Llanto persistente, insomnio, trastornos de alimentación y descontrol de esfínteres son algunos de los síntomas de este síndrome que se presenta con mayor frecuencia entre los cuatro y 12 años






descargar 61.46 Kb.
títuloLlanto persistente, insomnio, trastornos de alimentación y descontrol de esfínteres son algunos de los síntomas de este síndrome que se presenta con mayor frecuencia entre los cuatro y 12 años
fecha de publicación20.10.2015
tamaño61.46 Kb.
tipoDocumentos
m.exam-10.com > medicina > Documentos

FOBIA ESCOLAR: EL PESO DE LA APRENSIÓN MATERNA

Llanto persistente, insomnio, trastornos de alimentación y descontrol de esfínteres son algunos de los síntomas de este síndrome que se presenta con mayor frecuencia entre los cuatro y 12 años.

Es normal que un niño se asuste y llore el primer día de clases, que se aferre a su madre y se resista a entrar al colegio. Sin embargo, si la actitud de rechazo se mantiene en el tiempo y afloran síntomas físicos como dolor abdominal, náuseas, vómitos, diarrea, dolor de cabeza e incluso fiebre, se puede estar en presencia de una fobia escolar.
Se estima que un 4% de los niños la desarrolla especialmente a partir de los cuatro años. "Esta cifra no es alta, pero cuando ocurre es un problema severo. Cuesta mucho erradicar una fobia escolar", dice la sicóloga Alejandra Vidal, docente de la Universidad Santo Tomás.
A su juicio, este síndrome se está observando con mayor frecuencia que antes debido a que los procesos de admisión de los colegios se han adelantado incluso un año antes del ingreso a pre-kinder. "La realidad nos muestra ahora a niños de tres años enfrentados a rendir exámenes y vemos a sus madres cada vez más ansiosas y angustiadas por esto. Esa ansiedad se transmite a los hijos y predispone a una conducta fóbica", aclara.
También es posible vislumbrar los primeros síntomas en el jardín infantil. "El año pasado tuve una niña que había presentado un trastorno de separación en la etapa pre-escolar y la mamá cometió el error de sacarla del jardín, ‘para qué va a ir si es tan chiquitita’, pensó. Como era hija única y vivía con tres adultos en la casa, la terapia estuvo más dirigida a la madre que era muy ansiosa y obsesiva. En estas situaciones es mejor escoger un colegio personalizado y no uno que sea demasiado grande", explica.
La sicóloga tuvo otro caso muy crónico, el de una escolar que ya estaba en tercero básico: "Su mamá se quedaba todo el día en el colegio, porque la niña tenía que verla cada cierto tiempo. Finalmente la familia desistió del tratamiento sicológico y optó por contratar una profesora que iba a la casa a enseñarle las materias y la niña iba a dar exámenes libres al colegio. Acá el problema principal eran los padres, quienes incluso permitían que la hija durmiera al medio de la cama con ellos. Era un caso extremo, pero cuando se elabora la historia de un menor con fobia escolar lo que menos aparece es la historia escolar; es la historia familiar la que principalmente sale a flote", agrega.
La fobia es un miedo irracional a algo y en el caso de la fobia escolar no es al colegio a lo que se teme, sino a la separación de la madre. "Detrás de una fobia siempre hay un trastorno de ansiedad, estos niños vienen de una casa muy ansiosa. La ansiedad tiene aspectos fisiológicos, pero también se aprende. Si todos los cambios son angustiosos en un hogar, por ejemplo, los niños van a anticiparse y antes siquiera de ingresar al colegio, la noche anterior empiezan los primeros síntomas. Su reflexión es que lo que pasa en la casa es bueno y lo que va a pasar en el colegio es malo", añade Alejandra Vidal.
El trastorno de ansiedad tiene que ver fundamentalmente con progenitores que no saben poner límites. "A los cuatro años, los niños están en pleno complejo de Edipo, muy apegados a sus mamás, quizá eso explique que la fobia escolar se presente más en los varones que en las niñas. Las madres son generalmente las que transmiten a sus hijos la ansiedad, porque tienen temor a que el hijo se aleje de ellas", resume.
Madres sobreprotectoras ...

