2 ¿Que diferencia existe entre el miedo, la angustia y la ansiedad?






descargar 327.1 Kb.
título2 ¿Que diferencia existe entre el miedo, la angustia y la ansiedad?
página12/12
fecha de publicación29.06.2015
tamaño327.1 Kb.
tipoDocumentos
m.exam-10.com > Biología > Documentos
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   12

13.11 OTRA HISTORIA

 Me llamo Mercedes y tengo 30 años. Soy profesora de informática y tengo proyectado casarme próximamente.

A lo largo de mi vida he tenido numerosas enfermedades, algunas reales y otras probablemente inexistentes. Tengo crisis agudas de ansiedad y me da miedo salir de casa sola, algo similar a lo que le pasaba a mi madre. Al principio de mis crisis me diagnosticaron crisis asmáticas y me pusieron tratamiento para ello, sin resultado.

Creo que siempre he sido un poco nerviosa, aunque la primera crisis fuerte que recuerdo fue hace unos años cuando me dijeron que mi sobrino había nacido muerto. Por circunstancias familiares coincidentes, me sentí acusada de tener cierta culpa de ello, a pesar de no existir razón alguna que lo justificara. Esto acrecentó mis crisis hasta llegar a no poder controlarlas. Cuando sentí esa primera crisis, mi primera reacción fue ¡HUIR! Salí corriendo al hospital, ya que sentía que no podía respirar y que me moriría asfixiada. Sentía hormigueos en las manos, piernas y mentón, sudor y sensación de no poder tragar. Con el tiempo los síntomas fueron cambiando. En algunas ocasiones sentía vértigo y sensación de desmayo, especialmente los supermercado o cuando camino. A veces, todavía tengo la sensación de falta de aire, aunque ya no es tan intensa y puedo controlarlo.

Pasaron aproximadamente dos años desde el comienzo de mis crisis. Pasé por todos los especialistas imaginables y me realizaron todo tipo de estudios (alergia, estómago, tiroides, oído interno, corazón, tuberculosis, etc. etc. etc.) y nada...

Por fin, uno de los médicos que me atendía, me sugirió que viera a un Psiquiatra. Este me recetó diversos fármacos que sólo tomé durante pocos días. La verdad es que tengo tanto miedo a las medicinas que sólo de pensarlo me pongo mala. Al mismo tiempo, empecé un tratamiento "psicoanalítico" al cual fui muy pocas veces, quería curarme rápidamente y ese tipo de tratamiento me parecía extremadamente lento. Luego comencé un tratamiento "conductista", pero tuve un malentendido con la psicóloga. Las tareas que me marcaba para enfrentar mis miedos me resultaban extremadamente difíciles de realizar y me sentía muy presionada. Tampoco concluí este tratamiento.

Comencé a buscar yo misma alguna forma para estar mejor y comprendí muchas cosas. Empecé con las exposiciones progresivas a las situaciones que me dan miedo y decidí tomarme en serio el tratamiento.

Antes llegué a tener dos crisis al día, ahora, todavía tengo alguna, aunque más esporádicas y controlables. Antes sólo me podía mover en coche, ahora puedo andar en bicicleta distancias no muy grandes. Antes me era imposible permanecer en supermercados o lugares públicos, ahora hago allí las compras y ya casi no me cuesta estar con mucha gente en lugares públicos. Antes me era imposible alejarme de casa 5 ó 6 manzanas, ahora puedo salir 20 kilómetros fuera del pueblo (sola o acompañada). Antes, me alimentaba de forma escasa y deficiente, ahora tengo menos inconvenientes con la comida aunque todavía me cuesta llevar una alimentación sana y variada.

Considero que con el tipo de tratamiento que estoy realizando voy bastante bien, a pesar de algunos bajones que siempre me dan en esta época del año. Seguiré con las exposiciones y el tratamiento psicoanalítico, que aunque lento, en mi caso creo que es lo mejor.

13.12 CRISIS DE PANICO DURANTE EL SUEÑO

Extractado, con autorización, de: Pastor, F.J. Salazar, M.A. Maruri, C. "Crisis de pánico durante el sueño. ¿Una entidad diferente? GOZE (Revista de la Academia Vasca de Ciencias de la Salud Mental y de la Asociación Vasca de Salud Mental) 1999, 7: 57-61.

