Este libro fue pasado a formato digital para facilitar la difusión, y con el propósito de que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más






descargar 474.44 Kb.
títuloEste libro fue pasado a formato digital para facilitar la difusión, y con el propósito de que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más
página1/12
fecha de publicación28.01.2016
tamaño474.44 Kb.
tipoDocumentos
m.exam-10.com > Derecho > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12



VIVIENDO

EN EL CORAZON



Como entrar al espacio sagrado

del corazón
Por Drunvalo Melchizedek


Este libro fue pasado a formato digital para facilitar la difusión, y con el propósito de que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más.



Viviendo en el corazón
Cómo entrar al espacio sagrado del corazón

Con dos capítulos acerca de la

relación entre el corazón

y el Mer-Ka-Ba

Drunvalo Melchizedek

Copyright © 2003 Drunvalo Melchizedek

Reservados todos los derechos. Ninguna parte de esta publicación podrá ser reproducida total o parcialmente, por ningún medio electrónico o mecánico, fotocopiado ni grabado sin el permiso por escrito del autor o el editor.

Traducción al español:

María Concepción Ruiz Esparza

Revisión y edición:

María Concepción Ruiz Esparza

María Concepción Castellanos

Publicado por:

Editorial Teohua

© 2004 Editorial Teohua

www.editorialteohua.com

info@editorialteohua.com

Tel.: (52) (33) 3640 0369

Impreso por:

Impre-Jal Nicolás Romero No. 518 Colonia Santa Teresita

Tel.: 3826 9595 Fax: 3826 5016

Guadalajara, Jalisco, México e-mail: impre-jal@prodigy.net.mx

Impreso en México Printed in México

Ediciones Impre-Jal ISBN 968-5557-61-6

Dedicado a mi amor, mi esposa Claudette
Cuando conocí a mi esposa, sabía que ella mantenía una tradición de entendimiento del corazón que tenía una antigüedad de cuatro mil años. Sus maestras Catherine Shainberg y Kolette de Jerusalén la entrenaron en imágenes del corazón.

El linaje de Kolette se remonta hasta las primeras personas en la Tierra que escribieron acerca delMer-Ka-Ba (IVíerkavah, en hebreo). Pero los hombres de esta tribu que estaban enseñando el Mer-Ka-Ba se dieron cuenta de que las personas no estaban listas para una experiencia interdimensional directa y se volvían extremadamente perturbadas emocionalmente cuando interactuaban con otros mundos. Para resolver este problema, las mujeres de esta tribu crearon un sistema de conocimiento para preparar a la gente para los otros mundos usando el misteñojemenino de las imágenes del corazón.

Cuando mi esposa me expuso por primera vez a estas imágenes, no pude encontrar nada dentro de mí que explicara lo que eran o cómo trabajaban en el alma humana. Todo lo que supe era quejuncionaban.

Más de ocho años de estudio del trabajo de Claudette me llevaron eventualmente en la dirección de la investigación de este libro. Estoy seguro de que, sin su influencia, aún estaría buscando las respuestas dentro de mi mente. Y por ello estoy en deuda con ella, porque sus imágenes del corazón me llevaron a esta experiencia que estoy a punto de compartir con ustedes. Claudette, te amo y te agradezco desde el Jondo de mi corazón.

- Drunvalo
Si alguien te dice:

"En la fortificada ciudad de lo imperecedero,

nuestro cuerpo, hay una flor de loto

y en esa flor de loto un espacio pequeñito:

¿qué es lo que contiene que uno

desearía conocerlo?"

Tú debes responder:

"Tan vasto como Fuera de este espacio

es el espacio pequeñito dentro de tu corazón:

el cielo y la tierra se encuentran ahí, Fuego y aire, sol y luna,

relámpagos y constelaciones,

cualquier cosa que te pertenezca aquí abajo y aquello que no,

todo esto está reunido en ese pequeñito espacio

dentro de tu corazón".

Chandogya Upanishad 8.1.2-3

Enviado por Ron LaPlace un día después de terminar este libro.

-Drunvalo

Prefacio




Desde 1971 he estado estudiando la meditación y el cuerpo de luz humano llamado Mer-Ka-Ba y mi ser ha estado absorto en esta antigua tradición la mayor parte de mi vida adulta. Siempre me ha parecido que encierra y contesta mis miles de preguntas acerca de la vida. Mi guía interno me enseñó las sagradas geometrías que me llevaron al descubrimiento del cuerpo de luz, y la geometría sagrada por sí misma parecía estar completa y contener todo el conocimiento y misterios del universo. Era realmente asombroso.

Después de muchos años de experiencia dentro de estos campos de luz, poco a poco se me hizo claro que había algo más, y por un largo tiempo no pude darme cuenta de lo que era. Como siempre, Dios se nos revela de maneras inusuales y con frecuencia enigmáticas. En algún lugar dentro de los mundos internos de mis espacios, una joya esotérica de un valor espiritual inmenso que va más allá del Mer-Ka-Ba gradualmente se introdujo en mi vida. ¿Y por qué razón? Yo sólo puedo asumir que era para ser usada.