Tirsa Rosales, sicóloga infanto-juvenil de la Universidad Andrés Bello, aclara que este síndrome ocurre principalmente entre los cuatro y 12 años y una vez que se diagnostica hay que acudir a un especialista para tratarlo. De lo contrario, es posible que reaparezca en la adolescencia. "Son niños que no duermen bien, tienen pesadillas, sufren de náuseas, vómitos y otros síntomas que claramente indican que se está frente a un trastorno que no solamente afecta al menor sino a toda la familia. Generalmente sus madres son sobreprotectoras y les permiten quedarse en casa un día, dos días, una semana y después se cae en un círculo vicioso del que cuesta mucho salir", revela.
Cuando la mamá piensa y actúa por el niño, como es el caso de la madre sobreprotectora, le impide al hijo desarrollar recursos sicológicos para enfrentar la realidad escolar. "Entonces, el niño o la niña puede sumar perfecto en la casa, siempre que la mamá lo esté mirando o sonriendo. Pero en el colegio no", ejemplifica.
Sin embargo, también hay otros factores que pueden influir en una fobia escolar. "Tuve un caso de una niña que era brillante, una alumna destacada de segundo básico. Su mamá quedó embarazada y perdió la guagua. Después quedó nuevamente embarazada y estuvo en reposo. Entonces la niña empezó a decir que no quería ir al colegio, se enfermaba y se quedaba en casa con su mamá. Como era tan buena alumna, el profesor se preocupó por las ausencias, exigió que volviera al colegio y los padres la obligaron a asistir a clases. Esto le provocó una fobia escolar a los siete años", relata.
La niña internalizó que si iba al colegio algo malo le podía pasar a su mamá y la madre se aferró a la niña después de la pérdida. "La primera indicación que hice es que la niña tenía que ir al colegio sí o sí. Ella volvió, pero al principio sólo se quedaba en la biblioteca leyendo todo el día, después salía en los recreos a jugar con sus compañeros y finalmente se reincorporó a la clase y volvió a ser la alumna brillante de antes. Fue un proceso lento, porque los padres debieron aprender a ser menos sobreprotectores", cuenta.
Cambiar de colegio a menudo no es la solución, aunque la primera reacción de los padres es atribuir el problema al establecimiento. "Uno como sicóloga va indagando en la historia de los padres y se encuentra con otras causales; por ejemplo, la ruptura matrimonial, papás muy ausentes y madres sobreprotectoras; a veces los padres son encantadores, pero muy exigentes en lo académico, etc.".
- ¿Qué pasa si los padres no dejan que el niño termine el tratamiento?

- A veces los padres pueden desistir de continuar con la terapia, porque ven que el hijo vuelve al colegio, pero si el conflicto inicial no se ha resuelto lo más probable es que ante otra situación de exigencia, rivalidad o competencia, reaparezca la fobia escolar. Se puede reeditar en la adolescencia, donde todo se da con mayor intensidad y es más complicado de tratar. Un adolescente que no quiere ir al colegio sencillamente hace la cimarra.
Señales de advertencia...

Al enfrentar el colegio o jardín infantil por primera vez, los padres no deben permitir que el niño se quede en casa si no existe una razón justificada. Esa es la principal recomendación que hace el sicólogo Hernán Díaz, docente de la Universidad Andrés Bello, para evitar la fobia escolar. "Es preciso que los papás entiendan que los hijos necesitan un tiempo de adaptación al nuevo ambiente escolar, por lo general no mayor de dos a tres semanas. Dejar el ambiente seguro y protegido de la casa puede generarles ansiedad y en esos casos los papás pueden acompañar al niño hasta la sala de clases, saludar al profesor y permanecer con él unos minutos todos los días hasta que se adapte. También es necesario que lo esperen a la salida y que lo refuercen positivamente con besos, abrazos y frases alentadoras", dice.
Otro aspecto importante tiene que ver con la motivación, explicarle todas las aventuras que va a vivir, hablarle de los juegos y entusiasmarlo. Se requiere paciencia y comprensión, en lugar de amenazas o castigos. "Hay síntomas conductuales de una fobia escolar además de los sicológicos y físicos: si el niño no se viste o lo hace muy lentamente, no desayuna, no encuentra los útiles escolares. Si se le obliga a ir y se devuelve a la casa, o deambula por el recinto escolar. Si se le lleva a la fuerza, grita, llora, patalea, tiembla, se aferra a la madre y sólo permanece en clase por el control de profesores", agrega Hernán Díaz.
La ansiedad que experimenta el niño interfiere en su atención, concentración y memoria. "El menor suele anticipar una serie de consecuencias negativas o desfavorables: cree que no sabrá responder, que sacará malas notas, que hará el ridículo al hablar en público y todo esto le provoca tal grado de ansiedad que termina sucediéndole", puntualiza.
Explica que las fobias específicas tienden a superarse espontáneamente con el tiempo, ya que la maduración y las experiencias de aprendizaje permiten que se atenúen los miedos infantiles. "Sin embargo, en ocasiones la fobia escolar se enriquece, reorganiza y afecta la salud mental del menor. En estos casos es prudente buscar la evaluación y el tratamiento de un especialista", explica finalmente el sicólogo Hernán Díaz.\\
Cómo prevenir la conducta fóbica
\ Refuerzo positivo de los padres: en lugar de "pobrecito, se tiene que levantar tan temprano"; decir "qué bien lo vas a pasar en el colegio".
\ Acompañamiento inicial de los padres hasta la sala de clase y ojalá poder permanecer un breve período de tiempo.
\ No transmitir ansiedad: algunos padres sufren igual o más con las separaciones momentáneas de sus hijos.
\ Fortalecer las expresiones afectivas: caricias, besos, abrazos.
\ Si el niño tiene una experiencia desagradable en el colegio, escucharle y no minimizar el problema. Si es necesario, conversar con el profesor y buscar en conjunto la forma de ayudarlo.
\ Los síntomas gastrointestinales u otros deben ser consultados al pediatra para descartar una enfermedad.
\ Los papás que han mantenido al niño muy apegado a ellos, por ejemplo hijos únicos, pueden consultar previamente a un especialista para que éste les dé pautas de acción antes del ingreso escolar.




