Educación Especial. La discapacidad visual. 2009






descargar 105.55 Kb.
títuloEducación Especial. La discapacidad visual. 2009
página3/6
fecha de publicación29.03.2017
tamaño105.55 Kb.
tipoDocumentos
m.exam-10.com > Documentos > Documentos
1   2   3   4   5   6

DIAGNÓSTICO DE LA DEFICIENCIA VISUAL


Todo diagnostico parte de la recogida de información completa y adecuada para poder realizar un buen trabajo. Esto supone una valoración específica del déficit visual particular. En este caso el diagnóstico y la evaluación puede ser formal y no formal.

Evaluación formal:


La evaluación formal se puede realizar mediante diversas pruebas, cada una de ellas mide diferentes dimensiones de la capacidad visual.

Agudeza visual: Es la capacidad del ojo para percibir dos puntos próximos de un objeto separadamente (visión de detalles). (ALEGRE, 2000; 122).

Para medir esta capacidad se suele utilizar los gráficos de Snellen, como el que se muestra a continuación:



Gráfico de Snellen

Las letras están en tamaño decreciente para ir analizando la capacidad de ver detalles de la persona. Para evaluar la agudeza visual de personas analfabetas o niños pequeños que todavía no conocen el alfabeto existe una versión llamada “juego de la E” donde lo que se observa es la letra en diferentes posiciones, como se observa en el ejemplo:



El juego de la E

Además de estos dos tipos de gráficos, existen también, para niños de dos años y medio a tres años, las “Fichas de Allen”. Para la visión próxima o de cerca se usan a menudo los “Optotipos de Jacger”. (ALEGRE, 2000; 122).

Campo visual: Esta capacidad se mide a través de la perimetría y la campimetría1, colocándose y el experimentador y el paciente uno frente a otro a una distancia aproximada de un metro.

Visión cromática: Esta es la capacidad de ver los colores. Se puede evaluar mediante el método de Holmgren (de las madejas de lana de colores) o el de Dvorine (disco cromático) por una parte con colores claros y por otra con oscuros), la alteración de esta capacidad puede manifestar dicromatoxias (distinción de dos colores) o acromatopsias. Las acromatopsias las explicaremos más adelante con el ejemplo de la obra de Oliver Sacks.

Los reflejos pupilares, la estereopsia o el punto próximo de convergencia: Estas capacidades tienen que ver con la percepción de la profundidad, la relación de las imágenes percibidas por ambos ojos...

Funcionamiento perceptivo-visual: Se refiere al procesamiento, codificación e interpretación de mensajes por medio del sentido visual, y para evaluarlo se analiza la percepción del color, forma y tamaño, la capacidad de mirar objetos bidimensionales o tridimensionales, relacionar parte-todo, la coordinación viso-motora, la figura-fondo, las relaciones espaciales y la memoria visual.

Las pruebas más usadas para medir el funcionamiento visual son:

  • Escala de eficiencia Visual de Barraga (gráficos que van disminuyendo en tamaño y aumentando en complejidad).

  • Procedimiento de Valoración diagnóstica (PVD) de Barraga: permite evaluar el desarrollo visual y la habilidad en determinadas tareas.

  • Test para el Desarrollo de la Percepción Visual de Frostig: recoge información sobre áreas básicas perceptivas que influyen en el aprendizaje (figura-fondo, coordinación viso-motora).

  • Lista de control del “mira y piensa” de Chapman. (ALEGRE, 2000; 122)

Además de estas pruebas hemos analizado el Proyecto Oregon, el cual se describe a continuación.

PROYECTO OREGON


El Proyecto Oregon es una escala de desarrollo, un instrumento de evaluación específico para niños en general con edades comprendidas entre 0 y 4 años, adaptado para niños con discapacidad visual. Fue creado por Brown, Simmons y Methvin en 1978.

Este instrumento trabaja las siguientes áreas:

  • Comunicación

  • Lenguaje

  • Cognitiva

  • Motricidad gruesa

  • Motricidad fina

  • Cuidado y aseo personal

  • Socialización

Está dividido por franjas de edad, analizando las conductas de los niños mediante un registro en el que vienen especificadas las conductas, y al lado un cuadro en el que se indica en qué momento está el niño en referencia a dicha conducta, con tres posibles momentos: inicio, en proceso y adquirida. El inicio sería la presentación e imitación de la conducta, en proceso cuando el niño participa en la conducta y la realiza conjuntamente en alguna ocasión, y adquirida cuando la conducta está integrada en la vida del niño.

La primera analiza las conductas de 0-1 año, en las siguientes áreas: auto-ayuda2, cognitiva, lenguaje, motricidad fina, motricidad gruesa y socialización. Con un asterisco se marcan las conductas que un niño ciego puede adquirir más tarde y con un signo +, se indican las conductas que no son apropiadas o que no puede adquirir. Ejemplos: Chupa y traga líquido, Mastica los alimentos triturados que le dan con la cuchara, vuelve la cabeza hacia la voz, siente y explora un objeto con la boca...