Entonces, estas palabras son mi regalo para ti, porque de verdad sé quién eres y te amo como la Tierra ama al Sol. Yo creo en ti, y estoy seguro de que usarás este conocimiento sabiamente, aunque no me preocupa que puedas hacer mal uso de esta información, ya que no puede ser usada de manera equivocada.

Drunvalo Melchizedek

índice



Introducción 13

Capítulo uno-Comenzando con la mente n

Limpiando el aire con tecnología 18

Limpiando el aire con el cuerpo de luz humano 28

Encontrando el mundo interior dentro del corazón 31

Capítulo dos-Viendo en la oscuridad 35

Una mujer ciega puede ver 36

Los niños psíquicos de China 41

Inge Bardor: viendo con manos y pies 42

Los niños súper psíquicos de China 46

La Academia Internacional de Desarrollo Humano

cerca de Moscú 48

Jimmy Twyman y los niños súper psíquicos de Bulgaria 49

Capítulo tres-Aprendiendo de las tribus indígenas 53

Los ancianos aborígenes comparten su energía 54

El poder de una plegaria maorí viniendo desde el corazón 56

La experiencia kogi 61

La mujer de Colombia 67

Volverse uno con los caballos 70

Llevando otra persona al espacio sagrado 72

Capítulo cuatro-El espacio sagrado del corazón 75

Estudiando y enseñando "Viviendo en el corazón" 78

La vibración del corazón: la manera fácil de regresar 80

Mi experiencia personal del espacio sagrado del corazón 81

Regresando a casa 85

¿Qué es el tiempo? 88

Los espacios sagrados de otros: algunos ejemplos 90

Lo que puede impedirte tener esta experiencia 92

Capítulo cinco-La unidad del Cielo y la Tierra 95

La respiración de la unidad 97

Subiendo al escenario , 100

Es tan simple 102

Capítulo seis-Dejando la mente y entrando al corazón 103

Primer ejercicio: moviéndose alrededor del cuerpo 105

Segundo ejercicio: entrando al corazón 108

Tercer ejercicio: la cabeza "Om" y el corazón 'Aah" 109

Dos maneras de entrar al espacio sagrado del corazón 109

Capítulo siete-La meditación del espacio sagrado

del corazón 115

Preparándose para la meditación 116

La respiración de la unidad 117

Elige tu camino al corazón 118

Explorando el espacio sagrado del corazón por primera vez 119

Regresando al espacio sagrado del corazón 120

Capítulo ocho-El Mer-Ka-Ba

y el espacio sagrado del corazón 123

Combinando el espacio sagrado del corazón con el Mer-Ka-Ba 125

Los ángeles explican 128

Capítulo nueve-Cocreación consciente desde el corazón

conectado a la mente 131

Thot habla 132

Creando desde el corazón 133

Creando desde la mente 134

Lógica contra sentimientos y emociones 137

Sueña un sueño de un nuevo mundo 137

Cuando creamos el mundo: un poema 139

Para futuras lecturas 140
Introducción

Hace mucho, mucho tiempo, nosotros los humanos éramos muy diferentes. Podíamos comunicarnos y expresarnos de ciertas maneras que sólo unos pocos en el mundo moderno de hoy podrían siquiera empezar a entender. Nosotros podíamos usar una forma de comunicarnos y sentir que no involucra para nada al cerebro sino que viene del espacio sagrado dentro del corazón hu­mano.

En Australia, los aborígenes están aún conectados en una antigua red de vida que ellos llaman tiempo de soñar. En este sueño colectivo o estado de conciencia ellos continúan existiendo dentro de sus corazones, viven y respiran en un mundo que casi se ha perdido por completo en la mente occidental. Cerca de ahí, en Nueva Zelanda, los maorí pueden ver a través del espacio a los Estados Unidos en sus "medita­ciones". De esta manera ellos se unen en una comunicación real con los hopi para arreglar encuentros y compartir sus profecías. Sin enviar ninguna señal de tipo "tecnológico", estos arreglos se efectúan. En Hawai, los kahuna se comunican con la Madre Tierra para preguntarle en qué lugar se encuentran los peces para alimentar a su gente. Las blancas nubes se levantan en el claro cielo azul cambiando su forma por la de una mano humana que apunta a los abundantes peces en el mar. En un alto valle en lo profundo de las montañas de la Sierra Nevada, en Colombia, en Sudamérica, vive una tribu indígena que conoce el lenguaje que no tiene palabras. Este lenguaje viene del espacio sagrado dentro de sus corazones.

