Relación entre la Disfunción Temporo Mandibular (dtm) y la Oclusión Dental






descargar 27 Kb.
títuloRelación entre la Disfunción Temporo Mandibular (dtm) y la Oclusión Dental
fecha de publicación03.06.2015
tamaño27 Kb.
tipoDocumentos
m.exam-10.com > medicina > Documentos
Relación entre la Disfunción Temporo Mandibular (DTM) y la Oclusión Dental.

Una revisión de las publicaciones de los dos últimos años.

Dr. D. Adolfo Espino Sosa

aespinos@nexo.es

Introducción

Desde hace varios años se viene desarrollando una polémica en lo referente a la importancia de la oclusión dental como factor causal de DTM. En la actualidad persiste la controversia y analizando la literatura de los últimos años no parece que encontremos aún el consenso al respecto en la comunidad científica.

Material y método

Se revisaron 37 artículos seleccionados de un total de 76 encontrados en Medline en una búsqueda de los dos últimos años. La selección se realizó con criterios de encontrar una relación causa –efecto entre los conceptos de oclusión y DTM.
Se realizó una clasificación por los siguientes temas:
Factores oclusales en relación con la DTM.
Ajuste oclusal como terapia o profilaxis de DTM.
Registro de cambios condilares en relación a la oclusión.
Críticos con la relación DTM-Oclusión

Factores oclusales en relación con la DTM

Henrikson y otros (3) de la Universidad de Malmo en Suecia compararon dos grupos de chicas con DTM : uno de ellos con maloclusión de clase II y el otro en normoclusión. En el grupo de clase II encontraron mayor frecuencia de DTM , apareciendo como variables oclusales de importancia las siguientes: gran resalte, mordida abierta frontal, pocos contactos oclusales , deslizamiento lateral de RC a MI , apiñamiento e interferencias en el lado de balanceo.
Concluyen que la oclusión normal predispone menos a la DTM que las características oclusales frecuentemente halladas en la maloclusión de clase II.
Los mismos autores en otro trabajo (5) analizan la eficiencia y capacidad masticatoria de 183 chicas en normoclusión y en maloclusión de clase II. El grupo de normoclusión presentó un 30% de mejor eficiencia masticatoria que el grupo de clase II. El menor número de contactos oclusales y el mayor resalte caracterizaban la menor eficiencia masticatoria de la clase II.
Entre sus conclusiones figuran : la eficiencia y capacidad masticatoria son parcialmente dependientes de la oclusión ; y los síntomas de DTM influyen en esta eficiencia y capacidad masticatoria.
Minagi y otros (8) de la Universidad de Okayama en Japón encontraron que en los sujetos normales el contacto oclusal en balanceo puede modificar la dinámica de la ATM de este mismo lado.
Ito y otros (16) de la Universidad de Kyushu en Japón encontraron relación entre las curvaturas oclusales excesivas , tanto antero-posterior como lateral , y los pacientes con ruidos y bloqueos articulares.
Kahn y otros (25) de la Universidad Rochester relacionaron el resalte igual o mayor de 4 mms con trastornos internos de la ATM , en una amplia muestra de 263 pacientes y 82 voluntarios asintomáticos.
Koyano y otros (34) de la Universidad de Kyushu encontraron una reducción significativa del tiempo oclusal en el ciclo masticatorio tras el uso de un splint oclusal, utilizando un sofisticado analizador de movimiento mandibular en 3 dimensiones. Conclusiones: Se precisan mas estudios para conocer el mecanismo terapéutico del splint oclusal.
Nebbe y otros (35) de la Universidad de Alberta en Canadá encontraron relación entre el desplazamiento del disco articular y la alteración de la morfología craneofacial. Se utilizó resonancia magnética para valorar el disco y cefalometría sobre teleradiografía para detectar la anomalía craneofacial.
Harper y otros (36) de la Universidad de Dallas estudian la actividad EMG durante el movimiento mandibular en sujetos normales y en retrognáticos. Hallan diferentes patrones de actividad tanto en reposo como en movimiento. Después de la Cirugía Ortognática ocurren adaptaciones musculares manifiestas en el EMG.
Ueda y otros (37) de la Universidad de Hiroshima hallaron en sujetos normoclusivos y asintomáticos una relación de la actividad EMG de los músculos temporal, mastero y digástrico con el patrón vertical de la morfología craneofacial.