Isabel Celaya se incorporó bruscamente de la cama, presa de una intensa angustia. Como en otras ocasiones, una brutal sensación de opresión en el pecho le despertaba en medio de la noche y un temor, que no podía dominar, le invadía nuevamente. Su corazón palpitaba aceleradamente, y una desagradable sensación de calor recorría todo su cuerpo. Respiraba con dificultad, entrecortadamente, mientras intentaba llenar de aire sus pulmones. La mirada fija en un punto intrascendente, y en su cabeza una única emoción que le paralizaba, un intenso temor a morir. Comenzó entonces a temblar. Rápidamente se levantó y abrió la ventana. "Cálmate Isabel, cálmate" se repetía como si de un mágico sortilegio se tratara. Un sudor frío resbalaba por su frente. Isabel sólo oía su respiración jadeante, "esta vez también pasará", "esta vez también pasará", repetía concentradamente. Era su tercer ataque en los últimos días, y decidió entonces aceptar el consejo de una amiga y visitar a un psiquiatra.

Isabel viene sufriendo episodios similares desde hace mucho tiempo. Isabel tiene ahora 38 años, es soltera y trabaja como dependienta en un comercio familiar. Todavía recuerda, como si fuera ayer, el primer episodio. Tenía entonces 18, y acababa de perder a su padre de un ataque al corazón mientras dormía. Era su primer día de clase en la universidad, y repentinamente, mientras todo el mundo permanecía en silencio comenzó a sentirse mal, muy mal, sentía que algo pasaba a su corazón y que se moría. Luego no sabe con exactitud lo sucedido. Le dijeron que se desplomó en clase y que entre todos consiguieron llevarla a la enfermería. Ella recuerda bien el tiempo pasado en el hospital, donde le hicieron muchas pruebas, sin que los médicos acertaran a encontrar alteración alguna en su cuerpo. Al final, alguien le dijo que todo era un problema de nervios y que dado lo reciente del fallecimiento de su padre, era comprensible lo sucedido.

Desde entonces, Isabel ha sufrido múltiples episodios, más frecuentemente mientras duerme, o en el duermevela después de comer, de diferente intensidad y variedad sintomática. Isabel intenta estar activa tras la sobremesa, por temor a quedarse dormida y sufrir un nuevo ataque. También tiene un cierto miedo al ir de noche a la cama y recurre habitualmente a hipnóticos. A pesar de las diferentes exploraciones cardiológicas a las que ha sido sometida, y que todos los médicos que ha visitado le han asegurado que no tiene nada en el corazón, Isabel sigue creyendo que el corazón es su punto débil, "como su padre", y tiene un intenso miedo a morir de un infarto mientras duerme.

En los 20 años que han pasado desde la primera crisis, ha habido de todo, rachas buenas sin episodios, otras con episodios leves y otras más graves con crisis más intensas y frecuentes. Estas generalmente, tras tener noticia de problemas del corazón o fallecimientos de algún conocido, o en situaciones de estrés.

Isabel no tiene temor a alejarse de casa, ni se siente incómoda en lugares donde hay mucha gente, o en sitios cerrados. Nunca ha tenido que ausentarse del trabajo por las crisis, aunque si ha ido cansada y sin apenas dormir en repetidas ocasiones. El rendimiento social y laboral ha sido siempre satisfactorio. No refiere haber sufrido claros episodios depresivos, por su intensidad y duración, aunque si el lógico cansancio y frustración por lo persistente de su trastorno.

 

13.13 ESPERANZA (Poesía)



Autora: Isabel Machado

Poetisa brasileña




ESPERANÇA

falando com o Rex (pânico)

Parte I

Quando chegas tão sonso, me invadindo

tomas corpo, razão e a lucidez

a mostrar o caminho

que eu não vejo

- pura insensatez...

Fecho os olhos e penso

nos desejos

que ficaram pra trás

sem ser vividos...

Foram tantos os sonhos omitidos

tantos berros atados e feridos

tantas sobras de amor esparramadas

tantas lutas perdidas desarmadas

tantos risos brotados sem perdão...

E aí chegas, me invades sorrateiro

apontando o traçado verdadeiro

que preciso seguir.

Mas percebas o velho e vil cansaço

a brotar dos meus poros e do espaço

me tornando acuada...