¡Si tan sólo pudiéramos recordar! Antes de Babilonia, la Sagrada Biblia dice que la humanidad fue bendecida con un lenguaje único que toda la gente de la Tierra conocía. Pero después fuimos separados en cientos de lenguajes hablados creando una barrera entre nosotros, manteniéndonos separados unos de otros, cada uno en su pequeño e introvertido mundo.

La desconfianza que nació de la incomprensión fue nuestro destino involuntario; de esta manera nosotros fuimos destinados a estar mar­cados unos contra otros. No podíamos hablar entre nosotros. Fue una separación de la manera más fría. Aun si habían venido del mismo lugar cósmico, hermanos y hermanas no fueron capaces de expresar sus pensamientos y sentimientos y pronto se convirtieron en enemigos. Cuando los siglos se fueron acumulando, el antiguo método de entrar al corazón para experimentar el sueño común se perdió en el aislamiento de la mente humana.

Este es un libro para recordar. Tú siempre has tenido este lugar dentro de tu corazón, y aún está ahí ahora. Existía antes de la creación, y existirá aun después de que la última estrella termine de brillar. En la noche, cuando entras a tus sueños, dejas tu mente y entras al espacio sagrado de tu corazón. Pero ¿lo recuerdas? ¿O solamente recuerdas el sueño?

¿Por qué te estoy hablando acerca de este "algo" que se está borrando de nuestra memoria? ¿Cuál es el bien que hará encontrar este lugar de nuevo en un mundo donde la religión más grande es la ciencia y la lógica de la mente? ¿Acaso no sé yo que este es un mundo donde las emociones y los sentimientos son como ciudadanos de segunda clase?

Sí, lo sé. Pero mis maestros me han pedido que les recuerde a ustedes quiénes son realmente. Ustedes son más que sólo seres humanos, mucho más. Porque dentro de sus corazones hay un lugar, un lugar secreto donde el mundo puede literalmente ser hecho de nuevo a través de la cocreación consciente. Si de verdad quieren paz de espíritu y si quieren regresar a casa, yo los invito a la belleza dentro de sus propios corazones. Con su permiso les presentaré lo que me ha sido mostrado.
Les daré las instrucciones exactas hacia el camino dentro de sus corazones, donde ustedes y Dios son íntimamente uno.

Es su decisión. Pero debo advertirles: dentro de esta experiencia reside una gran responsabilidad. La vida sabe cuándo un espíritu nace a los mundos superiores, y la vida te usará como a todos los grandes maestros que han vivido. Si tú lees este libro y haces la meditación y esperas que nada cambie en tu vida, puede que quedes atrapado espiritualmente como en una siesta. Una vez que hayas entrado en la luz de la gran oscuridad tu vida cambiará; eventualmente recordarás quién eres en verdad; eventualmente tu vida se convertirá en una vida de servicio a la humanidad.

En los últimos dos capítulos hay una sorpresa y un vistazo de gran esperanza. El cuerpo de luz humano que rodea el cuerpo físico, de un tamaño de dieciocho a veinte metros de diámetro, el Mer-Ka-Ba (del cual escribí en mis dos primeros libros, El antiguo secreto de la Flor de la Vida, volúmenes I y II), tiene un secreto inherentemente conectado a este espacio sagrado del corazón. Si estás practicando tu meditación Mer-Ka-Ba en tu vida, creo que encontrarás la información de este libro de mucha importancia en tu viaje de ascensión hacia los mundos superiores de luz. Si sólo estás interesado en el espacio sagrado del corazón, que estas palabras sean una bendición en tu vida y te ayuden a recordar tu verdadera naturaleza.

Un comentario final. Este libro está escrito con la menor cantidad posible de palabras para transmitir el significado y mantener la inte­gridad de la esencia de esta experiencia. Las imágenes son a propósito simples. Está escrito desde el corazón, no desde la mente.

Capítulo uno

Comenzando con la mente


Limpiando el aire con tecnología

Limpiando el aire con el cuerpo de luz humano

Encontrando el mundo interior dentro del corazón
Casi por casualidad escogí un aparentemente arbitrario punto en mi vida para empezar mi historia: no mientras estaba en meditación de los mundos superiores de la geometría sagrada o del Mer-Ka-Ba, sino en una escena de la vida diaria donde tomé la decisión de ayudar a sanar el medio ambiente de la Tierra usando tecnología de la mente. Siento que todos tenemos esta responsabilidad, y si yo iba a hablar acerca de esto como lo había hecho en algunas de mis conferencias públicas, tenía que vivirlo. Entonces me abrí a todas las posibilidades que pudieran venir en mi camino de cómo personal­mente podría ayudar a sanar las condiciones del medio ambiente de nuestra querida Tierra.

Quiero que me comprendan bien, no es limpiar el ambiente en sí la razón de que les cuente esta historia. Es lo que me pasó y cómo cambió mi vida mientras experimentaba con una máquina ambiental llamada R-2 que empezó a abrir mi espíritu a una nueva y diferente manera de experimentar la vida.

