La lección de fuego






descargar 316.72 Kb.
títuloLa lección de fuego
página1/4
fecha de publicación11.07.2015
tamaño316.72 Kb.
tipoLección
m.exam-10.com > Historia > Lección
  1   2   3   4
Carmen Seib

Historias de la sabiduría popular


Una nueva forma de reflexionar sobre los valores.
El libro Historias de la sabiduría popular presenta una compilación de textos llenas de emoción, extraídas de la cultura popular.

La propuesta que trae esta obra es ser una respuesta placentera, agradable y enriquecedora para la imaginación y la sensibilidad de la sociedad actual. Estas historias repletas de sabiduría invitan a los lectores a apreciar y aplicar estos mensajes a su propia vida.

¡Qué todos disfruten plenamente de este tesoro de la tradición popular!

Contenido

Presentación

El mito de la cueva

La lección de fuego

El valor de un saludo

La caída de Ícaro

El valor de un diamante

Formula para hacer oro

El trabajo de cada uno

El hombre feliz

Como vemos el mundo

Lección de vida

La ventana

Arreglar el mundo

El amigo

¿A quién amamos?

La diferencia entre el cielo y el infierno

La lata de leche

Damon y Pítias

El collar de turquesas

Sopa para todos

Como surgen los paradigmas

La competencia de los sapos

La libélula

La piedra en el camino

El alpinista

La leyenda de la concha

¿Por qué Dios es bueno?

La tienda de Dios

¿Dios todavía habla con las personas?

Dios es Padre

El verdadero poder

La fábula de los tres árboles

El juicio

La tarea más grande

Los verdaderos amigos

Cambio de estrategia

¿Dónde está la sabiduría?

Los caballos, el asno y el burro

El devoto

El rey sabio

El juicio

Las dos joyas

El hombre rico

La sabiduría del anciano
Presentación

En una sociedad que aprecia y valora la forma, la velocidad o la reflexión inmediata, un libro de historias de la sabiduría popular resulta ser una placentera, agradable y enriquecedora respuesta para todos los lectores.

Este estilo literario no propone una verdad categórica sino trabajar con imaginación, sensibilidad y muchas veces nos emociona y nos sorprende, al transmitir lecciones de vida con tal simplicidad y sabiduría.

Al finalizar cada historia encontrarás algunas reflexiones sugeridas para ser trabajadas en grupo, que sirven como gancho para fomentar valores y propiciar experiencias de vida.

Para finalizar, quisiera agradecer a cada una de las personas que, aún en el anonimato, siguen enriqueciendo a la humanidad con su sabiduría y experiencia de vida.

El mito de la cueva
Imagina por un momento a un grupo de personas que viven en el interior de una cueva subterránea. Todas están de espaldas a la entrada y encadenadas por el cuello y los pies, de manera que sólo logran ver las paredes.

Detrás de ellos hay una hoguera, frente a la que se mueven figuras con formas humanas y se proyectan algunas sombras en la pared. Así, la única cosa que los habitantes pueden ver es esa extraña representación penumbrosa.

Por vivir presos en ese lugar, las personas creen que las sombras son lo único que existe en el mundo.

Supón por un instante que uno de los habitantes de la cueva logra liberarse de esa prisión. Por primera vez verá el mundo como realmente es y no sólo en una forma difusa como el interior de la cueva. Ahora puede caminar libremente y disfrutar de todas las maravillas que el mundo ofrece.

Pero está preocupado por los demás habitantes de la cueva. Por ello decide regresar para contarles acerca de esas maravillas que vio. Luego, cuando les cuenta sus experiencias en el mundo exterior, sus compañeros no le creen. Por ser extremadamente radicales e inflexibles, señalan hacia la pared de la caverna y dicen que sólo eso que ven es real.

Al final, por no aceptar la buena noticia de su compañero, lo matan y se justifican al decir que enloqueció por haber salido de la cueva.

Intercambio de ideas

  • ¿Cuáles son las cuevas que existen hoy en la sociedad?

  • Has una lista de personas batalladoras que lograron sobrepasar los límites y, gracias a ello, se convirtieron en ganadoras.


