Pasión y muerte de los “monstruos” cromados de Detroit






descargar 400.37 Kb.
títuloPasión y muerte de los “monstruos” cromados de Detroit
página1/11
fecha de publicación12.09.2015
tamaño400.37 Kb.
tipoDocumentos
m.exam-10.com > Derecho > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11
Mecánica Popular

(Pasión y muerte de los “monstruos” cromados de Detroit)
Introducción de cabotaje (mirando fotos viejas…)
Hace tiempo y allá lejos…cuando era joven y vivía en la fatua y falaz Argentina…la revista preferida por los “cochómanos” era Mecánica Popular. En ella buscábamos -e imaginábamos- los últimos modelos de automóviles norteamericanos.

Los “monstruos” cromados de Detroit eran nuestra fantasía…nuestra ilusión…nuestra pasión.

General Motors y Ford eran como River Plate y Boca Juniors (en mi tierra de adopción serían el Real Madrid y el Barcelona); se era fanático de uno o se era apasionado del otro. No había “infidelidades”. No existían las “deslealtades”.

La rivalidad se prolongaba hasta en las carreras de automóviles de “carretera”. Los pilotos de Chevrolet lo eran para siempre, los de Ford eran inamovibles…Sus “preparadores” lo mismo. Sus aficiones también…
Ya que soy “sudaca” ustedes me permitirán que recurra a la letra de algunos tangos para redondear las ideas y templar la nostalgia.
Esta noche tengo ganas de aturdirme con recuerdos…

Recorrer las viejas calles, por el tiempo transformadas…

Debo estar acaso viejo, melancólico y más flojo, que me sale por los ojos esta cálida emoción… (del tango “Mis amigos de ayer” de Lomuto y Contursi).
Aprendí a conducir (“manejar”) con el automóvil de mi padre, un Chevrolet modelo 1951. Otros amigos, lo hicieron con un Ford’ 40 o con un Chevrolet’ 47…

Eso sí, que era un “poder blando” de los Estados Unidos (sin necesidad de “paradojas”, Señor Joseph S. Nye Jr.).

Era una época en que nadie “discutía” el papel de Estados Unidos en el mundo.

Como usted dice, Señor Nye, en su libro “La paradoja del poder norteamericano”, desde el imperio romano, ninguna nación había acumulado tanto poder económico, militar y cultural.

La industria norteamericana era la “gran” plataforma de ese poder. La etiqueta “Made in USA”, era emblema, certidumbre y garantía.

No se necesitaban las “virtualidades”, no existía -ni falta que hacía- CNN o Internet, y aunque existía Hollywood, el “pescado” estaba “todo” vendido.

Los jóvenes “sudacas” nos metíamos solitos en el “bolsillo” norteamericano. O sea, que “nos llevábamos al huerto” nosotros mismos.

Éramos tan “novatos” que hasta nos creíamos lo que publicaba la Revista “Selecciones” Readers Digest, que desde 1940 con oficinas en Cuba (!) (después se sorprenden que haya pasado lo que pasó…) circulaba en México y otros países de Latinoamérica. Por creer, hasta creíamos que los espejos “tenían” memoria…

Y como a James Dean, nos deslumbraban los “monstruos” cromados de Detroit…
Qué ha pasado Señor Nye?

Cómo podrán (y si podrán) reducir el odio ajeno y la vulnerabilidad propia?

Cómo podrán (y si podrán) recuperar la invencibilidad?
Puede que aún conserven algo de envidia producida, seguro que odio, pero la admiración se les ha extraviado por las “autopistas” de la globalización económica.