¿Se está perdiendo el instinto maternal?:
EL ROL DE MADRE ANGUSTIA A LAS MUJERES PROFESIONALES
A muchas mujeres exitosas les sobreviene un sentimiento de insuficiencia y temor frente a la maternidad. Expertos aconsejan pedir ayuda cuando la madre no sintoniza con el hijo o se siente demasiado agobiada.
María Paz Carvajal
La ingeniera comercial Cecilia N. (34) se preparó toda una vida para trabajar de 08:30 a 19:00 horas, no tenía idea de mudar o bañar, pero estaba tranquila con su maternidad. De regalo le llegó el "Larousse para Padres" y el "Duérmete niño", además salió de la clínica con "nana" puertas adentro y enfermera particular por tres semanas. El golpe vino cuando ésta se fue: "Sentí una angustia irracional, incertidumbre a lo desconocido, a hacerme cargo de un ser impredecible. Pasé de ser una mujer fuerte a andar llorando en pijama".
En una sociedad donde la mujer se ha preparado para competir de igual a igual con el hombre, las historias de Carolina se repetirán. Una encuesta Mori (2005) a 600 santiaguinos mostró que al 61% de las mujeres jóvenes (18-25 años) lo que más les importa es su carrera, por sobre tener hijos. Otro sondeo de Comunidad Mujer, en 5.000 mujeres, halló que su mayor preocupación (43%) es el trabajo o la dificultad para encontrarlo.
"Las mujeres se han vuelto inseguras por la multiplicidad de roles que desempeñan. Al tener que rendir en varios frentes es normal no ser tan eficientes en todos", dice el psiquiatra Enrique Jadresic, especialista en salud mental femenina.
Instinto femenino
Por lo demás, "las mujeres que profesionalmente son muy exitosas, tienen muchas veces que sacrificar ciertos aspectos femeninos y es probable que sientan dificultades en la esfera afectiva", agrega la sicóloga de la Universidad Católica dedicada al tema de apego, María Pía Santelices. Eso hace difícil conciliar la maternidad con el trabajo.
¿Será que se está perdiendo el instinto materno? ¿Por qué tanto manual de autoayuda?
En absoluto, coinciden los expertos. Todas las mujeres cuentan con un componente biológico que las capacita para acoger al recién nacido. Con el parto y la lactancia se libera ocitocina, hormona que, entre otras funciones, favorece la sensación de placer en el cuidado del hijo.
"No es que algunas mujeres tengan menos instinto, sino que quizás se han acostumbrado a controlar más su entorno (teniendo dinero o poder)", dice Jadresic. Y al embarazarse, a veces se sienten inseguras porque se ven en una situación donde no controlan nada. Quienes son dueñas de casa, en cambio, suelen ser más dependientes, por lo tanto aceptan mejor la falta de control que implica el embarazo y la llegada de un niño".
Para la sicóloga tampoco puede desconocerse el nuevo contexto socio-cultural, y que no pasa sólo por lo laboral. Hoy existe el tema de los derechos del niño y la sicología también lo mira desde temprana edad como un ser que puede tener patologías. Todo esto, "sumado a que ahora se planifica la cantidad de hijos que uno desea, hace que las expectativas dadas al rol de mamá sean más demandantes y la hagan sentirse más exigida".
Por último, "si además ven que surgen manuales, talleres, etc., no es raro que venga un sentimiento de insuficiencia", afirma el doctor Jadresic.
En todos los estratos
No es sólo un tema de las madres-profesionales "top". María Pía Santelices y un equipo de sicólogos realiza talleres para promover la sensibilidad materna y el apego seguro en embarazadas de la red de salud UC (San Joaquín y Puente Alto). Iniciativa que nació por la necesidad detectada por los equipos de salud, pues las mamás están requiriendo un apoyo más personalizado en el embarazo y crianza.
Ser una mamá poco conectada con las necesidades del hijo no generaría trastornos en el desarrollo del niño siempre que éste establezca un vínculo de apego seguro con otro ser significativo (papá, abuela, nana, etc.). Aunque sí le pasa la cuenta a la díada madre-hijo: "Si la madre está ausente en los primeros años de vida puede que no se constituya en figura de apego significativa para el niño y a futuro el lazo sea más distante", dice la sicóloga.
Los especialistas recomiendan estar atentos si la situación pasa a mayores, si la madre simplemente no logra empatizar con su hijo o se siente demasiado agobiada; entonces sería tiempo de pedir ayuda profesional. Cecilia lo hizo y hoy está feliz de llegar de su trabajo a bañar o dar de comer a su niña.
Lo ideal es que los talleres o libros sobre maternidad acompañen, pero no intervengan tanto con directrices rígidas que no dan cabida a la subjetividad. "Las madres ojalá oigan su voz interna, lo que creen que es mejor para el hijo", dice Santelices.
Un buen intento en el ejercicio de la maternidad es conectarse con la propia experiencia infantil y rescatar las cosas que fueron positivas para uno.
Habilidades esenciales