Qué poco sabía entonces que estos experimentos tecnológicos me llevarían más allá de mi mente hacia partes sin rumbo de mi conciencia y más profundo hacia el lugar sagrado dentro de mi corazón.

Limpiando el aire con tecnología

La historia empieza en mayo de 1996, cuando un viejo amigo me llamó para preguntarme si estaba interesado en ayudar en un proyecto de limpiar la contaminación en el cual él estaba involucrado en Denver, Colorado. Voy a omitir su nombre porque creo que él así lo desea; sólo lo llamaré Jon. Este hombre era un científico renegado estudiando todos los aspectos de la vida y el mundo físico en un pequeño pero sofisticado laboratorio casero.

Dudo que su 10 (coeficiente intelectual) pudiera ser medido, ya que claramente era un genio maestro. Había creado una nueva manera de "ver" la realidad usando emisiones de microondas, lo que le dio una ventaja enorme en su búsqueda por respuestas en nuestro mundo. Nuestro gobierno, aun sabiendo de su trabajo, no fue capaz de duplicarlo hasta hace poco.

Jon dijo que él y sus socios, uno de los cuales era Slim Spurling, con sus increíbles espirales, habían encontrado algo acerca de la naturaleza que podía sanar algunos de los problemas ambientales del planeta, y quería que yo viera de qué se trataba. Él dijo que habían limpiado la contaminación del aire en Denvery que el aire estaba ahora limpio y sin mancha. Me pidió que fuera y viera por mí mismo.

Me era difícil creer esto, ya que yo había vivido en Boulder, Colorado, a unas pocas millas de Denver, y en esa época de los setenta tenía la peor calidad de aire en los Estados Unidos. Peor aún que Los Ángeles. Ésta fue una de las razones por las cuales me fui de Boulder. De hecho pensé que jon podía estar exagerando, pero conociendo su intelecto y el genio que era, cualquier cosa podía ser posible. Entonces me dije ¿por qué no? Yo necesitaba salir de todas maneras y esto se veía como algo que por lo menos podía ser interesante.

Decidí ir con la mente abierta sin expectativas. Aun si lo que decía no fuera cierto, este viaje me llevaría cerca de los picos nevados de las montañas Rocosas, que siempre me han hecho sentir más vivo.
Una semana después, me bajé del avión en Denver en una atmósfera de transparencia tal que difícilmente había visto una igual en mi vida. Es más, parecía que no hubiera atmósfera. Podía ver los árbcj^s en las montañas que se encontraban a gran distancia, como a treinta kiló­metros.

Permanecí ahí como un turista perdido en tierra extraña mirando boquiabierto esa limpieza que nunca había visto en los cinco años que viví ahí. Decir que me picó la curiosidad es ponerlo de una manera suave; fue como si me hubieran atizado con fuego. ¿Podría Jon haber hecho esto?

Un taxi del aeropuerto se acercó a mí, y el conductor, mostrando un suave y relajado estado mental, me hizo señas para que me subiera al asiento delantero como sí yo fuera un viejo amigo y en pocos minutos estábamos deslizándonos silenciosamente hacia la casa de Slim Spurling y su laboratorio de investigación, un lugar donde no había estado nunca pero del que había escuchado grandes historias.
Recuerdo haber mirado a los ojos al conductor del taxi, y parecía estar completamente libre de estrés, una inusual cualidad para un conductor de taxi. Le pregunté si le gustaba su trabajo. Mirando hacia delante del camino me contestó que amaba lo que hacía. Para él las personas eran como libros abiertos que le contaban historias de las experiencias de sus viajes alrededor del mundo.

Me preguntó por qué estaba yo en Denver. Le contesté que mi propósito era encontrar una respuesta a los problemas de contami­nación del mundo. Esta vez me miró con un aire de inocencia infantil y me dijo: "Toda se ha ido ahora; mira, no hay contaminación". Le dije que podía ver que el aire era asombrosamente limpio. "Más que eso", me respondió, "todas las personas que conozco se sienten muy bien. ¿Tú sabes qué ha sucedido?".

Yo no tenía respuesta para su pregunta, y pronto llegamos a una parte de la ciudad con viejos edificios de apartamentos de dos pisos en una larga calle que lleva a la Colorado School ojMines en Golden, Colorado (Escuela de Minas de Colorado). Aquí era donde debía encon­trarme con Slim Spurling, uno de los investigadores que recopilaban la información experimental sobre un nuevo instrumento para la reduc­ción de la contaminación, una máquina llamada R-2.

Ésta era una invención mágica que de alguna manera capturaba la longitud de onda de una nube de lluvia que estuviera a punto de lanzar un relámpago y la enviaba a un área como de cincuenta kilómetros, rompiendo los hidrocarburos en inofensivas moléculas, oxígeno y vapor de agua. ¿Era realmente verdad? Definitivamente se sentía así por el aire que se respiraba en la calle de Slim.

