«Sí, El Todopoderoso será tu defensa y a ti no te faltará el oro.»






descargar 58.46 Kb.
título«Sí, El Todopoderoso será tu defensa y a ti no te faltará el oro.»
fecha de publicación03.10.2015
tamaño58.46 Kb.
tipoDocumentos
m.exam-10.com > Ley > Documentos
El juego de la vida.

LA LEY DE LA PROSPERIDAD

«Sí, El Todopoderoso será tu defensa y a ti no te faltará el oro.»

Uno de los más grandes mensajes que las Escrituras han dirigido al hombre es que Dios es la fuente y que, por su palabra, el hombre puede hacer surgir todo lo que le pertenece por derecho divino. Sin embargo, debe tener una fe integral en la palabra que él pronuncia.

Isaías dijo: «Mi palabra no retorna a mí sin efecto, sin haber ejecutado antes mi voluntad y haber cumplido con mis designios». Nosotros sabemos ahora que las palabras y los pensamientos poseen una fuerza vibratoria tremenda, y que dan forma constantemente al cuerpo y a todos los asuntos mundanos.

Es así como el hombre debe mantener constantemente la visión del objetivo de su viaje y solicitar la manifestación de aquello que ya ha recibido, tanto si se trata de la salud perfecta, como si se trata del amor, la prosperidad, la facultad de expresarse perfectamente, un hogar, amigos.

EL PODER DE LA PALABRA

«Por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado.»

Aquel que conoce el poder de la palabra presta mucha atención a su conversación. Vigila las reacciones causadas por sus palabras, pues sabe que ellas «no retornarán al mismo punto sin haber causado su efecto». Por su palabra, el hombre se crea a sí mismo leyes.

La buena voluntad produce una gran aura de protección hacia aquellos que la cultivan y «toda arma forjada contra ellos no tendrá efecto». En otros términos, el amor y la buena voluntad destruyen a los enemigos que están en contra nuestra y, en consecuencia, ¡no tenemos enemigos en el exterior!

«La paz reina en la tierra sobre aquellos que envían pensamientos de buena voluntad a los hombres. »

LA LEY DE LA NO RESISTENCIA

«No se resista al mal. No se deje conmover por el mal, pero trate de superar el mal por medio del bien.»

Nada en el mundo podrá oponerse con efectividad a una persona que sea absolutamente no resistente.

Los chinos dicen que el agua es el elemento más fuerte pues es perfectamente no resistente. El agua puede perforar a la roca y barrer todo lo que hay por delante de ella.

Jesucristo dijo: «No os resistáis al mal», pues Él sabe que no existe en realidad el mal y, en consecuencia, no hay ninguna razón para resistirse. El mal surge de «vana imaginación» del hombre, es decir de la creencia en dos poderes: el del bien y el del mal.

Escuché un día a un metafísico afirmar: «Si usted mismo no es capaz de dirigir su propio subconsciente, cualquier otro se encargará de hacerlo por usted».

¡La abundancia es un derecho divino del hombre! ¡Tiene derecho a la superabundancia!«¡Sus graneros deben estar llenos, y su copa a punto de rebosar!» Ahí encontramos la idea de Dios para el hombre, y eso es lo que hará que se rompan las barreras de la penuria formadas en la propia conciencia. La Edad de Oro relucirá para él y ¡cada uno de sus deseos legítimos se verá realizado!

LA LEY DEL KARMA Y LA LEY DEL PERDÓN

El hombre no recibe más de lo que dé. El Juego de la Vida es un juego parecido al lanzamiento de un boomerang.

Aquello mismo que un hombre piensa, sus acciones y sus palabras termina por manifestarse, tarde o temprano, con una precisión que es realmente asombrosa.

Aquí nos encontramos con la ley universal del karma, que significa en sánscrito «retorno». «Todo aquello que un hombre siembra, eso mismo cosechará.»

La elección divina le habría ofrecido una satisfacción perfecta y habría aportado a cada uno su propio bien. El modelo divino es el único con el que se puede trabajar con la más completa de las seguridades.

El deseo es una fuerza formidable. Debe ser canalizado convenientemente, sino irá inmediatamente seguido por el caos.

El hombre no debe pedir nunca más que aquello que le pertenece por derecho divino.

El hombre ha recibido esta afirmación: «Que se haga Mi voluntad, y no la tuya». Y, cosa bien curiosa, el hombre siempre obtiene aquello que desea cuando renuncia a su voluntad personal, permitiendo así que la Inteligencia Infinita pueda actuar a través de él.

«Quédate tranquilo y espera en silencio la liberación del Señor» (la Ley).

Si desea riquezas, debe estar lleno de riquezas en su conciencia.