Ajuste oclusal como terapia o profilaxis de la DTM.

Kerstein y otros (7) publican una comparación entre estudiantes afectos de DTM : unos sometidos a un ajuste oclusal para el desarrollo de una guía anterior de disclusión inmediata y otros a un falso ajuste oclusal ( placebo).Encontraron que la reducción del tiempo de disclusión a menos de 0.5 segundos pude inducir remisión de muchos síntomas de dolor miofascial.
De la Universidad de Turku en Finlandia proceden los otros tres artículos:
Kirveskari y otros (1) sometieron a 146 niños y adolescentes sanos a ajuste oclusal con una periodicidad de 6 meses durante 4 años, con la finalidad de reducir el riesgo de DTM. Sus conclusiones al respecto fueron positivas.
En otro trabajo (6) defiende el rol como factor causal de DTM.
El tercero (17) es una investigación del efecto profiláctico del ajuste oclusal en 123 adolescentes tratados previamente con ortodoncia. Deducen un efecto positivo con una menor incidencia a los 3 años de dolor muscular a la palpación y de deslizamientos en céntrica.

Registro de cambios condilares.

Williams (14) de la Universidad de Ohio en 40 pacientes de DTM analiza los cambios en la posición condilar antes y después del tratamiento , considerando que todos los pacientes están asintomáticos desde hace 1 año. Aparecieron posiciones del cóndilo en la fosa variables en las tomografías previas. En las posteriores al tratamiento no encontró cambio con respecto a las previas.
Gsellman, Slavicek y otros (15) analizaron la longitud del trayecto condilar mediante axiografía computarizada e índice oclusal en pacientes y voluntarios.Apuntaron los resltados que en lo referente a la longitud del trayecto no hay variación entre pacientes de DTM y sujetos sanos.
Hesse y otros (33) de la Universidad de Seattle analizan con tomografías los cambios pre y post_tratamiento en niños tratados de mordida cruzada unilateral posterior. Como cambios significativos : el cóndilo del lado normal se traslada posterior y superiormente tras la corrección; el espacio articular superior es mayor en el lado no cruzado antes y en el lado cruzado después de la corrección.

Críticos con la relación DTM- Oclusión.

Clark y otros (2) de UCLA hacen una evaluación crítica de la utilidad del instrumental diagnóstico de DTM . Destacan que la clave continúa siendo el examen clínico , considerando accesorias las pruebas complementarias.
En este mismo trabajo valoran la eficacia de la terapia oclusal , afirmando que no encuentran estudios lo suficientemente fiables para establecer una relación causa efecto DTM y oclusión, ni de la capacidad preventiva del ajuste oclusal.
Watanabe (10) de la Universidad de Okayama encontró sólo una débil relación entre DTM y el patrón de contactos bilaterales durante las excursiones laterales , en una muestra de 143 pacientes de DTM.
Sato y otros (13) de la Universidad de Tahoku estudiaron la evolución natural de 52 pacientes de DTM sin tratamiento que presentaban desplazamiento de disco sin reducción. Se hizo una valoración al año y se encontró una buena resolución en un 60% de ellos . El único factor relacionado con ello fue la mayor juventud de los pacientes que evolucionaron positivamente.
Kitai y otros (18) de la Universidad de Osaka valoraron la DTM en 361 chicas adolescentes. Encontraron que a lo largo de los 4 años del estudio los síntomas aparecían y desaparecían de forma intermitente en las chicas afectadas. Se relacionó la mayor aparición de dolor con la menor edad de comienzo del ruido articular. No se relacionó DTM con ningún tipo específico de maloclusión , resaltando la etiología multifactorial.
Surinen y otros (19) de la Universidad de Melbourne resaltan la importancia de factores psicosociales en la más o menos rápida respuesta a la terapia de DTM. En un seguimiento de los pacientes durante 6 meses hallan que la respuesta más rápida a la terapia aparece en aquellos pacientes donde ha mejorado su situación psicosocial .
MacNamara J A Jr (20) de la Universidad de Ann Arbor resume en los siguientes puntos los hallazgos de la reciente investigación en la relación de tratamiento de ortodoncia y DTM :
Signos y síntomas de DTM pueden aparecer en personas sanas.

