Sección tercera consejero ponente: enrique gil botero






descargar 165.84 Kb.
títuloSección tercera consejero ponente: enrique gil botero
página4/4
fecha de publicación29.03.2017
tamaño165.84 Kb.
tipoDocumentos
m.exam-10.com > Derecho > Documentos
1   2   3   4

CÓPIESE, NOTIFÍQUESE y CÚMPLASE


MAURICIO FAJARDO GÓMEZ ENRIQUE GIL BOTERO

Presidente de la Sala


Con salvamento de voto


RUTH STELLA CORREA PALACIO RAMIRO SAAVEDRA BECERRA

1 Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Laboral, sentencia de 13 de febrero de 2007, rad. 29519, M.P. Carlos Isaac Nader.

2 Cf. ARENAS Monsalve, Gerardo “El derecho colombiano de la seguridad social”, Ed. Legis, Bogotá, 2ª edición, pág. 170.

3 Ver preámbulo de la ley 100 de 1993.

4 En el mismo sentido C-111 del 9 de febrero de 2000, M.P. Tafur Galvis y CORTE SUPREMA DE JUSTICIA, Sala de Casación Laboral, Sentencia del 6 de septiembre de 1999, M.P. Herrera Vergara.

5 Consejo de Estado, Sección Tercera, sentencia de 26 de marzo de 2007, exp. 25.619, M.P. Ruth Stella Correa Palacio.

6 Artículo 256 numeral 6 de la Constitución Política y artículo 112 numeral 2 de la ley 270 de 1996. Esta última disposición establece que corresponde a la Sala Jurisdiccional Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura: “(…) 2. Dirimir los conflictos de competencia que ocurran entre las distintas jurisdicciones, y entre éstas y las autoridades administrativas a las cuales la ley haya atribuido funciones jurisdiccionales, salvo que los que se prevén en el artículo 114, numeral tercero, de esta ley y entre los consejos seccionales o entre dos salas de un mismo consejo seccional.”

7 Consejo Superior de la Judicatura – Sala Jurisdiccional Disciplinaria, sentencia de 7 de febrero de 2007, exp. 110010102000 200700102, M.P. Temístocles Ortega Narváez. Igualmente se pueden consultar las siguientes providencias de esa misma Corporación, en idéntico sentido: sentencia de 16 de octubre de 2001, exp. 20021385 01/664-C, M.P. Guillermo Bueno Miranda y sentencia de 14 de diciembre de 2001, exp. 20010428 01/556-C, M.P. Guillermo Bueno Miranda.

8 Sobre el particular, la doctrina ha puntualizado: “Posición que recoge el pensamiento doctrinario en la materia que para tal efecto ha catalogado a los pacientes de hospitales públicos como usuarios de un servicio estatal, relación extraña al contrato y la diferencia además de quien es usuario de una clínica privada que en principio se enmarca como una relación contractual. Se acudió también al artículo 49 de la Constitución Nacional que señala: “la atención de salud y el saneamiento ambiental son servicios a cargo del Estado” (…) De allí que si asumido por el Estado el servicio público de salud y en desarrollo del mismo se causa un daño a un administrado, debe éste repararlo independientemente de que exista o no contrato previo, con fundamento además en la cláusula general de responsabilidad de la administración pública, art. 90 de la Constitución Política.” GIL Botero, Enrique “Responsabilidad Médica y Hospitalaria en el Derecho Público”, Revista No. 20 – octubre de 2006, Instituto Antioqueño de Responsabilidad Civil y del Estado, Pág. 166.

9 Consejo de Estado, Sección Tercera, sentencias de 19 de octubre de 2007, expedientes Nos. 15382 y 16010 M.P. Enrique Gil Botero.

10 “Porque en la Constitución de 1991, más claramente que en el Código Civil, la familia no es un producto necesariamente surgido de manifestaciones afectivas. Es un producto y es una institución en donde está clara una visión de solidaridad entre seres humanos y una visión de solidaridad que adquiere todo su sentido, sobre todo frente a los niños, porque los niños tienen el derecho fundamental y prevalente a tener una familia. Tienen ese derecho fundamental y prevalente por encima de las coyunturas en los afectos de sus padres… Aquí viene a ponerse de presente, como la concepción de familia de la Constitución de 1991, es una concepción solidarista – no individualista–. No depende del íntimo querer del marido y mujer o, de hombre y mujer. Depende de lo que exija esa realidad social de la familia. Los conflictos son importantes, muestran desacuerdos, malformaciones, a veces hasta patologías, pero no son los límites a la existencia de esa unidad familiar.” ANGARITA Barón, Ciro “La familia en la nueva Constitución”, Talleres Macroregionales sobre Conciliación – Memorias, ICBF, Pág. 4 y 6.