Muchas personas ignoran que dar es invertir, y que atesorar, ahorrar en exceso, conduce invariablemente a experimentar pérdidas.

«Aquel que da con liberalidad será más rico que aquel que ahorra en exceso, pues éste no hace más que empobrecerse.»

Nuestros recursos son infinitos e infalibles cuando nuestra confianza es absoluta, pero la confianza y la fe deben preceder a la demostración. «Que sea hecho según tu fe». «La fe es la sustancia de las cosas que esperamos, la evidencia de las cosas que no vemos», pues la fe mantiene la visión estable, las imágenes adversas se disipan y

«En el tiempo requerido, nosotros cosecharemos, si no vacilamos».

Hoy, desde el punto de vista científico, sabemos que la muerte puede ser vencida al imprimir en el subconsciente

La convicción de la juventud eterna y de la vida eterna.

El subconsciente, es la fuerza sin dirección, ejecuta sin discutir las órdenes que recibe.

Al trabajar bajo la dirección del superconciente (el Cristo o Dios en el hombre) se alcanzará la «resurrección del cuerpo».

El hombre no rechazará más su cuerpo en la muerte, sino que se transformará en un «cuerpo eléctrico» como cantó el poeta Walt Whitman, pues el cristianismo está fundamentado sobre el perdón de los pecados y sobre

«Un sepulcro vacío».

ENTREGAR LA CARGA (IMPRESIONAR EL SUBCONSCIENTE)

Cuando el hombre llega a conocer su propio poder y el proceso de su mente, su mayor deseo consiste en encontrar el medio más fácil y rápido que le permita impresionar su subconsciente a través de la idea del bien, ya que un conocimiento intelectual de la verdad no da resultados.

En cuanto a mí, encuentro que el medio más fácil es el de «entregar la carga».

Un metafísico explicaba en otros tiempos lo siguiente con referencia a este tema: «Lo que da peso dentro de la naturaleza, sea esto lo que fuere, es la ley de la gravitación. Si pudiéramos transportar una gran masa rocosa a una altura suficiente, más allá del planeta, habría dejado de tener peso».

Eso era precisamente lo que Jesucristo entendía cuando decía: «Mi yugo es suave y mi carga ligera».

Había sobrepasado la vibración del mundo y se movía en la cuarta dimensión, donde todo es perfección, realización, vida y alegría.

Vemos pues, que éste viola la ley llevando su carga, pues esa carga no es más que un pensamiento, o un estado adverso y ese pensamiento, ese estado, encuentra sus verdaderas raíces en el subconsciente.

Parece casi imposible llegar a dirigir el subconsciente por la conciencia, es decir, por el razonamiento, pues la razón (el intelecto) se ve muy limitada por sus concepciones y está repleta de dudas y miedos.

La actitud científica consiste en colocar la carga sobre el superconciente (Cristo en nosotros) donde «se convierte en la luz», o bien terminar por desvanecerse para regresar a «su nada original». Una persona que tenía una urgente necesidad de dinero hizo esta afirmación: «Yo entrego esta carga a Cristo que está en mí, y de ese modo voy al encuentro de la riqueza.»Su carga era un estado de miedo y de pobreza, y aquel que la entrega a Cristo, el superconciente, inunda el subconsciente de fe y riqueza y esto tiene como resultado una gran prosperidad.

«Entrego esta carga de resentimiento a Cristo que está en mí, y avanzo llena de amor, placer y felicidad».

El todopoderoso superconciente inundó el subconsciente de amor y a partir de entonces toda su vida se vio completamente transformada por ello. Durante años, este resentimiento la había mantenido en un estado de angustia que le tenía aprisionada el alma (el subconsciente).

Estas afirmaciones deben ser repetidas continuamente, durante horas, ya sea silenciosamente o en voz alta, con tranquilidad y determinación. Yo lo comparo con el acto de impresionar una placa fotográfica. Él debe

«Impresionarnos» con la palabra de la verdad.

Me he dado cuenta de que después de un cierto tiempo de haber «entregado la carga»; nuestra visión se aclara.

Es imposible tener una visión clara allí donde sólo se debaten las angustias del entendimiento carnal.

Las dudas y el miedo no hacen sino envenenar el espíritu y el cuerpo; entonces, la imaginación se desencadena y se provoca de ese modo el desastre y la enfermedad.

Gracias a la repetición constante de la afirmación: «Yo entrego esta carga a Cristo que está en mí, y avanzo libremente», la visión se transforma y, al mismo tiempo, aparece un sentimiento de alivio que, tarde o temprano, sirve para producir la manifestación del bien, que es la salud, la felicidad o la prosperidad.