Toqué la puerta y escuché a Slim gritar diciéndome que entrara y eso hice. Su casa era definitivamente un laboratorio y no un lugar para vivir, dormir y comer. Pronto me di cuenta de que su vivienda estaba en el piso de arriba, separada de su mundo de investigación.

Extrañas espirales de cobre de varios tamaños estaban colocadas en el piso, y muchas otras cosas que sólo Dios y Slim sabían lo que eran. Para este hombre, que parecía un cruce entre Merlín con su larga

barba blanca y un viejo cowboy buscando una vaca perdida para llevarla de nuevo al establo, estas "viejas espirales" estaban realmente haciendo algo para ayudar a limpiar la contaminación del aire de Denver.

Jon no estuvo ahí el primer día, sólo Slim, su socio inventor y otros dos investigadores que estaban probando el equipo. Cuando se fueron estos, me quedé solo con Slim y pude empezar a entender a este hombre, quien era otro genio, como rápidamente descubrí. Permanecí con Slim y sus colegas por unos días aprendiendo lo que ellos sentían que podían compartir conmigo.

El corazón de la R-2, dos de las espirales de Slim Spurling: el armonizador (izquierda) y el Acu-Vac (derecha).


Esta es la manera como funciona la R-2 (de hecho es mucho más que esto, pero les daré una aproximación): la longitud de onda que una nube de lluvia emite justo cuando está a punto de descargar un relámpago se duplica en una máquina especial (ésta no es la R-2). Entonces se pone en un chip de computadora en la R-2, la cual tiene una bocina que lo lanza a la atmósfera a través de una espiral embo­binada llamada armonizador. La forma de onda crece entonces y se expande en una forma de campo toroidal (como una dona) afectando las ondas de gravedad para limpiar la contaminación desde una distancia considerable. La R-2 tiene cuatro marcadores o esferas pegadas al final de cuerdas de metal trenzadas, formando un tetraedro. Las esferas pueden ser giradas para armonizar o afinar el campo toroidal para que se "vuelva vivo".

Jon y Slim consideraban la energía del campo toroidal como viva (y también yo después de ser testigo de cómo interactuaba con la natu­raleza). Yo traté de tener mi mente abierta, ya que la mayor parte de esto era nuevo para mí en ese tiempo.






Primero aprendí cómo afinar la R-2 sintiéndola con mi tercer ojo mientras giraba las cuatro esferas de la unidad. Realmente era muy fácil. Ya que tenía mucha experiencia en el campo psíquico, hacer esto me parecía completamente natural. (Después me di cuenta de que sólo unos pocos podían hacer esto correctamente, pero cualquiera con la sensibilidad adecuada puede ser entrenado).

Continué mi entrenamiento hasta que Jon y Slim sintieron que estaba listo para probar mi habilidad. Debía afinar una R-2 en la naturaleza y balancear de nuevo un área de Denver que estaba desbalanceada. (Si la R-2 se desafina, el área en la que está trabajando regresa a su estado original de contaminación muy rápidamente, generalmente en dos semanas). Yo casi no podía creer que algún área de Denver pudiera estar sucia, pero ambos dijeron que era verdad.

Condujimos unos treinta kilómetros hasta la parte sudeste de Denver, un área que no me era familiar, y luego hasta la orilla más lejana de la ciudad. Estacionamos el coche justo fuera del camino y empezamos a subir una pequeña colina hasta la cima. Mientras subíamos la colina, vimos emerger un pequeño bosque hacia la punta.

Nunca olvidaré lo que vi cuando llegué a la cumbre de esta colina y miré hacia abajo, al amplio valle del otro lado. El valle entero estaba lleno de una nube de color café rojizo de contaminación que se extendía por muchos kilómetros. Bajo un pequeño álamo, escondida de la vista de quien casualmente caminara por ahí, estaba operando una unidad R-2 calladamente, enviando su melodía de nube de lluvia. El problema era que estaba fuera de tono.

Jon y Slim me dijeron que me sentara frente a la R-2 y verían si había aprendido la lección. Lleno de un gran interés, y con la sensación de asombro de un niño, me senté y crucé las piernas frente a la unidad y cerré los ojos, comenzando la meditación y sintiendo que afinaría la unidad.
Justo cuando empecé a girar las esferas, Jon me detuvo y me dijo: "Manten tus ojos abiertos y observa la nube de contaminación". Esta no era la forma en que había sido entrenado, pero obedecí y observé la nube y una vez más empecé a afinar las esferas. Jon me detuvo otra vez y me dijo: "También escucha a las aves".

Me volví hacia él y le dije: "¿Qué?". Nadie mencionó nada acerca de aves durante mi entrenamiento.

Él repitió: "Sólo escucha a las aves. Tú entenderás".