11 “En efecto, la armonía es un comportamiento de diferencias cualitativas y, por cierto, de una totalidad de las mismas, tal como ellas tienen su razón de ser en la esencia de la cosa” HEGEL, Friedrich “Lecciones de estética”, Barcelona, Vol. I, 1989, pág. 126. “No es teniendo delante “reglas de belleza” como se infieren juicios de hermosura sobre determinados objetos que “cumplen” con ciertas reglas; sino que es en presencia de objetos específicos como nosotros, de modo espontáneo y sin ningún tipo de conocimiento previo, llegamos a formular juicios calológicos.” ESTRADA Herrero, David “Estética”, Ed. Herder S.A., Barcelona, 1988, pág. 505.

12 La salud ha sido definida por la Organización Mundial de la Salud (OMS), como “el estado completo de bienestar físico, psíquico, y social, no circunscrito a la ausencia de afecciones y enfermedades.” www.who.int/en/

13 “El principio de confianza encuentra uno de sus fundamentos en el principio de autorresponsabilidad. La principal consecuencia es la de que el ámbito de responsabilidad de cada uno se limita a su propia conducta, y sólo bajo especiales circunstancias se extiende a las actuaciones de otro. Por regla general, cada uno debe orientar su conducta de tal forma que no lesione bienes ajenos; pero no es su deber preocuparse por que los demás observen el mismo comportamiento. En virtud del principio de autorresponsabilidad, generalmente sólo se responde por el hecho propio, mas no por el hecho ajeno.

“En todo contacto social es siempre previsible que otras personas van a defraudar las expectativas que se originan en su rol. No obstante, sería imposible la interacción si el ciudadano tuviese que contar en cada momento con un comportamiento irreglamentario de los demás. Se paralizaría la vida en comunidad si quien interviene en ella debe organizar su conducta esperando que las otras personas no cumplirán con los deberes que les han sido asignados. El mundo está organizado de una forma contraria. Pese a que se presentan frecuentes defraudaciones, quien participa en el tráfico social puede esperar de las otras personas un comportamiento ajustado a sus status; él puede confiar en que los otros participantes desarrollarán sus actividades cumpliendo las expectativas que emanan de la función que le ha sido asignada.” LÓPEZ Díaz, Claudia “Introducción a la Imputación Objetiva”, Ed. Universidad Externado de Colombia, Bogotá, Pág. 120 y 121.

14 “La opacidad corneal es un desorden de la córnea, de la cubierta transparente del globo del ojo, el cual puede causar serios problemas visuales. La opacidad corneal ocurre cuando la córnea se vuelve costrosa. Esto evita que la luz pase a través de la córnea a la retina y puede causar que la córnea aparezca blanca o nublada.” http://www.upmc.com/HealthManagement/ManagingYourHealth/HealthReference/Diseases/?chunkiid=121257

15 “La ptisis bulbi es la atrofia con desorganización intraocular, ocurre más frecuente en traumas con globo ocular abierto, en inflamación intraocular severa, prolongada o recurrente y en algunas ocasiones en regresiones espontáneas tumorales como en el retinoblastoma.” http://www.lasalle.edu.co/~audiovis/textos_on_line/revistas_pdf/ciencia_tecnologia/numero_1/art_9.pdf

“El compromiso ocular es frecuente en el grupo de las llamadas espondiloartropatías, categoría en la que se incluye una serie de afecciones relacionadas entre sí por presentar características clínicas y genéticas comunes. Este grupo comprende entidades tales como espondiloartritis anquilosante (EAA), síndrome de Reiter (artritis reactivas), artropatía psoriática con compromiso espinal, enfermedad inflamatoria intestinal, enfermedad de Behcet, etcétera. Aunque en grado variable para cada una de ellas, destaca la fuerte asociación de este grupo de enfermedades con HLA B27. El desarrollo de compromiso ocular, lo mismo que otras manifestaciones no articulares, está estrechamente ligado a este marcador genético, aunque hasta ahora no se conozca el mecanismo patogénico subyacente. El reconocimiento oportuno de las lesiones oculares no sólo es importante para evitar las secuelas que puede producir sino porque permite configurar mejor el cuadro clínico. (…) [Una de las complicaciones menos frecuentes de las EAA, es la denominada Ptisis Bulbi, la cual] [e]s muy rara. En general se debe a crisis severas mal tratadas. Refleja el daño irreversible de los procesos ciliares que cesan en la función de producir humor acuoso.” http://escuela.med.puc.cl/paginas/publicaciones/Boletin/html/artritis/artritis08.html

16 En forma ilustrativa –como quiera que no resulta aplicable al caso concreto por razones de temporalidad–, resulta pertinente señalar que mediante la ley 911 de 2004, se profirieron todas las disposiciones en materia de responsabilidad deontológico para el ejercicio de la profesión de Enfermería en Colombia; se establece el régimen disciplinario correspondiente y se dictan otras disposiciones. En dicho cuerpo normativo, concretamente en el artículo 9, se consagra el deber del profesional de enfermería de respetar y proteger el derecho a la vida de los seres humanos, desde la concepción hasta la muerte. Asimismo, respetar su dignidad, integridad física, espiritual y psíquica.