Mucho me temo -y no por culpa de los demás- que sólo les quede el “poder” duro, aunque cada vez les cueste más -y no sólo en lo económico- conservarlo.
Según Nye, en el siglo XX Estados Unidos conservaba los siguientes recursos principales: escala económica, liderazgo científico y técnico, situación geográfica, potencial militar y alianzas, cultura universalista y regímenes internacionales liberales (poder blando). En el siglo XXI Estados Unidos conserva los siguientes recursos principales: liderazgo tecnológico, escala militar y económica, poder blando, eje de comunicaciones transnacionales.
Dice Jeremy Rifkin en el Capítulo “La lenta agonía del sueño americano” (libro “El sueño europeo):

“Una de las encuestas de opinión más intrigantes que he encontrado a lo largo de todos los años que llevo examinando esta clase de estudios preguntaba a jóvenes de menos de treinta años si creían que iban a hacerse ricos. El 55% de los jóvenes respondía afirmativamente, es decir, creía que iba a hacerse rico. Cabía esperar una respuesta como ésta de los jóvenes estadounidenses. No hay que olvidar que el sueño americano no es otra cosa que una historia de Horatio Alger (es decir que todo estadounidense tiene la posibilidad de pasar “de lo más bajo a lo más alto”). Pero lo realmente fascinante del estudio era lo que venía a continuación. Ante la pregunta de cómo pensaban obtener tales riquezas, el 71% de los que tenían un empleo consideraban imposible hacerse ricos gracias a él. ¿Y qué decir de las perspectivas laborales? Resulta que un abrumador 76% de los jóvenes de entre 18 y 29 años considera que, sea cual sea su empleo, los estadounidenses “no están dispuestos a esforzarse para promocionarse en el trabajo como lo estaban antes”. Doy por supuesto que se incluyen a sí mismos en el paquete.

En el momento de realizar este estudio. “Newsweek” se preguntaba si era probable que los encuestados se hicieran ricos, si no por su trabajo, entonces por medio de inversiones, herencias o golpes de suerte. Por lo que se refiere a las inversiones, la encuesta se hizo en 1999, cuando el mercado financiero estaba en fase expansiva y los inversores obtenían ganancias record. Ya no es así. La herencia es una posibilidad, pero la mayor parte de la generación del “baby-boom” está cargada de deudas y no es probable que pueda transmitir una fortuna a sus hijos, al menos no en una proporción suficiente como para cubrir el 55% de los jóvenes que va a ser rico. Eso nos deja con el golpe de suerte. Tanto la inversión como la herencia y la suerte son categorías que no exigen demasiado en el terreno del trabajo y la perseverancia, la clase de cualidades que Franklin veía como el fundamento del progreso de Estados Unidos”…
Con estas “armas”, probablemente ganen (o puedan ganar) algunas guerras exteriores más (aunque por lo que se ve en Irak…), pero la guerra “interior”, me temo, que la han perdido (con lo del Katrina, por ejemplo, tienen prueba suficiente…).
Pero volvamos a las “fotos viejas”…Espero que Nye y Rifkin no se disgusten, si termino mi Introducción de cabotaje con parte de otro tango:
Si arrastré por este mundo la vergüenza de haber sido y el dolor de ya no ser… (del tango “Cuesta abajo”, de Gardel y Lepera).
La Historia de “Popular Mechanics”

“Durante los últimos cincuenta años, las páginas de la revista Popular Mechanics han reflejado el avance de la civilización mientras el mundo ha estado progresando a un paso más rápido que en cualquier otro medio siglo de su historia. Este ha sido un período turbulento, en el cual la humanidad ha pugnado por mantenerse a nivel con las demandas exigidas por los adelantos técnicos. La revista Popular Mechanics no solamente ha reportado esta historia, sino que ha tomado parte en ella y ha contribuido a su progreso. Ha crecido, de unos cuantos subscriptores en 1902, a millones de lectores en 1952. Es leída y apreciada en los cinco continentes y en todos los países del mundo. Sus lectores incluyen al poderoso y al humilde, pero todos ellos comparten un afecto por ella que hace a sus editores sentir un profundo respeto por su responsabilidad.