Los signos y síntomas de DTM aumentan con la edad , particularmente durante la adolescencia, hasta la menopausia. Una DTM que aparece durante el tratamiento de ortodoncia puede no tener relación con este.

En general , haber recibido tratamiento de ortodoncia en la adolescencia no aumenta ni disminuye las posibilidades de padecer DTM a lo largo de la vida.

La extracción de dientes como parte del tratamiento de ortodoncia no aumenta el riesgo de padecer DTM.

No aumenta el riesgo de padecer DTM con ninguna mecánica de ortodoncia en especial.

Aunque obtener una oclusión estable es un objetivo razonable , no hay constancia de que algún tipo de oclusión ideal gnatológica evite padecer DTM.

Hay poca evidencia de que la ortodoncia prevenga la DTM , aunque el tema concreto de la mordida cruzada unilateral requiere mayor investigación.

Clásicamente se ha considerado que la maloclusión clase II división 2ª presentaba una restricción en la movilidad del cóndilo por una guía incisal excesivamente vertical. Stam y otros (21) de la Universidad de Münster , mediante axiografía computarizada en individuos asintomáticos que presentaban esta maloclusión, demuestran que la ATM de estos presenta un mayor rango de movimiento que la de individuos normoclusivos.
Concluyen que " la ATM con su complejo patrón de movimientos es capaz de crear mecanismos fisiológicos de compensación que reaccionen a diferentes situaciones dentales y esqueléticas".
Hittunen y otros (22) de la Universidad de Helsinki estudian el desequilibrio oclusal y su relación con la DTM en los ancianos con pérdida de soporte dentario. Los clasifican según la zona de la boca y la severidad de la pérdida dentaria. No encuentran relación entre la gravedad de la DTM y la falta de soporte dentario, ni observan mejoría de aquel con el uso de prótesis.
Barone y otros (23) de la Universidad de Calabria estudiaron 240 jóvenes en tres grupos de edad (7, 11 y 16 años ). No encontraron relación entre parafunción oral y DTM. Sí hubo relación clara con historia de trauma facial y de dolores de cabeza.No encontraron mayor prevalencia de DTM entre quienes precisaban tratamiento de ortodoncia por su maloclusión de quienes no lo necesitaban. No hallaron la maloclusión causa de DTM , ni que aquella aumentara la necesidad de tratamiento de la DTM en los jóvenes.
El estudio de Pilloy y otros (24) de la Universidad de Manchester cubre 500 adolescentes de 12 a 19 años. No hubo diferencia significativa en términos de DTM entre quienes habían recibido tratamiento de ortodoncia y los demás.
Yatani y otros (26) de la Universidad de Okayama) partiendo de una muestra de 1045 pacientes de DTM seleccionaron369 que completaron su tratamiento al menos 1 año antes del estudio. Los clasificaron en dos tipos: los que llevaron sólo terapia reversible y los que además siguieron con alguna terapia oclusal. Los resultados sugieren que la mayoría de los signos y síntomas de DTM mejoran a un nivel aceptable sólo con terapia reversible (splint) ,mostrándose ineficaz la terapia oclusal que la sigue.
Conclusión de los autores: para mantener estable la mejoría de los síntomas de DTM no se necesitan aparentemente cambios permanentes en la oclusión.
Obrez y Türp (27) de la Universidad de Illinois investigan las publicaciones referentes a la toma de registros de las relaciones maxilo-mandibulares ( reposo, relación céntrica, protrusiva y lateralidades). Como resultado se cuestiona la validez de los registros en pacientes de DTM con dolor facial.
De Boer y Steenks (28) de la Universidad de Utrecht analizan los aspectos funcionales de la corrección de la mordida cruzada unilateral posterior, generadora de importantes interferencias con deslizamiento de RC a MI hacia el lado cruzado. No hay evidencia aún de que su corrección prevenga futuras DTM.
Raustia y otros (32) de la Universidad de Oulu en Finlandia estudiaron 64 pacientes edéntulos portadores de prótesis completa que acudían a renovarla. Resultados: poca incidencia de DTM entre ellos, no relación de edentulismo ni de nº de cambios de prótesis con la DTM.