Debido a sus pensamientos de separación y de penuria el hombre ha estado durante mucho tiempo separado del bien y de sus verdaderos recursos, hasta el punto de que hace falta emplear la dinamita para destruir esas falsas ideas del subconsciente, y la dinamita se presentará bajo la forma de una importante ocasión para vencer.

En todos los ejemplos anteriores, hemos visto que el individuo se libera a través de la destrucción del miedo.

«Aquello que escojas hoy será aquello a lo que servirás», ya sea el miedo o la fe.

Quizá vuestro miedo se vea suscitado por la personalidad de otras personas. En este caso no evitéis a aquellos que teméis, id hacia ellos tranquilamente y veréis cómo se convierten en las «mallas de oro en los eslabones de vuestro bien» o bien desaparecerán armoniosamente de vuestro camino.

Quizá tema Ud. la enfermedad, los microbios. Aprenda a ser insensible a los riesgos de contagio y se sentirá inmunizado.

En efecto, no se puede contaminar nada a menos que su vibración esté en el mismo plano que los microbios, y el miedo. Rebaja al hombre al mismo nivel. Sin embargo, que quede bien entendido que el microbio que transmite la enfermedad es producido por el entendimiento mortal, pues todo pensamiento toma forma de algo. Los microbios no existen en el superconsciente, el Entendimiento Divino; son el producto de «la vana imaginación del hombre».

«En un abrir y cerrar de ojos» surgirá la liberación del hombre, y entonces se dará cuenta de que el mal se ve privado de sus poderes.

El mundo material se desvanecerá en la cuarta dimensión, y el «mundo de las maravillas» aparecerá a continuación.

«Y yo vi un nuevo cielo y una nueva tierra, y no habrá más muerte, ni tristeza, ni lágrimas, ni dolores, pues ¡las cosas viejas pasarán!»

EL AMOR

Todo hombre de este planeta está siempre iniciándose en el amor. «Os doy un nuevo mandamiento, que os améis los unos a los otros».

El verdadero amor es desinteresado y está exento de todo miedo. Se derrama sobre el objeto de su afecto sin que pida nada a cambio. Su alegría está en la alegría de dar. El amor es Dios que se manifiesta con la gran fuerza magnética del Universo. El amor puro, exento de todo egoísmo, atrae a aquello mismo que le pertenece; no busca ni pide nada.

Nadie, por así decirlo, tiene siquiera una pequeña idea del verdadero amor. El hombre es egoísta, tiránico y temeroso en sus afectos, y pierde, por este mismo hecho, a aquel que ama.

Los celos son el peor enemigo del amor, pues la imaginación se desencadena, empuja al ser amado hacia otro, e infaliblemente esta clase de miedos desvían la realidad si no logran ser debidamente neutralizados.

«Yo saludo a la divinidad que hay en usted». Ellos saludan a la divinidad existente en todo hombre, así como en los animales de la selva, que no pueden jamás causarles daño alguno, pues los miembros de esta fraternidad creen que Dios está presente en todo ser viviente.

Luego añadí: «Salude a la divinidad que hay en ese hombre, y diga conmigo: "Sólo veo su ser divino; lo veo tal como lo ve Dios, perfecto, hecho a Su imagen y semejanza».

Un viejo proverbio dice: «Ningún hombre es tu enemigo, ningún hombre es tu amigo, todos los hombres son tus propios maestros.»

Es necesario ser impersonal y aprender de cada uno lo que cada uno tenga para enseñarnos; en resumen, una vez que aprendamos las lecciones, seremos libres.

El sufrimiento no es necesario para el desarrollo del hombre. El sufrimiento es más bien el resultado de la violación de la ley espiritual, pero son pocas las personas capaces de despertarse del «sueño del alma», sin sufrimiento. Cuando la gente se siente feliz suele ser, por regla general, egoísta y, automáticamente, la ley del karma entra en acción. El hombre sufre en seguida las pérdidas porque le falta la capacidad para la autocrítica.

Nadie puede tener éxito en los negocios a menos que los ame. La tela que el pintor pinta por amor al arte es la más bella obra. Es necesario desaconsejar siempre aquello que sólo sirve para hacer «hervir la marmita».

Ningún hombre puede atraer el dinero si lo desprecia. Muchos de los que se mantienen en la pobreza declaran:

«El dinero no me interesa, yo no guardo ninguna consideración por los que lo tienen».

Aquí está la explicación del porqué muchos artistas son pobres, porque menosprecian el dinero y, entonces, el dinero se aparta de su camino.

El dinero es una manifestación de Dios que nos libera de la necesidad y de las restricciones, pero debe mantenerse en circulación y ser utilizado para buenas finalidades.

Atesorar y ahorrar traen consigo reacciones fuertemente desagradables.