La lección de fuego
En cierta ocasión, in miembro de un grupo al cual le prestaba servicios regularmente, abandonó las actividades sin previo aviso. Luego, al constatar su ausencia, el líder del grupo decidió visitarlo.

La noche que el líder lo fue a buscar, hacía mucho frío. Al llegar a la casa del ex-miembro, lo encontró solo, sentado frente a la chimenea que calentaba todo el ambiente.

Ya sospechaba cuál era la razón de la visita, entonces le dio la bienvenida al líder y lo llevó cerca del fuego, donde esperó sus reclamos.

Sin embargo, el líder se sentó cómodamente en el lugar indicado y permaneció en silencio. En medio de ese pesado silencio sólo contemplaban la danza de las llamas alrededor de la leña ardiente.

Transcurridos algunos minutos, apartó cuidadosamente hacia un lado un trozo de leña, el más incandescente de todos. Entonces volvió a sentarse en silencio.

El anfitrión observaba todo, fascinado y callado. Poco a poco, la brasa de la leña solitaria se fue apagando. Después de una tenue chispa, el fuego se extinguió por completo. En poco tiempo, la leña que antes había sido una profusión de calor y luz, se transformó en un oscuro, frío e inerte trozo de carbón.

Hasta entonces, salvo el saludo inicial, ninguno de los dos siquiera había intercambiado palabras.

Antes de irse, el líder tomó de nuevo el trozo de carbón inerte y lo volvió a colocar en medio del fuego. En apenas minuto, alimentado por la luz y el calor, se transformó nuevamente en brasa.

Cuando llegó a la puerta para partir, el anfitrión le dijo:

-Gracias por su visita y por el bellísimo sermón. Quiero que sepa que regreso a la convivencia del grupo.

Intercambio de ideas

  • Comenten sobre la decisión de separarse de un grupo cuando surgen dificultades. ¿Cuál es la mejor actitud que se debe tomar cuando algo así ocurre?

  • ¿Qué se debe hacer para solucionar los problemas de relaciones interpersonales?


El valor de un saludo
Un pobre anciano entraba todos los días a la iglesia y salía pocos minutos después. Cierto día el sacristán le preguntó por qué permanecía tan poco tiempo en la iglesia.

- Rezo – le respondió el anciano.

- Pero es extraño que pueda rezar tan rápido – le dijo el sacristán.

- Bueno, como yo no sé rezar esas largas oraciones, sólo entro a la iglesia y digo: “¡Hola, Jesús! ¡Yo soy José y vine a visitarte!”. Estoy seguro de que Él me escucha, aunque sólo sea un rápido saludo.

Pocos días después, el anciano sufrió un accidente y lo internaron en un hospital; cuando estaba en la enfermería, ejerció una influencia positiva en todos los pacientes. Desde aquel momento, los que eran más tristes se volvieron más alegres y comenzaron a escucharse muchas risas.

- Zé – le dijo un día la Hermana -, los otros pacientes están diciendo que siempre estás muy alegre. También dijeron que todos están más felices desde que llegaste a la enfermería.

- Eso es cierto, Hermana ¡Siempre estoy contento! Es por la visita que recibo todos los días.

La Hermana quedó pensativa. Sabía que no tenía familia y que nadie lo visitaba. Ella misma nunca notó la presencia de alguna persona; a decir verdad, la silla que estaba apoyada en su cama siempre estaba vacía.

- ¿Quién te está visitando? ¿A qué hora? – preguntó la Hermana.

- Todos los días – le respondió con un brillo en los ojos – al medio día, puntualmente Él me viene a visitar y se queda allí al pie de la cama. Entonces miro cómo me sonríe y me dice: “¡Hola, Zé! ¿Soy Jesús y vine a visitarte!”

Intercambio de ideas

  • ¿De qué manera actúa en la vida de las personas, la práctica constante de la oración?

  • ¿De qué manera ustedes calculan la intensidad de sus sentimientos?


La caída de Ícaro
En la Antigüedad, Dédalo era considerado el mejor y más famoso de los escultores y arquitectos de Atenas. Quien deseaba algo original siempre iba a su taller con la seguridad de que su encargo sería atendido rápidamente.