Los editores reciben continuamente preguntas acerca de ella: ¿Cómo empezó? ¿Cuáles fueron sus comienzos? ¿Dónde consigue tan variado material? En esta edición de nuestro quincuagésimo aniversario, nos parece apropiado repetir su historia. Ésta comienza, como es debido, con su fundador, Henry Haven Windsor, porque fue él quien tuvo la idea que había de realizarse el 11 de enero de 1902 con el primer número de Popular Mechanics. Y fue él, durante esos primeros años de vicisitudes, quien tuvo la fe inquebrantable que venció dudas y deudas, frustraciones y desengaños, hasta llegar a establecer su revista como una institución de importancia internacional.

Henry Windsor nació en una cabaña rústica en Iowa, a 150 kilómetros del ferrocarril más cercano. Era hijo de un ministro congregacionalista, el Reverendo William Windsor, que había emigrado al Oeste varios años atrás. Cuando Henry era solamente un niño, la familia Windsor se mudó a Marshalltown, Iowa, donde, a la edad de 12 años, el joven Henry adquirió una prensa de mano y estableció un próspero negocio imprimiendo anuncios para los comerciantes locales. Mientras crecía, su interés en la imprenta, publicación y redacción aumentaba más y más.
Después de terminar sus estudios en la escuela secundaria y en la Universidad de Grinell, el joven Windsor empezó a trabajar en el Marshalltown Times Republican, periódico del cual pronto llegó a ser editor. Allí aprendió todos los secretos y trucos de la publicación de noticias, los misterios de la redacción, administración y talleres, así como los problemas que se presentan en la publicación de un periódico. Windsor nació con el seguro instinto periodístico que descubre a la primera ojeada las noticias interesantes y dignas de publicación. También se dio cuenta que el poseer una imprenta cuesta mucho dinero, y calculó que para comenzar a publicar una revista necesitaría varios miles de dólares (en aquellos tiempos, calculó él, tres o cuatro mil). Este sueño, porque entonces no era otra cosa, lo realizó muchos años más tarde, el 11 de enero de 1902, cuando fundó Popular Mechanics, una revista con cinco subscriptores.

Antes de mudarse a Chicago, Windsor pasó algún tiempo trabajando en el ferrocarril Northern Pacific, en St. Paul, Minnesota. En 1883 llegó a Chicago para aceptar un empleo con el ferrocarril de la ciudad. En sus horas libres fundó la revista “Street Railway” (El Tranvía) .También fundó una revista llamada “Brick” (Ladrillo) para los trabajadores de la construcción. No había manera de hacerlo olvidar el periodismo.

Los años pasaban, y con cada uno aumentaban sus ahorros y se acercaba la fecha de la realización de su sueño. Comenzó un nuevo siglo. Windsor estudió las revistas de su época y las encontró pesadas y difíciles de comprender, especialmente aquéllas que se especializaban en la mecánica o en el campo científico, que eran las que más le interesaban. Con el nuevo “carruaje sin caballos”, los vuelos en globo, el telégrafo y los rumores que corrían acerca de la realización del sueño de volar en aparatos más pesados que el aire, Windsor pudo ver los albores de una nueva edad mecánica. Y, con seguro instinto periodístico, pensó que al público le gustaría estar al tanto de las cosas tan interesantes que se descubrían todos los días, en el mundo de la ciencia y la industria.

Cierta mañana, en el verano de 1901, se presentó ante un banquero, con sus escasos ahorros en una mano y una confianza en su idea en la otra. El banquero le oyó. Cuando Windsor salió de su oficina tenía suficiente dinero para publicar su revista, a la que hacía mucho tiempo había decidido llamar “Popular Mechanics”…
Fuente: Revista Mecánica Popular - Volumen 10 - Marzo de 1952 - Número 3
General Motors en el Mundo
General Motors (GM) es la empresa automotriz número uno en ventas a nivel mundial. La automotriz fundada en 1908, alcanzó un volumen de producción de unos 9 millones de vehículos en 90 países alrededor del mundo.

