Honorio delgado/ obras completas






descargar 3.34 Mb.
títuloHonorio delgado/ obras completas
página14/59
fecha de publicación29.03.2017
tamaño3.34 Mb.
tipoDocumentos
m.exam-10.com > medicina > Documentos
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   59
-wuntcar1?:mcata;. ~W&.. ~cJR. iizq,~ ~ i.as, ~.r.~m~a..ryci6~~

  • exteriores y se aproxima al polo del amago: entonces comienza la angustia.» La aparente constelación de condiciones no siempre da la clave del juego real de influencias, ya que además de la predisposición personal innata intervienen diversas experiencias que podemos llamar sensibilizadoras, constituidas a lo largo del vivir, muchas de las cuales tienen relaciones específicas particularmente con el amor propio, los sentimientos morales y la fe. De modo que, tomando en consideración los factores extremos, la angustia puede surgir tanto por falta de oxígeno de los tejidos cuanto por grietas de la metafísica.

  • Por este último orden de influencias espirituales parece que la angustia está presta a manifestarse en nuestra época de inseguridad, apareciendo, sobre todo en los neurópatas, con los motivos más corrientes de la vida de relación. De ahí que el médico que olvida su misión moral fácilmente puede desencadenar o agravar la angustia en sus pacientes por falta de comprensión de las peculiaridades de su sensibilidad o de su concepción del mundo, ora desorientándolos en alguna forma, ora aespertanao en su 'imagrnaóírn -una !rfu:d ~cn~\a.

  • BIBLIOCRAFÍA

  • Mark D. Altschule: Bodily Physiology in mental and emotional disorders, New York, 1953. - Alfred. Prinz Auersperg: «Vom Werden der Angst», Neroenarzi, 1958, ND 5. - W. Boven: L'anxieté, Neuchâtel, 1934. - Hans Bürger-Prinz: «Zur Psychologie des Schmerzes»,

  • Neroenarzt, 1951, N° 10. - F. J. J. Buytendijk: La douleur, París, 1951. - Walter B. Cannon: «The róle of emotion in disease», Annales of lntemal Medicine, 1936, N° 5. - Honorio Delgado: «Psicología general y pscopatología del sentimiento», A.M. P., 1936, N° 5. - Jean Delay, B. Lainé, J. Puech & J. Oavreul: «Recherches biologiques sur le choc émotionnel», L'Encéphale, 1953, NO 4. - Henri Ey: «Anxiété morbide», Études psychiatriques, t. II, Paris, 1950. - K. von Fieandt: «Gefühl un Affekt als Gegenstand psychologischer Forschung», Studium Generale, 1958, N° 3. - [oseph Frébes: Tratado de psicología (Trad. José A. Menchaca), t. 11, Madrid, 1950.- E. Guttmann & W. Mayer-Gross: «The psychology of pain», Lancet, 1943, N8 7.-

  • A. F. Halmosh: «Sur les modifications sanguines pendant l'émotion», L'Encéphale, 1953, N° 3. - Pierre Janet: «Les sentiments dans le délire de persécution», /. P. N. P., 1932, Núms. 3-4 & 5-6. - Eugen Kahn: «Ueber Angst und traurige Verstimmung», Monatsschrift, 1964, t. 148, N° 6. - Wolfgang Klages: «Zur Differentialdiagnose der Korpermissempfindungen»,

  • TJ. M. W., 1902, -N" 11-. - "Ernst KretsC!uner: Meazizrizscne 1-sycniiwgze, :>nitrgatc, ff - 7'1::1i1::

  • Leriche: La chirurgie discipline de la connaissance, Paris, 1949. - Leriche: «Orientation actuelle du probleme de la douleur», /. P. N. P., 1951, ~ 4. - J. J. López lbor: La angustia vital, Madrid, 1950. - López lbor: «Ueber die pathologische Angst», Fortschritte, 1960, NO 10.- Hans W. Maier: «Ueber einige Arten der psychogenen Mechanismen (Katathymie, Athymie,