Eso no significa, sin embargo, que no se deban poseer inmuebles, tierras, acciones y obligaciones, pues «los graneros de los justos estarán llenos»; pero no debemos ser ahorrativos si se nos presenta una ocasión para gastar, o si el dinero fuera necesario para algo. Al dar libre curso al dinero que tenemos, al hacerlo sin miedo y alegremente, se abrirá la vía que traerá más, pues Dios es nuestra más infalible e inagotable riqueza.

Aquí está la actitud espiritual que debemos tener en relación con el dinero y el Gran Banco del Universo. ¡No fallará jamás!

Siga el camino del amor y todas las cosas le serán dadas por añadidura, pues Dios es Amor, y Dios es nuestra verdadera riqueza; en cambio, si sigue el camino del egoísmo y de la avidez, la riqueza desaparecerá, o bien usted mismo se verá separado de ella.

Toda enfermedad y toda tristeza provienen de la violación de la ley del amor. Los boomerangs del odio, del rencor y de la crítica se revuelven contra nosotros mismos llenos de enfermedad y dolor. El amor es como un arte perdido, pero aquel que conoce la ley espiritual sabe que debe reconquistarlo, pues sin amor, él mismo no es más que «un címbalo que resuena». Ciertas personas están llenas de remordimientos por haber hecho algún mal a alguien, a veces durante muchos años.

Si este mal no puede ser reparado, su efecto puede ser neutralizado haciendo el bien a cualquier otra persona en el presente.

«Si hago una cosa, olvidando lo que ya pasó y me dirijo al porvenir.»

La tristeza, el remordimiento y las lágrimas destruyen las células del cuerpo y envenenan la atmósfera del individuo.

Una mujer se despertó súbitamente en plena noche, presintiendo que su hermano se encontraba en un grave peligro. En lugar de ceder a sus temores, afirmó la Verdad y se dijo a sí misma: «El hombre es una idea perfecta del Entendimiento Divino, y él está siempre en su verdadero lugar; por lo tanto, mi hermano está en él su verdadero lugar, divinamente protegido».

Es así como nosotros mismos somos los guardianes de nuestros hermanos (por el pensamiento) y cada uno debe saber que el objeto de su afección «reside en las Alturas, y reposa a la sombra del Todopoderoso».

«A aquel que no espera ningún mal, no le sucederá mal alguno.»

«El amor perfecto expulsa el miedo. Aquel que teme no es perfecto en el amor.»

Finalmente, «el amor es el cumplimiento de la Ley».

INTUICIÓN, DIRECCIÓN

«En cualquier camino que sigas reconócele y Él te dirigirá.»

Nada es imposible para aquel que conoce la fuerza de su palabra y que sigue las directrices de sus intuiciones.

Por la palabra hace entrar en acción las fuerzas invisibles y puede restaurar su cuerpo y transformar sus negocios.

Es por lo tanto muy importante elegir las palabras adecuadas, y las afirmaciones que vamos a proyectar en lo invisible.

Aquel que se dedica al estudio de la Ley espiritual sabe que Dios es su riqueza, que la abundancia divina responde a todas las demandas y que la palabra le permite surgir.

«Pedid y recibiréis.»

El hombre debe dar el primer paso.

«Aproxímate a Dios y Él se aproximará a ti.»

«Aproxímate a Dios y Él se aproximará a ti.»Si alguien me pregunta qué se debe hacer para que se produzca una demostración, le respondo: «Pronuncie la palabra, y no haga nada hasta que usted tenga una directriz precisa».

Pida una indicación y diga: «Espíritu Infinito, guíame, hazme saber si hay alguna cosa que yo deba hacer.»

La respuesta vendrá por intuición, una reflexión de alguien. Las respuestas son a veces sorprendentes en cuanto a su exactitud.

Dar es lo que abre la puerta para recibir. Para crear verdadera actividad en los asuntos financieros, hay que dar. El diezmo, es decir, la ofrenda de la décima parte de los ingresos, es una vieja costumbre judía que jamás ha dejado de suscitar la abundancia. Son muchos los que, entre los más ricos de este país, tienen la costumbre de ofrecer el diezmo. No conozco ninguna otra inversión mejor que ésta.

Recuperamos esta décima parte bendecida y multiplicada. Pero la donación deberá ser hecha con amor y alegría, pues «Dios ama al dador alegre». Las facturas deben ser pagadas voluntariamente; todo dinero debe ser entregado sin miedo y será acompañado por una bendición.

Esta actitud de espíritu convierte al hombre en dueño del dinero, que entonces se convierte en su servidor y la palabra que pronuncia abre las vastas reservas de la riqueza.

Es el hombre mismo quien, debido a su visión limitada, limita su abundancia.

«Espíritu Infinito, abre la vía para la situación que convenga a esta persona». No pida jamás «una situación», sino la situación justa, es decir, aquella que ya está preparada en el Plan Divino, pues sólo ella podrá proporcionarle satisfacción.