Emplea alrededor de 350.000 personas (en 1998, 627.500 personas) y cuenta con 30.000 empresas proveedoras en los 200 países en los que está presente.

Además de diseñar, producir y comercializar automóviles, General Motors desarrolla tecnología en telecomunicaciones y satélites, aviación, servicios financieros y seguros.

General Motors está conformada por distintas marcas además de Chevrolet como son Pontiac, Buick, Cadillac, GMC, Saturn, Hummer, Saab, Opel, Vauxhall, Holden, Oldsmobile, Isuzu y Suzuki, entre otras.
40 años de potencia de General Motors (sólo apto para fanáticos del automovilismo)
“Cuando en 1955 los ingenieros de GM lanzaron el motor V8 de bloque pequeño, no tenían una idea de lo exitoso que éste habría de ser.

Cuarenta años después de su lanzamiento, se puede analizar objetivamente el enorme impacto que el V8 de GM para la división Chevrolet ha tenido en el mundo automotriz. Es un hecho que este motor Chevrolet le ha brindado propulsión a más autos de carrera victoriosos y ha ganado más campeonatos que cualquier otra planta de fuerza. Por lo tanto es importante destacar los adelantos técnicos que contribuyeron a su triunfo.

El tiempo de vida útil típico para un motor automotriz es de menos de una docena de años, y han sido numerosas las ventajas que han contribuído a que este motor V8 de bloque pequeño prosperara durante cuatro décadas.

Por una parte está su tamaño compacto. Cualquier trozo que los ingenieros pudieron eliminar de la parte superior o inferior del bloque (o de las perforaciones), se traducía en menos hierro pesado y menos cantidad de agua para enfriarlo. Razón por la cual uno de los objetivos primarios de diseño fue hacer un bloque básico tan compacto y ligero como fuera posible. Y en realidad este motor tuvo una envoltura muy compacta. El bloque medía 55,25 cm. (21-3/4 ") de largo y sólo 22,8 cm. (9") de alto, desde el riel del cárter del aceite hasta el cabezal de los cilindros.

Su ligereza de peso. El peso total del nuevo V8 de 1955 era de 240 Kg. (531 libras), 18,5 Kg. (41 libras) menos que el motor Chevrolet de seis cilindros en línea.

También se destacó en esta planta de fuerza una valiosa cualidad: su simplicidad. Y unido a esto se destacaba su diseño innovador. La clave del excelente rendimiento a alta velocidad del bloque pequeño era su innovador tren de válvulas con balancines de acero troquelado que montaban a pivote sobre vástagos individuales. En esa época, la mayor parte de los otros motores V8 usaban pesados y complejos ejes de balancines.

La eficiencia quedó garantizada, por los creadores del V8 de bloque pequeño, al seleccionar un diseño para la cámara de combustión de alta turbulencia que proporciona una subida suave de la presión en el cilindro y minimizaba los requerimientos de octanaje del motor. La forma de cuña de las cámaras de combustión no requería ningún tipo de trabajo en maquinarias, con la excepción del asiento de las válvulas. Además, este diseño permitía el uso extremo de pistones planos y de peso ligero.

La lubricación exenta de complicaciones fue otro gran atributo de esta planta de fuerza.

En el sistema de hacer fluir el aceite por el bloque pequeño se eliminaron los conductos externos y la alimentación de aceite a alta presión hasta los cabezales de los cilindros. Esta característica eliminaba el potencial de confrontar fugas y simplificaba el ensamblaje del motor. Y este sistema de lubricación del V8 de bloque pequeño ha demostrado ser extremadamente confiable, de manera que en estos momentos son incontables los motores de carrera que dependen de este efectivo sistema de lubricación.