No tenía ni idea de lo que estaba hablando pero de todas maneras empecé. Cuando giré la primera esfera, sentí el cambio en un área de kilómetros a la redonda, pero nada cambió en el mundo visible. Una vez que ajusté la cuarta esfera, dos cosas sucedieron simultáneamente, y las dos me sorprendieron grandemente.

Instantáneamente la nube café rojiza de contaminación desapareció dejando una atmósfera limpia y clara. Fue como un milagro. Y al mismo tiempo que la nube desapareció, alrededor de cien pájaros empezaron a trinar y a cantar a mi alrededor. Ni siquiera sabía que estuvieran ahí. Los dos eventos juntos provocaron un extraño efecto físico en mí. Yo había visto y sentido el poder de la R-2, y en ese instante supe con certeza que esta nueva ciencia era real y que simplemente tenía que aprender más con experiencias directas.

Durante este tiempo, especialmente en 1995 y al comienzo de 1996, el aire en Denver estuvo extremadamente limpio mientras la R-2 estuvo en operación, pero las autoridades de la ciudad se adjudicaron todo el crédito de este fenómeno. Dijeron que las medidas que tomaron eran la razón de que el aire de Denver estuviera tan limpio. Sin embargo, observé como la R-2 instantáneamente limpió grandes áreas de Denver justo frente a mis ojos, por lo que me di cuenta de que estaban adjudi­cándose un mérito que no les correspondía.

Es más, Jon y Slim tenían una R-2 probada por un laboratorio independiente en Fort Collins, Colorado, el cual probó fuera de toda duda que la R-2 estaba haciendo exactamente lo que se decía que hacía. Los que la probaron mantuvieron la unidad activa por un periodo de tiempo y después la apagaron. Ellos científicamente registraron que la contaminación bajó mientras la R-2 estuvo activa y que después subió cuando se apagó. Hicieron esto una y otra vez por un periodo de más o menos tres meses. También la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, en la Base Aérea de Kirkland, estuvo observando este experimento así como el que yo empecé en Phoenix, del cual hablaré después, y pre­guntaron si nos prestaríamos junto con el equipo a su escrutinio cien­tífico. Nosotros estuvimos de acuerdo y esas pruebas realmente com­probaron que la R-2 de verdad limpiaba la contaminación del aire.

Cuando regresamos al laboratorio, Jon y Slim me pidieron que me sentara y me ofrecieron mi propia R-2 para llevarla a Arizona, donde vivía, y experimentar con ella. Debo admitir que me sentí como un niño a quien le han dado un juguete muy esperado. Pacientemente esperé a llegar a casa para empezar a explorar esta increíble máquina un poco más.


Llegué a casa y leí los titulares del diario Arizona Republic, del 30 de mayo de 1996; describían el horrible problema de contaminación que se había desarrollado en Phoenix. El gobernador de Arizona, Fife Symington, decía que la contaminación en Phoenix era tan grave que la clasificación de la ciudad estaba a punto de ser cambiada a "Seria". Se daban alertas muy seguido y la situación estaba empeorando cada día.
En respuesta, el gobernador Symington había implementado una Comisión para las Estrategias del Ozono, la cual estaba encabezada por el abogado Roger Ferland. Acerca de encontrar una solución al problema de la contaminación, el señor Ferland dijo, en un artículo del diario Arizona Republic: "Quiero decir todo. No hay nada que no con­sideremos, no importa cuan radical o extraño o fuerte o caro. Conside­raremos todo".

Ferland dijo que se tenía que limpiar Phoenix; la contaminación del aire iba a destruir el comercio turístico y afectar a casi todos los negocios, además de todos los problemas de salud que causaría.
Por eso escribí una carta a Ferland pidiéndole ayuda para instalar una unidad R-2 en Phoenix. Ya que teníamos evidencia científica de que esto funcionaba, tanto de un laboratorio independiente como de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, y que no estábamos pidiendo ningún tipo de ayuda financiera, asumí que nos escucharían. ¡Qué equivocado estaba! En esta carta sólo pedí a la ciudad de Phoenix que nos dieran la oportunidad de mostrarles que lo podíamos hacer. Noso­tros pagaríamos todos los costos, y todo lo que tenían que hacer era aceptar nuestra presencia y monitorear lo que haríamos.

Recibí una llamada de un hombre llamado Joe Gibbs, quien me dijo que no estaban interesados en nuestra R-2 y que no ayudarían de nin­guna manera. Deben entender qué frustrado me sentí con esta res­puesta. Fue entonces cuando comencé a darme cuenta de que el artículo del diario era solamente un espectáculo político y de que no tenían ninguna intención de limpiar la contaminación de Phoenix. Me recha­zaron en todos los niveles.

Afortunadamente nadie pudo detener mis investigaciones, porque la R-2 trabaja con una batería de nueve voltios y usa minivoltios para operar, y la ley federal dice que cualquier cosa que use menos de un voltio no está regulada.