El concepto de madre "suficientemente" buena implica ejercer ciertas funciones. Ojalá integrarlas sin perder naturalidad, pero si no resulta, no amargarse; otras personas pueden sustituir en alguna de estas tareas.
Sostén: capacidad de sostener física y emocionalmente al bebé en todo momento y estados de afectividad e impulsividad.
Cuidado: cuidados concretos y reales del bebé (muda, baño, etc), y estando en sincronía con él (mirarlo, acariciarlo, etc).
De espejo: La mirada de la madre le devuelve al niño su propia imagen (mostrarle caras de sorpresa, repetirle sus balbuceos).
Contención emocional: ponerse en su lugar, empatizando con sus emociones y traducirlos al lenguaje del niño.
Familia y trabajo

La investigadora del Centro Internacional de Trabajo y Familia de la U. de Navarra, Nuria Chinchilla, realizó esta semana una conferencia sobre estos dos mundos, en la que mostró -a partir de un estudio propio en 30 países- que las competencias más valoradas en las empresas se aprenden precisamente ejerciendo el rol de madre o padre. Éstas son algunas: liderazgo, iniciativa, toma de decisiones, trabajo en equipo, empatía, capacidad de comunicar, saber entregar y recibir "feedback".
Diversos estudios han mostrado que las mujeres que trabajan viven más satisfechas que las que están todo el día en casa. Los especialistas coinciden con la hipótesis, pero en la medida que haya un equilibrio; se necesita también de una legislación y de empresas que favorezcan la dualidad de roles.


La Nación, 10 de marzo de 2007
RESURGE CRISIS EN URGENCIA DEL HOSPITAL PSIQUIÁTRICO
En enero, el Servicio de Salud Metropolitano Norte comunicó que seis de los doce psiquiatras del recinto serían despedidos, hecho que generó una ola de reclamos que obligó al subsecretario de Redes Asistenciales Ricardo Fábrega a pedir congelar la medida y proponer una mesa de negociación. Pero ayer se informó que la medida es irrevocable y que no habrá otra salida. Médicos y familiares de los pacientes alertan que habrá un caos en la atención.
Alba López
La Agrupación de Familiares y Amigos de personas con discapacidad psíquica del Hospital Psiquiátrico Doctor José Horwitz llegó ayer hasta el Ministerio de Salud para pedir su incorporación a la mesa de negociación que decidiría el futuro de seis psiquiatras que serían apartados de sus funciones, por una orden emanada, en enero pasado, desde el Servicio de salud Metropolitano Norte.
No fue mucho lo que lograron, pues una vez que ingresaron al Minsal se les confirmó que la mencionada mesa no se haría efectiva y que el despido de los seis especialistas era irrevocable.
Ello, pese a que en enero pasado y tras una serie de reclamos por la drástica medida, el subsecretario de Redes Asistenciales, Ricardo Fábrega pidió congelar los despidos y propuso la creación de una mesa mediadora para solucionar el problema. Dicha mesa debería haber empezado a funcionar hoy. Pero nada sucedió.
Según Rodrigo Paz, vocero del capítulo médico que representa al hospital, el encargado de dar la noticia fue Mario Ramírez, funcionario de la subsecretaría de Redes Asistenciales, quien además les informó a los asistentes que la decisión de destituir a los profesionales había sido tomada en 2005 por una comisión en la que se concluyó que era innecesario que el hospital funcionara con 12 psiquiatras. Con la mitad de esos profesionales basta, les dijeron.
"No entendemos a la autoridad. Ellos no conocen nuestra realidad, porque este hospital es el único que recibe a nuestros hijos cuando sufren crisis y nosotros sabemos que es imposible que funcione con la mitad del personal", declaró afectada María Ester Calquín, presidenta de la agrupación.
Origen del problema
La razón entregada por el Servicio de Salud Metropolitano Norte (SSMN) para apartar de sus funciones a los especialistas fue que era necesario crear un servicio de neurocirugía infantil en el Hospital Roberto del Río, por lo que se trasladarían los cargos de un lugar a otro.
Los seis cupos menos de psiquiatras se coparían con neurocirujanos para el nuevo centro asistencial. Otra opción que ha surgido es que sean integrados a otros centros de urgencia, lo que soluciona el problema laboral de los médicos, pero no del centro psiquiátrico.
Lo anterior, porque el hospital atiende anualmente a cerca de 15 mil pacientes, por lo que la cantidad de especialistas que seguirían trabajando, seis en total, se haría insuficiente, según los médicos del recinto.
“Si los despidos se llegan a concretar, cada psiquiatra tendría que atender por lo menos 50 personas diariamente, lo que provocaría un caos”, dijo Paz.