Dédalo tenía un sobrino llamado Talos, a quien aceptó como aprendiz. A pesar de que tenía solamente 12 años, de inmediato mostró señales de ser mucho más talentoso que el maestro. Además de inventar el serrucho y la rueda de alfarero, también ideó el compás. Su fama se esparció de tal manera, que las personas comenzaron a solicitar más los servicios del joven. Esa predilección despertó celos en Dédalo quien, después de llevar a Talos hasta el templo de Atena, lo empujó hacia la muerte.

Por ello, Dédalo, junto con su hijo Ícaro, un joven vanidoso e inexperto, fueron expulsados de la ciudad. De inmediato, se establecieron en la isla de Creta; una vez allí, dado que incumplieron las ordenes del rey, fueron apresados en la isla de Minos.

Mientras Ícaro pasaba los días cuidando de sí mismo, Dédalo estudiaba un plan de fuga para escapar de Creta. Ubicada en el Mar Egeo, era imposible nadar para escapar de la isla o conseguir un barco par tal fin, dada la extrema vigilancia de los soldados.

Dédalo finalmente concibió un plan muy audaz: confeccionó dos pares de alas al pegar plumas de ave con cera. Cuando terminó las alas, llamó a Ícaro y le dijo:

- Escaparemos de aquí con estas alas. Colócate esto en la espalda y sígueme, pero ten cuidado en no volar demasiado cerca del sol o del mar. Mantén un curso promedio.

Desde lo alto de una roca, ambos alzaron vuelo y siguieron rumbo al horizonte. Durante cierto tiempo, el joven Ícaro siguió a su padre, pero al ver que estaba volando más alto, comenzó a subir al cielo, hasta llegar cada vez más cerca del sol.

-Ícaro! – lo llamó, ansioso, su padre. Pero no obtuvo respuesta.

En el mar, un puñado de alas flotaba sobre las olas y pequeñas ondas indicaban el lugar donde Ícaro se había precipitado. Por haber volado muy cerca del sol, la cera que unía las plumas se derritió como si fuese mantequilla.

Intercambio de ideas

  • Basados en el ejemplo de Dédalo e Ícaro, ¿de qué manera la ambición puede ser considerada saludable para la vida de las personas?

  • En este relato se mencionan algunos inventos realizados en la antigüedad griega. Hagan una investigación sobre grandes inventos del pasado y también de la actualidad.

  • ¿Quién fue el Padre de la Aviación? Investiguen sobre él. Háganlo en grupo y con creatividad.

El valor de un diamante
En cierta ocasión, un hindú llegó a los alrededores de una aldea y se detuvo a dormir bajo la sombra de un árbol. Después de un tiempo, un habitante de la aldea lo despertó y, casi sin aliento, le pidió:

- ¡Aquella piedra! ¡Yo quiero aquella piedra!

- ¿Pero cuál piedra? – le preguntó el hindú.

- Anoche soñé con mi señor, Shiva. En el sueño, él me mandó a que viniese a los alrededores de la ciudad, justo a la puesta del sol; en ese lugar, yo encontraría un hindú que me daría una piedra muy grande y preciosa, que me haría rico para siempre.

Entonces, el hindú buscó dentro de su fardo, sacó una piedra y le dijo:

- Probablemente esta sea la piedra de la que te habló. La encontré en un camino del bosque, hace unos pocos días.

- ¡Puedes llevártela! – de inmediato, le ofreció la piedra.

En aquel momento, el hombre quedó maravillado. Era un diamante, tal vez el más grande del mundo. Después de tomar la piedra, el aldeano partió, pero cuando fue a dormir no pudo conciliar el sueño.

Al día siguiente fue a buscar nuevamente al hindú. Al encontrarlo bajo el árbol, lo despertó con estas palabras:

-Toma tu piedra, te la regreso. Yo quiero que me concedas la riqueza que te permitió desprenderte de un diamante tan valioso.


Intercambio de ideas

  • En la actualidad vivimos en una sociedad consumista. ¿Qué se entiende por consumismo? ¿Cuáles son las consecuencias negativas que conlleva este modo de vida?