  • Synthymíe)», 'leitschrift, 1923, t, 82. - Rollo May: The meaning of anxiety, New York. 1950.- A. Nietschke: «Die Schmerz», D.M. W., 1961, NO 36. - N. Petrilowitsch: «Die Polaritát von Tiefe und Intensitát in der Psychiatrie», Zeitschrift, 1958, t. 196, NO 6. - Ferdinand Sauerbruch & Hans Wenke: Wesen und Bedeutung des Schmerzes, Berlin, 1936. - Kurt Schneider: Pathopsychologie der Gefühle und Triebe, Leipzig, 1937. - Nathan W. Shock: «Physiological manifestations of chronic emotional states», M. L. Reymert: Feelings end emotions, New York. 1950. - Peter Salnsbury & ']. G. Gibson: «Symptoms ol anxiety anó tensión anú ine accompanying physiological changes in the muscular system», /. N. N. P., 1954, N8 3.- Erwin Stransky: «Psychologie und Psychotherapie des Schmerzes», 'Zeitschrift, 1953, l 190, Na 1. -Friedrich Wilhelm Strauch: «Die Angst in medizinischárztlicher Schau», Universitas, 1955, Na 12. - Erwin Straus: Geschehnis und Erlebnis, Berlin, 1930. - Viktor v. Weizsacker: «Zur Klinik der Schmerzen», Neroenarzi, 1936, Na 11. - Erich Wittkower: «Studies on the influence of emotions on the functions of the organs-, J. M. S., 1935, NO 334. - Harold G. Wolff: «Life situations, emotions, and bodily disease», Reymert: Feelings and emotions, New York, 1950.

  • Arturo M. Changa na Arroyo
    Medico Cirujano
    CMP 54350

  • CAPÍTULO V

  • ANORMALIDADES DE LAS TENDENCIAS
    INSTINTIVAS

    1. CLASIFICACIÓN

    1. En esta materia no es posible una clasificación que satisfaga por completo, a causa de la ubicuidad misma del instinto en la vida anímica, normal y anormal. En realidad, todos los temas de la psiccpatología se relacionan directa o indirectamente con el del presente capítulo. Una exigencia legítima de método justifica la distribución de la materia de estudio según las manifestaciones que más sobresalen desde el punto de vista fenomenológico. De otra suerte se incurriría en construcciones artificiosas,como ocurre en las obras dominadas por el prejuicio de escuela de la psicopatología popular. El vasto campo de nuestra ignorancia en este asunto se reducirá gradualmente sólo con los progresos de la investigación de los desórdenes cuyo sentido dinámico todavía no alcanzamos. Mientras tanto debemos contentamos con aplicar con crítica los conocimientos de psicología normal del instinto a la inteligencia de las fuerzas operantes en el alma de cada uno de nuestros pacientes a lo largo de su vida.

    2. Para evitar repeticiones, no consideraremos entre las anormalidades de la vida instintiva aquellas manifestaciones estudiadas en otros capítulos, señaladamente en los del sentimiento y la voluntad. Como se sabe, el sentimiento es ante todo el aspecto subjetivo del instinto en sentido amplio; y la voluntad, por su parte, tiene como materia o contenido las tendencias instintivas.

    3. Los desórdenes generales de las tendencias instintivas se pueden dividir en cuatro grupos, según que la anormalidad sea de la intensidad,

    4. la calidad, la regulación o el curso. Aquí sólo consideraremos los relativos a la intensidad: la agitación y la depresión. Los desórdenes de los otros tres grupos han sido estudiados en el capítulo anterior o lo serán en el siguiente. Como quiera que existen anormalidades muy importantes de tendencias instintivas particularesJ les dedicaremos secciones especiales después de las dos generales mencionadas. Así estudiaremos la propensión al suicidio, las anormalidades de las tendencias de defensa y posesión del cuerpo y de los objetos, las del hambre y el apetito, y las del sueño. Para evitar repeticiones, las sexuales serán estudiadas en capítulo especial en la segunda parte de este curso.

    1. AGITACIÓN

    1. La agitación morbosa es el exceso de espontaneidad y de excitabilidad de las tendencias instintivas, unas más, otras menos. La agitación puede ser informe o estructurada: en el primer caso se manifiesta de modo desenfrenado la tendencia transitiva de actividad, o sea, la que mueve al sujeto a ocuparse con lo externo y a actuar sobre el mismo sin el propósito de obtener un bien ni de librarse de un mal; en el segundo caso, predomina por lo común y también desenfrenada, la tendencia egotí- mka, es decir, la. adhesión a los. bienes.y de rechazo de los males que atañen directamente al yo, promoviendo y configurando la actitud general superabundante.

    2. El agitado no conoce el cansancio ni el sentimiento de esfuerzo o de dificultad, y es incapaz de dominio de sí mismo. Toda su actividad es desmesurada, multiforme, o monótona, voluble y a menudo frustrada o abortada. Sin embargo, cuando la agitación no es muy fuerte, se compadece con la acción eficaz y con cierto grado de ejercicio de la voluntad.