17 “Debe tenerse en cuenta, además, la distinción que doctrina y jurisprudencia han hecho entre la fuerza mayor y el caso fortuito, que, adquiere su mayor interés, dentro del marco de la responsabilidad por riesgo excepcional. Se ha dicho que la fuerza mayor es causa extraña y externa al hecho demandado; se trata de un hecho conocido, irresistible e imprevisible, que es ajeno y exterior a la actividad o al servicio que causó el daño. El caso fortuito, por el contrario, proviene de la estructura de la actividad de aquél, y puede ser desconocido permanecer oculto, y el la forma que ha sido definido, no constituye una verdadera causa extraña, con virtualidad para suprimir la imputabilidad del daño” Consejo de Estado, Sección Tercera, sentencia de 16 de marzo de 2000, exp. 11670. Ver igualmente: sentencia de 2 de mayo de 2002, exp. 13477.

18 “Son derechos fundamentales de los niños: la vida, la integridad física, la salud, la seguridad, social…

“(…) Los derechos de los niños prevalecen sobre los derechos de los demás.”

19 Según el Acuerdo municipal No. 023 de 1992, documento que fue aportado en copia auténtica por el Departamento del Tolima (fl. 14 cdno. anexo No. 2).

20 “(…) [E]n los procesos contenciosos, la legitimación en la causa consiste, respecto del demandante, en ser la persona que de conformidad con la ley sustancial está legitimada para que por sentencia de fondo o mérito se resuelva si existe o no el derecho o la relación jurídica sustancial pretendida en la demanda, y respecto del demandado, en ser la persona que conforme a la ley sustancial está legitimada para discutir u oponerse a dicha pretensión del demandante… Es decir, el demandado debe ser la persona a quien conforme a la ley corresponde contradecir la pretensión del demandante o frente a la cual permite la ley que se declare la relación jurídica sustancial objeto de la demanda…” DEVIS Echandía, Hernando “Teoría General del Proceso”, Ed. Universidad, Buenos Aires, Pág. 260.

21 “La familia es el núcleo fundamental de la sociedad. Se constituye por vínculos naturales o jurídicos, por la decisión libre de un hombre y una mujer de contraer matrimonio o por la voluntad responsable de conformarla.

“El Estado y la sociedad garantizarán la protección integral de la familia. La ley podrá determinar el patrimonio familiar inalienable e inembargable. La honra, la dignidad y la intimidad de la familia son inviolables.

“(…)”.

22 Consejo de Estado, Sección Tercera, sentencia del 6 de septiembre de 2001, expediente 13.232-15.646.

23 El valor del gramo oro, el 20 de noviembre de 2007 (fecha de la presente sentencia), asciende a la suma de $52.154

24 “ARTÍCULO 20. DERECHOS DE PROTECCIÓN. Los niños, las niñas y los adolescentes serán protegidos contra:

 

“(…) 16. Cuando su patrimonio se encuentre amenazado por quienes lo administren.”

 


1   2   3   4

similar:

Sección tercera consejero ponente: enrique gil botero iconSeccióN TERCERA SUBsección c consejero ponente: enrique gil botero

Sección tercera consejero ponente: enrique gil botero iconConsejero ponente: enrique gil botero

Sección tercera consejero ponente: enrique gil botero iconSección segunda – SUBseccióN “B” consejero ponente: Dr. Gerardo arenas monsalve

Sección tercera consejero ponente: enrique gil botero iconConsejero ponente: Mauricio Fajardo Gómez

Sección tercera consejero ponente: enrique gil botero iconConsejero Ponente: Danilo Rojas Betancourth

Sección tercera consejero ponente: enrique gil botero iconConsejero ponente: jaime orlando santofimio gamboa

Sección tercera consejero ponente: enrique gil botero iconConsejero ponente: jaime orlando santofimio gamboa

Sección tercera consejero ponente: enrique gil botero iconConsejero ponente: luis rafael vergara quintero

Sección tercera consejero ponente: enrique gil botero iconConsejero Ponente: Carlos Alberto Zambrano Barrera

Sección tercera consejero ponente: enrique gil botero iconConsejero ponente: jaime orlando santofimio gamboa






© 2015
contactos
m.exam-10.com