  • ¿Qué sentimientos despertó en ti este relato? Hagan una frase para sintetizar la idea principal de esta historia.


Formula para convertir las cosas en oro
Un andariego apareció cierto día en una aldea. Luego de dirigirse hacia la plaza central, se presentó como alquimista y dijo que le enseñaría a los habitantes a transformar cualquier tipo de metal en oro.

Al escuchar estas palabras, algunas personas se detuvieron y comenzaron a hacer bromas y a burlarse de él. Sin perturbarse, pidió un trozo de metal; entonces un lugareño le entregó una herradura y otro le dio un tornillo.

En aquel momento, el alquimista tomó las piezas y, en medio de las carcajadas de los incrédulos, las colocó en una pequeña vasija y derramó sobre ellas el contenido de un frasco que había tomado de su bolsa. Tras pocos segundos, el tornillo y la cerradura se volvieron dorados.

En ese instante, una sensación de espanto recorrió a la multitud, que se amontonaba más y más en la plaza. El alquimista levantó las piezas de oro para que todos pudiesen admirar la transmutación.

Después de examinar los objetos, un orfebre que se encontraba en el lugar constató que las piezas estaban hechas de oro puro. Entonces el alquimista tomó un libro grueso de su bolsa y dijo que allí estaba el secreto de la conversión de los metales en oro. De inmediato entregó el libro a un niño y partió tranquilo. Nadie lo vio irse, pues todos tenían la mirada fija en el libro.

Sin embargo, la formula era compleja. Requería agua destilada mil veces en el silencio de la madrugada e ingredientes que deberían ser tomados en noches especiales y en lejanas playas.

Al principio, todos quedaron entusiasmados; pero con el paso del tiempo, por la dificultad que representaba, muchos fueron desistiendo de la tarea. Sin embargo, un pequeño grupo continuó con la realización de ese trabajo. A pesar de haber sido ridiculizadas por los demás, aquellas personas continuaron la labor y siguieron al pie de la letra las instrucciones para la obtención del oro.

Con el paso del tiempo, los lazos que los unieron se estrecharon cada vez más y los integrantes del grupo se volvieron grandes amigos hasta que, cierto día, pasaron la última página del libro, en la que se leía:

“Si todas las instrucciones se siguieron cabalmente, ahora tienes el líquido que puede transformar cualquier metal en oro. No obstante, ese tesoro, llamado amistad, está en la unión del grupo. Es precisamente la relación entre ustedes lo que hace el oro.

Intercambio de ideas

  • Están de acuerdo con esta frase: “¿Es la relación creada entre ustedes lo que hace el oro?” “¿Cómo puede ser aplicada esta frase en la cotidianidad?

  • ¿Cuáles son las principales dificultades encontradas en las relaciones interpersonales?

El trabajo de cada uno
Dos primos crecieron juntos y así aprendieron a dar sus primeros pasos, correr, nadar y jugar pelota. Pero a medida que crecían surgían diferencias entre ellos. Uno de los dos jóvenes se dedicó al placer de aprender, mientras que el otro no consideraba que los libros fueran una buena compañía. Dado que nunca se había interesado en adquirir conocimientos, muy temprano abandonó los estudios. En la vida adulta, el primero se hizo consejero del rey, mientras que el segundo se convirtió en remador del navío real.

Cierto día, el rey y sus consejeros se embarcaron en un viaje río arriba. Sentados en la proa del barco, donde la brisa era más agradable, discutían sobre los negocios del Estado, mientras la embarcación seguía su rumbo.

Cuando vio a su primo sentado a gusto entre los miembros de la realeza, el remador quedó muy perturbado.

-Mira nada más a ese perezoso estirado en la sombra, mientras que yo me quedo aquí quemándome los huesos bajo este sol, se dijo a sí mismo, mientras remaba. -¿Por qué él tiene derecho de sentarse allí y yo no? ¿A fin de cuentas no somos ambos criaturas de Dios?