É difícil encontrar o entendimento

da loucura, angústia e sofrimento

que me deixam no chão, acorrentada.

Mas um dia, no céu despontarás

e há de a porta se abrir, iluminada

pegarás minha mão, bendita PAZ

e a seguir vamos juntas pela estrada

- serenas -

de mãos dadas...

VEM...

Parte II

Podes vir! Eu te aceito!

És meu lado imperfeito

ou perfeito... não sei

qual é o tom.

Vem, arrombas a porta

e sacode a poeira

Vem romper a barreira

do som.

Podes vir! Eu te quero!

Meu sorriso amarelo

enaltece o desejo

do meu coração.

Sejas terno e, com calma,

vem, invadas minh'alma

vem, desvendas meus pontos

de interrogação.

Podes vir! Eu te enfrento!

Dou-te o meu pensamento

Dou-te os medos, vitórias

e os fracassos reais.

Vem... te aceito em meu sangue!

Nesta forma de dor

és meu grito de guerra

e de amor!

ESPERANZA

hablando con el Rey (Pánico)

Parte I

Cuando llegas tan estulto, invadiéndome

tomas cuerpo, razón y la lucidez

para mostrar el camino

que yo no veo

pura insensatez...

Cierro los ojos y pienso

en los deseos

que quedaron atrás

sin ser vividos...

Fueron tantos los sueños omitidos

tantos gritos atados y heridos

tantas sobras de amor desparramadas

tantas luchas perdidas desarmadas

tantas risas brotadas sin perdón...

Y ahí llegas, me invades astuto

apuntando el trazado verdadero

que tengo que seguir.

Mas percibes el viejo y vil cansancio

brotando de mis poros y del espacio

tornándome rendida...

Es difícil encontrar la razón

de la locura, angustia y sufrimiento

que me dejan en el piso, encadenada.

Pero un día, en el cielo despuntarás

y la puerta habrá de abrirse iluminada

tomarás mi mano, bendita PAZ

y seguiremos juntas por la calle

-serenas-

de la mano...

VEN...

Parte II

Puedes venir! Yo te acepto!

Es mi lado imperfecto

o perfecto... no sé

cuál es el tono.

Ven, destroza la puerta

y sacude el polvo

Ven a romper la barrera

del sonido.

Puedes venir! Yo te quiero!

Mi sonrisa amarilla

enaltece el deseo

de mi corazón.

Sé tierno y, con calma,

ven, invade mi alma

ven, descubre mis puntos

de interrogación.

Puedes venir! Yo te enfrento!

Te doy mi pensamiento

te doy mis miedos, victorias

y los fracasos reales.

Ven... te acepto en mi sangre

en esta forma de dolor

está mi grito de guerra

y de amor!
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   12

similar:

2 ¿Que diferencia existe entre el miedo, la angustia y la ansiedad? icon¿Existe alguna diferencia entre influenza estacional y Influenza?

2 ¿Que diferencia existe entre el miedo, la angustia y la ansiedad? iconCuestionario miedo a la diferencia

2 ¿Que diferencia existe entre el miedo, la angustia y la ansiedad? iconEn esta sección se describen los siguientes trastornos de ansiedad:...

2 ¿Que diferencia existe entre el miedo, la angustia y la ansiedad? icon¿Cuál es la diferencia entre vih y sida?

2 ¿Que diferencia existe entre el miedo, la angustia y la ansiedad? iconDiferencia entre bdd, sbdd y smbdd

2 ¿Que diferencia existe entre el miedo, la angustia y la ansiedad? iconLa anorexia la anorexia
«apetito» para la interacción romántico-sexual y, en términos generales que conlleva un miedo a la intimidad hasta el punto de que...

2 ¿Que diferencia existe entre el miedo, la angustia y la ansiedad? iconDiferencia entre infección y enfermedad por vih

2 ¿Que diferencia existe entre el miedo, la angustia y la ansiedad? iconCuidar tu corazón y cerebro, la diferencia entre la vida y la muerte

2 ¿Que diferencia existe entre el miedo, la angustia y la ansiedad? iconEl miedo por falta de recursos económicos, el miedo al que dirán,...

2 ¿Que diferencia existe entre el miedo, la angustia y la ansiedad? icon1. Establezca la diferencia entre laboratorio farmacéutico, farmacia, droguería, distribuidora






© 2015
contactos
m.exam-10.com