remedio

que

maravillar

se cada

vez alie

ve cómo

esos

mecanismos

obligan a

los

animales a

un

comportami

ento

desinteres

ado y cuyo

único

objetvo es

el bien de

la

comunidad

... el

misino que

a nosotros

nos impone

la ley

moral."

(K.

Lorenz,

1966.)

;Cómo se reconoce el comportamiento "dsinteresado" en los animales? Lo que

describe Lorenz es una pauta de accin determinada instintivamente. La palabra

"desinteresado" está tomada de la psicoogía humana y se refiere al hecho de

que un ser humano puede olvidar su propia persona (digamos más correctamente

su yo, o ego) en su deseo de ayudar a l

os demás, Pero, ¿tienen una oca, un pez o un perro una personalidad (yo o

ego) que puedan olvidar? No depende ese desinteré, ese olvido de sí mismo

del hecho de la conciencia que de sí tiene el ser humano y de la estructura

neurofisiológica en que se basa? Esta misma cuestión se presenta con tantas

otras palabras que emplea Lorenz cuando de

scribe el comportamiento de los animales, como "crueldad", "tristeza",

"perplejidad".

Una de las partes más importantes e interesantes de los datos etológicos de

Lorenz es el "vínculo" que se forma entre los animales (su ejemplo principal

son los gansos) en reacción a las amenazas externas contra el grupo. Pero las

analogías que establece para explicar el comportamiento humano son a veces

sorprendentes, como cuando dice que la

agresión discriminatoria contra los extraños y el vínculo que une

a los

miembros de un grupo se refuerzan mutuamente. La oposición del "nosotros" y

el "ellos" puede unir a entidades a veces terriblemente contrapuestas.

"Frente a la China actual, los Estados Unidos y la Unión Soviética dan a

veces la impresión de sentirse nosotros. El mismo

fenómeno, que entre paéntesis tiene algunas características de la

guerra,

puede estudiarse en la ceremonia de redoble y chachareo de ganso silvestre." (K. Lorenz, 1966.) ¿Determinan la actitud norteamericanosoviética las pautas instintivas que hemos heredado del ganso

silvestre? ¿Trata el autor de ser más o menos divertido, o tiene realmen

te la intención de decirnos algo acerca de la relación que pueda haber

entre los gansos y los dirigentes políticos norteamericanos y soviéticos?

Lorenz va aún más allá en sus analogías entre el comportamiento de los

animales (o las interpretaciones del mismo) y sus ingenuas nociones

acerca del comportamiento humano, como cuando dice que "el vínculo personal, la amistad entre individuos, solo aparecen en los animales de

agresión intraespecífica muy desarrollada y que de hecho, ese và!nculo es

tanto más firme cuanto más agresivos son el animal y su especie. (K.

Lorenz, 1966.) Hasta ahí, bien está; supongamos que las observaciones de

orenz son acertadas. Pero de ahí da un salto a la esfera de la psicología

humana, y después de afirmar que la agresión intraespecífica es milones

de

40 INSTINTIVISMO, CONDUCTISMO Y PSICOANÁLSS años más antigua que la amistad personal y el amor, deduce que "no hay

amor sin agresión (K. Lorenz, 1966). Esta afirmación absoluta, sin ninguna

prueba en su apoyo en lo relativo al amor humano, pero contradicha

por

hechos más observables, va acompañada de otra en que no se trata de la

agresión intraespecífica sino de "odio, feo hermano m

enor del amor entrañable. Al contrario que la agresión habitual, el odio va

dirigido hacia un individuo determinado, exactamente igual que el amor, y es

lo más probable que presuponga la existencia de éste (subrayado mío): sólo

se puede odiar verdaderamente cuando primero se ha amado y, aun cuando se

niegue, se sigue amando". (K. Lorenz, 196

6.) A menudo se ha dicho que el amor a veces se transforma en odio, aunque

sería más acertado decir que no es el amor el que padece esa transformación,

sino el narcisismo herdo de la persona amante, o sea que es el desamor el que

causa el odio, Pero decir que uno odia sólo donde amó, es volver una

verdadera absurdidad el elemento de verdad de

la dclaración. ¿Acaso el oprimido odia al opresor, a madre del

niño a quien

lo mató, el torturado al torturador porque una vez lo amó o todavía o ama?
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   90

similar:

Dirigida por armando suárez iconTesis dirigida por

Dirigida por armando suárez iconTesis Dirigida por

Dirigida por armando suárez iconLa Orquesta Sinfónica de Castilla y León retoma este jueves y viernes...

Dirigida por armando suárez iconColección dirigida por Michi Strausfeld

Dirigida por armando suárez iconColección dirigida por: Francisco Arellano

Dirigida por armando suárez iconTesis dirigida por: Mg. Carlos Zorrilla

Dirigida por armando suárez iconInvestigación Dirigida para optar por el grado académico de Licenciatura...

Dirigida por armando suárez iconColección dirigida por Guadalupe Arbona Abascal
Bajo las sanciones establecidas en las leyes, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, incluidos...

Dirigida por armando suárez iconBitacora elizabeth suarez

Dirigida por armando suárez iconSebastián c. Hernández Suarez






© 2015
contactos
m.exam-10.com