Cada vez más furioso, comenzó a refunfuñar con su compañero:

- ¡Mira esas piernas inútiles! Dicen llamarse consejeros, pero se quedan allí, hablando tonterías. ¿Por qué nosotros debemos trabajar tanto? ¡Eso no es justo! Ellos deberían estar aquí, remando también.

Más tarde, anclaron para la noche. Después de comer, todos cayeron en un sueño profundo. En medio de la noche, el remador se despertó sobresaltado con una mano firme que le sacudía los hombros. Era el mismo rey quien lo llamada.

- Hay un ruido extraño que proviene de aquella dirección – dijo al señalar hacia tierra. –Por eso no logro dormir. Por favor, ve hasta allá y averigua qué es.

Inmediatamente el remador saltó del barco y corrió hasta lo alto de la colina. Pocos minutos después, regresó con la información:

- No es nada, su majestad.

Se trata de una gata que parió una camada de gatitos ruidosos.

- ¿Ah, sí? – el rey sintió curiosidad. - ¿De qué raza son?

El remador no se había fijado en los cachorros. Por ello, corrió de nuevo hasta lo alto de la colina; minutos después, regresó un poco cansado con la información:

- Siameses –dijo.

- ¿Cuántos son? – le preguntó el soberano.

Dado que tampoco se había percatado de ese detalle, tuvo que repetir el trayecto.

- Seis – respondió.

- ¿Cuántos machos y cuántas hembras? – quiso saber el rey.

De nuevo, el remador corrió hasta el lugar. Al regresar, casi sin aliento, respondió:

- ¡Tres machos y tres hembras!

- Está bien – dijo el rey. – ¡Ahora ven conmigo!

Astutamente, se dirigieron hasta la proa del barco, donde dormía el primo del remador. Una vez allí, el rey lo despertó, diciendo:

-Escuché un ruido extraño que provenía desde lo alto de aquella colina – señaló. – Ve hasta allá y descubre qué es.

Entonces el consejero desapareció en la oscuridad. Al poco tiempo regresó con las debidas informaciones:

- Se trata de una camada de gatitos recién nacidos, su majestad – dijo.

-¿De qué raza? – preguntó el rey.

- Siameses – respondió el consejero.

- ¿Cuántos son?

- Seis.

- ¿Cuántos machos y cuántas hembras?

- Tres machos y tres hembras. La madre los parió dentro de un barril, apenas llegamos. Los animales le pertenecen al alcalde del poblado, quien espera no haber incomodado a su majestad con el alborozo de los cachorros. Por ello, en caso de que la corte necesite una mascota, él le invita a escoger el que prefiera.

Satisfecho con las informaciones, el soberano miró al remador y le dijo:

- Quiero que sepas que esta mañana escuché tus quejas. Aunque todos seamos hijos de Dios, sus criaturas tienen un trabajo específico que hacer; por eso es tan importante que cada quien cumpla su papel de la mejor manera posible.

Intercambio de ideas

  • Hay un proverbio popular que dice: “el trabajo dignifica al hombre”. ¿Están de acuerdo con ese proverbio?

  • Discutan sobre las diferencias que se establecen en el mercado laboral por razón del sexo.

  • Basados en un tema laboral, simulen un juicio popular, debatan y den el veredicto sobre el asunto escogido.
  1   2   3   4

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

La lección de fuego icon97- el fuego de la gehenna

La lección de fuego iconCurso XXV grandes iniciados del fuego

La lección de fuego iconIndice libro VI: Grandes Iniciados del Fuego

La lección de fuego iconLibrodot Para encender un fuego Jack London

La lección de fuego iconLa resistencia o estabilidad y la reacción al fuego de los materiales utilizados

La lección de fuego iconTodo el coraje del mundo, como una marca de fuego

La lección de fuego iconComportamiento de los materiales de construcción ante la incidencia del fuego

La lección de fuego iconAnálisis experimental de hormigones expuestos al fuego evaluación de variables hidro-térmicas

La lección de fuego iconCarga de fuego que se estima en base a estadísticas de locales semejantes...

La lección de fuego iconLa Ley de Promoción Económica 19. 640/72 como condición indispensable...






© 2015
contactos
m.exam-10.com