Discusión

Hay diversas líneas de investigación a nivel internacional en el tema que nos ocupa, lo que demuestra una inquietud generalizada en la comunidad odontológica al respecto. Encontramos interés en reconocer los mecanismos etiopatogénicos de este síndrome de tan alta prevalencia.
A la luz de los artículos analizados sólo vislumbramos una complejidad que difícilmente puede dar lugar a sólidas conclusiones al respecto.
En lo referente a los factores oclusales relacionados con la DTM se han valorado como de importancia : el resalte pronunciado, la mordida abierta frontal, las curavaturas oclusales excesivas, los contactos bilaterales o en balanceo en las excursiones laterales. La morfología craneofacial , la retrognatia y el patrón vertical son otros aspectos que pueden contribuir a esta relación.
Son llamativos los trabajos procedentes de la Universidad de Turku en Finlandia incidiendo en los beneficios preventivos del ajuste oclusal en infancia y adolescencia. También el de Kerstein referido al efecto terapéutico de la disclusión inmediata sobre el dolor miofascial.
Por otro lado el estudio de Sato y otros presenta un interés especial al presentar la resolución natural de un 60% de pacientes con trastornos internos de ATM sin tratamiento. Si esto se corrobora con futuros estudios tendríamos que cuestionar muchos de los supuestamente exitosos tratamientos.
A pesar de los numerosos trabajos que han relacionado DTM con maloclusión de clase II y con mordida cruzada unilateral posterior, nadie ha podido aún demostrar que su corrección con ortodoncia resuelva o prevenga en estos casos la DTM.
Las terapias reversibles ( splints, fisioterapia, psicoterapia,...) se muestran como la mejor elección hasta que se demuestre la validez de los cambios oclusales irreversibles, actualmente cuestionados, entre otros por el National Institute of Health de USA ( Simposium de DTM de 1998 ).

Conclusión

Aunque obtener una buena oclusión, funcionalmente hablando, es un loable objetivo, ante la presencia de DTM la prudencia quizás debería ser nuestra norma de actuación por la diversidad de propuestas terapéuticas y preventivas.
Un cambio en el patrón de oclusión del paciente, aunque sea hacia una oclusión "ideal" , puede ser tanto positivo como neutral o incluso negativo: no lo sabemos con certeza. A la luz de los conocimientos actuales quizás debemos esperar futuros estudios antes de recetar al paciente de DTM una rehabilitación oclusal como solución a sus padecimientos.

Atrás | Arriba


© COELP :: Aviso legal :: webmaster

Desarrollado y mantenido por C4B Computers For Business

Resolución mínima de 800x600 Macromedia Flash Player :: Audio incorporado

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Relación entre la Disfunción Temporo Mandibular (dtm) y la Oclusión Dental iconRelación entre oligohidramnios, polihidramnios y embolia de liquido amniotico

Relación entre la Disfunción Temporo Mandibular (dtm) y la Oclusión Dental iconRelación entre Oligohidramnios, Polihidramnios y Embolia de Líquido Amniótico

Relación entre la Disfunción Temporo Mandibular (dtm) y la Oclusión Dental iconLa nutrición es la ciencia que examina la relación entre dieta y salud

Relación entre la Disfunción Temporo Mandibular (dtm) y la Oclusión Dental iconRelacion entre oligohidramnios, polihidramnios y embolia de liquido amniotico

Relación entre la Disfunción Temporo Mandibular (dtm) y la Oclusión Dental iconRelación entre Oligohidramnios, Polihidramnios y Embolia de Líquido Amniótico

Relación entre la Disfunción Temporo Mandibular (dtm) y la Oclusión Dental iconRelación que hay entre el eje longitudinal de la madre y del feto

Relación entre la Disfunción Temporo Mandibular (dtm) y la Oclusión Dental icon¿Cuál es la relación entre las ets y la infección por el vih?

Relación entre la Disfunción Temporo Mandibular (dtm) y la Oclusión Dental iconEstudios españoles confirman la relación entre bronquiolitis por vrs y asma

Relación entre la Disfunción Temporo Mandibular (dtm) y la Oclusión Dental iconEtapas del Desarrollo Dental, Extracciones Seriadas y Orden de Erupción Dental

Relación entre la Disfunción Temporo Mandibular (dtm) y la Oclusión Dental iconCientíficos americanos encuentran relación entre el “virus de los...






© 2015
contactos
m.exam-10.com