Respuesta del Minsal
Por su parte, el ministerio de Salud sólo se manifestó mediante un comunicado de prensa en el que se indicó que el próximo lunes se reunirá una comisión para analizar toda la operación de los servicios de urgencias psiquiátricos, entre ellos el del Hospital Horwitz.

La Nación, 12 de marzo de 2007
HOSPITAL DE LA U. DE CHILE LAS USA EN PROCESO DE HUMANIZACIÓN DEL ALUMBRAMIENTO

CAMILLAS ANTIESTRÉS: PARTOS CON APEGO Y MENOS CESÁREAS
Más importante que el dolor en el parto es el estrés. Eso postula el método de parto humanizado. Las camas movibles son parte de ese proceso, pues ayudan a disminuir la tensión de las futuras madres. Resultado: la relación con el niño se estrecha más y las cesáreas disminuyen.
Carmen Eugenia Bravo
Un nuevo concepto se está apoderando de la medicina reproductiva chilena. Es el denominado “parto con apego o humanización del nacimiento”, que consiste en estimular y favorecer el interés de la madre hacia su hijo desde antes del alumbramiento durante éste y en los minutos inmediatos al nacimiento.
Esta técnica de trabajo de parto se sustenta en tres pilares básicos: el manejo del estrés; la entrega inmediata del bebé a su madre -incluso antes de limpiarlo- y el apoyo emocional.
Para lograr el apego, uno de los principios básicos es mantener a la madre en el mismo lugar durante el trabajo de parto y el nacimiento, de modo de evitar el estrés que significa trasladarse en medio del proceso. Sin embargo, hasta ahora ello resultaba peligroso, pues en caso de complicaciones había que correr a otro pabellón para practicar una cesárea.
El problema se ha subsanado en gran medida gracias a una nueva tecnología que llegó a nuestro país y que es usada con éxito en el Hospital Clínico de la Universidad de Chile. Se trata de las camillas para parto antiestrés (cama LD304 Stryker) diseñada especialmente para la madre realice en ellas su labor de alumbramiento.
Reducir cesáreas
Hugo Muñoz, coordinador y líder del proyecto “humanización del nacimiento”, del hospital clínico de la U. de Chile descubrió -en recientes estudios hechos en madres chilenas- que la cantidad de cesáreas disminuyó del 11% al 1% con los principios de “humanización” que se han incorporado en algunos recintos. Un tema no menor si se piensa que Chile lidera el número de cesáreas en toda la región.
Según el experto, evitar la cesárea es una tendencia mundial a la cual América Latina se está sumando lentamente. “Al ser una intervención quirúrgica jamás estará exenta de riesgos tanto para la mujer como para el niño. Por lo tanto, se trata de reservar las cesáreas exclusivamente para casos extremos, donde el parto natural es impracticable y su realización significa más riesgos”.
Además, desde un punto de vista más “humano”, a través de la cesárea se limitan muchos de los mecanismos naturales que tiene la mujer para percibir emocionalmente a su hijo. “Si las madres son maltratadas durante el parto o el embarazo se desquitan con los hijos. El nacimiento con apego ayuda a las mujeres a ser mejores
madres”, dice Muñoz, quien espera que este tipo de parto se generalice en Chile, “especialmente cuando el país ya cuenta con la tecnología necesaria para el apoyo de las prácticas de humanización del nacimiento”. LN
Diversas formas de parir
Esta cama permite que la futura madre escoja entre diversos estilos de parto, que van desde la posición tradicional hasta parto en cuclillas.
La amplitud de movimientos y posturas de la cama modular facilita el trabajo de las matronas, permitiendo que dediquen toda su atención a la paciente y hasta le hagan masajes, gracias a la facilidad con se manejan las partes móviles de la cama.
El costo de la camilla es de 15 mil dólares (un poco más de 8 millones de pesos) y se encuentran en los hospitales de la Universidad de Chile, de la Universidad Católica (San Carlos de Apoquindo) y las clínicas Alemana e Indisa.

Colegio de Vitacura inventa novedoso método educativo para escolares inquietos
SCAM: SALAS DE CLASES PARA NIÑOS HIPERACTIVOS
En este colegio dejaron fuera las pastillas y prefirieron dar un vuelco a la forma de enseñar. Súper Capacidad de Atención Múltiple se llama la metodología que usan desde este año y que contempla dos pizarrones en un área circular. El temperamento de los niños se encauza a través de distintas actividades. Una de ellas es pegarle a un punching ball en una “sala de la rabia”.
Rodrigo Gómez
“Desde que ingresó al colegio mi hijo ha cambiado mucho. Ahora pone el despertador en las mañanas y cuenta las horas para volver a clases. Él siempre ha sido inquieto y en su antiguo colegio estaba sufriendo porque no lo comprendían. Desde que comenzó las clases en su nuevo colegio es otro niño, canta y se ríe todo el día, comenta lo que hace en el colegio, y lo más importante es que está feliz”, relata Carolina Auad.
Esta enfermera universitaria es madre de Nicolás Del Brutto, alumno de segundo básico del Colegio Pablo de Tarso de la comuna de Vitacura. El establecimiento es pionero en la implantación de una nueva metodología de aprendizaje denominada: SCAM (Súper Capacidad de Atención Múltiple).
Carolina cuenta que llegó al colegio siguiendo los consejos de la sicóloga del niño. “Nicolás siempre tuvo problemas de hiperactividad en el otro colegio. Por lo mismo, la sicóloga nos recomendó algo más personalizado para favorecer su aprendizaje. Lleva dos semanas bajo esta metodología y los resultados han sido inmediatos. Ya está inscrito en el taller de música y tocando el xilófono que fue lo que siempre quiso”.
No más pastillas

