La construcción del racismo a través del discurso social: el caso de la inmigración






descargar 162.24 Kb.
títuloLa construcción del racismo a través del discurso social: el caso de la inmigración
página4/4
fecha de publicación21.10.2015
tamaño162.24 Kb.
tipoBibliografía
m.exam-10.com > Documentos > Bibliografía
1   2   3   4

Propuestas

Los medios se revelan como fundamentales en la promoción de la integración de estas personas, la eliminación de los prejuicios raciales, la promoción de la armonía en la convivencia social y asegurar la presencia de las minorías en los mecanismos de información. Los medios de comunicación, por tanto, se enfrentan a un importante papel como creadores o generadores de la imagen de los 'alóctonos'3[3]. Una parte importante de la población percibe a estas personas en función de la imagen y la idea que muestran los medios de comunicación dada la ausencia de un contacto directo con minorías. Esta situación comporta una responsabilidad relevante por parte de la profesión periodística y su papel en los procesos de integración. Por eso, los medios de comunicación deberían desempeñar una función básica en el cuestionamiento permanente del imaginario estereotípico y prejuicioso, así como facilitando la aproximación entre culturas diversas, mediante la transmisión de un tipo de interculturalidad que permita poner de manifiesto aquello que hay de universal en las prácticas culturales particulares.

Reconocida la influencia mediática se hace necesario establecer una serie de recomendaciones para ayudar a las/los periodistas al tratar informativamente estas cuestiones. Y se realizan por diversas instituciones en toda Europa: las Asociaciones y sindicatos de Periodistas de Holanda, Bélgica, Francia o el Reino Unido; las recomendaciones de la Comisión de Medios y Minorías étnicas del Colegio de Periodistas de Cataluña a través de su Manual de estilo; las recomendaciones de Leganés en Madrid, I Public Broadcasting for a Multicultural Europe (PBME) y, en abril del 2000, por el Foro de la Inmigración en el País Vasco.

A mediados de los ochenta la National Unión of Journalists del Reino Unido publicó las 'guidelines' (pautas o directrices) de actuación de los periodistas y posteriormente fueron recogidas por las asociaciones de periodistas de otros países del norte de Europa. Se inicia un debate cuya primera cuestión es convertir una especie de obligación de las pautas en unas 'recomendaciones' que aceptan las dificultades y lo poco productivo de intentar imponer directrices a la profesión periodística. Y es que el gran objetivo de las recomendaciones es ofrecer un foro de discusión en torno al tratamiento periodístico de las minorías y convertirse en un necesario primer paso en la concienciación periodística. Reflejan propuestas similares a la resolución adoptada en 1986 por el Congreso Mundial de la Federación Internacional de Periodistas: 'El periodista debe poner cuidado en el peligro de discriminación provocado por los medios y generada, entre otros elementos, por la raza, el sexo, la orientación sexual, la lengua, la religión, las opiniones políticas y de cualquier otro tipo y los orígenes nacional y social'.

Las propuestas, con ciertas peculiaridades, responden a determinadas cuestiones básicas generales (Estupiñán, 1997; Martínez, 2000).

  1. Todas las recomendaciones y Códigos de Conducta de Periodistas (CCP) propugnan, de acuerdo con el derecho fundamental de no discriminación, por no mencionar el grupo étnico de la persona, la nacionalidad, el color de la piel, la religión, la cultura, el país de origen o el nombre si no es indispensable para la información. Tal como plantea Portolés (1997) será preferible clasificar a alguien, siempre que sea posible, como: trabajador, empleado doméstico, albañil o vendedor, que como emigrante o inmigrante. Por ejemplo si decimos “un inmigrante magrebí ha presentado una denuncia contra el café bar «La Esquina» de los Dolores de Pacheco (Murcia) por cobrar el doble a los inmigrantes magrebies” (ABC, 25-VII-1995), no tiene las mismas connotaciones que si reemplazamos el término inmigrante por trabajador: “un trabajador magrebí ha presentado una denuncia contra el café bar «La Esquina» de los Dolores de Pacheco (Murcia) por cobrar el doble a los trabajadores magrebíes”. Ahora nuestra indignación es mayor. Y ello no se debe al hecho en si, que con las dos redacciones es el mismo, sino al sustantivo y a los sentimientos que evoca: Es un trabajador, por lo que tiene todos los derechos de los trabajadores; es un trabajador, por lo que hay que tratarlo bien; es un trabajador, luego es uno de nosotros. Las evocaciones que constituyen la significación de trabajador favorecen unas conclusiones que no son las de inmigrante.