Así que el 4 de junio de 1996, encendí por mi cuenta la primera R-2 en Cave Creek, en la parte norte de Scottsdale. El aire estaba tan sucio y seco ese día que realmente era difícil respirar. No había llovido desde hacía muchos meses y hasta los cactus se estaban muriendo. Durante los primeros tres días nada sucedió. El cuarto día una pequeña nube de lluvia apareció sobre mi casa. En todo el sur de Arizona no había una sola nube excepto ésta que estaba sobre mi casa y la unidad R-2. Después la nube comenzó a expandirse y a crecer.

Para el décimo día la nube había crecido a un tamaño de veinte kilómetros de diámetro más o menos, y por primera vez en mucho tiempo empezó a llover y a relampaguear de una manera que sólo me había tocado ver dos veces en mi vida. La tormenta continuó por horas con relámpagos moviéndose de un lado a otro en el cielo. El aire tenía un sensual olor a ozono. Poco a poco el cielo se abrió a una gran tor­menta. Desde ese momento continuó lloviendo casi todos los días lim­piando el cielo de contaminación y llenando los ríos y lagos con agua fresca.

Para el 1 de septiembre de 1996, el campo de longitud de onda creado por la R-2 estaba establecido, y desde ese día no hubo más alertas por contaminación del aire, ni siquiera una, hasta que la Fuerza Aérea de los Estados Unidos nos pidió que apagáramos la R-2 para ver qué sucedía.

Nosotros apagamos la máquina el 12 de mayo de 1998, y para fines del mes la contaminación del aire regresó y la ciudad tuvo su primera alerta de contaminación desde 1996. Durante el tiempo de este experimento (de hecho habíamos colocado otra R-2 en Phoenix en marzo de 1997, y fue entonces cuando empezamos a ver resultados), las medidas de hidrocarburos en Phoenix se mantuvieron casi siempre en un dígito. Algunas veces en el centro de la ciudad los hidrocarburos tuvieron una medida de cero. No había absolutamente ninguna con­taminación. Desafortunadamente la R-2 no controló los nitratos, que son la causa de la contaminación del ozono, pero realmente ayudó con los hidrocarburos. Esto está registrado públicamente.
Cuando terminamos este experimento supe con certeza que la R-2 era un éxito, pero la Fuerza Aérea de los Estados Unidos -que había estado monitoreando mis acciones- me pidió que cerrara toda la ope­ración. Querían ver lo que sucedía y al mismo tiempo me informaron que la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos nunca permitiría lo que yo estaba haciendo. Me sugirieron que lo hiciera fuera de los Estados Unidos. Y entonces, con la bendición de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, empecé a expe­rimentar en otros países.

Desde junio de 1996 hasta mayo de 1998 trabajé con la R-2 y conseguí increíbles resultados, pero ninguno fue reconocido por la ciudad de Phoenix.

Finalmente, envié una carta a la ciudad:
Mayo 7, 1998 Ciudad de Phoenix Atfn: Mayor Skip Rimsza 200 W. Washington Phoenix, Arizona 85003

Estimado Mayor Rimsza:

En mayo de 1996 se escribió un artículo en el diario Arizona Republic que describía lo mala que era la contaminación del aire en Phoenix y cómo el futuro de la ciudad estaba amenazado por este problema. En ese artículo se decía que el gobernador Fife Symington había implementado una Comisión para las Estrategias del Ozono encabezada por el abogado Roger Ferland. Se anexa este artículo. El señor Ferland dijo, refiriéndose al pro­blema de la contaminación: "Quiero decir todo. No hay nada que no consideremos, no importa cuan radical o extraño o fuerte o caro. Considera­remos todo".

En ese tiempo hablé con el señor Joe Gibbs, que está en la Comisión para las Estrategias del Ozono, acerca del sistema de contaminación que nosotros habíamos estado usando en Denver, Colorado, durante 7995. Lo que sucedió fue que Denver, durante el tiempo que estuvimos usando nuestro sistema, tuvo el año más limpio que se haya registrado alguna vez.

El señor Gibbs nos dijo que no estaba interesado en nuestro sistema, pero debido a que usaba menos de un watt de energía, no había ninguna ley que nos detuviera en nuestro experimento si decidíamos llevarlo a cabo si así lo queríamos. Le respondimos que llevaríamos a cobo el experimento asumiendo los costos. El aun así dijo que no. Le preguntamos si por lo menos estaría dispuesto o monitorear lo que estábamos haciendo y él lo rechazó. Siento que de verdad no quiso ayudar en nada. Noté una actitud muy diferente del señor Gibbs de la que el señor Ferland había expresado en el artículo mencionado arriba. Algunos meses después, cuando tratamos de darle el resultado de la prueba del laboratorio científico independiente de Fort Collins, en Colorado, que probaba que nuestro equipo funcionaba, él estaba muy ocupado para recibirnos. Incluso cuando la Fuerza Aérea, que también había estado trabajando con nosotros, llamó para hablar con el señor Gibbs, él aún no estaba interesado.