Luego di gracias por aquello que ya se había recibido y para que la situación se manifestara rápidamente. Poco después, a esa persona le fueron ofrecidas tres oportunidades, dos en Nueva York y otro en Palm Beach, y ella no sabía con cuál quedarse. Yo le dije: «Pida una dirección precisa»

Toda enfermedad comporta una correspondencia mental. Una persona puede curarse instantáneamente cuando comprende que su cuerpo es una idea perfecta del

Entendimiento Divino y, en consecuencia, que está sana y es perfecta. Pero si continúa pensando de una manera destructiva, si es avara, si odia, si teme, si condena, la enfermedad se reproducirá.

Jesucristo sabía que toda enfermedad proviene del pecado. Después de haber curado a un leproso, le dijo: «Ve y no peques más por temor a que un mal mayor te aflija».

Así es, el alma (el subconsciente) debe ser lavada y volverse blanca como la nieve para que la cura sea permanente. Los metafísicos hacen profundos sondeos para descubrir esa clase de «correspondencias».

Jesucristo dijo: «No juzgues a fin de no ser juzgado.»

Muchos atraen la enfermedad y la tristeza cuando condenan a los otros.

Aquello que el hombre desea para el prójimo, eso es lo que atrae para sí mismo.

Cuando se critica o se condena, es como si el hombre estuviese enchufado a un cable de alta tensión. Lo mínimo que puede esperar es un calambrazo.

La indecisión es una piedra de obstáculo en su camino. Para superarla, repita sin cesar: «Yo siempre tengo la inspiración directa, y tomo rápidamente las buenas decisiones».

Estas palabras impresionan el subconsciente y no se tarda en encontrar la actitud alerta y verse despojado de toda duda. Aprendí que puede ser nefasto buscar esta directiva en el plano psíquico, pues en este plano hay numerosos espíritus y no un Espíritu Único.

A medida que el hombre abre su espíritu a la subjetividad, se convierte en blanco de las fuerzas destructivas. El plano psíquico es el resultado del pensamiento mortal, es el plano de las «oposiciones». En él recibimos mensajes tanto buenos como malos.

La ciencia de los números, los horóscopos, mantienen al hombre en el plano mental (o mortal), pues no se ocupan más que de la vía kármica.

El estudiante debe declarar: «Toda predicción falsa será inhabilitada; todo plan que no viene de mi Padre celeste será eliminado y se disipará; la idea divina se realiza ahora».

Sin embargo, si recibimos un buen mensaje, un mensaje que anticipe la felicidad o la fortuna, debemos acogerlo y esperar su realización, lo que contribuirá a producir su manifestación.

La voluntad humana debe servir para sostener la voluntad divina. «Yo quiero que la voluntad de Dios sea hecha.»

La voluntad de Dios es conceder a cada uno los deseos legítimos de su corazón, y la voluntad del hombre debe ser empleada para mantener, sin la menor vacilación, una visión que debe ser perfecta.

Al despertar a la espiritualidad, el hombre reconoce que todo lo que se halla en discordancia a su alrededor se corresponde con una desarmonía mental. Si el hombre tropieza y se cae, siempre puede decir que tropezó y cayó debido a su propio entendimiento.

Las vías de la sabiduría son vías agradables y llenas de paz.

Cuando se hace una llamada al Ser Universal, hay que esperar sorpresas. Todo puede parecer que va mal, pero en realidad todo va bien.

Nosotros estamos aquí para hacer la prueba de Dios y «para dar testimonio de la Verdad», puesto que sólo nosotros podemos demostrar que Dios hace surgir la riqueza de la penuria y la justicia de la injusticia.

«Ponedme a prueba —dice el Eterno a la muchedumbre—. Y veréis si no abro para vosotros las compuertas de los cielos, si no derramo sobre vosotros una bendición tal que no tendréis lugar para guardarla» (Mal. III, 10). ,

LA PERFECTA EXPRESIÓN DE SÍ MISMO O EL DESIGNIO DIVINO

«Ningún viento puede extraviar mi barca ni cambiar el curso de mi destino.»

Para todo hombre existe una perfecta expresión de sí mismo. Hay un sitio que él debe ocupar y que nadie podrá ocupar en su lugar; hay cosas que él mismo debe hacer y que nadie podrá hacer por él, ése es su destino.

Esta idea perfecta, mantenida en el Entendimiento Divino, espera a que el hombre la reconozca. Pues la facultad de la imaginación es una facultad creadora, necesaria para que el hombre perciba la idea antes de que ésta sea realizada.

Así pues, el llamamiento más elevado que puede recibir el hombre se refiere al designio divino de su vida.