  2. Evitar las generalizaciones. Se ha de tratar a cada persona como individuo y no como representante simbólico de un colectivo homogéneo. Atención a expresiones del tipo: 'Los... son responsables de...'; 'los... trabajan mucho...'; 'los... venden droga'...

  3. En torno al léxico, se recomienda especial atención y rigor en la denominación de los individuos y grupos minoritarios, así como en la adjetivación. Cuidado con términos tales como 'ilegales'; 'de aspecto agitanado'; 'terrorista islámico'; 'oriental impenetrable'; 'de nombre impronunciable'...

  4. Evitar los maniqueismos y la simplificación de las informaciones. La información de calidad y el respeto a la libertad de expresión de toda la sociedad se identifica con el tratamiento de los acontecimientos desde todos los puntos de vista. La inmigración también tiene voz y cosas que decir. A menudo el desconocimiento y la falta de contactos con miembros o representantes de estos colectivos llevan a tratar la información sin la opinión de los más afectados. Presencia de las minorías como sujetos activos y fuentes de información con voz propia.

  5. No potenciar los sensacionalismos. Vigilar la espectacularización de las cifras. Fuera de contexto, el abuso de los números lleva a caracterizaciones negativas en términos de 'invasión', 'alud', 'grandes oleadas', 'amenaza de bomba demográfica'... Explicar, por el contrario, una realidad que muestra porcentajes de inmigración inferiores al dos por ciento.

  6. No potenciar las informaciones negativas. Evitar la tendencia a mencionar a los grupos minoritarios sólo en relación con conflictos, situaciones dramáticas, sucesos, delincuencia... Incrementar la participación, aparición y representación de diversidad cultural y étnica de la sociedad enfatizando la positiva influencia mutua de las culturas entre países, religiones e ideas evitando las caracterizaciones mediante estereotipos perniciosos.

  7. Ecuanimidad en las fuentes de información. Los periodistas deben asumir la responsabilidad de contrastar sus fuentes, no abusar de las oficiales. Se recomienda huir de la exclusión de las minorías con el nosotros/ellos al presentar la información.

  8. Tener presente la calidad de las noticias y las imágenes que acompañan al texto periodístico. Cuando la información relevante presenta cuestiones racistas o confirma prejuicios contra inmigrantes, debe aclararse que no es un hecho generalmente aceptado o se considera legitimo.

  9. Responsabilización de los profesionales y militancia periodística. Papel activo/militante del periodista en su función de promotor de circulación de ideas u opiniones que contribuyen en la creación de una sociedad plural y participativa. Compromiso y refuerzo de informaciones de minorías en contextos de normalidad en la vida social.

  10. Visión critica de la extrema derecha y su discriminación étnica. Se ha demostrado que silenciarlos no es la solución, pero si es posible su contextualización y su control. En algunos países, los periodistas han conseguido disolver varios grupos, simplemente, dando a conocer un análisis critico del programa político del partido y los discursos de sus dirigentes y a través del análisis crítico de su estructura organizacional y su ideología. Se ha de evitar el fácil acceso de los dirigentes de extrema derecha a los medios con un lenguaje que propugna el racismo y el prejuicio. Los medios han sido 'víctimas' y vehículos 'supuestamente objetivos' de estrategias de la extrema derecha que claman sensacionalistas y provocativas frases que los medios recogen a toda plana y caen en la estrategia de enfocar las informaciones sobre minorías a la inseguridad, la delincuencia y el desempleo.