Dentro de esta franja, hay una subdivisión por meses, en las que aparecen las conductas esperadas del primer mes, y sus correspondientes momentos, además de un recuadro para anotar las observaciones oportunas. Se analiza la autonomía personal, el lenguaje, la percepción y el conocimiento y el desarrollo motor. Esto mismo también para el segundo mes hasta el sexto mes.

A partir de aquí se analizan las conductas esperadas por una franja que comprende entre los 6 y los 9 meses, analizando las siguientes áreas: área motriz, perceptivo-cognitivo, de lenguaje y área de autonomía y relación social.

Se analizan las conductas esperadas entre los 9-12 meses, analizándolas por áreas: área de autonomía y lenguaje social, área perceptivo-cognitivo, área del lenguaje, y área motriz.

Posteriormente se pasa al análisis de las conductas de 1-2 años. Ejemplo: Nombra dibujos grandes y claros de cuatro objetos, nombra objetos fríos o calientes, contesta a preguntas de sí o no con una réplica afirmativa o negativa.

Al igual que en la primera parte, ésta se subdivide en registros por meses para analizar las conductas esperadas, en este caso un primer registro entre los 12 y los 15 meses, entre los 15 y los 18, entre los 18 y los 21, y entre los 21 y los 24.

Importante señalar que aparece un instrumento de análisis del desarrollo del lenguaje entre 1-2 años, en el que se hace un registro evolutivo de las conductas:

  • Respuesta auditiva, ejemplo: responde al sonido...

  • Lenguaje productivo, llora por una causa, emite sílabas aisladas...

Se pone de manifiesto la importancia de las praxias orofaciales, consistentes en ejercicios que ayudan al niño a desarrollar el conocimiento y control del propio cuerpo, especialmente de su cara y su boca y sus posibilidades expresivas.

Para llevar a cabo estos ejercicios, se proponen una serie de actividades, como por ejemplo: movimientos de la cara y de la boca para expresar alegría, como sonreír, poner cara de contento...

Destaca también el desarrollo de la comunicación y el lenguaje en el niño de 12-24 meses y se proponen actividades de estimulación, como actividades de comunicación, de imitación vocal, comprensión verbal y expresión verbal.

  • Después se analizan las conductas de 2-3 años. Ejemplo: Dice cuándo algo está seco o mojado, empareja texturas (madera, metal, plástico), abre y cierra el grifo.

Analiza las conductas por áreas (socialización, autonomía, motricidad gruesa...). Y también analiza las conductas esperadas por meses, entre 24-30 y 30-36.

  • Por último se analizan las conductas de 3-4 años, de la misma forma que las anteriores.

Se incluye un programa de desarrollo del lenguaje para niños entre 0-3 años, en el que se analiza la respuesta auditiva, el lenguaje productivo y el lenguaje comprensivo de los niños para cada franja de edad, agrupados por meses.

Destaca la importancia de la estimulación temprana en niños ciegos y con discapacidad visual. De esta modo se beneficia al niño con un mecanismo de adaptación (una mediación) que permite que la estructura cerebral del recién nacido se desarrolle en mayor o menor medida dependiendo de la cantidad de estímulos que reciba durante los primeros años de vida.

Como un bebé ciego o con discapacidad visual no percibe los estímulos visuales por donde llega una gran cantidad de información, compensa esa disfunción a través de mecanismos compensatorios de adaptación. Es decir, las demás vías sensoriales pasan a sustituir a los receptores visuales. La interacción de estímulos auditivos, táctiles, olfativos y kinestésicos configurará unas estructuras perceptivas que permiten al niño ciego conocer el medio de forma activa. La atención temprana por tanto ha de ser un mecanismo enriquecedor y compensador.
1   2   3   4   5   6

similar:

Educación Especial. La discapacidad visual. 2009 iconDiscapacidad visual y ceguera

Educación Especial. La discapacidad visual. 2009 iconEl 80% de los casos de discapacidad visual se pueden evitar o curar

Educación Especial. La discapacidad visual. 2009 iconDiagnóstico sobre la inclusión educativa de los niños y jóvenes con...

Educación Especial. La discapacidad visual. 2009 icon2. Marco legal: evolución de las leyes de integración para los alumnos con discapacidad visual

Educación Especial. La discapacidad visual. 2009 iconProgramación de aula educación Plástica y Visual eso 4

Educación Especial. La discapacidad visual. 2009 iconDefiniciones de Educacion Especial

Educación Especial. La discapacidad visual. 2009 iconEscuela de Orientación y Educación Especial

Educación Especial. La discapacidad visual. 2009 iconBases psicopedagógicas de la educación especial

Educación Especial. La discapacidad visual. 2009 iconBases Pedagógicas de la Educación Especial

Educación Especial. La discapacidad visual. 2009 iconPrograma de educacion especial, 1996






© 2015
contactos
m.exam-10.com