Es posible que no se tenga ni la menor idea de ello, pero lo cierto es que puede tener, profundamente escondido en sí mismo, algún talento maravilloso.

Su llamamiento deberá ser: «Espíritu Divino, abre la vía para que le se manifieste el designio divino de mi vida; que el genio que existe en mi sea liberado; que pueda comprender con toda claridad el Plan Perfecto».

El Plan Perfecto comprende la salud, la fortuna, el amor y la perfecta expresión de sí mismo. Ahí está la cuadratura de la vida que trae consigo la felicidad perfecta. Después de haber hecho este llamamiento, grandes cambios pueden producirse en la vida de una persona, pues todos los hombres están lejos del designio divino.

La expresión perfecta de sí mismo no se manifestará nunca como una tarea ingrata, pero tendrá un interés tan absorbente que parecía como si se tratara de un juego. Aquel que se inicia a la verdad también sabe que al penetrar en el mundo donde Dios dirige las finanzas, la riqueza necesaria para su más perfecta expresión estará al alcance de su mano.

Más de un genio ha tenido que pasar durante años por problemas financieros, pero aquellos que pronuncian la palabra con fe liberarán rápidamente los fondos necesarios.

Un tratamiento prenatal debería hacerse de la siguiente manera: «Que Dios que está en este niño se exprese perfectamente; que los designios divinos para su espíritu, su cuerpo y sus asuntos se manifiesten durante toda su vida, durante toda la Eternidad».

Que la voluntad de Dios sea hecha y no la del hombre; según el modelo de Dios y no el del hombre. Este es el mandamiento que encontramos constantemente en las Escrituras, y la Biblia es un libro que trata de la Ciencia del Espíritu y que enseña al hombre a liberar su alma (el subconsciente) de la esclavitud.

«Los enemigos del hombre serán aquellos de su propia casa.» Todo hombre es Josué y todo hombre es David que extermina a Goliat (el pensamiento, el entendimiento mortal) gracias a una pequeña piedra blanca (la fe).

Así, el hombre debe vigilar para no ser un «mal servidor» que entierra su talento, para no servirse de aquellos dones que entrañan terribles penalidades.

Con frecuencia, el miedo impide al hombre expresarse correctamente. El «miedo» ha atormentado a más de un genio; pero el miedo puede superarse por medio de la palabra pronunciada o por el «tratamiento»; el individuo pierde, toda la conciencia de sí mismo y siente solamente que hay sólo un medio para expresar la Inteligencia Infinita.

Se encuentra entonces bajo la inspiración directa, liberado de todo miedo, lleno de confianza, pues siente al «Padre que hay en él» y que actúa.

La ira altera la visión, envenena la sangre: es la causa de enfermedades y de decisiones que conducen al desastre.

La ira suele incluirse entre los pecados capitales, tanto en cuanto a sus reacciones como en cuanto a sus efectos maléficos.

Se da cuenta de que el miedo y la inquietud son pecados mortales. Es la fe a la inversa, ya que por medio de imágenes mortales deformadas, provoca precisamente aquello que rechaza. Su trabajo consiste en rechazar a sus enemigos (más allá del subconsciente). «Cuando el hombre esté exento del miedo, será perfecto.» Pero como dijo Maeterlink, «el hombre tiene miedo de Dios».

Así pues, tal y como hemos visto en los capítulos anteriores, el hombre no puede vencer el miedo más que enfrentándose a aquello que lo asusta. Cuando Josafat y su ejército se preparaban para salir al encuentro del enemigo, cantó: «Loado sea el Señor, pues su misericordia dura por toda la eternidad». Se dio cuenta entonces de que sus enemigos se estaban matando los unos a los otros, y que ya no quedaba nadie contra quien combatir.

Cuando el hombre pide con fe, no puede dejar de recibir, pues Dios crea sus propias vías.

«Espíritu Infinito, dame una indicación clara, revélame cuál debe ser mi perfecta expresión, enséñame cuál es el talento que debo utilizar actualmente».

Yo afirmo: «Estoy totalmente equipada para el Plan Divino de mi vida», y afronto sin miedo las ocasiones que se presentan.

Ciertas personas dan voluntariamente, pero no saben recibir; rechazan los regalos, ya sea por orgullo o por cualquier otra razón negativa y agotan así sus fuentes e, invariablemente, se encuentran un poco desprovistas de todo.

El equilibrio entre dar y recibir existe siempre, y aunque el hombre debe dar sin esperar nada a cambio, viola la ley aquel que no acepta aquello que le ofrecen, pues todo viene de Dios, y el hombre no es más que su canal.

No se debe tener jamás un pensamiento de penuria con respecto a aquel que da.