    3. La agitación se presenta en diversos desórdenes mentales, de manera típica en la manía, con la fuga de ideas y las ideas delusivas de grandeza. Se presenta también en otras enfermedades, señaladamente en la parálisis general de forma expansiva, y unida a otros síntomas, en la esquizofrenia, en las psicosis sintomáticas y tóxicas (sobre todo en el alcoholismo agudo), en la epilepsia y en la histeria. En la esquizofrenia suele asumir caracteres de violencia extrema -agiiacién catatònica-, con tendencias instintivas determinadas, estados afectivos intensos, alucinaciones, ideas anormales, con o sin actividad motriz elemental {hi- perquinesia), etc. No debe confundirse con la simple hiperquinesia catatónica, en que falta todo contenido mental. En las psicosis tóxicas y sintomáticas, en la epilepsia y la histeria la agitación se muestra

    4. comúnmente sólo como episodios o crisis, a menudo dominada por una tendencia particular precisa: fuga con terror, agresividad, erotismo, etc.

    5. Dan idea del desenfreno de la tendencia egotímica estas expresiones de un agitado: «Yo soy médico [es comerciante] y sé más que todos los médicos

    6. del mundo ... Soy un gran asesino, un gran malvado, mejor dicho, un bandido sanguinario. Mi negocio es robar, y para mí, matar a un hombre me da menos lástima que matar una mosca... A mí no me puede hacer callar ni Dios,»

    1. DEPRESIÓN

    1. Hay una moderada depresión del ánimo que experimenta el hombre normal periódicamente, con un ritmo constante para cada persona, probablemente debido a ciclos de la regulación neurovegetativa; pero esta depresión es generalmente imperceptible de fuera y sin mayor relación con el desorden que estudiamos en seguida. Esta depresión periódica, evidentemente no motivada sino causada de manera endógena, corresponde en parte a lo que Kurt Schneider denomina depresión de subfondo (Untergrunddepression). Se manifiesta con especial frecuencia e intensidad en las personalidades anormales, pudiendo alcanzar entonces «la dimensión clínica». Está por esclarecerse si tales estados difieren cualitativamente de las grandes depresiones morbosas. También en el hombre normal, cuando sufre una afección corporal, sobre todo infecciosa, aparece la depresión como parte del malestar suscitado por la enfermedad. Además hay otra forma de depresión que se presenta fugazmente por la resonancia que produce una impresión desagradable, un destemple íntimo o una sensación corporal penosa. Es lo que K. Schneider ha descrito con el nombre de depresión de trasfondo (Hintergrunddepression), vivencia más motivada que causada, de repercusión. retardada, que incluso se actualiza cuando pierde su sentido (p. e., una mala noticia que posteriormente es desmentida), frecuente en sujetos con labilidad emocional.

    2. La depresión patológica se caracteriza por lo siguiente: 12, pesadumbre, falta de energía actual, de espontaneidad y de reacción de las tendencias instintivas normales; 22, propensión a la tristeza y la zozobra y, menos frecuentemente, al miedo y a la verdadera angustia; 32, subvaloración de sí mismo y propensión a sentirse culpable y acusarse tl'C fal\?6, a las qu'C se da exagerada impmtarda, ~cr. m'0frms lr\v\al~s o sin fundamento alguno; 42, dificultad, indecisión y lentitud para ejecutar los actos necesarios, aunque sean los más habituales; 52, ánimo apocado, sentimiento de impotencia para vivir y de insensibilidad moral.

    3. La depresión suele formar parte de diversas enfermedades mentales, como la parálisis general, la esquizofrenia, la epilepsia, las psicosis preseniles
  • 1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   59

    similar:

    Honorio delgado/ obras completas iconBiblioteca teosofica de las maravillas
    «novelas cortas», damos hoy este tomo XXXI de nuestras «Obras completas», intercalando entre aquéllos algunos, pe­queños trabajitos...

    Honorio delgado/ obras completas iconJosé antonio delgado pérez

    Honorio delgado/ obras completas iconEgion inframesocolica, intestino delgado y retroperitoneo

    Honorio delgado/ obras completas iconRealizado por Dr. Oscar Delgado Rodríguez

    Honorio delgado/ obras completas iconL01 R1 Enfermedades Inflamatorias Intestino delgado

    Honorio delgado/ obras completas iconResumen En la actualidad el Marco de referencia de la discapacidad...

    Honorio delgado/ obras completas iconAutor: venegas castillo karla edith y retana delgado brenda cristina

    Honorio delgado/ obras completas iconDesde que llegó hace unos meses, el Dr. Delgado ha conseguido incrementar...

    Honorio delgado/ obras completas iconPor: Leonardo Moreira, Leticia Tejera, Elianni de la Rosa, Massiel...

    Honorio delgado/ obras completas iconSe autoriza la utilización hasta de una página completa dando crédito...






    © 2015
    contactos
    m.exam-10.com