Pero no deberíamos olvidar que algunas de las propuestas no inciden sino en el respeto de leyes básicas de nuestra sociedad. La Convención Internacional por la Eliminación de toda Forma de Discriminación Racial de NNUU en 1965en el que se propugna por utilizar la libertad de expresión sin abuso ni prejuicios; la resolución 110 (II) de la Asamblea General de NNUU de 1947condenando toda forma de propaganda que busque el enfrentamiento o la agresión; y las diversas Declaraciones Universales de Derechos Humanos plasmados en las constituciones nacionales democráticas.. . son cuestiones que hemos de exigir, sin ambages, de la profesión periodística. Podemos y debemos exigir que no se discrimine a ninguna persona, que se le dé voz a las minorías, exigir que nadie manipule la verdad contra unos pocos o que nadie pueda incitar a la violencia o la agresión de otras personas en función de sexo, religión, cultura o ideología... Y la profesión no debería necesitar 'recomendaciones' para evitar estas circunstancias.

Hemos visto cómo las investigaciones muestran que sin estas recomendaciones, la tendencia de los medios es confirmar, mediante estereotipos, las percepciones y actitudes racistas y xenófobas de parte de la audiencia. Estas actitudes se manifiestan en la marginación por omisión de la realidad de los 'alóctonos' al no aparecer en los medios y la necesidad de su presencia como profesionales, como fuente de la información, de opinión... Su presentación es vista como el elemento exótico. Y fundamentalmente, la excesiva aparición de las minorías mencionadas en un contexto negativo relacionado con dificultades y problemas que generalizan acciones de personas determinadas a toda la población. Las 'recomendaciones' están. Ahora es el turno de ver cómo se aplican y se tienen en cuenta por los profesionales de la comunicación.

 

 

 

Bibliografía

 

AIERBE, P., y MAZKIARAN, M. (1998). Análisis del tratamiento en la prensa de los términos ‘ilegal’ y ‘mafias’. Mugak, 5, 42-53.

ALEXANDRE, H. y BLONDET, D. (1999). Combatir la idea inmigración = para. Mugak, 8, 21-30.

BAÑÓN HERNÁNDEZ, A. (1997). El discurso racista de la prensa y la manipulación de los testimonios orales. Mugak, 2, 6-10.

BAÑÓN HERNÁNDEZ, A. (1996). Racismo, discurso periodístico y Didáctica de la Lengua. Almería: Servicio Publicaciones Universidad.

ESTUPIÑÁN CARDONA, L.M. (1997). Las minorías culturales en los medios de comunicación españoles. Mugak, 2, 37-41.

JÄGER, S. y LINK, J. (Eds.). (1993). Rassismus und die Medien. Die vierte Gesalt, Duisburger Institut für Sprach- und Sozialforschung (DISS).

JÄGER, M. y JÄGER, S. (1997). El discurso racista y su importancia para el discurso político global en la República Federal Alemana. Mugak, 2, 22-26.

MANZANOS, C. (1999). El grito del otro: Arqueología de la marginación racial. Madrid: Tecnos.

MARTÍN ROJO, L. Y WHITTAKER, R. (Eds.). (1998). Poder-decir o el poder de los discursos. Madrid: The British Council, Arrecife y UAM Ediciones.

MARTÍN ROJO, L. y otros. (1999). La frontera interior. Análisis de los debates parlamentarios sobre la política de inmigración en España. Mugak, 8, 39-40.

MAZKIARAN, M. (1999). Análisis de prensa. Mugak, 8, 11-14.

PAJARES, M. (1998). La inmigración en España. Barcelona: Icaria.

PORTOLÉS, J. (1997). Ilegales. Nombres, adjetivos y xenofobia. Mugak, 2, 17-21.

TÉLLEZ, J.J. (2001). Moros en la costa. Madrid: Debate.

UGT. (2001). Mujeres inmigrantes. Factores de exclusión e inserción en una sociedad multiétnica. La situación en España. Informe final y guía de buenas prácticas. Madrid: UGT.

VAN DIJK, T.A. (1991). Racism and the Press. Londres: Routledge.

VAN DIJK, T.A. (1997). Análisis crítico de las noticias. Mugak, 2, 11-16.