La suavidad de funcionamiento sin lugar a dudas constituye un valioso atractivo de este V8. Los componentes que giran o se mueven en forma de vaivén fueron balanceados de manera individual. Pero posteriormente el conjunto completo fue balanceado de nuevo.
Esta planta de fuerza se caracterizó también por su dependencia. Los ingenieros de Chevrolet utilizaron materiales de la más alta calidad, como eje de cigüeñal y varillas de empuje de acero forjado para incrementar la durabilidad del bloque pequeño. Las varillas de empuje fueron probadas hasta 18 millones de ciclos sin que se presentase una falla.

Los cabezales intercambiables de los cilindros del bloque pequeño contaban con un eficiente diseño de entrada de flujo cruzado, para una eficaz respiración, que todavía está ganando carreras en la actualidad. Cinco pernos de los cabezales fueron dispuestos en un patrón pentagonal alrededor de cada cilindro para reducir a un mínimo la distorsión de la perforación de cada cilindro, reducir las presiones y prevenir las fallas de la junta del cabezal.

El motor desarrollado por el equipo de diseño de Chevrolet es verdaderamente ingenioso, pues en él los componentes cumplen una variedad de funciones. Por ejemplo, las varillas de empuje huecas activan las válvulas y llevan el aceite a los cabezales de los cilindros. En el múltiple de admisión hecho en una sola pieza se combina la salida del agua, la ventilación ascendente del escape, el montaje del distribuidor, el filtro de aceite y la cubierta de los levadores, y todo esto integrado en una sola fundición.

En un principio, el motor V8 de bloque pequeño tenía carburador y un distribuidor con platinos. En ese entonces la gasolina era barata y no existían las regulaciones sobre las emisiones del escape.

Pero ahora, 40 años más tarde, los adelantos en tecnología han transformado al bloque pequeño. Naturalmente, sus creadores no tendrán dificultad alguna reconociendo a este venerable V8, pues su diseño fundamental ha permanecido sin cambios durante estas cuatro décadas de desarrollos. Pero literalmente cientos de refinamientos han servido para mantener al pequeño bloque a la delantera de la tecnología de motores”.
Fuente: Revista Mecánica Popular - Volumen 49 - Enero 1996 - Número 1
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Pasión y muerte de los “monstruos” cromados de Detroit iconLa Muerte Súbita cardiaca (msc) es la principal causa de muerte en...

Pasión y muerte de los “monstruos” cromados de Detroit iconEn que se prosigue lo dicho en el capítulo pasado, declarando de...

Pasión y muerte de los “monstruos” cromados de Detroit icon…un joven relojero que sentía verdadera pasión por la compleja mecánica...
«cabinotier» de Roger Dubuis, quien le transmite los secretos de la restauración y le habla de los misterios de la complicación…

Pasión y muerte de los “monstruos” cromados de Detroit iconIi ¡Independencia grita El mundo americano; Se baña en sangre de...

Pasión y muerte de los “monstruos” cromados de Detroit iconMemorándum al general Eisenhower
«iluminados» — peligrosísimos enfermos mentales— que quieren dominar el planeta, convirtiendo al resto de los seres humanos en esclavos...

Pasión y muerte de los “monstruos” cromados de Detroit iconIi "Independencia" grita El mundo americano: Se baña en sangre de...

Pasión y muerte de los “monstruos” cromados de Detroit iconLas causas de muerte entre los 5 y 15 años son en primer lugar los accidentes, y luego el cáncer

Pasión y muerte de los “monstruos” cromados de Detroit iconÍndice de esta digitalización
«Pulsión de muerte, narcisismo negativo, función desobjetalizante», en La pulsión de muerte

Pasión y muerte de los “monstruos” cromados de Detroit iconVamos a hablar sobre la adicción sin exponer monstruos que ya conocemos....

Pasión y muerte de los “monstruos” cromados de Detroit iconDescubrir tu pasión lo cambia todo






© 2015
contactos
m.exam-10.com