Por ejemplo, cuando el oyente del que ya he hablado me entregó su centavo, yo no pensé: «Pobre hombre, no está en condiciones de darme este centavo». Lo he visto rico y próspero, recibiendo su parte de la abundancia que existe. Fue ese pensamiento el que le indujo a actuar como lo hizo. Si no se sabe recibir, es necesario aprender y, para hacer brotar las fuentes, saber aceptar lo que se nos ofrezca, aunque sólo sea un sello.

El Señor ama tanto a aquel que sabe recibir como al que sabe dar.

Esta cuestión encuentra su respuesta en la ley de la reencarnación. El hombre pasa por numerosas vidas, por numerosas muertes, antes de conocer la Verdad que le permite ser libre.

Se siente atraído hacia la tierra a causa de sus deseos anteriores insatisfechos, para pagar sus deudas kármicas o para «cumplir con su destino».

Por lo tanto, aquel que nace rico y saludable mantuvo en su subconsciente, en el transcurrir de su vida anterior, las imágenes de riqueza y de salud, mientras que aquel que está enfermo y pobre, creó las imágenes de enfermedad y pobreza.

En cualquier plano que esté, el hombre manifiesta la suma total de las convicciones de su propio subconsciente.

Sin embargo, el nacimiento y la muerte son leyes establecidas por los hombres, pues «el pago del pecado, es la muerte», la expulsión de Adán de la conciencia por haber creído en dos poderes (el bien y el mal). El hombre real y el hombre espiritual no conocen el nacimiento, ¡ni la muerte! Él jamás nace y jamás muere, sino que «está en el comienzo y ¡estará siempre!».

Así pues, por el conocimiento de la Verdad, el hombre se libera de la ley del karma, del pecado y de la muerte y manifiesta al hombre creado a «imagen de Dios y según su semejanza». Su liberación se produce cuando ya ha cumplido su destino, haciendo surgir la manifestación del designio divino de su vida.

Su Señor le dirá: «Está bien, buen y leal servidor, tú has sido fiel en unas pocas cosas, yo te restableceré en muchas (incluyendo la muerte misma); entra en el gozo de tu Señor (la vida eterna)».

NEGACIONES Y AFIRMACIONES

«Tú decretarás una cosa y ella te será dada.»

Todo el bien que debe manifestarse en la vida de un hombre es ya un hecho cumplido en el Entendimiento Divino.

Para actuar, Él espera que el hombre le reconozca o pronuncie la palabra, o sea que es el mismo hombre quien debe decretar, para que la Idea Divina se manifieste en su plenitud, ya que, con frecuencia, decreta por «sus vanas palabras» el pecado y la tristeza.

Es de la máxima importancia que se pronuncien correctamente las peticiones, como ya se indicó en el capítulo anterior.

Si se desea un hogar, amigos, una posición, o cualquier otra cosa buena, es necesario pedir la «selección divina».

Por ejemplo: «Espíritu Infinito, abre las vías que conducen a mi verdadero hogar, mis verdaderos amigos, mi verdadera posición. Yo Te agradezco que se manifieste ahora mismo, por la gracia y de una manera perfecta».

El fin de la afirmación es de una importancia capital.

La oración dominical es, a la vez, un mandamiento y una petición. «Danos, hoy el pan nuestro de cada día y perdona nuestras ofensas, así como nosotros perdonamos a quien nos hayan ofendido»; y termina por la alabanza: «Pues es a Ti a quien yo pertenezco, por todos los siglos, el Reino, La Fuerza y la Gloria. Amén».

Así pues, esta oración es un mandamiento y una petición, una alabanza y una acción de gracias. El trabajo del estudiante consiste en llegar a creer «que con Dios todo es posible».

Esto parece fácil, así, tomado en abstracto, pero es un poco más difícil cuando nos encontramos en presencia de una dificultad.

El Cristo interior, es el Yo de la cuarta dimensión, el hombre hecho a la imagen de Dios y según su semejanza.

Es el Yo («Yo soy») que no conoce el pecado, ni la enfermedad ni el sufrimiento, que no nació jamás y jamás murió. Es la «Resurrección y la Vida» en cada hombre.

«Nadie vendrá al Padre, sino a través del Hijo», significa que Dios, el Universal, actúa sobre el plano de lo particular, por medio del Cristo en el hombre; y el Espíritu Santo significa Dios en acción.

Así, cotidianamente, el hombre manifiesta la Trinidad del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Pensar debería alcanzar la perfección de un arte. Aquel que llega a esta maestría debe tener gran cuidado para no pintar sobre la tela de su espíritu más que, según el designio divino, pinta sus cuadros con magistrales toques de fuerza y de decisión, con una fe tan perfecta que no hay poder capaz de alterar su perfección, sabiendo que eso se manifestará en su vida, como lo ideal que llega a convertirse en lo real.