Humberto Narváez, director del colegio, explica que la implantación de esta metodología educativa pretende integrar a los mal llamados “alumnos problema”, que generalmente son marginados del sistema educativo chileno. “Cuando hay presencia de estos niños, lo más común es que se les entregue un pastilla de ritalín para calmarlos. Lo que nosotros hacemos es darle una dosis de SCAM, siempre con la intención de desarrollar y potenciar las características especiales que ellos tienen. Trabajamos en orientar hiperactividad y potenciar sus habilidades hacia un proceso educativo que permita un desarrollo personal integral”.
El educador señala que hoy en día existe una “carencia de colegios que atienden a este tipo de alumnos”. La mayoría de los establecimientos tradicionales exigen conductas de adultos a los niños y se olvidan del mundo lúdico, que es importante respetar.
Recuerda, que el proyecto nació cuando percibieron que algunos de los alumnos presentaban conductas distintas al resto de sus compañeros. En ese momento se plantearon la idea de entregar una educación diferenciada en sus colegios. “Decidimos cambiar la clase frontal por una circular con dos pizarrones. Además, el profesor rota entre los grupos y pasa a ser un facilitador del aprendizaje. Creamos espacios especiales para que los niños puedan aprender a través de mecanismos recreativos”.
Sala de la rabia

Bruna Sapiente es profesora en el colegio hace nueve años. Desde fines del año pasado comenzó a interiorizarse con sistema. Hoy, trabaja con cursos de aproximadamente 10 niños, entre primero y séptimo básico.
Sapiente asegura que para desarrollar este sistema la clave está en realizar un trabajo personalizado con los alumnos, para descubrir el punto que facilite su aprendizaje. “Lo importante es que si el niño no aprende leyendo, pueda aprender mirando, dibujando, bailando, cantando o investigando. Por eso realizamos un trabajo de adecuación curricular, dependiendo de las exigencias o los contenidos que el niño sea capaz de recibir, siempre cumpliendo con las exigencias que establece el ministerio”, explica Sapiente.
La profesora dice que los niños están saturados de los sistemas tradicionales y necesitan desarrollarse, pero con innovación. Esta metodología plantea la habilitación de nuevos espacios para este desarrollo. “Uno de las salas que hemos habilitado es la ‘sala de rabia’. En ella tienen sillones y punching balls. Los niños pueden pegarles hasta el cansancio y luego dormir en los sillones si es que quieren. La idea es encauzar su temperamento, pero principalmente respetar el ritmo de vida de las personas”, cuenta.
Por ahora, la comunidad del Colegio Pablo de Tarso seguirá probando y mejorando esta metodología. Y si existe algún problema, sólo visitarán la sala de rabia para resolverlo con tranquilidad.



La Nación, 15 de marzo de 2007

Más de 80 mil niños mueren anualmente producto de violencia intrafamiliar en Latinoamérica según la Unicef

GOLPES BAJOS

La familia, el colegio y los lugares de trabajo son los focos de violencia infantil. Un mal democratizado en todo Latinoamérica. Y que no crece según el PIB. En la región, el 28 por ciento de los homicidios corresponde a adolescentes de entre 10 y 19 años. En Chile, el 75 por ciento de los niños son agredidos.
Dalia Rojas
Más de 80 mil niños, niñas y adolescentes mueren cada año como resultado de la violencia en la familia en el continente latinoamericano. Alrededor de 2 millones de menores son víctimas de explotación sexual, más de 6 millones sufre graves abusos cada año, siendo el castigo corporal en los hogares y en la escuela una práctica común en toda la región. Esas son algunas de las tristes conclusiones que reveló el primer informe global sobre violencia infantil, Estudio del Secretario General sobre Violencia contra Niños, que fue presentado oficialmente en nuestro país.
La familia, el colegio, la comunidad, las instituciones y los lugares de trabajo son los principales espacios en donde los menores reciben la agresión tanto física como sicológica. “Los niños viven abusos en aquellos espacios y lugares que debieran ser de protección, de estímulo a su desarrollo integral y de resguardo de sus derechos. Es por esta razón que es tan grave la violencia hacia los niños”, dijo el representante de Unicef en Chile Egidio Crotti.
Con una población de más de 190 millones de niños, Latinoamérica es una de las regiones más desiguales del mundo y con mayores índices de violencia, que afectan principalmente a mujeres, niños y niñas, señala el documento, que además indica que al interior de la familia las principales formas de violencia son el abuso sexual, el castigo físico, el abandono y la explotación económica, subrayando que el abuso sexual es el tipo de maltrato menos denunciado, donde los agresores suelen ser varones. En su mayoría, padres o parientes.
Colegio, trabajo, instituciones