VAN DIJK, T.A. y MARTÍN ROJO, L. (1997). Poder y discurso. Legitimación de la expulsión de migrantes “ilegales” en el Discurso del Parlamento Español. Mugak, 2, 27-36.

 

 

 




1[1] El País dedica a este asunto dos editoriales ("Cazar al moro" del día 16 y "racismo alarmante", día 20). Asimismo se recogen cuatro artículos de opinión en la edición nacional, ("De emigrantes, de malnacidos y de burros", día 18 y "Canciones contra la infamia", día 23, de Maruja Torres; "Xenofobia y choque generacional", de Ludolfo Paramio, día 21; "Racismo", de Jaime García Añoveros, día 23 y "Gamberrada" de Félix de Azua, día 28)y tres artículos más en la edición catalana, ("Ingenuidad", de Eduardo Mendoza, día 21; "El racismo y la sociedad decente", de Josep Ramoneda, día 19 y "De barrio a suburbio", de XabierCasáis), día 20. En El Mundo encontramos un artículo de opinión de Albert Mintagut, "En el país de los charnegos", día 21. En El Diari de Terrassa hay un artículo de opinión de Rosario García, "¿Somos racistas en Ca'N Anglada?", día 21 y una editorial, "un problema social", día 14. El Punto trae una editorial, "El que a passat a Terrassa no haestat casual", día 16. En Avui encontramos dos editoriales, ("Terrassa: primer avis",día 15 y "Banyoles i Girona: s'estén la violencia", día 20) y un artículo de opinión de Marta Pessarradona, "La por a láltre", día21. Por último, El Periódico tiene tres artículos de opinión: de Vicen Villatro, "La batalla de Ca'N Anglada", día 21, "De los charnegosa los putos moros" de Juan Busquet, día 16 y "Una sociedad enferma" de Antón Canellas, día 17.

2[2] Es necesario recordar que, si bien en gran parte, estos estereotipos y prejuicios han sido reforzados por los medios de comunicación, también han surgido favorecidos por otros estamentos como la escuela, la religión, los estamentos judiciales, la administración estatal, las clases políticas, los grupos económicos predominantes, la comunidad científica, entre otros, que de una u otra forma se han encargado de “valorar” a los otros en la medida en que actúan y deciden sobre ellos en múltiples aspectos

3[3] Término utilizado en Europa como referente de 'autóctono' y que propone utilizar Martínez, 2000.
1   2   3   4

similar:

La construcción del racismo a través del discurso social: el caso de la inmigración iconResumen: el análisis que se presenta es el fruto del estudio de la...
«plurilingüismo atenuado» (Blanco Valdés 2008: 21) o bilingüismo acomodado a las circunstancias de cada Comunidad Autónoma

La construcción del racismo a través del discurso social: el caso de la inmigración iconEse discurso que llamo analítico –dice también J. Lacan– es el lazo...

La construcción del racismo a través del discurso social: el caso de la inmigración iconIntroducción. La intervención penal en supuestos de fraude y corrupción....
«caso Nueva Rumasa»: ¿delito publicitario, estafa o falsedad en los mercados de valores?

La construcción del racismo a través del discurso social: el caso de la inmigración iconCare dentro de la construcción europea y el Plan Marshall
«gobernanza mundial». Julien Teil analiza este fenómeno a partir del estudio de un caso, el de la asociación caritativa care

La construcción del racismo a través del discurso social: el caso de la inmigración iconResumen La radiación electromagnética es la transmisión de energía...

La construcción del racismo a través del discurso social: el caso de la inmigración iconDiscurso y decisiones de los tecnocratas recientes economicos guatemaltecos...

La construcción del racismo a través del discurso social: el caso de la inmigración iconCoordinador del programa de rehabilitación de alcohólicos del hospital...

La construcción del racismo a través del discurso social: el caso de la inmigración iconDiscurso del presidente Ollanta Humala

La construcción del racismo a través del discurso social: el caso de la inmigración iconDiscurso del Secretario de Estado de Comercio de Suecia

La construcción del racismo a través del discurso social: el caso de la inmigración iconLa educación como un proceso de construcción desde el interior y...






© 2015
contactos
m.exam-10.com