Todo poder es dado al hombre (por el pensamiento justo) para realizar su Cielo en la Tierra y alcanzar la meta del «Juego de la Vida».

Sus reglas son la fe exenta de miedo, la no resistencia y el amor.

Pueden cada uno de nuestros lectores, ser liberados de aquello que los mantuviera prisioneros durante tantos años, separándoles de lo que les pertenecía, y pueden «conocer la Verdad que les hará libres».

Libres, para cumplir su destino, para provocar la manifestación del designio divino que hay en su vida, la Salvación, la Riqueza, el Amor y la Expresión perfecta de sí mismos. «Véanse a sí mismos transformados a través de la renovación de su espíritu.»

NEGACIONES Y AFIRMACIONES

(Para la Prosperidad)

Dios es mi riqueza infalible, y grandes sumas de dinero vienen rápidamente a mí, por la gracia y los medios perfectos.

(Para Condiciones Armoniosas)

Todo plan que mi Padre Celestial no haya concebido se desagrega y se disipa, y el Plan Divino se manifiesta.

(Para Condiciones Armoniosas)

Sólo aquello que es verdad de Dios es verdad para mí, pues yo y el Padre, somos uno.

(Para la Fe)

Como yo soy uno con Dios, no soy más que uno con mi bien, pues Dios es a la vez el Dador y la Dádiva. Yo no puedo separar el Dador de la Dádiva.

(Para condiciones Armoniosas)

El Amor Divino desagrega y disipa ahora todo estado discordante en mi espíritu, en mi cuerpo y en mis asuntos.

El Amor Divino es el más poderoso Químico del Universo y disuelve aquello que no es Él mismo.

(Para la Salud)

El Amor Divino inunda mi conciencia de salud y cada una de las células de mi cuerpo de luminosidad.

(Para la vista)

Mis ojos son los ojos de Dios, yo veo con los ojos del espíritu. Veo claramente la vía abierta; no hay obstáculos en mi camino. Veo claramente el Plan perfecto.

(Para las Directrices)

Yo soy divinamente sensible a mis directrices intuitivas y obedezco instantáneamente a Tu Voluntad.

(Para los Oídos)

Mis oídos son los oídos de Dios; escucho con los oídos del espíritu. Yo soy no resistente y estoy dispuesto a dejarme conducir. Yo oigo.

(Para el Trabajo)

Tengo un trabajo maravilloso,

Divinamente dado,

Doy de mí lo mejor

Y estoy muy bien pagado.

(Para estar liberado de toda esclavitud)

Yo entrego esta carga al Cristo que hay en mí y sigo adelante..., ¡libre!

EL JUEGO DE LA VIDA

Y CÓMO JUGARLO

Florence Scovel Shinn Extraído del libro original El juego de la Vida. Por Arteuan Escuela de Vida UCDM Aprender a vivir en el Aquí y Ahora.

http://escueladevida.jimdo.com/ Escuela de vida 3112631693 – 1247416 Maestra Lupita Mary Saldivar – Jesús Arias.


Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

«Sí, El Todopoderoso será tu defensa y a ti no te faltará el oro.» iconEn la Europa medieval, las píldoras recubiertas en oro y "las aguas...

«Sí, El Todopoderoso será tu defensa y a ti no te faltará el oro.» iconOro y otros anti-reumáticos. Sales de oro

«Sí, El Todopoderoso será tu defensa y a ti no te faltará el oro.» iconNuevas observaciones sobre las neuropsicosis de defensa
«defensa» o la «represión» describiendo también el método psicoanalítico, penoso pero seguro, de que me sirvo en estas investigaciones,...

«Sí, El Todopoderoso será tu defensa y a ti no te faltará el oro.» iconLeccióN "verbo de oro"

«Sí, El Todopoderoso será tu defensa y a ti no te faltará el oro.» iconMinería del Oro y la plata

«Sí, El Todopoderoso será tu defensa y a ti no te faltará el oro.» iconLa gallina de los huevos de oro 7

«Sí, El Todopoderoso será tu defensa y a ti no te faltará el oro.» iconEstado o proceso patológico de deficiencia de nutrientes (macro o...

«Sí, El Todopoderoso será tu defensa y a ti no te faltará el oro.» iconEstado o proceso patológico de deficiencia de nutrientes (macro o...

«Sí, El Todopoderoso será tu defensa y a ti no te faltará el oro.» iconRelatos Salvajes, de Damián Szifron, competirá por la Palma de Oro

«Sí, El Todopoderoso será tu defensa y a ti no te faltará el oro.» icon"¿Para quién será el ay? ¿Para quién será el dolor? ¿Para quién las...






© 2015
contactos
m.exam-10.com