En el colegio, es habitual el castigo físico, el abuso sexual, la violencia entre iguales y la exclusión. Según el informe, los niños de preescolar y básica es el grupo más afectado por el castigo físico. En cambio los de más edad reportan maltrato psicológico a través de insultos, amenazas y humillaciones.
En el continente hay 5,7 millones de niños entre 5 y 14 años trabajando. Dos millones lo hace en el servicio doméstico, y otros dos millones son explotados sexualmente. Hoy en América Latina y el Caribe hay 32 mil niños menores de 15 años afectados por VIH/sida y cerca 740 mil de entre 15 y 24 años.
Además, los procesos represivos y antidelincuencia, impulsados por los gobiernos en algunos casos violan los derechos humanos, indica el estudio y agrega que “no se ha demostrado que hayan tenido impacto en los niveles de seguridad ciudadana porque no atacan las causas estructurales del problema: inequidad, exclusión y falta de oportunidades para los jóvenes y sus familias”. Carmen Rosa Villa enfatizó que “el maltrato contra los niños nunca es justificable. Es fundamental prevenir y es esencial la participación de todos para trabajar por la erradicación de la violencia contra los niños y niñas”.
Los puños chilenos

El documento destaca que en el continente hay sólo cinco países que prohíben expresamente el castigo físico a los menores de edad. En esa lista no se incluye a nuestro país, donde el 75,3% de los niños y niñas entrevistados recibe algún tipo de violencia por parte de sus padres. Más de la mitad recibe violencia física y uno de cada cuatro violencia física grave. “Si agregamos el maltrato psicológico, que es algo que lo subestimamos... Hay una necesidad de tener una política más integral. El programa Chile Crece Contigo puede ayudar y no sólo en la reparación, sino que en prevención. Cuando tienes una enfermedad que tiene el 75 por ciento de la población, eso se llama epidemia”, señaló Egidio Crotti, quien también indicó que desde el año 2000 hasta el 2006 las cifras de violencia se han mantenido inalteradas, pero que han disminuido en los estratos más desposeídos: “Hemos visto que en los niños de menos ingresos ha habido una disminución de violencia y que no es una característica de los pobres. En las familias de mayores ingresos hay violencia sicológica que nosotros subestimamos mucho”. En relación al resto del continente, no existen mecanismos que permitan comparar las cifras chilenas de violencia infantil, existiendo sólo cifras globales de estimación. “Parece que la estadística no se ha preocupado mucho del tema y es complicado de medir. Desafortunadamente está democráticamente repartido en todos los países y no siempre conectado con el nivel de ingreso o el PIB”, concluyó Crotti.






Terra, 13 de marzo de 2007
LÍMITES Y NEGOCIACIONES CON LOS HIJOS ADOLESCENTES
Cuando los pequeños del hogar cumplen diez años, comienza una compleja etapa en que ejercer la autoridad y al mismo tiempo, acoger y orientar se vuelve un gran desafío. La adolescencia tiene su lógica y por eso, es mejor que encuentre a los padres preparados.

La adolescencia es un período de transición de la niñez a la adultez y se da entre los 10 y 19 años. "Es un proceso biopsicosocial y podríamos decir que es una especie de 'terremoto' que debiera culminar en la independencia de los padres", explica la doctora María Eugenia Henríquez, pediatra de Clínica Santa María.
Este período se inicia con cambios físicos fácilmente observables, los cuales, según la especialista, se han ido adelantando, al contrario de lo que sucede con los cambios psicosociales, que son más difíciles de observar y evaluar y a su vez, se han ido atrasado. "Es el caso de jóvenes que hoy se quedan en casa de sus padres hasta los 30 o más años. La adolescencia cada vez es más prolongada, la pubertad se adelanta y se prolonga la dependencia", ejemplifica.
En general, la adolescencia es el resultado o consecuencia de la educación familiar que se tuvo en la niñez y por lo tanto, una comunicación honesta, constituirse en figuras de autoridad creíbles, tener normas y reglas claras, formar valores morales y espirituales, enseñar formas de resolver conflictos, demostrar amor incondicional parental y tolerar las equivocaciones, conociendo a cada hijo en su individualidad, son aspectos clave que ayudan a sobrepasar con éxito esta difícil etapa.
Distintas etapas