El 4 de junio de 1996 pusimos a funcionar un pequeño equipo en Cove Creek, el cual tenía un rango de alrededor de cincuenta kilómetros. Le toma tres días al sistema empezar a funcionar, y alrededor de tres meses para volverse estable. Estábamos operando totalmente para el 1 de septiembre de 7 996. Una ciudad como Phoenix debe tener por lo menos diez unidades trabajando, pero no podíamos asumir los costos de esas unidades. Tener sólo una unidad es como tener un bello coche nuevo con sólo 25 caballos de fuerza, pero era mejor que nada.

Antes del 7 de septiembre de 1996, Phoenix había tenido un número inusualmente alto de días de alerta y estaba a punto de entrar en la categoría de "Seria", según las medidas de la Agencia de Protección Ambiental. Pero después del 7 de septiembre de 7996 creo que no tuvimos ningún día de alerta, y la contaminación ha estado bajando constantemente. En marzo de 7997 otra unidad fue instalada cerca del aeropuerto. Esto le dio más fuerza al sistema y ayudó más profundamente a Phoenix.
La Base de la Fuerza Aérea en Kirkland, Nuevo México, estuvo interesada por algún tiempo en lo que estamos haciendo. Han hecho pruebas con algunos de nuestros equipos, y si usted está interesado en lo que ellos piensan, puede llamar al Teniente Coronel Pam Burr al teléfono 505-/-.

La razón por la que escribimos esta carta es para informarle que desmantelaremos nuestro equipo el 12 de mayo de 1998. Hemos dejado que el sistema trabaje fuera de tono tres semanas. En los próximos noventa o ciento veinte días la contaminación del aire puede regresar a como estaba antes de junio de 1996. Según la manera en que la ciudad de Phoenix ha respondido a esta ciencia hasta ahora, no esperamos comunicación posterior. Sin embargo, si usted cree que nosotros podemos ayudarle a mantener nuestra ciudad libre de contaminación, por favor llame.

Cuidando a la Tierra,

Dru Melchizedek

Gerente General

ce: Teniente Coronel Pam Burr

Arizona Republic

QED Investigaciones

Gob. Jane Hull
Durante este periodo de pruebas, poco a poco empecé a entender lo que realmente estaba sucediendo y cómo la conciencia humana estaba interactuando con el campo de la R-2. Descubrí que la R-2 fue físi­camente creada como una imagen del cuerpo de luz humano, o sea el Mer-Ka-Ba. Por lo tanto, debía ser posible para una persona que conociera la meditación Mer-Ka-Ba, y que también conociera la vibración de una "nube de lluvia", combinar estos dos componentes y entonces duplicar la acción de la R-2 usando solamente conciencia pura sin la ayuda de la máquina.

Yo estuve pensando acerca de esto muchas horas, y una vez me encontraba en Australia enseñando acerca del Mer-Ka-Ba cuando uno de los estudiantes dijo: "Bueno, si la R-2 puede cambiar la atmósfera en cierta área, ¿por qué una persona que sabe el Mer-Ka-Ba no puede hacerlo por su cuenta?". Era justo lo que yo pensaba.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Este libro fue pasado a formato digital para facilitar la difusión, y con el propósito de que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más iconEste libro fue pasado a formato digital para facilitar la difusión,...

Este libro fue pasado a formato digital para facilitar la difusión, y con el propósito de que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más iconEste libro fue pasado a formato digital para facilitar la difusión,...

Este libro fue pasado a formato digital para facilitar la difusión, y con el propósito de que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más iconEste libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión,...

Este libro fue pasado a formato digital para facilitar la difusión, y con el propósito de que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más iconEste libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión,...

Este libro fue pasado a formato digital para facilitar la difusión, y con el propósito de que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más iconEste libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión,...

Este libro fue pasado a formato digital para facilitar la difusión, y con el propósito de que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más iconWayne W. Dyer Este libro fue pasado a formato Word para facilitar...

Este libro fue pasado a formato digital para facilitar la difusión, y con el propósito de que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más iconLa rueda de la vida elizabeth kübler-ross este libro fue pasado a...

Este libro fue pasado a formato digital para facilitar la difusión, y con el propósito de que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más iconLa rueda de la vida elizabeth kübler-ross este libro fue pasado a...

Este libro fue pasado a formato digital para facilitar la difusión, y con el propósito de que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más icon2. Utilice su poder psicotrónico para hacer realidad sus deseos
«atascos» en sus señales psicotrónicas. —Cómo hacer que los demás vean las cosas como usted.—Haga resonar cada célula de su cuerpo...

Este libro fue pasado a formato digital para facilitar la difusión, y con el propósito de que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más iconÉ ste es un libro de Medicina Alternativa de emergencia para que...






© 2015
contactos
m.exam-10.com