La adolescencia se divide en tres etapas: la temprana, entre los 10 y 13 años; media, de los 14 a 16 años; y tardía, de los 17 a 19 años. "Son etapas muy distintas en términos de normas, permisos y negociación", explica Henríquez.
Adolescencia temprana (10 a 13 años): Hay un crecimiento y desarrollo sexual, que como consecuencia genera una preocupación de la imagen y el cuerpo. Físicamente son torpes, apáticos, desgarbados y se sienten cansados. Su planteamiento de la vida y de su normalidad, los lleva a alejarse de la familia para acercarse a los amigos, viéndolos como sus pares y con quienes se compara. Comienzan los primeros amores platónicos.
Recomendaciones: La recomendación es dar explicaciones, ya que están más abiertos al razonamiento y al diálogo, fijar metas y condiciones futuras, con un énfasis en el refuerzo positivo.
Adolescencia Media (14 a 16 años): Son idealistas, rebeldes, egocéntricos y se sienten omnipotentes, su inteligencia se desarrolla. Se acercan al grupo de amigos, por los que se deja influenciar y se aleja aún más de la familia. Respecto a su sexualidad, tiene dudas sobre sus preferencias, pero también comienzan sus primeros noviazgos. Tienen cambios de humor y aparecen los primeros planteamientos sobre el futuro. Desarrollo de la inteligencia.
Recomendaciones: Según la especialista, la rebeldía en esta etapa "se da normalmente para separarse emocionalmente de los padres, lo cual es hasta saludable. Más preocupantes son aquellos jóvenes que no presentan signos de rebeldía", puntualiza. Se sugiere promover la negociación, autoridad bien definida, firme, estable y perseverante: no claudicar por difícil que parezca.
Adolescencia tardía (17 a 19 años): Se aceptan a sí mismos, se fortalece la identidad personal y definen su rol social. Mostrándose más maduros, tienen capacidad de relacionarse más íntimamente, tomar decisiones y pensar en el futuro. Para ello, establecen una escala de valores como guía de comportamiento.
Recomendaciones: La pediatra recomienda no descuidar al resto de la familia en esta etapa, que se caracteriza por el egocentrismo del adolescente. "Ls padres estamos en una etapa media de vida y como pareja, que es importante no dejar de lado. El ciclo de vida familiar exije además mucha energía", puntualiza. Se recomienda evaluar el grado de autonomía con ellos y por resultados, y recordar que aún faltan algunas metas para ser adultos.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Llanto persistente, insomnio, trastornos de alimentación y descontrol de esfínteres son algunos de los síntomas de este síndrome que se presenta con mayor frecuencia entre los cuatro y 12 años iconResumen: Los estudios realizados vienen mostrando una mayor asociación...

Llanto persistente, insomnio, trastornos de alimentación y descontrol de esfínteres son algunos de los síntomas de este síndrome que se presenta con mayor frecuencia entre los cuatro y 12 años iconResumen : Este es uno de los problemas más frecuentes en los perros...

Llanto persistente, insomnio, trastornos de alimentación y descontrol de esfínteres son algunos de los síntomas de este síndrome que se presenta con mayor frecuencia entre los cuatro y 12 años iconAnorexia y Bulimia dos trastornos alimenticios mentales y mortales...

Llanto persistente, insomnio, trastornos de alimentación y descontrol de esfínteres son algunos de los síntomas de este síndrome que se presenta con mayor frecuencia entre los cuatro y 12 años iconPlagas de mosquitos, cucarachas y hormigas
«uñas frágiles», que se rompen con mayor facilidad e incluso se abren. Otros trastornos habituales son los uñeros, inflamaciones...

Llanto persistente, insomnio, trastornos de alimentación y descontrol de esfínteres son algunos de los síntomas de este síndrome que se presenta con mayor frecuencia entre los cuatro y 12 años iconPlagas de mosquitos, cucarachas y hormigas
«uñas frágiles», que se rompen con mayor facilidad e incluso se abren. Otros trastornos habituales son los uñeros, inflamaciones...

Llanto persistente, insomnio, trastornos de alimentación y descontrol de esfínteres son algunos de los síntomas de este síndrome que se presenta con mayor frecuencia entre los cuatro y 12 años iconTrastornos musculoesqueleticos posibles síntomas relacionados con...

Llanto persistente, insomnio, trastornos de alimentación y descontrol de esfínteres son algunos de los síntomas de este síndrome que se presenta con mayor frecuencia entre los cuatro y 12 años iconTrastornos musculoesqueleticos posibles síntomas relacionados con...

Llanto persistente, insomnio, trastornos de alimentación y descontrol de esfínteres son algunos de los síntomas de este síndrome que se presenta con mayor frecuencia entre los cuatro y 12 años iconResumen El café es un cultivo permanente, se siembra y empieza a...

Llanto persistente, insomnio, trastornos de alimentación y descontrol de esfínteres son algunos de los síntomas de este síndrome que se presenta con mayor frecuencia entre los cuatro y 12 años iconResumen estos últimos años asistimos con estupor a la violencia ejercida...

Llanto persistente, insomnio, trastornos de alimentación y descontrol de esfínteres son algunos de los síntomas de este síndrome que se presenta con mayor frecuencia entre los cuatro y 12 años iconDe acuerdo con lo expuesto en numerosos testimonios y referencias...
«dormidoras») a diez horas diarias (personas muy «dormidoras»), debiéndose considerar normal cualquier valor entre cuatro y diez...






© 2015
contactos
m.exam-10.com